DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO

                     CÓDIGOS Y LENGUAJE DE LA NOMENKLATURA

R

 

Racionamiento: Distribución racionada de productos de primera necesidad, típica de las situaciones de guerra en los países europeos en la primera mitad del siglo XX. En el castrismo el racionamiento ha sido la constante desde el establecimiento de la libreta de abastecimientos (Ver) ‘por unos cuantos meses’ en marzo de 1962 por parte del Comandante en Jefe (Ver), libreta que se ha mantenido sin interrupción hasta la actualidad y sin señales de que haya interés o posibilidades en reducirla o eliminarla en el futuro, a pesar de una promesa fugaz del ‘Máximo Líder’ en uno de sus discursos más o menos recientes. El racionamiento en el castrismo juega un papel absolutamente ineficiente en la distribución de productos alimenticios y artículos de primera necesidad, y actúa como un freno para el desarrollo de la producción y la productividad, pero el Comandante en Jefe no tiene ningún interés en acabarlo porque resulta un formidable elemento de represión y control de la población, mucho más efectivo que el carnet de identidad (Ver) o la guardia de los CDR (Ver).

 

Radio Bemba: Denominación popular para identificar los rumores y las informaciones que no han surgido por la vía oficial o noticiosa y que, por lo tanto, no tienen una fuente definida de verificación.

 

Radio Martí: Emisora radial establecida y sostenida por el gobierno de Estados Unidos desde mediados de la década del ochenta, transmite hacia Cuba informaciones, noticias, entrevistas, y programación general. Por haber sido una voz alternativa a la letanía oficial, y por adelantarse al gobierno castrista en hacer conocer importantes informaciones a la población, fue muy escuchada en Cuba. Gracias a sus transmisiones los cubanos pudieron recibir información amplia y confiable sobre la caída del comunismo en el este de Europa en 1989, el desarrollo y fracaso del golpe de estado de los comunistas soviéticos de extrema izquierda en 1991, así como infinidad de noticias sobre la situación de Cuba, acontecimientos celosamente guardados como secretos (Ver) hasta entonces por el castrismo, la actividad de los cubanos exiliados en Estados Unidos y otros países,  la llegada de balseros (Ver) y personas que se quedan (Ver) en el exterior y muchos temas más.  Con el desarrollo de las telecomunicaciones y la potencia de las emisoras del sur de Florida, los cubanos en la Isla tienen hoy  muchas más opciones alternativas, y la influencia de Radio Martí se comparte con diferentes emisoras.

 

Recepción: Actividad protocolar de carácter oficial que se realiza comúnmente en las embajadas y legaciones diplomáticas de todos los países en todas partes del mundo, en ocasión de fechas importantes a celebrar, recibimiento de visitantes distinguidos o anuncios de importancia. En el castrismo, dada las situaciones de escasez en que se vive y la relativa amplitud de recursos que se utilizan en las recepciones, desde hace muchos años se prohibió que la prensa informara sobre las recepciones oficiales, y sólo se hace referencia a las mismas cuando el Comandante en Jefe (Ver) asiste a alguna de ellas donde considera importante asistir.

 

Recluso contrarrevolucionario: Denominación oficial del castrismo para identificar a los presos políticos (Ver) y prisioneros de conciencia, pues en la percepción castrista y en la propaganda (Ver) que se realiza no existen ni pueden existir presos políticos, pues eso corresponde al capitalismo. Durante mucho tiempo los presos políticos se han identificado en la propaganda castrista como vulgares delincuentes (Ver), terroristas (Ver), asesinos, violadores, vendepatria y cuanto epíteto esté a mano, y han sido ubicados en las prisiones junto a los presos comunes con el objetivo de quebrarlos moralmente e impedir los controles de la legalidad (Ver) de las detenciones que intentan grupos disidentes en el país o las organizaciones internacionales de derechos humanos (Ver).

 

Reconocimiento: Premiación moral de trabajadores o dirigentes (Ver) realizada por el castrismo, a los cuales se les ofrece un reconocimiento de carácter moral por su actitud, su actuación o sus resultados, pero sin premiaciones monetarias o materiales para mantenerse en el espíritu del Che (Ver).

 

Reconstrucción de serie histórica: Invención castrista de las estadísticas del país en la segunda mitad de los años setenta producto de la destrucción y abandono de los sistemas de contabilidad y estadísticas del país llevada a cabo por el Comandante en Jefe (Ver) en medio de la Ofensiva Revolucionaria (Ver) de 1968 y la lucha contra el burocratismo (Ver); las cifras oficiales que han quedado de esa etapa han sido producto de la reconstrucción de las series históricas, calculando a partir de las últimas cifras disponibles (o supuestas) cual debió haber sido el comportamiento de la economía teniendo en cuenta el nivel en que se encontraba en los años setenta cuando se comenzó a llevar a cabo la reconstrucción de las estadísticas.  

 

Rectificación: Proceso político desatado inconsultamente por el Comandante en Jefe (Ver) en abril de 1986, tres meses después de la celebración del congreso del Partido (Ver) que se supone define las líneas generales de la política del país y donde, con la conducción del Comandante en Jefe, se aprobaron infinidad de medidas en una dirección absolutamente inversa a la planteada por la rectificación. Según la versión del Máximo Líder (Ver), los enfoques tecnocráticos de la dirección de la economía estaban llevando al país a metalizarse (Ver) y a posiciones capitalistas, producto de la mentalidad de ‘mercachifles’ de los encargados de planificar, organizar y dirigir la economía nacional: el Comandante en Jefe habló como si en su condición de jefe supremo del Partido (Ver) y presidente del estado y del gobierno él no hubiera tenido responsabilidad en las decisiones tomadas en la economía en los últimos once años, y no hacía referencia entonces al ‘criminal bloqueo imperialista’ (Ver) como causante de los problemas. Con el desarrollo del Proceso de Rectificación a partir de 1986 bajo la dirección del Comandante en Jefe la revolución (Ver) se encaminaría ‘por el camino correcto’ y ‘ahora sí se empezaría a construir el socialismo’, ignorando olímpicamente los 28 años anteriores de revolución socialista. La rectificación fue en realidad una medida básicamente “anti-perestroika”, dirigida a cerrar todas las puertas de acceso a reformas y modificaciones al riguroso sistema de poder unipersonal castrista, una segunda Ofensiva Revolucionaria (Ver) como veinte años atrás, con resultados igualmente desastrosos. Infinidad de funcionarios considerados ‘tecnócratas’ por Castro fueron liberados de sus cargos (Ver) y enviados a otras funciones (Ver), es decir, tronados (Ver); se incrementó la ingerencia (Ver) del Partido en las actividades de la economía, se recortaron hasta eliminar los sistemas de estimulación monetaria que se habían venido estableciendo, se cerró el mercado campesino (Ver) y se reclamó de la población mucho más trabajo voluntario (Ver) y muchas más microbrigadas (Ver). Los resultados casi inmediatos fueron el declinar de la producción y la productividad, el desarrollo de la inflación (Ver), el aumento de la escasez y las consiguientes medidas de racionamiento (Ver). Entre 1986 y 1989, mucho antes que la caída del comunismo y la eliminación de los subsidios llevaran al país a la dramática situación en que Castro lo tiene sumido mediante el período especial (Ver), la economía cubana se retrasó significativamente, se redujo el nivel de vida (Ver) de la población, se hizo mucho más difícil obtener artículos de primera necesidad y se incrementó la represión y el trabajo político (Ver).

 

Recuperación de materias primas: Programa organizado por el gobierno castrista buscando incrementar la eficiencia de la economía, pero a diferencia de los programas modernos bien organizados, la recuperación se organiza masivamente, basada en movilizaciones (Ver), con el apoyo de los CDR (Ver) y se limita muchas veces a la recogida de papeles, botellas vacías, cajas de cartón y otros productos. La recuperación de elementos metálicos, maquinarias y productos químicos se organiza por empresas estatales y padece de innumerables deficiencias organizativas, de transporte y de disponibilidad de recursos.

 

Reeducación: Plan creado por el castrismo para la reeducación de los llamados reclusos contrarrevolucionarios (Ver), basado primariamente en hacer renunciar al preso a sus ideas y principios y reconocerse arrepentido por las faltas cometidas, con lo cual queda comprometido ante la revolución (Ver) a cambiar su conducta y su actuación, recibir educación (Ver) política por parte de los reeducadores, incorporarse a trabajar como parte de la reeducación y mantener una actitud de buena conducta y renuncia a sus ideales en la prisión y al salir; a cambio de la incorporación a los planes de reeducación se ofrece al detenido reducciones en las condenas y una mejoría relativa en sus condiciones de vida: visita familias, correspondencia y menos maltratos. Los presos políticos que se niegan a incorporarse a la reeducación castrista se declaran plantados (Ver),  reciben un trato mucho más rudo y sienten sobre sí con más fuerza la presión del aparato represivo y disciplinario de las prisiones.

 

Regimiento de Embajadas: Regimiento de la policía (Ver) radicado en La Habana, que trabaja en coordinación con la seguridad (Ver), supuestamente para la custodia de las embajadas y protección del personal diplomático acreditado en el país, pero cuya principal misión es impedir por todos los medios el acceso de los cubanos a las embajadas para solicitar asilo o mantener relaciones con extranjeros (Ver), considerado por el castrismo como factores de peligrosidad (Ver). En las pocas horas en que se retiró la custodia de la Embajada de Perú en 1980 ingresaron a la sede diplomática más de diez mil cubanos solicitando asilo y abandonar definitivamente el país (Ver), dando inicio a la crisis del éxodo del Mariel (Ver).

 

Regional: Nivel organizativo creado por el castrismo en los años sesenta y mantenido hasta la instauración en 1976 de la división político-administrativa del país en 14 provincias y 169 municipios; el regional actuaba como nivel intermedio entre las antiguas 6 provincias y 126 municipios, creando un eslabón intermedio burocrático que dificultaba la dirección y generaba demoras y dificultades innecesarias. En regionales durante todos esos años se organizaban el Partido (Ver), la juventud (Ver) y las organizaciones de masas (Ver), así como los organismos de la administración estatal.

 

Registro de direcciones: Una de las herramientas represivas más eficaces del castrismo, creada desde los años setenta en coordinación con el carnet de identidad (Ver) y  asignada a los CDR (Ver) para el control de la población en coordinación con la seguridad (Ver). El registro de direcciones es un registro donde obligatoriamente deben aparecer las personas que residen en la cuadra,  mantenido y actualizado por el CDR, y que funciona en coordinación con el Comité Militar (Ver) y la libreta de abastecimientos (Ver). Cuando una persona se muda debe darse de baja del registro de direcciones en el CDR donde vivía e inscribirse nuevamente en el registro de direcciones del CDR a donde se muda, sea en la misma cuadra, el mismo municipio o de un extremo a otro del país. Los mecanismos de vigilancia (Ver) de los CDR actualizan la información de los que se mudan y reciben información a través del Ministerio del Interior (Ver) sobre los nuevos residentes que han llegado a sus territorios. La residencia en un lugar por más de setenta y dos horas sin inscribirse en el registro de direcciones, aún cuando se esté de visita temporal en casa de familiares, constituye delito que puede ser juzgado y sancionado severamente si se considera que la persona tenía interés en ocultar su condición de residente.

 

Registro Económico: Conjunto de instrumentos castristas de contabilidad y control económico creados al calor de la Ofensiva Revolucionaria (Ver) y el espíritu del Che (Ver) y aprobados por el Comandante en Jefe (Ver), para el control de la economía en un país cuyo gobierno declaró pretender construir paralelamente el socialismo y el comunismo, y consideraba innecesario mantener relaciones monetario mercantiles en una economía donde todos los recursos eran propiedad del estado. Entre las “maravillas” del sistema de registro económico castrista estaban la abolición del concepto de ventas, que se contabilizaban como entregas, la eliminación del dinero (Ver) como elemento de medición de eficiencia y control de recursos, la implantación de la orden de compra para adquirir productos por las empresas estatales sin elaborar planes ni presupuestos, la destrucción de los registros contables y estadísticos de las empresas, que años después serían reconstruidos (Ver) festinadamente, el cierre de los departamentos de contabilidad y estadísticas de las empresas y la eliminación de los estudios de economía y contabilidad en las universidades y de las escuelas de comercio de nivel medio en el país, reduciendo los estudios de economía a la economía política (Ver) marxista y reasignando a los contadores y economistas de las empresas a funciones de obreros no calificados.

 

Relaciones con extranjeros: Definición policial castrista para todo acto de amistad, visitas, paseos, correspondencia, relaciones amistosas o amorosas con ciudadanos extranjeros radicados en el país, fundamentalmente los procedentes de países capitalistas, aunque también los de los entonces países socialistas. Para la seguridad (Ver) cubana estas relaciones son consideradas altamente peligrosas, pues resultan oportunidades propicias para reclutar a los cubanos para trabajar para los servicios de inteligencia del enemigo (Ver), o al menos para minar la pureza ideológica (Ver) de la revolución (Ver) y la actitud (Ver) de los revolucionarios cubanos.

 

Religión: Según Marx y Engels la religión es el opio de los pueblos. Según el castrismo, además de opio, la religión es una ideología dogmática y reaccionaria que aparta al pueblo de sus ideales revolucionarios y que debe ser combatida en el plano de las ideas y en el combate real cuando es necesario: en los sesenta se expulsaron centenares de sacerdotes del país y se cerraron decenas de iglesias, se establecieron estudios de marxismo obligatorios, se prohibió la enseñanza religiosa en las escuelas,  la celebración de las fiestas de Navidad y Reyes Magos como tradiciones del pasado que debían superarse por la revolución (Ver) , y se acosaba fieramente a quienes bautizaban a los hijos o se casaban por la iglesia; los creyentes en general, y los católicos en particular, fueron discriminados, se les cerró el acceso a varias universitarias y a cargos de dirección, se les prohibía militar en el Partido (Ver) y la juventud (Ver) y fueron considerados elementos a controlar de cerca por la seguridad (Ver) y los CDR (Ver). En los ochenta, cuando el castrismo necesitaba recuperar espacios perdidos en América Latina por su compromiso con el comunismo y la subversión, se flexibilizó la presión sobre los creyentes y se autorizó posteriormente la entrada de creyentes al Partido y la juventud, en un proceso de mejoría de la imagen del castrismo y acercamiento a la iglesia que culminó en 1998 con la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba.

 

Renuncia: Derecho de cada persona en el mundo que ocupa un cargo por elección o designación a hacer dejación del mismo por cualquier consideración; aunque reconocido en la legislación castrista, el derecho a la renuncia es un derecho que nadie se atreve a utilizar, porque el castrismo considera la renuncia como cobardía o acto de traición (Ver): por regla general los funcionarios que han caído en crisis (Ver) prefieren esperar a ser tronados (Ver) y asignados a otras funciones (Ver) o ser liberados de sus cargos (Ver) antes que renunciar, de la misma manera que los militantes del Partido (Ver) saben que es mucho más conveniente ser separado del Partido que entregar el carnet como acto de renuncia.

 

Repetir errores: Frase del léxico oficial castrista a la que se recurre cuando se quiere demorar una toma de decisiones o no existe interés en resolver un problema: entonces se dice que no se pueden repetir errores que se cometieron en el pasado, o repetir errores que ya cometieron otros países amigos (Ver) anteriormente; a pesar de la retórica, la frase funciona sólo para demorar soluciones o no tomar decisiones, porque cuando el castrismo decide llevar algo adelante lo hará aún al precio de repetir errores garrafales: el Proceso de Rectificación (Ver) en 1986 no fue otra cosa que la repetición ampliada de las barbaridades de la Ofensiva Revolucionaria (Ver) en 1968; los sueños de grandeza económica con la ingeniería genética y la biotecnología a finales de los ochenta fueron una versión sofisticada de los sueños de la zafra de los 10 millones (Ver) o la creación de nuevas razas de ganado a finales de los sesenta.

 

Represión: Acción violenta o sutil contra la disidencia en cualquier país del mundo donde el estado de derecho no funciona. El castrismo es un tenaz denunciante de toda represión que se lleva a cabo por gobiernos que son considerados enemigos (Ver), siendo más discreto a la hora de referirse a la represión si la desarrollan otros gobiernos; naturalmente, ni una palabra se habla de la represión si es desarrollada por gobiernos comunistas: las masacres de húngaros en 1956, de rumanos en Bucarest y chinos en Tien An Mein durante 1989, de alemanes orientales en ‘el muro’ durante casi treinta años o la sistemática represión soviética contra su propia población durante casi setenta, nunca fueron motivo de denuncia (Ver) o condena por el gobierno castrista, o siquiera de información, como nunca se condenó el golpe de estado de los comunistas soviéticos más reaccionarios en 1991. Con relación a Cuba el castrismo no sólo no admite la existencia de represión, sino que declara al país como la sociedad más libre y democrática que se pueda concebir.

 

República frustrada: Lenguaje del léxico oficial y la Historia de Cuba escrita desde posiciones castristas como referencia a la república independiente y soberana surgida en 1902 tras la guerra de Independencia y la intervención de Estados Unidos. Según la historia oficial y la propaganda (Ver), la república surgida no era la república por la que lucharon los cubanos, ni la que querían Martí o Maceo, pues la acción del imperialismo (Ver) frustró todos esos sueños hasta la llegada del castrismo.

 

República mediatizada: Lenguaje del léxico oficial y la Historia de Cuba escrita desde posiciones castristas para referirse a la etapa republicana,  fundamentalmente después de 1933, hasta la llegada del castrismo al poder en 1959; según este enfoque, en Cuba todo eran problemas, insuficiencias, dificultades, inmoralidades y fraudes, producto de la intervención del imperialismo (Ver) en ocasión de la ‘revolución de 1933’, que según el enfoque castrista fue dirigida por los comunistas, aunque eran sólo decenas en la época. Logros cimeros de esa etapa republicana, como la Constitución de 1940, la más avanzada de América Latina, o el ascenso económico de Cuba después de la Segunda Guerra Mundial y la creación de las bases de desarrollo económico durante los años cuarenta y cincuenta, son tranquilamente ignorados por el castrismo, que declara que gracias al poder castrista implantado desde 1959 se terminaron todos los males de la república mediatizada y se creó el país soñado por Martí, donde todo funciona de maravillas gracias a la sabia dirección (Ver) del Comandante en Jefe (Ver).

 

Reservas del Comandante en Jefe: Conjunto de recursos monetarios y materiales que el Comandante en Jefe (Ver) coloca a su disposición exclusiva según sus propios criterios y sin tener que dar cuentas a nadie sobre su monto, utilización o destinos. Estas reservas son utilizadas para enfrentar situaciones de emergencia en el país, pero también como instrumentos de soborno y control de funcionarios cubanos y extranjeros. En fechas recientes las reservas del Comandante en Jefe se han calculado en cerca de los mil millones de dólares, y se desató un gran escándalo cuando el Comandante en Jefe denunció las acusaciones que se le hicieron públicamente como ‘infamias’ y retó a que se demostrara su existencia.

 

Reserva de Cuadros: Lista de cuadros (Ver) de inferior jerarquía o personas que no son todavía cuadros, que se elabora en las dependencias del gobierno para planificar los posibles sustitutos de los cuadros en activo. Los designados a la reserva de cuadros en ocasiones ni se enteran que forman parte de esa reserva, aunque la teoría señala que los miembros de la reserva, que deben ser tres por cada cargo en activo, se entrenan sistemáticamente para ocupar los cargos en el momento oportuno; sólo en ocasiones hay algún tipo de entrenamiento no sistemático; sin embargo, el supuesto momento oportuno de ascender desde la reserva por regla general nunca llega. La mayoría de las veces, cuando hay que sustituir un cuadro porque se enferma, es ascendido o tronado, se designa a alguien traído de quien sabe donde o promovido en saltos estratosféricos, o que viene de arriba a ocupar otras funciones (Ver), y nadie se acuerda en ese momento de la reserva de cuadros.

 

Reserva militar: Sistema organizativo de las Fuerzas Armadas para prepararse para la guerra de todo el pueblo (Ver) frente al imperialismo (Ver): forman parte obligatoriamente de la reserva militar los varones cubanos entre las edades de 16 y 45 años, con excepción de los declarados no aptos para el servicio militar, y voluntariamente los mayores de 45 años que no están organizados en las milicias (Ver). Los desmovilizados del servicio militar obligatorio (Ver) o el servicio regular, o los que nunca han ido a filas, se asignan a través del Comité Militar (Ver) a las plantillas de las unidades regulares en activo, para completarlas en caso de movilización (Ver), y al movilizarse asumen los grados militares que les corresponden como reservistas. Con este sistema se puede organizar en un plazo relativamente breve cientos de miles de hombres armados en unidades militares, y de esta forma se cubrió una parte importante del personal militar asignado a las misiones internacionalistas (Ver) de Angola y Etiopía. Además de la reserva de las personas, el castrismo cuenta con la reserva militar del transporte, mecanismo para movilizar e incorporar a unidades regulares decenas de miles de vehículos civiles y choferes; también existe el instituto de la reserva militar, encargado de acumular en instalaciones soterradas, protegidas de supuestos golpes aéreos masivos sorpresivos (Ver) que debe realizar el imperialismo, las reservas de alimentación, vestuario, medicinas y combustibles requeridas en caso de una agresión (Ver) imperialista (Ver) y el desarrollo prolongado de la guerra de todo el pueblo.

 

Reservista: Persona incorporada forzosamente por el Comité Militar (Ver) a las reservas de las unidades militares, que pueden ser movilizadas por decisión de las Fuerzas Armadas con fines de entrenamiento o para participar en acciones combativas.

 

Resistencia: Denominación utilizada frecuentemente para referirse a los chilenos de izquierda que se oponían a Pinochet, transmitiendo simultáneamente a la población cubana la idea del carácter fascista del régimen militar y la imagen heroica de movimientos armados de lucha contra dictaduras que reciben solidaridad (Ver) del castrismo. Aunque la llamada resistencia se disolvió en declaraciones y cantos mucho antes que la dictadura militar diera paso a la democracia, el castrismo sigue hablando de la resistencia e ignorando el hecho de la transformación democrática de la sociedad chilena, ejemplo que no conviene destacar por las posibles comparaciones con la permanencia del Comandante en Jefe (Ver) en el poder.

 

Resistir: Una de las consignas más repetidas en la etapa del período especial (Ver) para referirse a la necesidad de la población de resistir los tiempos más difíciles aún que le impone el castrismo, y como una de las opciones estratégicas de la guerra de todo el pueblo (Ver) cuando se produzca la supuesta invasión imperialista (Ver) que continuamente anuncia el Comandante en Jefe (Ver).

 

Resolver: Verbo del lenguaje popular referido a conseguir a toda costa algo necesario y que la distribución castrista no puede garantizar: si no hay leche para los niños hay que salir a resolver; si hace falta una botella de ron o un par de zapatos, hay que ir a resolver; si se va a celebrar un cumpleaños y hacen falta caramelos, hay que resolver; el verbo pasó al lenguaje oficial: el administrador debe salir a resolver un camión para traer la materia prima que tiene paralizado el taller, el funcionario debe resolver el problema de la falta de electricidad, el jefe debe acabar de resolver el problema de los salarios. Cuando se habla de resolver, en ambos lenguajes, se quiere decir que lo que se busca debe ser conseguido de cualquier manera, a veces en una no muy clara línea divisoria entre legalidad e ilegalidad (Ver), a veces en una actuación absolutamente ilegal.

 

Respaldo popular: Reclamo para sí y el Comandante en Jefe (Ver) que el gobierno castrista menciona continuamente, considerando que todas sus decisiones y actuación tienen el respaldo de la población; cuando se quiere destacar más aún el supuesto respaldo se habla de un absoluto respaldo popular, o de un abrumador respaldo popular. A pesar de ello, es imposible realizar bajo el castrismo un solo proceso electoral, ni el más elemental, para que el candidato castrista se enfrente a otro cualquiera y demostrar el abrumador respaldo popular al castrismo.

 

Restricciones: Eufemismo castrista para referirse a las carencias, dificultades, escasez y limitaciones que durante cuarenta y siete años ha impuesto a la población cubana en función de la absurda e irresponsable política económica desarrollada por el Comandante en Jefe (Ver).

 

Restringido: Una de las categorías oficiales de la documentación y la información castrista, que puede tener carácter restringido cuando su acceso está limitado a determinadas personas, casi todas dirigentes (Ver) o militantes del Partido (Ver), o secreto, cuando sólo poquísimas personas tienen acceso a esa información. Es normal que todos los gobiernos del mundo clasifiquen parte de sus materiales y documentos de trabajo con determinados grados de restricción, pero el castrismo llega a extremos ridículos con su paranoia del secreto y la acción del enemigo (Ver): en los años sesenta se publicó en Cuba para uso de los segurosos (Ver) una edición limitada del libro público de Allen Dulles, ex-Director de la CIA, titulado “El arte de la inteligencia”, y la edición cubana tenía carácter ‘secreto’. De igual manera, se daba carácter secreto a conferencias militares sobre técnicas de desembarco naval del imperialismo (Ver) yanqui (Ver), mientras se ilustraban las mismas con escenas de desembarcos tomadas de películas comerciales norteamericanas exhibidas durante muchos años en el mundo entero.  

 

Reunión: Una de las actividades más comunes en el castrismo, realizada decenas de miles de veces cada día en el país para intercambiar criterios, recibir informaciones y orientaciones (Ver) sobre cada uno de los posibles temas imaginables de la vida nacional. En realidad, el exceso de reuniones, llamado reunionismo (Ver), esconde la necesidad de realizar estas actividades para diluir las responsabilidades que puedan derivarse de las decisiones y para dar la sensación de una amplia participación en la toma de decisiones. Hay reuniones en el trabajo, en las organizaciones de masas (Ver), en los CDR (Ver), en las milicias (Ver), en el Partido (Ver) y la juventud (Ver), y en todas partes, a cualquier hora, por cualquier cosa, y generalmente los resultados son totalmente ineficientes o nulos y se hubieran podido lograr sin la reunión. La burla popular a tanta reunión inútil se expresa en la frase “proletarios del mundo, reuníos”.  

 

Reunionismo: Exceso agobiante de reuniones (Ver), casi siempre innecesarias e inútiles, típico de los regímenes comunistas en general y del castrismo en particular, para transmitir la sensación de participación colectiva en las decisiones. En realidad, cuando el Comandante en Jefe (Ver) toma decisiones y el Partido (Ver) comienza a enviar orientaciones (Ver) el único sentido de las reuniones es tratar de garantizar que los presentes se enteren de las decisiones que se están comunicando, pues a nadie ni siquiera se le ocurre pensar que pueda expresar ideas diferentes a las indicadas en las orientaciones que se están ‘bajando’.

 

Revisionismo: En el lenguaje comunista de tiempos de Lenin era una acusación básicamente teórica contra todos aquellos que Lenin consideraba que se desviaban de la línea de Marx, o más exactamente, de la interpretación que Lenin estaba realizaba de la obra de Marx, pues fue precisamente Lenin quien reinterpretó a Marx con sus ‘aportes’ y creó la teoría y la práctica de la construcción del socialismo. Posteriormente, Stalin utilizó el calificativo en la Unión Soviética como etiqueta para sus enemigos políticos, aún dentro del propio Buró Político (Ver) del Partido, que más temprano o más tarde serían considerados enemigos del pueblo, delito que se pagaba con la vida. En el castrismo la teoría marxista-leninista, cualquier teoría, nunca ha sido demasiado importante, pues se interpreta y se utiliza según los criterios y necesidades del Comandante en Jefe (Ver), pero de vez en cuando la etiqueta de revisionismo se utiliza contra los que, aún dentro de posiciones que no se consideren todavía contrarrevolucionarias (Ver), comienzan a realizar interpretaciones liberales (Ver) de la teoría, sobre todo cuando resulta que ésta, como es común,  se contrapone a los lineamientos y las ideas del Comandante en Jefe.  

 

Revolución: Oficialmente, proceso de transformaciones radicales comenzado con el ascenso del castrismo al poder en 1959 y no detenido todavía, pues cada año que pasa la revolución se fortalece y se profundiza, en un ciclo inagotable e interminable. En realidad, en el castrismo la revolución se identifica con el Comandante en Jefe (Ver), él es la revolución, el espíritu de la revolución, la antorcha de la revolución: enfrentarse al Comandante en Jefe es enfrentarse a la revolución, las órdenes del Comandante en Jefe son las órdenes de la revolución, sus decisiones son las decisiones de la revolución, traicionar al Comandante en Jefe es traicionar a la revolución (ese fue el criterio que preparó el terreno para llevar al general Ochoa al paredón), discrepar del Comandante en Jefe es ser contrarrevolucionario, no seguirlo y apoyarlo hasta el final es vacilar ante la revolución. Si Luis XIV dijo “el Estado soy yo”, el Comandante en Jefe con su actuación durante casi cincuenta años ha dicho cada día: ‘la revolución soy yo’.

 

Revolución energética:  Uno de los más recientes proyectos faraónicos del Comandante en Jefe (Ver) destinados a resolver de una vez por todas la permanente crisis de energía en el país, mediante la creación de los llamados ‘grupos electrógenos independientes’, que no son más que pequeños generadores de energía eléctrica que se pretende sustituyan la deficitaria e inestable energía producida por las ineficientes termoeléctricas de la era soviética.

 

Rojo vivo: Lenguaje del léxico oficial castrista , y sobre todo de la prensa escrita y los noticieros de televisión, para referirse a la forma en que supuestamente funciona la emulación socialista (Ver) en todo el país, pues continuamente se dice que los trabajadores han puesto y ponen toda su pasión y su interés en el trabajo y los resultados, desarrollando una competencia absurda entre ellos mismos para al final de la etapa solamente conocer quien ha sido el vencedor, poder sentirse todos y cada uno con la satisfacción del deber cumplido, y todos felices y contentos junto al sindicato (Ver) y el Partido (Ver) que siempre vela por todo, porque quien en realidad ha ganado con la emulación, como siempre sucede, ha sido la revolución (Ver), y la revolución es de todos.

 

E N L A C E S

A  B  C  D  E  F  G  H  I   J  K  L  M

N  O  P  Q  R   S  T  U  V  W  X  Y  Z

 PRESENTACIÓN

PORTADA

ENVÍE SUS SUGERENCIAS DE NUEVAS PALABRAS