DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO

                     CÓDIGOS Y LENGUAJE DE LA NOMENKLATURA

S

 

Sabia dirección: Lenguaje adulatorio del léxico oficial castrista para definir la forma en que dirigen el Comandante en Jefe (Ver) o el Partido (Ver). Se utiliza corrientemente en una frase como “… bajo la sabia dirección del …”. La dirección se sobreentiende como sabia e infalible, y no queda margen para cuestionamientos o suposiciones de errores. Por otra parte, siendo sabia, no deja espacio para alternativas o disidencia, pues cualquier opción sería no sabia, o estúpida, y no tendría sentido. 

 

Sabotaje: Acusación que el castrismo lanza continuamente cuando existe algo que no funciona adecuadamente si se producen accidentes o tragedias producto de negligencia, irresponsabilidad, o el deterioro de los equipos. La palabra tiene doble filo y el castrismo la utiliza con cuidado: cuando sucede algo pero no se desea dejar entrever que puede haber una acción del enemigo (Ver) no se habla de sabotaje, sino de negligencia o irresponsabilidades, y si se mencionan equipos en mal estado o con mal funcionamiento enseguida se agrega que es producto del criminal bloqueo imperialista (Ver). Sin embargo, en otras ocasiones el castrismo considera conveniente acusar a los enemigos de la revolución (Ver) de sabotaje, aunque no esté comprobado, sobre todo cuando se trata de situaciones que tienen un alto contenido emocional y pueden ser un factor de movilización (Ver) de las masas (Ver), como en el caso de tragedias que afectan la vida de niños o personas inocentes: en estos casos, la acusación bien manejada y un par de editoriales de Granma (Ver) llamando a la guerra santa contra el enemigo juegan un papel importante en las emociones populares, y muchos quedan convencidos de que se ha producido un criminal sabotaje.

 

Sacrificio: Palabra del léxico oficial castrista muy vinculada a las cargas emocionales que se lanzan en la propaganda (Ver): se habla de la disposición del pueblo a los sacrificios que sean necesarios por la revolución (Ver) y para apoyar al Comandante en Jefe (Ver), y a continuación se mencionan a los que sacrificaron sus vidas por la revolución y el socialismo, incluyendo en este grupo desde comunistas convencidos que murieron en combate hasta muertos por accidentes o en fatales casualidades. Comparativamente, si hubo quienes sacrificaron sus vidas por darnos lo que hoy tenemos, razona el castrismo, el sacrificio que se está demandando del pueblo en esta ocasión es insignificante e intrascendente, y es de esperar que el heroico pueblo (Ver) responda con una actitud consecuente (Ver); quienes no lo hacen o no están dispuestos a hacerlo mancillan con su conducta la gloria de los que se sacrificaron antes.

 

Salario histórico: Uno de los desatinos más significativos del período de la Ofensiva Revolucionaria (Ver), consistente en garantizar a la persona que era trasladada a otro puesto de trabajo un salario nunca inferior al que devengaba en el momento de ser trasladado, con lo cual contadores altamente calificados o especialistas técnicos que fueron enviados a trabajos de carpintería o albañilería seguían percibiendo en los nuevos puestos de trabajo los salarios que devengaban anteriormente. La deformación se continuó extendiendo hasta el extremo de que el salario histórico se mantenía incluso si la persona se trasladaba por solicitud propia; además, una vez que se alcanzaba un determinado nivel más alto de salario éste se convertía en el salario histórico y a partir de ese momento en cualquier traslado que se produjera ese era el salario que estaba garantizado para la persona. Estas acciones surgieron del ejemplo de las medidas de los años iniciales para garantizar el salario de los oficiales y combatientes del ejército rebelde (Ver) enviados a la vida civil, o de la garantía al trabajador de que no se le afectaría el salario que traía desde antes del castrismo por cambios y reestructuraciones que se llevaban a cabo en empresas estatales, pero el proceso se deformó como tantas cosas y quedó fuera de control. Estas medidas provocaron una gran indisciplina laboral y  una intensa desmotivación, falta de interés en la superación y descenso de la productividad y contribuyeron a generar inflación (Ver) en la economía, maltrecha ya por los efectos de irresponsables medidas combinadas que se aplicaron con la Ofensiva Revolucionaria desatada por el Comandante en Jefe (Ver). El salario histórico como realidad de los salarios del país se mantuvo vigente hasta el décimotercer congreso de los sindicatos (Ver), cuando el castrismo adoptó la medida de mantener los salarios históricos existentes pero no permitir la creación de ninguno más, así como eliminar el carácter histórico del salario si el trabajador se trasladaba por solicitud propia, de manera que solo se mantuviera cuando el traslado del trabajador fuera una decisión de la administración.

 

Salida ilegal del país: Abandono definitivo del país (Ver) para residir en cualquier otro, principalmente en Estados Unidos, sin conocimiento ni autorización de las autoridades castristas. Al haber convertido el Comandante en Jefe (Ver) todo el país en una gigantesca prisión con régimen cuartelario, los cubanos intentan abandonar el país de diferentes maneras: las vías llamadas legales suponen solicitud de visas permanentes en otro país y el proceso de emigración definitiva, bajo el control del Ministerio del Interior (Ver), pasando por todas las presiones establecidas, desde renunciar obligatoriamente al trabajo hasta el riesgo de los mítines de repudio (Ver), a menos que se trate del exilio rosado o blando (Ver). Las vías ilegales incluyen la actitud de ‘se quedó’ (Ver), deserción en cualquier país en que se encuentre el cubano que no quiere regresar al castrismo, o escape clandestino vía balsa (Ver) o cualquier otra embarcación o medio de transporte.

 

Sancionar: En el lenguaje penal, la imposición de sanciones por los tribunales castristas. En el lenguaje del Partido (Ver) y la juventud (Ver), sancionar es la acción de imponer medidas disciplinarias a los militantes (Ver) y aspirantes (Ver) que por determinadas razones no se comportan de acuerdo a como el Partido o la juventud esperan de ellos. Las sanciones pueden extenderse desde la más ligera, amonestación, hasta la separación de las filas por un tiempo determinado, o por tiempo indefinido, que es una sanción considerada fuerte. La más fuerte de todas es la expulsión, que solamente se aplica en casos considerados extremadamente graves, entre ellos traición a la patria (Ver). Los militantes del Partido y la juventud que pidieron asilo en la Embajada del Perú cuando penetraron en 1980 aprovechando el retiro de la custodia de la embajada, y botaron sus carnets de militantes en la calle, antes de entrar, son un ejemplo de conductas y acciones que el Partido sanciona con la expulsión. 

 

Se quedó: Lenguaje popular para referirse a la persona que aprovecha determinada estancia en el exterior para solicitar asilo político en cualquier país y escapar del castrismo. La población habla de que “se quedó Fulanito en España” o que “Menganito se quedó en Argentina”. La estancia en el exterior puede ser un viaje oficial, de trabajo o de carácter familiar, y la persona se queda en el país donde está o aprovecha una escala de avión en el país conveniente. A lo largo de  cuarenta y siete años de castrismo ha habido quedados, definidos por el gobierno como traidores (Ver) y desertores, pero en la medida que el castrismo ha incrementado la represión y las dificultades económicas son mayores, ha aumentado el número de  quedados, así como los países donde las personas se quedan; en los últimos tiempos cualquier país se considera preferible antes que  regresar al período especial (Ver) del castrismo.

 

Secretariado: Órgano de dirección que dirige y controla el funcionamiento del Partido (Ver). Integrado por el Primer Secretario (Ver) del Partido, que es el Comandante en Jefe (Ver), su hermano, que ha sido Segundo Secretario vitalicio, y varios burócratas selectos de la nomenclatura (Ver), ejecuta la dirección del aparato partidista a través de los departamentos de organización, cuadros (Ver) y atención a organizaciones de masas (Ver), del trabajo ideológico (Ver) a través de los departamentos de educación (Ver) y de orientación revolucionaria (Ver), del trabajo de relaciones exteriores del Partido, del control de la economía del país a través de los departamentos relacionados con la economía y los Ministerios (Ver) encargados de la producción, e infinidad de otras tareas de la más diversa índole. El secretariado del Partido, a pesar de la propaganda (Ver) y la charlatanería, es un organismo sin rasgos de actividad democrática, reforzado por un conjunto de burócratas ineptos que actúan como cuadros profesionales (Ver), que se entromete en todas las actividades que se desarrollan en el país, pero sin un verdadero nivel de decisión, pues las decisiones verdaderamente trascendentes se toman en el Buró Político (Ver). Fue disuelto en los años noventa por su inoperancia, y resucitado en el 2006 en el proceso de preparar la sucesión de la tiranía.

 

Secreto: Categoría de clasificación de informaciones y documentos castristas, mucho más compleja que la de restringido (Ver). El castrismo sufre de paranoia y ve enemigos (Ver) en todas partes, por lo que una gran cantidad de informaciones y documentos son considerados de carácter secreto. Naturalmente, las informaciones de carácter militar y las comunicaciones del gobierno con sus embajadas en el exterior tienen carácter secreto, pero en el castrismo el secreto se extiende a todos los sectores de la vida nacional y a todas las actividades, importantes o no, actuales o pasadas. Entre los secretos mejor guardados del castrismo, que no tienen nada que ver con la seguridad nacional o el gobierno, está el hecho de que el supuestamente poderoso Partido Comunista fundado en 1925 contó con siete militantes en ese momento, así como es altamente secreta la cifra de militantes del antiguo Partido Comunista al momento de la toma del poder por el castrismo en 1959, o la relación oficial de los combatientes muertos en la lucha guerrillera y la clandestinidad urbana contra la dictadura entre 1956 y 1959, que se declara como de veinte mil mártires. Secretos del castrismo son las calificaciones obtenidas y los registros de asistencia del Comandante en Jefe (Ver) a su paso por la universidad como estudiante; durante más de veinte años el castrismo mantuvo como secreto, sólo para el pueblo cubano pues el mundo entero lo sabía, la fracasada experiencia guerrillera de Che Guevara y cientos de combatientes cubanos en el Congo en 1965, que debieron regresar precipitadamente al país después de meses en que la guerra de guerrillas demostró ser un método impracticable y que la teoría del foco guerrillero demostró que el foco no lograba encenderse.

 

Sectarismo: Nombre otorgado por el castrismo al proceso desatado en 1962 para detener la toma de cargos de dirección del Partido (Ver) por militantes del antiguo Partido Comunista, que alegando mejor preparación teórica marxista desplazaban de las posiciones dirigentes a los combatientes guerrilleros del ejército rebelde (Ver) que habían luchado bajo las órdenes del Comandante en Jefe (Ver). Comenzado con un discurso público del ‘Máximo Líder’ (Ver) en 1962 y otro del cual sólo fue publicada una versión pocos días después, la lucha contra el sectarismo supuso la imposición en las filas de las organizaciones del Partido de los combatientes fieles al Comandante en Jefe y relegar a los antiguos militantes a segundas o terceras posiciones, independientemente de la supuesta preparación teórica. Los comandantes del ejército rebelde (Ver) y en menor medida algunos combatientes de la lucha clandestina fueron designados para dirigir los comités provinciales y locales del Partido y la juventud (Ver), y el Comandante en Jefe dejó bien claro que el poder que estaba estableciendo no se repartía con nadie ni bajo el pretexto de los vínculos de los antiguos comunistas con la Unión Soviética. Cuando tres años más tarde creó de ‘a dedo’ el comité central del Partido, los otros siete miembros del Buró Político eran colaboradores cercanos de él y ninguno del antiguo Partido, y de los cien miembros designados en el comité central sesenta y cinco eran altos oficiales del ejército rebelde, y otros más provenían de la lucha clandestina de organizaciones no vinculadas al antiguo Partido Comunista.

 

Seguridad del Estado: Mecanismo omnipresente y todopoderoso del poder castrista, perteneciente al Ministerio del Interior (Ver), encargado de la represión y control de las actividades consideradas de carácter contrarrevolucionario (Ver), equivalente de los tenebrosos órganos de la KGB soviética, la Stassi alemana oriental o la Securitate de Caesescu que desató la masacre de diciembre de 1989 en Bucarest. El castrismo mantiene en riguroso secreto la estructura de la seguridad, al extremo de crear confusiones hasta en los mismos castristas de la vida civil o incluso militares no vinculados a estas actividades; muchas personas en el país aún llaman G-2 a la seguridad por su primera denominación como los órganos de inteligencia en la estructura pentagonal norteamericana. Aunque en muchas ocasiones las informaciones que se hacen públicas intentan limitar la seguridad a los órganos de contrainteligencia del Ministerio del Interior cuando capturan enemigos (Ver), o a los órganos de inteligencia cuando se cantan loas a las leyendas de los héroes anónimos de la seguridad infiltrados en las filas enemigas, la estructura de los órganos de la seguridad es mucho más compleja y ramificada. Los componentes fundamentales del  así llamado sistema de la Seguridad del Estado son las Direcciones de Inteligencia, Contrainteligencia, Guardafronteras, Seguridad Personal, Tropas Especiales, Inmigración, e Identificación, así como la Contra-inteligencia Militar, que aunque trabaja coordinadamente con el Ministerio del Interior está subordinada al Ministerio de las Fuerzas Armadas: a diferencia de la práctica habitual en la ex Unión Soviética y el campo socialista (Ver), el Comandante en Jefe (Ver) ha mantenido la Contrainteligencia Militar en manos de las Fuerzas Armadas, directamente subordinada a Raúl Castro, como un elemento de balance y una forma de control del Ministerio del Interior, lo que le resultó extremadamente útil en la crisis de 1989 cuando ordenó encarcelar al Ministro y al Vice Ministro primero del Interior por supuestas negligencias vinculadas a lo que desembocó en la causa del narcotráfico (Ver) y el fusilamiento del general Ochoa. Tanto el Ministerio del Interior como la Contrainteligencia Militar tienen mandos provinciales, de donde salen ramificaciones por sectores y territorios, departamentos integrados por oficiales operativos que atienden las dependencias y municipios por sectores: industria, universidades, cultura, relaciones exteriores, turismo, así como los problemas en las cuadras y vecindarios, que se controlan en coordinación con los CDR (Ver). A pesar de la leyenda cuidadosamente creada año tras año y reforzada con películas, programas de televisión y novelas, de que la seguridad lo sabe todo y cuenta con poderosas cámaras, grabadoras y técnica sofisticada, la seguridad castrista funciona antes que todo, como toda institución policial, en base al trabajo de agentes y colaboradores secretos que son la fuente primaria de informaciones y la garantía del flujo constante de informes sobre estados de opinión (Ver) y actividades enemigas: de este flujo se destila lo considerado verdaderamente importante como para requerir trabajo operativo secreto en gran escala sobre los ‘objetivos’, uso de la técnica y otras acciones de confección de expedientes, que al completarse con infinidad de detalles y precisiones dan lugar a  operaciones de detención, interrogatorio y procesamiento del enemigo, su ‘desenmascaramiento’ para denunciar actividades enemigas, o a su reclutamiento como agentes para extender el trabajo operativo.

 

Seguridad social: Mecanismo gubernamental encargado de las actividades de pensiones, retiros e inhabilitación médica de los trabajadores. Al triunfo del castrismo la seguridad social cubana estaba bien organizada y balanceada de acuerdo a las realidades de la economía. Después de 1959, bajo la utopía y demagogia de justicia social, y en medio de las decisiones económicas insensatas e incoherentes de la Ofensiva Revolucionaria (Ver) desatada por el Comandante en Jefe (Ver) la seguridad social se desorganizó, se extendió como una carga sobre la economía nacional y se convirtió en un lastre imposible de soportar, más aún cuando las expectativas de vida de la población se ampliaban gracias a los planes de salud, con lo que la cantidad absoluta de personas jubiladas o deshabilitadas creció desproporcionalmente: la llamada resolución 270 del Ministerio del Trabajo castrista aseguraba la jubilación con el 100% del salario recibido en los últimos cinco años, las ausencias por enfermedad y asuntos justificados no se descontaban del salario, que muchas veces era histórico (Ver), a la vez que se prohibía doblar turnos, hacer tiempo extra o trabajar en dos lugares diferentes, todo lo cual, actuando de conjunto, permitía hablar de la eliminación del desempleo, y contribuyó a la desmotivación de los trabajadores y la caída en picada de la productividad, el aumento de la inflación (Ver) y la desvalorización de la moneda, así como al incremento de la escasez, las colas (Ver) y las necesidades sin satisfacer. La carga de una seguridad social insostenible por la economía, más el peso de la salud pública y la educación gratuitas, crearon un desbalance económico en el país que sólo podía sostenerse con el subsidio soviético.

 

Seguroso: Lenguaje popular para referirse a los funcionarios de la Seguridad del Estado (Ver) en un tono de burla, enfatizando su carácter de misterio, clandestinaje y secreto.

 

Selectivo: Denominación que se utiliza para definir actividades que adquieren carácter elitista en el castrismo. El Partido (Ver) y la juventud (Ver) son organizaciones políticas, selectivas, mientras las organizaciones de masas (Ver) son precisamente de masas, admiten prácticamente a todo el mundo dentro de normas relativamente flexibles y amplias. Algunas carreras y estudios universitarios son selectivos, es decir, no admiten a todo el que quiera cursarlos: periodismo, filosofía, sicología, sociología, derecho, física nuclear, son carreras selectivas: algunas de ellas exigen la militancia como condición, otras impedían el acceso de los creyentes, otras exigen un conjunto de requisitos y, en última instancia, un aprobación partidista. 

 

Sequía: Fenómeno natural que provoca escasez de lluvias y afectaciones a la agricultura, uno de los eternos pretextos castristas para justificar el fracaso de la agricultura socialista. Desde 1963 el castrismo comenzó un plan de desarrollo de recursos hidráulicos del país construyendo decenas de presas, algunas gigantescas y otras menores, desviando ríos, inundando terrenos que quedarían bajo las aguas y construyendo canales de riego, importando máquinas de bombeo y equipos de riego del campo socialista (Ver), para represar las aguas, impedir ‘que ni una sola gota de agua se vaya al mar’, evitar inundaciones y disponer del agua requerida en los cultivos en tiempos de sequía. Sin embargo, todos los años la sequía o la lluvia tienen que ver con las explicaciones que se ofrecen para justificar el fracaso de la producción agropecuaria y las eternas limitaciones que debe soportar la población: o llovió muy poco, o demasiado, o llovió lo apropiado pero fuera de tiempo, o la lluvia fue buena para los vegetales pero mala para la caña, o buena para la caña y mala para el tabaco, o cualquier combinación imaginable. Naturalmente, en todos los países del mundo ocurren sequías, y todos resuelven los problemas, enfrentan el comportamiento de las lluvias y colocan los productos en el mercado diariamente, sin necesitar explicaciones, cifras o estadísticas, porque la causa real del problema de la agricultura cubana es su absurda combinación de una ineficiente organización socialista de estilo stalinista y una increíble desorganización castrista creada por el Comandante en Jefe (Ver) con la madeja de planes especiales (Ver), planes piloto (Ver), planes Fidel (Ver), movilizaciones (Ver) de ‘voluntarios’, envío de estudiantes al trabajo agrícola y la supervisión del Partido (Ver) ejerciendo el papel rector (Ver) que se autoasigna.

 

Servicio Militar Obligatorio: Sistema de reclutamiento forzado de jóvenes para las Fuerzas Armadas, establecido a finales de 1963 por la necesidad de completar las filas de las unidades militares que crecían desmesuradamente como parte de las medidas del gobierno castrista para garantizar la defensa (Ver) del país. A pesar de haber sido definido como una tarea de honor por la juventud comunista (Ver), y de las innumerables falsedades con que Raúl Castro presentó la ley definiendo las Fuerzas Armadas como una gran escuela de formación técnica de jóvenes, nunca el servicio militar ha tenido aceptación entre la masa juvenil, que lo considera innecesario, aburrido, inútil, abusivo, y una pérdida de tiempo, además de algo extremadamente peligroso dadas las intenciones internacionalistas (Ver) con que se alimenta continuamente el Comandante en Jefe (Ver). En la medida que la población ha ido conociendo las abundantes exenciones de servicio que reciben los hijos de la nomenclatura (Ver) y las privilegiadas condiciones en que se mantienen cuando son llamados a filas, se ha ido desvaneciendo el mito de un llamado a filas igualitario y justo, y se ha comprobado que, también en el servicio militar obligatorio, se imponen los intereses del castrismo por sobre los de la población. 

 

Sindicato: Organización de los trabajadores para la defensa de sus intereses. Los sindicatos cubanos antes del castrismo eran una institución combativa y organizada democráticamente a pesar de haber tenido significativa presencia en su liderazgo de militantes comunistas. El movimiento sindical cubano, mucho antes del castrismo, había logrado organizarse en una sola confederación y constituía una fuerza considerable, que había logrado resultados como la jornada de cuarenta y cuatro horas semanales con pagos de cuarenta y ocho, derecho a nueve días anuales por enfermedad, derecho de maternidad y vacaciones, entre otras cosas. Con el ascenso del castrismo se denunciaron, expulsaron y reprimieron los dirigentes sindicales vendidos al imperialismo (Ver), se facilitó el regreso de los comunistas a la dirección sindical en condición de máximos jefes y se excluyó a todos los llamados bonzos sindicales (terminología soviética), blandengues (Ver) o traidores (Ver), es decir, todos los dirigentes (Ver) sindicales que no eran comunistas o castristas de fidelidad (Ver) demostrada. Casi de inmediato, la dirección de la Confederación de Trabajadores de Cuba se afilió a la confederación sindical internacional controlada por los soviéticos, planteó como tarea principal el apoyo a la revolución (Ver), impuso la renuncia a las demandas sindicales del momento y a los logros obtenidos anteriormente, y apoyó sistemáticamente al gobierno en todas las exigencias de limitaciones y sacrificios (Ver) a los trabajadores, bajo el criterio de que ‘los intereses y objetivos de la revolución y los intereses y objetivos de los trabajadores son los mismos intereses y objetivos’ (Ver). Durante la Ofensiva Revolucionaria (Ver) el papel de los sindicatos se redujo casi a cero, y comenzaron las designaciones de dedo de los dirigentes sindicales, quienes a lo largo del castrismo, casi sin excepción, se han caracterizado por su impopularidad, su incapacidad y por no acumular una historia de verdadera condición de trabajadores. A pesar de los intentos de revitalizarlos después del fracaso de la zafra de los 10 millones (Ver) y el acercamiento a los soviéticos, los sindicatos nunca han sido una organización significativa o importante en las decisiones, pero sin embargo nunca ha cambiado la tónica del constante discurso propagandístico sobre el papel de los trabajadores y la revolución de los trabajadores y para los trabajadores.

 

Siquiatría: Rama de las ciencias médicas encargada de los problemas de la salud mental. Ha sido una constante denuncia mundial el uso de la siquiatría en el campo socialista (Ver) para reprimir disidentes (Ver) y presos políticos (Ver): el castrismo no ha escapado de estas denuncias. Además, es imposible conocer la cantidad de personas en el país, supuestamente sanas, que ha sufrido y sufre desajustes mentales y emocionales producto de las extraordinarias tensiones a que les somete el castrismo: separación de las familias por las movilizaciones (Ver) agrícolas y las misiones internacionalistas (Ver), presión sobre las personas para cumplir los objetivos indicados por el castrismo, mítines de repudio (Ver), autobiografías (Ver) y entrevistas inquisidoras, autorizaciones (Ver) y decisiones de las instancias correspondientes (Ver). 

 

Sistema: Enfoque científico de análisis y conocimiento, desarrollado por la teoría general de sistemas, confiscado por el marxismo teorizante soviético y utilizado ampliamente en el castrismo como denominación más que como herramienta científica, pues todo se quiere definir como sistema: sistema único de vigilancia (Ver), sistema de dirección de la economía (Ver), sistema de trabajo con los cuadros (Ver), sistema de la Seguridad del Estado (Ver), sistema de educación (Ver), sistema judicial, sistema de escuelas del Partido (Ver). El enfoque, mal conocido, peor interpretado, adulterado y absurdamente aplicado en el castrismo, resulta un engendro teórico que viene de maravillas al estilo totalitario castrista, pues en última instancia se utiliza para justificar el tejido omnipresente del totalitarismo bajo la única dirección y voluntad del Comandante en Jefe (Ver).

 

Sistema de dirección: Concepto tomado de la teoría de sistemas y del enfoque en sistemas, se define en el castrismo como ‘el conjunto de leyes, principios, regulaciones, mecanismos y herramientas’ que, bajo la dirección del Partido (Ver), se utilizan para la dirección de determinada actividad. El que más resonancia alcanzó durante varios años fue el llamado sistema de dirección y planificación de la economía, que con más penas que glorias necesitó cinco años para establecerse después del fracaso de la zafra de los 10 millones (Ver) y la Ofensiva Revolucionaria (Ver). Copiado del sistema soviético y adaptado creadoramente teniendo en cuenta características peculiares (Ver) del castrismo y buscando no repetir errores (Ver), siempre constituyó una mezcla de órdenes, regulaciones, compromisos y aplicaciones incompletas que se caracterizaba por cualquier cosa menos por ser un sistema en verdadera teoría. Soslayado por el Comandante en Jefe (Ver), que permitió que lo aprobaran en el congreso del Partido (Ver) aunque siempre se mantuvo a distancia y nunca lo apoyó por considerarlo demasiado capitalista y que no se apoyaba convenientemente en la conciencia (Ver) de los trabajadores y el espíritu del Che (Ver), vivió sus penas durante 11 años y resultó ser más efectivo que el llamado registro económico (Ver) de la Ofensiva Revolucionaria, lo cual no era difícil teniendo en cuenta la incoherencia y absurdo de la concepción implantada por el Comandante en Jefe años atrás. Aunque sobrevivió al segundo y tercer congresos del Partido (Ver), tres meses después del tercer congreso, en abril de 1986, el Comandante en Jefe lanzó abruptamente el Proceso de Rectificación (Ver), atacó fuertemente al sistema de dirección como capitalista, burocrático e ineficiente, ideado e implementado por ‘tecnócratas’, ‘mercachifles’ y ‘aprendices de capitalistas’ que querían desplazar al Partido de su papel rector (Ver), destituyó a los dirigentes de la esfera económica y los envió a otras funciones (Ver) o al ‘plan payama’ (Ver), y comenzó a tomar decisiones para llevar al país ‘por el camino correcto’, que resultó estar a un paso del abismo económico y la paralización cuando comenzó la crisis del comunismo europeo en 1989 que culminó con el desmantelamiento en pocas semanas del invencible campo socialista (Ver) y el recorte hasta la desaparición de los subsidios soviéticos. Entonces el Comandante en Jefe no habló más de la rectificación, acusó a los  dirigentes comunistas de traicionar a sus pueblos, y emprendió la batalla contra el criminal bloqueo imperialista (Ver) como causante de los males y limitaciones del pueblo cubano, acosado por la potencia imperialista más poderosa del planeta.

 

Sistema Único de Vigilancia: Sofisticado mecanismo represivo del castrismo que combina bajo una sola red los sistemas de vigilancia y alerta del país (Inteligencia, Inteligencia Militar, Guardafronteras y Defensa Antiaérea) con los sistemas profesionales de represión y control de la Contrainteligencia, Contrainteligencia Militar, Policía (Ver), Regimiento de Embajadas (Ver), Tropas Especiales (Ver), Inmigración (Ver), y los sistemas que integran masivamente a la población: CDR (Ver), Organizaciones de Masas (Ver), CVP (Ver) y otras, para ponerlas bajo un mando único en función de la defensa (Ver) y orden interior del país, es decir, en función de los intereses del Comandante en Jefe (Ver).

 

Socialismo Científico: Esbozo teórico de la sociedad que sustituiría al capitalismo luego de su inevitable caída, esbozado por Marx, y desarrollado con tendencia catequista por Engels en su afán de popularizarlo, enriquecido por Lenin con su experiencia práctica de la construcción del socialismo soviético y convertido en un estúpido dogma por los teóricos del stalinismo, de obligatorio estudio en los países del campo socialista (Ver). Absolutamente alejado de la realidad y totalmente desvinculado de la experiencia práctica, sin capacidad explicativa ni mucho menos predictiva, esta supuesta ciencia alimentó conceptualmente durante muchos años a los Partidos (Ver) y gobiernos comunistas como una de ‘las tres partes integrantes del marxismo’. Bajo el castrismo, el estudio del socialismo científico era obligatorio en la enseñanza media, las universidades y las escuelas del Partido (Ver), aunque resulta tan inútil como en el resto del campo socialista.

 

Sociedad: Conjunto de componentes de la vida de un país, analizados en el comunismo en general, y en el castrismo en particular, sólo bajo la óptica del materialismo histórico (Ver) y sus intereses específicos, y sin ninguna relación con ciencias de su estudio como la sociología, la ecología o la economía.

 

Sociedad civil: Conjunto de componentes de la vida social de un país que se desarrolla al margen de los organismos y organizaciones oficiales, absolutamente ignorados y reprimidos en los países comunistas. Las únicas menciones de Marx a la sociedad civil aparecen en sus primeros escritos, pero después se aleja del concepto. Engels y Lenin no lo utilizaron, y tal vez Stalin ni lo conocía. Para el castrismo la sociedad civil no existe, y todas las manifestaciones de surgimiento de la sociedad civil se definen como acciones del enemigo (Ver) desarrolladas por grupúsculos (Ver) mercenarios que quieren regresar al país al tenebroso pasado.

 

Sociedad de consumo: Calificativo que se aplica peyorativamente a los países capitalistas desarrollados, enfatizando aspectos negativos como el consumo de drogas o la delincuencia, para educar (Ver) a la población en principios de austeridad y modestia (Ver) que en realidad significan escasez, limitaciones y privaciones para todos menos para el Comandante en Jefe (Ver) y la nomenclatura (Ver), que se desviven por los espejitos de colores (Ver) de la sociedad de consumo.

 

Sociolismo: Término del lenguaje popular de los cubanos para referirse a las relaciones entre personas amigas que se piden prestado (Ver) o resuelven (Ver) recursos del estado en función de sus intereses personales. En el lenguaje popular de la Cuba castrista la palabra socio no tiene sentido de asociación comercial como en el capitalismo, sino de amistad o cercanía afectiva.

 

Sociología: Ciencia del estudio de las relaciones sociales y grupales, declarada ciencia falsa en tiempos del stalinismo y que no recibe demasiada atención bajo el castrismo, por considerarse que el materialismo histórico (Ver) dispone de todas las respuestas que busca la sociología. A la sociología se acerca el castrismo cuando quiere conocer instrumentos de recolección o medición de opiniones o patrones de comportamiento social de los grupos, pero adultera su diseño y aplicación en la medida de sus intereses,  se cuida suficientemente de considerar secretos (Ver) todos los resultados de estos instrumentos, y no los tiene en cuenta para establecer o modificar la política, considerando necesario, frente a los resultados adversos, incrementar el trabajo político  (Ver) y educar (Ver) a la población para que interiorice (Ver) la línea del Partido (Ver).

 

Solidaridad: Apoyo a gobiernos, Partidos, organizaciones, grupos o personas con posiciones favorables o convenientes al castrismo; la solidaridad se define internacional y sin fronteras, y es uno de los pretextos para intervenir en los asuntos internos de otros países, exportar la subversión y desarrollar misiones internacionalistas (Ver). Cuando desde otros países se expresa solidaridad a prisioneros de conciencia del castrismo o a organizaciones disidentes el castrismo lo considera “groseras violaciones de las normas del derecho internacional y una inadmisible intervención en los asuntos internos del pueblo cubano”.

 

Subdesarrollo: Condición de insuficiente desarrollo de los países de América Latina, Asia y África,  provocada por la constante acción del imperialismo (Ver) y del neocolonialismo (Ver), de acuerdo a los enfoques de la propaganda (Ver) castrista. En la historia oficial de Cuba escrita por el castrismo se presenta a la nación como una muestra de subdesarrollo y se explica que gracias a la revolución (Ver) dirigida por el Comandante en Jefe (Ver) y el Partido (Ver) el país realiza ingentes esfuerzos por salir del subdesarrollo y alcanzar un pleno desarrollo económico y social, lo que no se logra definitivamente a causa de las acciones del imperialismo (Ver), en primer lugar a causa del criminal bloqueo (Ver) a que tiene sometido a los cubanos. Por regla general, los países del Tercer Mundo son definidos como subdesarrollados, con excepción de los que han optado por la vía socialista o los gobiernos amigos (Ver) del castrismo, que se consideran en un proceso de constante desarrollo de su economía a pesar de las acciones del imperialismo, y a los que el ‘Máximo Líder’ (Ver) constantemente envía ayuda, solidaridad (Ver) e internacionalismo (Ver).

 

Subjetivo: Referido a la conciencia de las personas y, por lo tanto, subordinado a las realidades materiales, según la teoría marxista. En el castrismo se utiliza para desacreditar cualquier opinión discrepante como criterio subjetivo no correspondiente con la realidad. Se utiliza además para definir los problemas y necesidades de la población: cuando las soluciones dependen de la disponibilidad de recursos se denominan problemas objetivos y no se pueden resolver si no hay recursos, que casi equivale a decir nunca; cuando las soluciones dependen de la voluntad de las personas y no de los recursos que no hay se denominan subjetivos, aunque muchas veces tampoco se resuelven por problemas de cuadros (Ver), de disciplina o de desorganización, o porque no están priorizados (Ver) por el gobierno.

 

Sublevación popular: Levantamiento de la población contra un gobierno enemigo (Ver) o no considerado amigo (Ver) por el castrismo. En casos de sublevaciones contra los amigos, como la sublevación anticomunista húngara de 1956 o la rumana de 1989 se habla de revueltas, disturbios o enfrentamientos. La sublevación de los rusos contra los golpistas de 1991 fue descrita por la prensa castrista sin énfasis en su denominación, y nunca se utilizó el concepto golpe de estado para referirse a la acción de los comunistas más reaccionarios. Las sublevaciones ciudadanas realizadas contra el castrismo en sus primeros años y violentamente reprimidas, y la del Malecón habanero en 1994, que desató la crisis de los balseros (Ver) se denominan por el castrismo como motines o revueltas, pero nunca se le reconoce carácter de sublevación (que implica desafío a la autoridad) y mucho menos carácter popular.

 

Subsidio: En la seguridad social del castrismo, pensión que reciben determinadas personas que han quedado desamparadas. En el funcionamiento de la economía castrista el concepto no existe para las empresas, porque se utilizan nebulosas conceptuales como precio de producción, impuesto de circulación y costo ramal, además de que el control de la economía y sus resultados nunca ha recibido demasiada atención. En el comercio internacional el castrismo niega enfáticamente la existencia de subsidios por parte de la Unión Soviética o Venezuela hacia el gobierno castrista para apuntalar su ineficiencia y su desorden permanente, y define el promedio de entre cinco y siete mil millones de dólares recibidos anualmente desde la URSS durante treinta años como muestra de comercio justo (Ver) y relaciones comerciales ejemplares producto de la solidaridad (Ver) y el internacionalismo proletario (Ver).

 

Sudor del pueblo: Frase característica de la demagogia castrista para desatar la represión cuando tiene como blanco a aquellos que lucran con sudor del pueblo o que se quieren aprovechar del sudor del pueblo. Igualmente, la represión contra la disidencia identifica a los enemigos (Ver) como aquellos que quieren destruir lo que el pueblo construye con su sudor; pero cuando es el castrismo quien en verdad necesita exprimir un poco más del sudor del pueblo como hace continuamente, entonces la propaganda (Ver) habla del heroico pueblo (Ver), la clase obrera (Ver), el espíritu del proletariado o el llamado de la patria (Ver).

 

E N L A C E S

A  B  C  D  E  F  G  H  I   J  K  L  M

N  O  P  Q  R   S  T  U  V  W  X  Y  Z

 PRESENTACIÓN

PORTADA

ENVÍE SUS SUGERENCIAS DE NUEVAS PALABRAS