DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO

                     CÓDIGOS Y LENGUAJE DE LA NOMENKLATURA

P

 

Paciencia: Recomendación oficial que se establece por el castrismo cada vez que la población requiere la solución de problemas agobiantes y el gobierno no tiene interés en resolverlos; el castrismo identifica la paciencia con la sabiduría, y declara que hay que ser paciente y evitar las precipitaciones (Ver) que anteriormente han conducido a errores (Ver) y dificultades que no deben repetirse.

 

Paciencia del pueblo: Argumento utilizado por el gobierno castrista cuando no está dispuesto a esperar más para actuar, básicamente en lo referido al incremento de la represión; como el castrismo se identifica automáticamente con el pueblo que dice representar, cuando comienza a perder la paciencia declara que el pueblo está perdiendo la paciencia; cada vez que el gobierno declara que la paciencia del pueblo se está agotando está anunciando el inicio de una nueva ola represiva, sea contra los disidentes (Ver), los que desean abandonar el país o el delito común.

 

Pacifico: Condición que se atribuye a cada ‘revolucionario’ internacional capturado por las autoridades de cualquier país o sancionado por delitos cometidos; si los gobiernos comunistas o amigos (Ver) capturan o sancionan ciudadanos de otros países, entonces no son considerados pacíficos, sino revoltosos o provocadores.

 

Palacio de La Revolución: Edificio en el centro de la Plaza de la Revolución (Ver), junto al monumento a José Martí, sede central del gobierno castrista y del Partido (Ver). Casi finalizada su construcción desde antes del castrismo para sede de los tribunales cubanos, durante algunos años se mantuvo sin utilización eficaz y sin terminarse definitivamente, hasta que el Comandante en Jefe (Ver) decidió establecer ahí su cuartel general: en tiempos de Ofensiva Revolucionaria (Ver) el ‘Máximo Líder’ (Ver) declaraba públicamente que, a diferencia de los hermanos del campo socialista (Ver), en el país no se querían establecer diferencias entre lo que era el Partido y el gobierno, y las sedes de ambas instituciones se concentraron en ese edificio. Con el proceso de institucionalización (Ver) años después, en ese edificio han quedado la sede del jefe de estado y del gobierno, del consejo de estado (Ver) y el comité ejecutivo del consejo de Ministros (Ver), y del Buró Político (Ver) y secretariado (Ver) del comité central (Ver) del Partido.

 

Paladar: Denominación popular de los restaurantes privados surgidos a raíz de las limitadas autorizaciones del gobierno castrista en 1994 para el ‘trabajo por cuenta propia’ (Ver), tomada del nombre de un modesto restaurant en una telenovela brasileña exhibida en Cuba. Las regulaciones castristas que autorizaron el funcionamiento de estos restaurantes estipulan estrictas limitaciones al desarrollo de la actividad: no más de doce asientos, prohibición de trabajar en el restaurant a quienes no sean miembros de la familia, y estrictas regulaciones en la obtención de suministros alimenticios para el funcionamiento; a pesar de las restricciones, los ‘paladares’ resultan más eficientes que los centros de alimentación colectiva estatales, y son mucho más demandados por la población y por los portadores de divisas que buscan ofertas más variadas y mejor servicio que el que ‘ofertan’ (Ver) las unidades del estado.

 

Palestino: Léxico popular para referirse a los residentes de las provincias orientales del país que emigran a la capital y deben vivir en condiciones extremadamente precarias de vivienda; a pesar de la continua propaganda (Ver) del castrismo sobre el desarrollo del interior del país, de la supuesta ‘ley económica del desarrollo armónico y proporcional de la economía en todas las ramas y territorios del país’ y del continuo análisis del crecimiento urbano en los países del Tercer Mundo provocado por el subdesarrollo (Ver), la emigración de personas desde el interior del país hacia la capital, buscando mejores condiciones de vida, no sólo no disminuyó con el castrismo sino que se fue incrementando paulatinamente hasta llegar a niveles alarmantes en el llamado período especial (Ver). Igual que Moscú en la ex Unión Soviética, la ciudad de La Habana ha sido considerada por el gobierno castrista como área restringida, donde debe tenerse una autorización especial para poder mudarse a ella, y las regulaciones establecidas autorizan a detener a las personas residiendo en la ciudad sin autorización, sancionarlas y devolverlas a su provincia de origen. Con la ‘importación’ de orientales a cumplir labores de policía en la Ciudad de La Habana, el término ‘palestino’ se extendió a estos policías.

 

Pantry: Local adjunto a las oficinas de altos funcionarios (Ver) castristas, Ministros y directores de empresas para almacenar y servir comidas y meriendas de esos funcionarios y sus visitantes, organizados con el pretexto de que la intensidad de trabajo de los referidos dirigentes (Ver) no les permite incorporarse a los horarios normales de almuerzo y merienda de los trabajadores.

 

Papel rector: Rol central de dirección, mando y autoridad, que la constitución de todos los países del campo socialista (Ver), obligatoriamente aprobada en primera instancia por el Partido Comunista (Ver), asigna a ese mismo Partido para garantizar su condición hegemónica por sobre el resto de las organizaciones y la población. De esta manera  se asegura el llamado papel de vanguardia del Partido. En la experiencia de desmantelamiento de los regímenes comunistas europeos en 1989, cada vez que se eliminaba el ‘derecho’ del Partido Comunista a ejercer el papel rector de la sociedad se comprobaba de inmediato la verdadera utilidad del Partido Comunista en el poder: ninguna.

 

Parametración: Palabreja surgida en los años setenta en el entonces Consejo Nacional de Cultura (hoy Ministerio de Cultura) para establecer los "parámetros" de confiabilidad política de los escritores y artistas cubanos, y tratarlos en consecuencia: los que cumplían con los "parámetros" revolucionarios eran autorizados a publicar o exponer sus obras, y los que no llenaban los requisitos del "parámetro" fueron censurados, perseguidos, encarcelados, y hasta borrados de las antologías oficiales. El "parámetro" sería un "aporte" de los funcionarios, pero el concepto fue una política establecida por el Comandante en Jefe (Ver) desde los primeros años de la Revolución. Aunque hasta el momento en Cuba, a pesar del aparente "liberalismo" posterior, se siguen exigiendo requisitos políticos y de "confiabilidad" a los escritores y artistas, como a todos los trabajadores intelectuales, el concepto de "parametración" no se utiliza desde que fueron sustituidos los inquisidores de la "parametración". (Esta palabra ha sido añadida en Enero del 2007 a propuesta de PMA).

 

Parlamento: Nombre que ocasionalmente la prensa oficial castrista otorga a la Asamblea Nacional del Poder Popular (Ver), fundamentalmente cuando su presidente o algún funcionario está actuando en actividades de carácter internacional.

 

Partido: Partido Comunista de Cuba, principal organización formal de la estructura de poder castrista en el país. Antes de 1959 existió un Partido Comunista fundado en 1925, de muy limitada membresía, que a lo largo de su inestable historia utilizó distintos nombres y mantuvo posiciones vacilantes, oportunistas y muchas veces abyectas en la política nacional y en su proyección internacional; su acción en la lucha frente a la dictadura batistiana fue prácticamente nula como organización, pero en 1961 el Comandante en Jefe (Ver) creó una agrupación única, las ‘Organizaciones Revolucionarias Integradas’, donde dio cabida al Partido Comunista en igualdad de condiciones a su movimiento 26 de Julio y al Directorio Revolucionario, y meses después la convirtió en el Partido Unido de la Revolución Socialista. Casi de inmediato tuvo que lanzar su primera campaña contra el sectarismo (Ver) porque los antiguos militantes comunistas se adueñaban de las principales posiciones de dirección y desplazaban a los combatientes del ejército rebelde (Ver) a segundos planos alegando su falta de formación teórica, lo que molestó extraordinariamente al ‘Máximo Líder’ (Ver), pues le restaba una base de apoyo confiable y con poder. En 1965 el Comandante en Jefe creó el Partido Comunista de Cuba y un comité central (Ver) de un centenar de miembros designados por él ‘a dedo’, donde el 65% ostentaba grados de oficial del Ejército Rebelde, muchos de ellos Comandantes, y lo mantuvo durante diez años, hasta el primer congreso (Ver) del Partido celebrado en 1975. Entonces, para mejorar su imagen con la Unión Soviética luego de los fracasos de la zafra de los 10 millones (Ver) y todos sus alocados proyectos económicos, abrió el Buró Político (Ver) a dos antiguos militantes comunistas, pero mantuvo a once miembros de probada fidelidad (Ver), incluido él, para garantizar su control. Con posterioridad, y con más penas que glorias, se han celebrado otros congresos en los cuales el ‘Máximo Líder’ (Ver) es electo por aclamación y sin un solo voto en contra. De acuerdo a la constitución socialista de 1976 el Partido Comunista es la máxima organización del país y desempeña un papel rector (Ver) en todas las actividades políticas, económicas y sociales del país, lo que garantiza su hegemonía en todas y cada una de las actividades que se desarrollan en el país. Según sus estatutos, el Partido Comunista es una organización marxista-leninista que representa a la vanguardia de la población cubana, inspirada en todas las tradiciones de lucha de la población cubana a lo largo de su historia anterior al castrismo, y en las tradiciones de la clase obrera (Ver) y los trabajadores del mundo, y tiene como misión fundamental dirigir al país y conducirlo a la construcción del socialismo y el comunismo; funciona y se rige por los principios de dirección colectiva y centralismo democrático (Ver) establecidos por Lenin, es organización selectiva, no de masas (Ver), que escoge a sus militantes entre los trabajadores y la población si reúnen requisitos establecidos por ese mismo Partido para pertenecer a él. Aunque anteriormente estaba estrictamente prohibido, como condición excluyente absoluta, después del cuarto congreso en 1990 se admiten militantes con creencias religiosas, modificación que fue necesario establecer en aras de mejorar la imagen del castrismo en América Latina cuando el campo socialista (Ver) se deterioraba a pasos agigantados. El Partido Comunista está integrado por un Buró Político (Ver), un secretariado y un comité central (Ver), comités provinciales y municipales, y los núcleos (Ver) en la base de la organización. Una gigantesca estructura burocrática con movilidad de dinosaurio integra diferentes departamentos: organización, orientación revolucionaria (Ver), departamentos encargados de la economía, de las organizaciones de masas, militar, y muchos más, así como el departamento ‘de América’ (Ver), en realidad una estructura de la seguridad (Ver). Cuando se habla recientemente del futuro de país tras la desaparición del Comandante en Jefe, el Partido ha sido definido como el ‘único heredero legítimo’ de la revolución.

 

Partido de nuevo tipo: Denominación de la propaganda (Ver) castrista para el Partido Comunista (Ver), queriendo significar con ello que tiene características diferentes y funciona de manera diferente a Partidos políticos tradicionales, tal como se conocen en el mundo moderno; la denominación de Partido de nuevo tipo es creación de Lenin cuando organizó a los bolcheviques para la toma del poder de una forma y con un estilo absolutamente diferente a la tradición de los Partidos políticos burgueses (Ver).

 

Pasta de oca: Denominación del Ministerio de comercio interior castrista para un compuesto de picadillo de oca extendido (Ver) con soya y otros cereales, que se distribuye en las carnicerías cubanas como parte de la asignación de ‘carnes’ que el gobierno realiza en el período especial (Ver), y desde los tiempos de la rectificación (Ver), para tratar de garantizar el consumo de proteínas de la población.

 

Patraña: Calificativo permanente del gobierno castrista para toda actividad de denuncia o desenmascaramiento de actividades represivas, ilegales o subversivas; las patrañas siempre son patrañas del imperialismo (Ver) y sus lacayos (Ver).

 

Patria: La patria para el castrismo es un monopolio de los castristas: los que abandonaron el país son considerados apátridas (Ver), los que defienden al castrismo son patriotas, las actitudes a favor del castrismo son actitudes patrióticas, los que se enfrentan al castrismo son vendepatrias, apoyar al castrismo es los momentos difíciles es una muestra de patriotismo, no apoyarlo es traición a la patria. El castrismo no reconoce ni considera que quién se le oponga por cualquier motivo pueda tener sentimientos patrióticos, amar a su patria o ser un patriota; las celebraciones patrióticas son organizadas por el gobierno castrista, que no permite ninguna celebración fuera del marco oficial.

 

Patriota: En la propaganda (Ver) oficial castrista, además de los patriotas cubanos reconocidos por su participación en las guerras de independencia del siglo XIX, se consideran patriotas todos los que lucharon en favor de los ideales comunistas o de la revolución (Ver) castrista, así como todos los luchadores por el comunismo y la revolución y frente al imperialismo (Ver) en todos los países del mundo; la propaganda castrista no reconoce como patriotas a los que hayan luchado contra el castrismo o sostengan ideas anticomunistas, ni reconoce capacidad de patriotismo ni al ‘imperialismo’ (Ver) ni a sus aliados, quienesquiera que sean.

 

Patrulla click: Movimiento organizado por los CDR (Ver) y los pioneros (Ver) para llevar a los niños de cada cuadra a las casas para inspeccionar el gasto de electricidad y recomendar que apaguen las luces pues la revolución (Ver) necesita ahorrar (Ver) petróleo; el nombre surge del sonido ‘click’ que se realiza al apagar o encender un interruptor eléctrico.

 

Paz: Para el castrismo, es ‘pax romana’ de los conquistadores y los cementerios, la paz soviética en Europa oriental de 1945 a 1989, la paz castrista durante más de cuarenta y siete años de Comandante en Jefe (Ver), la paz que propugnan los luchadores comunistas, mientras que el imperialismo (Ver) representa la guerra y la agresión: luchadores por la paz para la óptica del gobierno castrista son Ho Chi Minh y Kim Il Sung, que llevaron a sus pueblos a guerras fraticidas de millones de muertos. El día que comenzó la operación “Tormenta del Desierto” en 1991 por la liberación de Kuwait frente a la invasión de Saddam Hussein, un periodista extranjero preguntó al Comandante en Jefe en la televisión quién era responsable de esa guerra, y el ‘Máximo Líder’ (Ver) respondió: “quien haya disparado primero hoy es el responsable de esa guerra”: para el Comandante en Jefe la paz es monopolio castrista, la guerra atributo del imperialismo.

 

Pedir prestado: Lenguaje de léxico popular para referirse a la adquisición sin permiso de productos de propiedad estatal para uso personal o de trabajo; como durante decenas de años el gobierno castrista no ha puesto a la venta determinados productos para la población, mientras los utiliza para sus intereses y requerimientos, la población considera adecuado ‘pedir prestado’ al gobierno, es decir, apropiarse de propiedad estatal y resolver problemas personales, de manera considerada indebida en cualquier latitud; por supuesto, esta acción no se corresponde con los cánones morales universalmente aceptados en el mundo moderno, pero la situación de escasez y necesidades obliga a la población a actuar de esta manera: en última instancia, el castrismo ‘pide prestado’ de la población y al resto del mundo sin dar explicaciones ni devolver lo prestado.

 

Peligrosidad: Condición que el castrismo puede atribuir a las personas, de acuerdo al código penal vigente, para detenerlas, acusarlas, procesarlas y condenarlas aún si no han cometido delitos, si considera que su conducta o su actuación pueden conducir a la comisión futura de delitos; por el delito tipificado como ‘peligrosidad’ la persona puede ser sancionada a varios años de prisión.

 

Penetración ideológica: Acción que se atribuye al "imperialismo", destinada a minar la firmeza revolucionaria de la ideología castrista, y que puede llevarse a cabo a través de la prensa, cine, música o cualquier otra vía. Una persona es considerada por los castristas como "penetrada ideológicamente" cuando sostiene opiniones o criterios diferentes a la "línea oficial" del régimen. (Palabra sugerida por Francisco Gómez)

 

Pepito: Personaje popular de los chistes en Cuba, anteriormente protagonista de los chistes verdes y desde hace mucho tiempo el personaje principal de las burlas contra el castrismo, que casi siempre terminan con la frase ‘entonces Pepito dijo…’. De Pepito surgen nuevos chistes cada día, todos contra el gobierno y el Comandante en Jefe (Ver): podrían escribirse libros completos con los chistes de Pepito contra el ‘Máximo Líder’ (Ver). Uno muy conocido dice que Castro, agobiado con tantos problemas que no puede resolver y tanta disidencia, invita a Pepito para escuchar cuentos y divertirse un poco, pero Pepito le dice que tiene hambre y no tiene deseos de hacer chistes, por lo que el Comandante en Jefe lo invita a participar de su suculento desayuno, con abundante café, jugos, leche, frutas, jamón, quesos, huevos, mantequilla, helados y refrescos. Castro dice a Pepito en medio de la comelata: “tu ves, Pepito, este es el desayuno que yo quiero para todos los niños de Cuba, pero con el bloqueo imperialista no puedo resolverlo, por eso tenemos que seguir luchando en el período especial”. Entonces Pepito le mira sorprendido y dice: “Espérate un momento, que aquí el que está para hacer los cuentos soy yo y no tu”.

 

Perfeccionamiento: Palabra del léxico oficial castrista importada del ruso-soviético para referirse a cambios y modificaciones en las regulaciones establecidas, con el objeto de mejorar algo que no está funcionando adecuadamente; al tildar la acción de perfeccionamiento se está queriendo decir que las cosas están muy bien, pero que es necesario lograr que sean perfectas, con lo cual se enmascara el verdadero estado de los problemas.

 

Periódico: Órgano de prensa autorizado por el gobierno castrista y que responde a los intereses del gobierno. La prensa cubana precastrista, con tradición de profesionalismo e independencia significativa en toda América, fue rápidamente amordazada y controlada por el castrismo desde los primeros meses de 1959, y paso a paso clausurada, para dar espacio a unos cuantos órganos de prensa alabarderos del gobierno. En 1965 fue creado el periódico ‘Granma’ (Ver) como órgano oficial del Partido Comunista (Ver), poco tiempo después ‘Juventud Rebelde’, controlado por la juventud comunista (Ver), y mucho después ‘Trabajadores’, bajo el control de los sindicatos (Ver). En cada provincia se publica un modesto periódico provincial controlado por el Partido Comunista. Como regla general, el resto de los periódicos repite la línea oficial del Partido y el gobierno que señala ‘Granma’, aunque a veces se utiliza ‘Juventud Rebelde’ para información que no es conveniente que aparezca emitida por el Partido o el gobierno, pero que, sin lugar a dudas, tiene la luz verde del Partido para publicarse.

 

Periodistas: Personas autorizadas a escribir y publicar en la prensa oficial castrista, tanto periódicos y revistas como radio, televisión y cine, y recientemente en la Internet, y que lo deben hacer en favor del gobierno. Nadie está autorizado a escribir o publicar sin permiso del gobierno y el Partido (Ver).

 

Período de transición: En la teoría marxista original, como fue planteado por Marx en 1875, era un período que necesariamente debía transcurrir entre capitalismo y comunismo para crear las condiciones de la nueva sociedad, pero cuando los bolcheviques tomaron el poder en Rusia y se enfrentaron a la realidad de dirigir y transformar un país según un programa irrealizable comenzaron a modificar la teoría: así surgió la división de la nueva sociedad en dos etapas: construcción del socialismo y construcción del comunismo, y casi inmediatamente se creó una nueva teoría del período de transición entre el capitalismo y el socialismo, de manera que cada vez la realización del comunismo se alejaba más en el programa del Partido (Ver) y se sustituía por un periodo de transición de duración indefinida y una construcción del socialismo cada vez más extensa por su ineficiencia. Finalmente, con la debacle de 1989, el derrumbe del campo socialista (Ver) y la disolución de la Unión Soviética, quedó demostrado que el socialismo es un largo, lamentable y doloroso camino inútil entre el capitalismo y el regreso nuevamente al capitalismo tras la frustración y el tiempo desperdiciado en la no construcción del socialismo.

 

Período Especial: Nombre oficial otorgado por el castrismo a la presente etapa del régimen comenzada a finales de los años ochenta en los momentos en que se derrumbaba el comunismo y terminaban los subsidios del bloque soviético, cuando el Comandante en Jefe (Ver) se negó a reconocer la realidad histórica del fracaso comunista y del campo socialista (Ver) y solo ofrecía más de lo mismo para enfrentar la situación. El nombre fue tomado de la terminología utilizada por los militares en la preparación de la guerra de todo el pueblo (Ver), y la etapa fue denominada por el Comandante en Jefe como ‘período especial en tiempo de paz’: independientemente de la demagogia, la propaganda (Ver) e interminables discursos (Ver), la esencia del período especial se reduce a lograr el funcionamiento del país (es decir, mantener a toda costa el poder castrista) con el mínimo de recursos necesarios (es decir, imponiendo muchos más atroces sacrificios (Ver) a la población), pues al terminarse las relaciones comerciales ejemplares con la Unión Soviética (es decir, los subsidios) el criminal bloqueo imperialista  (Ver) no permitiría el adecuado funcionamiento de la economía (es decir, después de treinta años imponiendo limitaciones y restricciones a la población para lograr el desarrollo económico (Ver), el castrismo sin subsidios no podía garantizar ni las más elementales condiciones de alimentación, vivienda, transporte y vida de la población). El período especial exige la profundización del trabajo político (Ver) (incremento de la propaganda) y mantener la guardia muy en alto (incremento de la represión), así como agrupar firmemente a la población en torno al Partido Comunista y al Comandante en Jefe. Aunque el eufemismo supone un período con principio y fin, en realidad el período especial es enfermedad terminal del castrismo: ninguna de sus soluciones es practicable ni da demasiados resultados, el país no logra salir del profundo abismo en que está sumido, ya no quedan hermanos dispuestos a subsidiar la irresponsabilidad y la ineficacia castrista más allá de Hugo Chávez, la gritería contra el criminal bloqueo imperialista le va provocando ronquera al Comandante en Jefe sin lograr demasiado, no se pueden enviar las tropas a misiones internacionalistas (Ver), y a pesar de los inversionistas de poca monta que el castrismo consigue aquí y allá y de las declaraciones de que la economía prospera, no logra modificar la caída en picada ni puede engañar más ni a su propio pueblo ni al mundo, que ve cada vez más al castrismo sin maquillaje soviético, como es en realidad.

 

Peritaje: Léxico oficial rápidamente asimilado por la población, se refiere a los exámenes médicos que determinaban si una persona estaba limitada de salud para realizar determinados trabajos rudos (incluido corte de caña, microbrigadas (Ver) y agricultura en general) y debía ser asignada a puestos de trabajo más sencillos sin afectar su salario, o si estaba completamente incapacitada para trabajar y debía ser enviada a su casa para recibir el pago de pensiones sin necesidad de asistir al trabajo. El peritaje fue una vía que muchas personas buscaron y obtuvieron para aliviarse de las rudezas del trabajo o de la obligación de asistir diariamente al trabajo, hasta que el gobierno castrista estableció drásticas medidas de control de la situación que hicieron que los casos de peritaje se redujeran al extremo o desaparecieran totalmente, con excepción de enfermedades verdaderamente graves que deshabilitaban al trabajador.

 

Permuta: Cambio de vivienda entre personas. Como la ley prohíbe la compraventa de viviendas, y no existe un mercado de alquiler de viviendas, si por cualquier razón una persona o familia necesita mudarse, debe encontrar en el lugar donde desea ir la vivienda de una persona o familia que también desee mudarse para el lugar de donde viene el otro, de manera que se produzca un intercambio de viviendas (‘permuta’) entre las personas o familias involucradas, siempre que esté autorizado por la instancia correspondiente (Ver), en este caso el organismo del estado llamado Instituto de la Vivienda, conocido por la población como ‘reforma urbana’. Como para encontrar estas condiciones son necesarias determinadas coincidencias, realizar las permutas es difícil y la población pasa innumerables trabajos para permutar, más aún teniendo en cuenta que ambas mudadas deben ser coordinadas en el tiempo y medios de transporte no abundan, además de los requisitos de control de viviendas, libreta de abastecimientos (Ver), registro de direcciones (Ver), CDR (Ver) y Comité Militar (Ver). Peor aún es cuando es necesario coordinar ‘una triple’, es decir, una permuta que supone un movimiento de tres viviendas simultáneamente, para lograr que cada persona obtenga una vivienda lo más acorde a sus requerimientos.

 

Persona que ayuda en la casa: Nombre utilizado por la hipocresía del léxico oficial castrista para referirse a los trabajadores domésticos y personal en general, que cocina, lava, limpia,  atiende el jardín y las piscinas, y cuida de la casa en general, mientras el o la dirigente (Ver) está desarrollando sus actividades laborales. La hipocresía oficial prohíbe la denominación de criados, sirvientes y palabras de ese corte. Todas las personas que ‘ayudan en la casa’ de los dirigentes castristas  deben ser aprobadas por la seguridad (Ver) para desarrollar tales actividades, y reciben sus salarios en nóminas controladas por esos mismos órganos.

 

Personalidad publica: Denominación oficial de la propaganda (Ver) castrista para cualquier persona que apoya al castrismo o al comunismo en cualquier país, pero que no tiene ocupación definida, o conocida, nada más que la de apoyar al castrismo y al comunismo.

 

Peso convertible: Mecanismo inventado por el castrismo en 1994 para controlar la circulación de los dólares y establecer un sistema de control de la población con acceso a divisas (Ver), en la actualidad se menciona con el nombre de CUC. El peso cubano fue convertible hasta 1959, en que el castrismo cercenó su convertibilidad con el pretexto de una escasez de divisas provocada por la malversación de la anterior dictadura. Después de limitadas experiencias con los certificados de divisas (Ver) a finales de la década de los ochenta y comienzos de los noventa, finalmente se estableció el llamado peso convertible, que en realidad es convertible en una sola dirección: hacia donde conviene al castrismo. Los poseedores de las divisas reales (dólares, francos, libras, yenes, y luego euros) cambiarían su dinero por pesos convertibles, que tienen la misma accesibilidad de las divisas reales en el mercado cubano donde se compra en divisas, pero el mecanismo a la inversa no funciona: los poseedores de pesos convertibles no pueden cambiarlos libremente por dólares o euros. Además, en el proceso de cambio se puede exigir un formulario y presentar una identificación, con lo cual el gobierno sabe quién tiene divisas, cuándo las cambió y cuánto. Peor aún, mientras las divisas reales pueden ser guardadas hasta mejores tiempos o utilizadas fuera del país, el peso convertible solo vale para el castrismo, y hasta que el castrismo quiera: nadie puede saber si en cualquier momento, en medio de otra Ofensiva Revolucionaria (Ver), el Comandante en Jefe (Ver) declara sin valor el peso convertible y sus poseedores se quedan en la ruina de la noche a la mañana.

 

Picadillo de soya: Uno de los productos alimenticios creados por el castrismo y administrados por el Ministerio de comercio interior en el Proceso de Rectificación (Ver), antes del derrumbe del comunismo y la implantación del período especial (Ver), consistente en un picadillo de carne de res ‘extendido’ (Ver), añadiéndole frijoles de soya molidos y otros componentes para darle sabor y ‘extensión’, y distribuído en sustitución de la cuota de carne de res oficialmente declarada, que sería distribuida por la libreta de abastecimientos (Ver) a razón de 12 onzas (360 gramos)  para cada persona cada 27 días, lo que representa un percápita aproximado de 10 libras ( 4.6 kilogramos) por año, de la cual la carne de res es el 50% (5 libras) y el resto es ‘extensión’.

 

Pie de guerra: Estado de máxima preparación para la guerra que, según el castrismo, es el estado permanente en que se encuentra el país para poder enfrentar la agresión (Ver) imperialista (Ver). Además, los CDR (Ver) siempre están en pie de guerra para la vigilancia revolucionaria (Ver), y todas las organizaciones de masa (Ver) están en pie de guerra para cualquier tarea que se presente y resulte necesario.

 

Pincho: Denominación del léxico popular para referirse a los altos dirigentes (Ver); la palabra surge de los grados militares metálicos utilizados anteriormente por los oficiales de las Fuerzas Armadas, hasta que se copió el sistema soviético y se eliminaron los distintivos metálicos.

 

Pioneros: Niños que pertenecen a la Unión de Pioneros de Cuba, organización de masas (Ver) castrista que agrupa a los niños cubanos desde que comienzan en la escuela hasta los 16 años de edad, en que se consideran en condiciones de pasar a la juventud comunista (Ver). La tarea fundamental de la organización de pioneros es la educación (Ver) comunista de los niños en el amor al Comandante en Jefe (Ver), el Partido (Ver) y la revolución (Ver), que se definen como una y la misma cosa. La consigna de los pioneros, que los niños deben repetir continuamente en todos los actos y actividades, dice: “Pioneros por el comunismo, seremos con el Che’.

 

Piratas: Denominación del léxico oficial del castrismo para todos los que combaten al gobierno desde el mar o el aire, pues los que lo hacen en tierra son llamados bandidos (Ver). Las unidades de guardafronteras (Ver) y las unidades de lucha contra piratas están encargadas de la detección y neutralización de los piratas: dentro del concepto de piratas se incluyen los balseros que intentan escapar de la isla; dos de los más claros exponentes de la neutralización en la lucha contra piratas que desarrolla el castrismo son el hundimiento del remolcador ’13 de marzo’ y el derribo de las avionetas de ‘Hermanos al Rescate’.

 

Plan Camarioca y Plan Escambray: Burla popular contra la distribución racionada por la libreta (Ver) y la perenne escasez de productos: Dice el chiste: ‘Plan Camarioca: hay pero no te toca’, es decir, hay existencia pero no derecho a obtenerlo. Otras veces es el ‘Plan Escambray: te toca pero no hay’, es decir, te corresponde la asignación (Ver), pero no hay en existencia.

 

Plan de captación: Plan que desarrollan los militantes del Partido (Ver) y la juventud (Ver) para ‘atender’ a los no militantes de los centros de trabajo y estudios y crear las condiciones para integrarlos posteriormente al Partido o la juventud. Una de las características fundamentales del plan de captación es que las personas que son incluidas en él por los núcleos (Ver) y comités de base (Ver) no tienen conocimiento de que están siendo ‘captados’, y el acercamiento de los militantes se lleva a cabo como algo casual, producto del desarrollo de relaciones amistosas.

 

Plan Fidel: Nombre no oficial con que se identifican planes agropecuarios creados directamente por el Comandante en Jefe (Ver), y que son decenas de ellos, casi todos con pésimos resultados productivos y económicos; nunca el gobierno, ni el ‘Máximo Líder’ (Ver) demuestran intención de eliminar esta denominación no oficial de los planes.

 

Plan Jaba: Sistema de preferencia para las mujeres trabajadoras en las colas (Ver) de productos alimenticios. ‘Jaba’ es la bolsa de tela que todo cubano lleva consigo para estar en condiciones de guardar cualquier producto alimenticio que pueda obtener cuando va o viene del trabajo o está en cualquier otra actividad personal. Para poder utilizar el plan jaba es necesario llenar una planilla, demostrar que todos en la casa trabajan y esperar por la autorización (Ver) de las instancias correspondientes (Ver). El plan jaba, es su nombre oficial, consiste en garantizar que por cada persona de la cola que entra en el establecimiento sin plan jaba entren dos del ‘plan jaba’, de manera que las mujeres trabajadoras necesiten menos tiempo en la cola. La otra opción del plan jaba es entregar la jaba en la bodega, el supermercado o el puesto de viandas y vegetales, irse a trabajar, y recogerla al regreso ya despachada: no es un problema, pues sólo se puede comprar lo que el gobierno vende por la ‘libreta de abastecimientos’ (Ver), en las cantidades establecidas y al precio establecido, por lo que no hay opción. La organización y control del plan jaba es tarea de la Federación (Ver).

 

Plan Payama (Pijama): Situación en que se encuentra un dirigente cuando es retirado de su cargo por cualquier causa para la cual no hay proceso judicial a continuación, pero pierde el poder y en algunos casos los privilegios que antes disfrutaba, y se mantiene "en el limbo" hasta que sea destinado a otras tareas. (Palabra y explicación básica sugeridas por Francisco Gómez)
 

 

Plan piloto: Supuestamente es un plan que se realiza con carácter experimental, y una vez que se recogen las experiencias se extiende al resto del país para beneficio de toda la población: en realidad, una de las principales características de los planes piloto es que nunca sus experiencias y resultados positivos, si los hay, se extienden a ninguna parte.

 

Plan Quinquenal: Plan de cinco años de la economía nacional en los países del campo socialista (Ver). Según la teoría de la planificación socialista (Ver), a partir de los pronósticos y planes a largo plazo (20 años) se derivaban los planes quinquenales, y de estos los anuales, de manera que existía un sistema de planes para dirigir científicamente la economía y garantizar el desarrollo armónico y proporcional de todas las ramas y sectores de la economía y todos los territorios del país. Una característica recurrente de todos los planes de la economía de todos los países socialistas en toda su historia fue el irrealismo con que se concebían y su permanente incumplimiento.

 

Plan San Germán: Mecanismo de venta racionada de productos, experimentado en el poblado de San Germán y extendido a todo el país. Para reducir las colas y la imagen de escasez y necesidades perentorias, las libretas de abastecimientos de las tiendas de ropa y calzado se clasificaban en diversos grupos: A, B, C, D, E., F. Cada grupo, a su vez, en subgrupos: A1, A2, A3, A4, B1, B2….. Entonces se establece el calendario: Esta semana compran las libretas del grupo A, pero el lunes sólo las que son A1, el martes sólo las A2, el miércoles las A3… Quien no tiene el grupo correspondiente no puede comprar los productos ‘básicos’ (Ver) y solo puede comprar los ‘adicionales’ (Ver). De esta manera, dividiendo a los compradores potenciales en seis grupos y veinticuatro subgrupos, los sesudos del comercio interior castrista quisieron eliminar las colas provocadas por la escasez intrínseca del comunismo y la mala calidad de los productos que se ofrecen a la población.

 

Plan tareco: Campaña de recogida de ‘tarecos’ (desechos, muebles rotos, juguetes sin uso, equipos electrónicos que no funcionan, escombros y otros sobrantes de cada casa) que los CDR (Ver) organizan cada cierto tiempo, sin plazo definido, en coordinación con el poder popular (Ver), a causa de la ineficiencia del sistema de recogida de basuras en la ciudad y la no disponibilidad de lugares y mecanismos para ir botando sistemáticamente los tarecos. El nombre que la prensa y los CDR dan a la campaña es exactamente ‘plan tareco’.

 

Planificación: Mecanismo de dirección de la economía socialista consistente en elaborar un planes anuales y quinquenales (Ver) para regular el mercado (Ver) y hacer que la economía funcione científicamente (Ver). En esencia, la planificación socialista supone que el plan, elaborado por el burocrático organismo de planificación bajo la dirección del Partido Comunista (Ver), sea capaz de anticipar el comportamiento del mercado y regular su funcionamiento de manera que puedan concebirse sus resultados desde antes de la realización de la ‘prueba final’. A pesar de las toneladas de elaboración de teoría económica socialista y de la continua propaganda (Ver), nunca el plan pudo anticipar realmente el comportamiento del mercado, y sólo lograba regularlo para peor limitando algunos de sus elementos en aras de una supuesta racionalidad o del capricho partidista.

 

Planificidad: Uno de los últimos barbarismos gramaticales y conceptuales de teoría económica del socialismo, surgido casi en los mismos tiempos de la ‘perestroika’ y abandonado antes del final de la misma, la planificidad (palabra inexistente en español a pesar de los ingentes esfuerzos realizados por los profesores castristas de marxismo-leninismo) se definía como la condición intrínseca de la economía socialista para funcionar planificadamente: concepto suficientemente oscuro en el original ruso-soviético para impedir una adecuada traducción y mucho más una aceptable explicación, no obstante se explicaba en las clases de economía política del socialismo (Ver) en las universidades cubanas.

 

Plantado: Preso político (Ver) que no acepta incorporarse a los planes de reeducación (Ver) del castrismo y recibe un tratamiento mucho más riguroso y con muchas más limitaciones que las habitualmente aplicadas a la población penal acogida a los planes de reeducación. Como los plantados no aceptan hacerle el juego al castrismo con la reeducación reciben sobre sí medidas extraordinariamente rigurosas, maltratos, son ubicados en prisiones muy lejanas de sus domicilios para dificultar las visitas familiares, en ocasiones pasan mucho tiempo en celdas tapiadas, desnudos, sin visitas ni correspondencia, y con un régimen alimenticio extremadamente riguroso y abusivo.

 

Plato acompañante: Componente de la reglamentación establecida en los restaurantes para cubanos sin dólares (Ver) en la década del setenta, cuando la escasez provocada por la Ofensiva Revolucionaria (Ver) dificultaba más aún la oferta a los comensales: independientemente de lo ofrecido en el menú, se debía escoger un entrante (jugo, fruta), un plato fuerte (Ver) (tal vez pollo, rueda de pecado o canelones) y un plato acompañante (ensalada, papas fritas o arroz), así como un postre. No importaba cuanto dinero tuviera para pagar, o lo que quisiera comer, pues estaba regimentado lo que se podía obtener.

 

Plato fuerte: Otro componente de la reglamentación en restaurantes junto al plato acompañante (Ver), producto de la agudísima escasez de la oferta provocada tras la debacle de la Ofensiva Revolucionaria (Ver) y el fracaso de la zafra de los 10 millones (Ver).

 

Playa Girón: Playa que forma parte de la Bahía de Cochinos, en la costa sur de Cuba, donde en 1961 se desarrollaron los últimos combates entre las tropas castristas y las fuerzas de exiliados que habían desembarcado en el país tres días antes, y donde la leyenda oficial ha creado la imagen del invencible Comandante en Jefe (Ver) disparando desde un tanque contra un barco de las fuerzas invasoras que fue hundido por su certero disparo, aunque en realidad el disparo no fue realizado por él, y el Máximo Líder sólo llegó a Playa Girón cuando el combate había finalizado y se realizaban operaciones de rastreo y captura de las fuerzas derrotadas. Desde 1961 hasta la fecha el castrismo ha presentado a Playa Girón como ‘la primera derrota del imperialismo (Ver) en América’ y como un ejemplo del carácter invencible de la revolución (Ver).

 

Plaza de la Revolución: Nombre con que el castrismo bautizó la Plaza Cívica de La Habana, una gran explanada construida desde antes de 1959, donde se encuentran el monumento a José Martí y las principales dependencias oficiales del gobierno y el Partido (Ver): el Palacio de la Revolución (Ver), que es la sede del gobierno castrista y el Partido, el Ministerio de las Fuerzas Armadas, el Ministerio del Interior (Ver), la Biblioteca Nacional, el Teatro Nacional y otras dependencias gubernamentales. Toda el área es considerada zona congelada (Ver). En su gran explanada y calles aledañas se realizan las grandes concentraciones populares del castrismo, las marchas del pueblo combatiente (Ver) y los desfiles militares.

 

Pleno del Comité Central: Reunión de todos los miembros del comité central del Partido  (en diferentes épocas han sido entre 100 y 160 miembros permanentes y suplentes), supuestamente la máxima autoridad del Partido (Ver) entre congresos (Ver), que debe reunirse cuando menos dos veces al año según los estatutos, y analizar y tomar decisiones sobre los aspectos más importantes de la vida política, económica y social del país. En realidad el funcionamiento del comité central y los plenos bajo el castrismo, así como en todos los países comunistas, tiene un gran carácter formal, pues en realidad las decisiones y las orientaciones (Ver) se elaboran en el Buró Político (Ver), muchas veces complaciendo los criterios y propuestas del Primer Secretario (Ver) del Partido, que en el castrismo coincide con el Comandante en Jefe (Ver). Los plenos muchas veces adoptan resoluciones prefabricadas desde el Buró Político, que aunque no tienen carácter de legislación, se convierten automáticamente en órdenes y directivas para el Partido y todo el país teniendo en cuenta el papel rector (Ver) del Partido. El desarrollo de los plenos normalmente es secreto, y en ocasiones al final de los mismos se publica una declaración, pero muchas veces la población conoce de la realización del pleno sólo después de que se ha celebrado y terminado.

 

Plesbicito: Consulta popular para la aprobación o rechazo de determinadas propuestas del gobierno que requieren un determinado grado de apoyo. Durante los cuarenta y siete años de castrismo el único plesbicito realizado fue en Octubre de 1976, cuando se sometió a votación la Constitución socialista elaborada por el Partido Comunista y sometida a discusión en los CDR (Ver) en todo el país. Para la propaganda (Ver) oficial, el pueblo cubano celebra un plesbicito cada día mostrando su apoyo al gobierno y defendiendo la revolución, por lo que no es necesario realizar una consulta popular para comprobar si el castrismo y su política de período especial (Ver) cuentan con el respaldo de la población, pues es evidente que sí cuentan con un apoyo irrestricto (Ver), según la opinión del gobierno. Toda propuesta de plesbicito para aprobar la política del gobierno o la permanencia del régimen comunista es categóricamente rechazada por el gobierno y el Partido, y aún cuando formalmente la constitución autoriza la recogida de firmas para demandar un plesbicito por cualquier razón, la realización de campañas de este tipo es considerada una actividad sediciosa que puede ser juzgada y condenada severamente. La única campaña independiente de recogida de firmas para la modificación de la Constitución se llevó a cabo para el “Proyecto Varela”, conocida por la población por el discurso público del ex Presidente de EEUU Jimmy Carter en la Universidad de La Habana.

 

Plustrabajo: Según Marx es la parte de la jornada de trabajo que el obrero realiza después de crear el valor de su fuerza de trabajo, de la que el capitalista se apropia en lo que constituye la explotación de los trabajadores;  según el Comandante en Jefe (Ver), plustrabajo es el trabajo que los obreros cubanos realizan voluntariamente y sin recibir salario por sobre la jornada de trabajo de ocho horas y en sus días de descanso y vacaciones para construir edificios de microbrigadas (Ver) y obras de carácter social como policlínicos, escuelas y supermercados.

 

Plusvalía: Según Marx plusvalía es el valor creado por los obreros por encima del valor de su fuerza de trabajo, que se apropian los capitalistas, base de la explotación de los trabajadores. En el castrismo los salarios de los obreros se reducen al mínimo posible y el estado se apropia del valor creado por los obreros por encima del valor de su fuerza de trabajo para redistribuirlo en función de los intereses de la sociedad, es decir, según decida el Comandante en Jefe (Ver) que resulta lo más conveniente. En el castrismo contemporáneo los inversionistas extranjeros le pagan en dólares (Ver) al gobierno el salario de los trabajadores cubanos, y el gobierno le paga a los obreros en pesos cubanos, en exiguas cantidades muy por debajo del salario pagado por ellos por los inversionistas extranjeros. En términos de pura teoría de Marx cabe decir que el castrismo explota a los trabajadores cubanos en la medida que se apropia de la plusvalía creada por ellos, si trabajan para el gobierno castrista o si son empleados para un inversionista extranjero.

 

Población indignada: Definición del castrismo para referirse a las turbas paramilitares que realizan mítines de repudio (Ver) o golpean a disidentes (Ver) o personas que se considera deben ‘recibir su merecido’ por declaraciones o acciones contra el Comandante en Jefe (Ver), el Partido (Ver) y la revolución (Ver), consideradas por los castristas como una misma y única cosa. Normalmente, esta población indignada ni siquiera sabe con exactitud a quien está atacando o por que razón lo hace, pues por regla general estos indignados se motivan con el espíritu  de revancha y libertinaje que se propicia en situaciones de mítines de repudio, vociferando y acosando a las personas para intimidarlas y enviar el mensaje de que ‘la calle es del pueblo y la revolución’ (Ver), y no del ‘enemigo’ (Ver).

 

Poder del pueblo: Según el castrismo, el verdadero poder, el más justo y más limpio, muy superior al poder que se establece en las democracias ‘burguesas’: se expresa en el poder que la población ejerce diariamente a través de los órganos de gobierno y del Partido Comunista (Ver).

 

Poder Local: Denominación que se utiliza para identificar los órganos gubernamentales castristas de carácter municipal y local, cuyo alcance es bastante limitado y cuya disponibilidad de recursos es prácticamente nula, producto de la extraordinaria centralización que siempre ha existido en el país y que se ha multiplicado dadas las restricciones y limitaciones del período especial (Ver).

 

Poder Popular: Denominación oficial de los órganos ejecutivo-legislativos-judiciales del gobierno castrista: al no existir la separación de poderes de las democracias modernas, los órganos del poder popular asumen funciones ejecutivas mezcladas con las legislativas, y casi ningún cubano, incluidos militantes del Partido (Ver), saben diferenciar las funciones de estado de las de gobierno, y las ejecutivas de las legislativas. El poder popular, según la constitución de 1976, está compuesto por la Asamblea Nacional del poder popular (Ver) con el Consejo de Estado (Ver) y el Consejo de Ministros, las Asambleas Provinciales con sus comités ejecutivos y sus direcciones administrativas, y las asambleas municipales, que repiten los esquemas provinciales con menos autoridad. En tanta mezcolanza de asamblea nacional, 14 asambleas provinciales y 170 asambleas municipales, con las correspondientes direcciones administrativas y comités ejecutivos, se produce tremenda confusión y en algún momento nadie sabe lo que debe o lo que puede hacer, por lo que el Comandante en Jefe (Ver) interviene para trazar directivas específicas y poner orden en el gobierno, con lo cual todas las autoridades subordinadas obedecen fielmente las órdenes emanadas de las instancias correspondientes (Ver), o del ‘más alto nivel’ (Ver).

 

Policía: Cuerpo armado encargado del orden interior y la lucha contra la delincuencia. En el castrismo se organiza verticalmente en todo el país y se encarga de las tareas comunes a casi toda policía: prevención y control de delitos comunes, criminalística, instrucción judicial, control del tráfico, licencias de conducción; además, en el castrismo la policía se encarga del control de los carnet de identidad (Ver) para controlar a la población, y de los delitos de carácter económico a través de la policía económica (Ver). En los delitos y actividades donde están involucrados extranjeros la tarea se asigna a la dirección de inmigración del Ministerio del Interior (Ver), así como el control de pasaportes, entradas y salidas del país y la tarjeta blanca (Ver). Como el criterio castrista se basa en que la delincuencia común y la contrarrevolución (Ver) se alimentan mutuamente, la policía también desempeña un papel importante como auxiliar de la seguridad (Ver) en la represión contra la población. En la medida que el incremento de la represión se ha ido agudizando en los últimos años al deteriorarse la situación económica y social en el período especial (Ver), y con el auge del turismo extranjero, la policía es cada vez peor vista por la población, y la situación ha obligado al castrismo a ‘importar’ hacia La Habana policías reclutados en las provincias orientales (‘palestinos’) y ofrecerles salarios superiores a los de los profesionales universitarios, para lograr que algunas personas se decidan a incorporarse a este cuerpo armado

 

Policía Económica: Rama de la policía nacional dedicada a la lucha contra los ‘delitos que afectan la economía popular’ (Ver), que abarcan desde la malversación y corrupción (los menos perseguidos y sancionados) hasta los constantes robos a propiedades del estado y la sustracción de productos alimenticios de los almacenes del estado para la venta en bolsa negra (Ver) o para el consumo de la propia familia, que son los más perseguidos y sancionados. La policía económica siente el complejo de hermana menor de la seguridad (Ver), porque aunque trabaja con métodos operativos de agentes informantes, recopilación de información y elaboración de expedientes antes de lanzarse a operar y detener a los presuntos delincuentes, lo que generalmente hace en coordinación con otras ramas de la policía, no recibe el apoyo de la prensa y del gobierno como en la leyenda de los héroes anónimos de la seguridad. Con el incremento del turismo y la actividad de extranjeros en el país en el período especial (Ver), la policía económica tuvo mucha más actividad, pues antes se concentraban en las escasas actividades que operaban con dólares, pero después de la dolarización (Ver) de 1994 y el auge del turismo vive viendo fantasmas en todas partes y no da abasto para detener y procesar a todo el que quisiera detener.

 

Política: Función pública restringida en el castrismo a los órganos del poder, pues no reconoce ni el derecho a constituir una oposición alternativa ni a agruparse políticamente sin autorización del Partido (Ver) y el gobierno, autorización que nunca se otorga aunque se solicite legalmente, ni tampoco se acepta moralmente el derecho a mantenerse aparte de la actividad política, pues resulta repudiable para el castrismo mantenerse apático (Ver).

 

Política de cuadros: Conjunto de regulaciones establecidas centralizadamente por el castrismo para la organización, movimiento, control, desarrollo y superación de los cuadros (Ver), es decir, las directivas de como organizar y dirigir la actividad de los dirigentes (Ver). Más teórica que real, la política de cuadros es una amalgama de resoluciones incompletas, declaraciones y tareas por realizar, que continuamente se están modificando y perfeccionando (Ver) sin que se obtengan los resultados que se desean.

 

Política económica: Conjunto de regulaciones, leyes y decisiones establecidas por el Partido Comunista (Ver) y el gobierno para dirigir ‘científicamente’ (Ver) la economía mediante un sistema de planes quinquenales (Ver) y anuales que garantizan el desarrollo armónico y proporcional de la economía. En términos conceptuales del comunismo, la política económica es trazada por el Partido, haciendo uso del papel rector (Ver) que le corresponde, en sus programas de largo alcance, y convertida por el gobierno en planes quinquenales y anuales. En la realidad del castrismo la política económica la traza y la modifica a su antojo el Comandante en Jefe (Ver) de acuerdo a sus personalísimos criterios, y todo el mundo debe actuar según estas decisiones: en la década del sesenta el Cordón de La Habana (Ver), en el setenta la zafra de los 10 millones, (Ver), después la institucionalización socialista (Ver) y el sistema de dirección de la economía (Ver), luego la rectificación (Ver) y la potencia médica (Ver), más tarde el período especial (Ver) y la dolarización (Ver), después quién sabe que se le pueda ocurrir en el tiempo que le queda.

 

Político de la embajada: Funcionario de la seguridad (Ver) ubicado en todas las embajadas castristas en el extranjero, a cargo de las funciones de inteligencia y contrainteligencia. Al político de la embajada de cada país los funcionarios castristas deben avisar inmediatamente cada vez que un cubano ‘se quedó’ (Ver) en ese país y decide no regresar al paraíso castrista. 

 

Pollo de dieta: Asignación de una libra de carne de pollo sobre la cuota normal de la libreta (Ver) que se vendía racionadamente a personas que por recomendaciones médicas requieren una dieta especial por embarazo, necesitan sobrealimentación o padecen determinadas enfermedades que exigen una alimentación de mayor contenido en proteínas. Desde el desarrollo del Proceso de Rectificación (Ver) y el declinar de la producción y la economía, ya desde antes de la caída del comunismo en 1989, el castrismo estableció restricciones draconianas para dificultar y limitar las recomendaciones de dietas que los médicos emitían, por lo que las personas con acceso al pollo de dieta quedaron limitadas a las más gravemente enfermas o con más dificultades de salud.

 

Por la libre: Denominación popular y oficial para referirse a los poquísimos artículos que se venden sin racionamiento, que pueden adquirirse sin necesidad de presentar la libreta de abastecimientos (Ver). Aún en esos casos, es posible que un producto por la libre se venda en cantidades limitadas, es decir, aún sin necesitar libreta pero sin que puedan adquirirse más de dos o tres unidades por persona.

 

Potencia médica: Uno de los sueños del delirio de grandeza del Comandante en Jefe (Ver) en medio del Proceso de Rectificación (Ver), cuando creyó que la cantidad de médicos graduados en el país y las inversiones realizadas en el sector de la salud pública habían creado las condiciones para convertir a Cuba en potencia médica de carácter mundial. En su irresponsable precipitación, el 'Máximo Líder' (Ver) olvidó considerar que ningún país puede ser una potencia médica sin una verdadera fortaleza económica, sin investigación y desarrollo científico, o sin una sólida industria farmacéutica, o que seguir graduando médicos para poner uno en cada cuadra ‘como los CDR’ (Ver) pero sin el instrumental requerido para diagnosticar y ejercer adecuadamente no resultaba necesariamente un aumento de la calidad de los servicios médicos y sí un proceso inflacionario lanzando dinero a la circulación sin contrapartidas productivas: cuando supuestos medicamentos milagrosos que se desarrollaban en la biotecnología castrista demostraron la dura realidad de requerir años de esfuerzos y abundantes recursos para producir frutos, si llegaban a producirlos, en medio de una industria altamente competitiva internacionalmente, se fue apagando el sueño de la potencia médica y el Comandante en Jefe transformó su discurso en la fundamentación del período especial (Ver) y la denuncia del criminal bloqueo imperialista (Ver).

 

Pre-delictivo: Tipificación del código penal cubano para definir situaciones de ‘peligrosidad’ (Ver) que pueden conducir a delitos. Una situación pre-delictiva permite detener a la persona, juzgarla y condenarla a una sanción menos severa que la correspondiente si se cometiera el delito; pero lo peculiar de este criterio del código castrista es que de todas formas se está sancionando a la persona no por un delito cometido, sino por el que pudiera cometer.

 

Pre-recluta: Denominación oficial en el Comité Militar (Ver) y las Fuerzas Armadas para todo joven del sexo masculino a partir de los 16 años de edad: otorgándoles la condición de pre-reclutas se indica que pueden ser llamados al servicio militar obligatorio (Ver) en cualquier momento, aunque por regla general el llamado se realiza en el año que cumplen los 18 años de edad. Con los pre-reclutas se realiza trabajo educativo (Ver) por parte de la juventud (Ver) y se les va preparando para que se integren a las fuerzas  armadas con interés y entusiasmo (Ver), cosa que no se logra, pues los jóvenes consideran el tiempo en el servicio militar obligatorio como un desperdicio en medio de condiciones extremadamente crueles e innecesarias, sin contar los riesgos de las misiones internacionalistas (Ver) en que pueden verse envueltos.

 

Pre-ticket: Lenguaje popular en la organización de las colas (Ver), el pre-ticket es un pedazo de papel numerado que se entrega en las etapas anteriores a la organización definitiva de la cola como forma de ir reservando un lugar en la fila para cuando se entregan los tickets definitivos, que son ya cartoncitos numerados que dan derecho a ocupar el lugar en la cola definitiva. El pre-ticket exige ‘marcar’ en la cola continuamente o estar presente en los pases de lista periódicos que se realizan para actualizar la información y quitar de las listas a los que no se han presentado al pase de lista, con lo cual los presentes avanzan en las posiciones que les corresponden.

 

Precipitación: Característica que el castrismo otorga a todas las ideas o personas que desean tomar decisiones y actuar para resolver un problema que el gobierno no quiere o no puede resolver. Cuando se declara que se está actuando con precipitación se está queriendo decir que se va a detener la marcha o el avance, que hay que tener paciencia (Ver), que no se va a hacer nada, o que se va a modificar lo que ya se ha hecho, hasta que el problema sea estudiado integral (Ver) y convenientemente, y el Partido (Ver) tome las decisiones requeridas y emita las correspondientes orientaciones (Ver).

 

Premiados: Denominación oficial del gobierno castrista para los trabajadores y todas las personas que reciben premios o condecoraciones otorgadas por el mismo gobierno, sean diplomas o medallas, felicitaciones (Ver) o aplausos. A veces la premiación consiste en un reconocimiento (Ver), a veces el premio consiste en enviar al premiado a la vanguardia de un contingente de cortadores de caña o constructores de microbrigadas (Ver); muy pocas veces la premiación supone premios de carácter material, casi nunca de carácter monetario, como corresponde al espíritu del Che (Ver).

 

Preso político: Prisionero de conciencia o prisionero por realizar actividades tipificadas como de carácter político. Las democracias modernas no tienen presos políticos, pues el derecho a disentir, organizarse políticamente aparte al gobierno, difundir información, reunirse o expresar opiniones se consideran derechos humanos fundamentales (Ver) que deben ser garantizados y respetados. El castrismo tiene una muy peculiar concepción de los derechos humanos y no reconoce la existencia de presos políticos en el país, los identifica y declara como delincuentes (Ver) comunes y los mezcla en las prisiones con presos comunes; cuando es necesario referirse a alguien que es o fue preso político la denominación oficial del castrismo lo designa como recluso contrarrevolucionario (Ver).

 

Previa: Palabra del léxico del reunionismo castrista, cuando se solicita una previa se está pidiendo la palabra en una reunión para intervenir antes que se produzca la intervención que corresponde o se analice el punto que se va a analizar; la previa lo mismo se refiere a proponer un receso de diez minutos para descansar que a un asunto de extrema importancia o urgencia que no ha sido incluido en el orden del día de la reunión.

 

Primavera Negra: Primavera del 2003, cuando tres adolescentes de la raza negra, por un intento de secuestro de embarcación que no provocó muertes ni heridos, fueron juzgados sumariamente y fusilados por órdenes directas del Comandante en Jefe (Ver) como escarmiento, y posteriormente setenta y cinco disidentes y periodistas independientes fueron enviados a prisión con penas de hasta 25 años de cárcel, acusados de propaganda enemiga (Ver) y ser mercenarios (Ver) del imperialismo (Ver).

 

Primer Secretario: Máximo cargo en jerarquía en los Partidos comunistas (Ver), tanto en el comité central (Ver) como en los provinciales y municipales; en ocasiones existe el cargo de Segundo Secretario, segundo de a bordo, y el castrismo en los años setenta inventó el cargo de tercer secretario provincial del Partido, que nadie sabía exactamente lo que debería hacer ni para que servía. Aunque no es requisito constitucional, en el castrismo el Primer Secretario del Partido es simultáneamente jefe de estado y de gobierno y también Comandante en Jefe (Ver).

 

Principios: Denominación castrista de las ideas, criterios y lineamientos que constituyen la médula de las concepciones ideológicas y políticas en que se basa la revolución (Ver), y de las que se derivan las políticas y actividades del Partido (Ver) y el gobierno. Supuestamente, los principios son sagrados e inconmovibles, y no pueden ser objeto de negociación o modificación bajo presión: cuando algo se considera una cuestión de principios significa que no puede ser modificado ni negociado. A pesar de la algarabía castrista sobre los principios, cada vez que alguno de estos principios ha debido ser modificado o erradicado por conveniencias del castrismo ha desaparecido de la escena sin penas ni gloria y no se ha mencionado más: cuestiones tan de principios como el destierro de por vida de los apátridas (Ver) desaparecieron cuando fueron necesarios los dólares (Ver) de la gusanera (Ver), o la prohibición de admitir a los creyentes en el Partido desapareció cuando fue necesario mejorar la imagen ante América Latina. Los principios del castrismo son ‘principios’ o ‘finales’ en dependencia de sus intereses y necesidades.   

 

Priorizado: Algo que ha recibido prioridad: si deben atenderse catorce o quince asuntos a la vez es imposible hacerlo, entonces la lógica de la priorización supone definir los dos o tres más importantes para concentrar las mayores energías sobre esos; la característica de la priorización en el castrismo es su carácter indiscriminado y su definición de manera irresponsable y festinada y no respondiendo a una estrategia de largo plazo: las inversiones que realiza el estado castrista son priorizadas cuando deben recibir preferencia en la asignación (Ver) de recursos que realiza el Comandante en Jefe (Ver), pero hubo momentos en los años ochenta que existían ciento cincuenta o ciento sesenta inversiones en desarrollo, de las cuales noventa o cien se catalogaban como priorizadas, con lo cual la priorización dejaba de jugar el papel que le corresponde como una herramienta de dirección.

 

Problema político: Definición castrista de los problemas que se considera deben ser abordados y controlados por el Partido (Ver) y no por las administraciones estatales o instituciones de gobierno, lo que significa que se hará al margen del gobierno y a despecho de la legislación establecida, pues los problemas que se consideran políticos son atendidos por el Partido, que ejerce el papel rector (Ver) autoasignado y legitimado por la constitución (Ver), y se considera que tiene facultades para decidir y actuar como considere apropiado, emitiendo las consabidas orientaciones (Ver) desde las instancias correspondientes (Ver). El máximo nivel de decisión en los llamados problemas políticos corresponde al Buró Político (Ver) del Partido, y en última instancia, al Comandante en Jefe (Ver).

 

Problemas objetivos: En la terminología del castrismo problemas objetivos son los problemas cuya solución está más allá de la voluntad de resolverlos, pues requieren recursos de los cuales el Comandante en Jefe (Ver) no dispone: si un problema se declara objetivo se quiere decir que solamente podrá ser resuelto cuando se disponga de los recursos necesarios, lo que equivale a decir nunca; los principales problemas objetivos en el castrismo son: alimentación, vivienda, transporte, energía eléctrica, acueducto, alcantarillado, comunicaciones, vestuario, calzado, condiciones de vida, tiempo libre de los ciudadanos y muchos más, que durante más de cuarenta años han agobiado a la población sin que se haya buscado o encontrado una verdadera solución.

 

Problemas subjetivos: Problemas cuya solución no depende de la disponibilidad de recursos, sino de decisiones de dirección requeridas en el momento adecuado y en la dirección adecuada. Que un problema sea considerado subjetivo en el castrismo no quiere decir que necesariamente se resolverá, pues depende también de la decisión que tome el Comandante en Jefe (Ver), actitud y actuación de los cuadros (Ver), modificaciones requeridas en la legislación, o aprobaciones en las instancias correspondientes (Ver), que no siempre emiten las orientaciones (Ver) en el momento adecuado ni lo suficientemente acertadas para resolver los problemas.

 

Procedimiento penal: Reglamentación de procedimientos judiciales y penales del castrismo para la instrucción de las causas, confección de expedientes y desarrollo de los juicios (Ver). De carácter draconiano y absolutamente antidemocrático, establece regulaciones para declarar secretos los expedientes de la instrucción y limitarlos al acceso de los abogados defensores hasta muy poco tiempo antes de los juicios, lo que impide la preparación adecuada de la defensa; limita el acceso de público a los juicios y establece requisitos y condiciones para su celebración que limitan el acceso de familiares de acusados; al no existir los jurados como en la ley anglosajona, sitúa en manos del tribunal simultáneamente la determinación de culpabilidad y la imposición de sanciones; no permite recursos de habeas corpus ni impide la detención indefinida de personas sin la presentación de acusaciones correspondientes, no establece límites a estas detenciones y autoriza la incomunicación de los detenidos por largos períodos, negándole el acceso hasta a los abogados defensores designados.

 

Progresista: Definición oficial del castrismo para cualquier persona que manifiesta opiniones o desarrolla conductas que resultan favorables al castrismo o el comunismo, pero que no pueden ser catalogadas como revolucionarios o comunistas, pues ni ellos mismos lo permitirían. También se utiliza el concepto para definir personalidades históricas de tiempos pasados que a los ojos del castrismo tuvieron una actuación positiva pero sin llegar a reunir los requisitos castristas para ser considerado un revolucionario.

 

Proletariado: En la terminología de Marx el proletariado lo forman las personas absolutamente desposeídas de recursos, aquellos que no poseen para producir más que capacidad para trabajar, su fuerza de trabajo, que venden a los capitalistas a cambio del salario. Aunque supuestamente en el mundo del socialismo no debía existir el proletariado, pues los trabajadores son dueños de los recursos y no hay capitalistas a los cuales vender su fuerza de trabajo, es típico del comunismo, y específicamente el castrismo, hablar del proletariado cuando se quiere determinado alejamiento de los profesionales e intelectuales que siempre se miran con determinada desconfianza por el Partido Comunista (Ver) que dice representar a la clase obrera, o cuando se va a exigir a los trabajadores otro esfuerzo extra o un sacrificio (Ver) mayor,  y entonces se habla del proletariado en términos emocionales y se apela a su voluntad y su conciencia.

 

Propaganda: Componente de especial importancia en el sistema de educación (Ver) política del castrismo, que se basa en la educación y propaganda para elevar la conciencia (Ver) de los trabajadores y el pueblo en general. El mecanismo de propaganda del castrismo es gigantesco, y siempre comienza con acusar al imperialismo (Ver) y al enemigo (Ver) de ser maestros de la propaganda para confundir a los trabajadores. En realidad, la propaganda complementa al sistema de educación escolar y estudios partidistas, y se refuerza mutuamente con estos sistemas. Insiste en determinados temas recurrentes y sencillos, tales como la maldad del imperialismo, la tragedia de Cuba precastrista y lo maravilloso de la sociedad castrista, la supuesta disposición de todos y cada uno de los cubanos a morir por el Comandante en Jefe (Ver), y lo terrible que sería regresar al pasado. Sobre estos temas se lanzan torrentes inagotables de propaganda: todos los periódicos y revistas, todas las emisoras de radio y televisión, los noticieros de cine, las vallas anunciadoras, los ‘pósters’ y pasquines, y cuanto medio de diseminación de información existe; se estudia en círculos de estudio (Ver), se elaboran artículos, conferencias científicas (Ver) y ponencias, y se repite la misma letanía eternamente, hasta que se consigue colocar en el cerebro de la población frases, consignas e ideas de la propaganda como si fueran razonamientos naturales o evidentes. Y a pesar de todo, continuamente las personas desconfían, razonan y se dan cuenta, se alejan del castrismo, abandonan el país, se integran a la disidencia, o se distancian con el mecanismo de la doble moral (Ver), aparentando creer y apoyar, para vivir su intimidad disidente burlándose del castrismo.

 

Propaganda enemiga: Concepto del léxico oficial castrista para definir todo tipo de diseminación de informaciones que resulten inconvenientes o desagradables al castrismo, desde noticias y comentarios hasta opiniones o informaciones históricas, estadísticas o económicas. Dentro del concepto de propaganda enemiga el castrismo incluye publicaciones religiosas, medios de prensa de otros países, documentos de la disidencia, libros y obras de arte de reconocido valor internacional, creación artística de los apátridas (Ver), películas que exaltan al enemigo (Ver), criterios que afecten la imagen del Comandante en Jefe (Ver),  y cualquier otra cosa que se le pueda ocurrir al castrismo definir en este sentido. La propaganda enemiga es severamente sancionada en el código penal castrista, y los acusados de realizarla, que puede ser prácticamente cualquier persona, pueden ser sancionados a varios años de cárcel. Con esta figura delictiva se condenó a los disidentes de la Primavera Negra (Ver) del año 2003.

 

Proposición: Léxico oficial castrista para referirse a los asuntos que interesa al Partido (Ver) o al gobierno poner en práctica, y que se presentan como proposición en una asamblea o reunión (Ver) por parte de un militante (Ver) aislado o de una persona que no tiene militancia, como si fuera una proposición de carácter personal o una iniciativa independiente, pero que en realidad ha sido producto de una orientación del Partido o el gobierno, como cuando ‘un miliciano del pueblo’ se para en el congreso (Ver) del Partido (como si pudiera hacerlo sin autorización) y presenta la proposición de renunciar a las vacaciones y al descanso dominical para participar en la preparación combativa de las milicias (Ver) y estar mejor preparados para la guerra de todo el pueblo (Ver).

 

Propuestas: Propuestas de personas para cargos de dirección o determinada responsabilidad en las organizaciones de masas (Ver) o el Partido (Ver). En ocasiones el Partido presenta la propuesta de designar para dirigir una organización en Pinar del Río a una persona que hasta ahora ha estado trabajando en Oriente y que nadie conoce en Pinar del Río, pero la propuesta se aprueba por unanimidad (Ver) por los presentes y la persona se traslada a la nueva provincia donde ha sido elegido para ocupar las nuevas responsabilidades. En 1976, cuando se acercaba la constitución de las asambleas provinciales del poder popular (Ver), el Partido publicó en sus documentos internos los nombres y fotos de los dirigentes propuestos como presidentes de las 14 asambleas provinciales que se constituirían semanas después, algunos de los cuales ni siquiera residían en la provincia para la que se proponían. Las catorce propuestas, sin excepción, fueron aprobadas por las asambleas provinciales.

 

Protocolo: Ceremonial correspondiente a las funciones de gobierno y relaciones exteriores. En el castrismo han proliferado las llamadas casas de protocolo (Ver) en la capital, las provincias y municipios, supuestamente creadas para recibir visitas de personalidades, pero en realidad destinadas a la celebración de actividades (Ver), donde los altos dirigentes (Ver) se reúnen muy pocas veces para recibir verdaderas personalidades, y la mayoría de las veces para ‘atender’ a los dirigentes que vienen en visitas de trabajo, o a descansar, o a participar en una reunión (Ver).

 

Publicista: Palabra del léxico oficial castrista de fuerte acento soviético para referirse a personas extranjeras vinculadas con la edición de libros y revistas favorables a la imagen del castrismo y el comunismo.

 

Pueblo: Una de las palabras preferidas en la demagogia del léxico oficial castrista, el pueblo se menciona cuando el castrismo necesita apoyo o cuando exige nuevos sacrificios (Ver) y más privaciones. El gobierno castrista y el Comandante en Jefe (Ver) personalmente continuamente declaran que cuentan con el apoyo del pueblo y que el pueblo defiende la revolución (Ver) con las armas en la mano, pero se cuida extremadamente de que ese pueblo pueda tener acceso al armamento: las instalaciones donde se almacenan las armas que el pueblo debe utilizar en su defensa (Ver) son celosamente custodiadas y el acceso a las mismas es estrictamente prohibido; se declara que se cuenta con el pueblo para tomar decisiones, pero la mayoría de las veces ese pueblo se entera de las decisiones cuando habla el Comandante en Jefe (Ver); se declara que todo lo que se hace es por el bienestar del pueblo, pero ese pueblo cada vez vive en peores condiciones y con mayores limitaciones, y sin la menor posibilidad de influir en la toma de decisiones o en el cambio de la política establecida.

 

Pueblo de Estados Unidos: Léxico de la demagogia oficial castrista para justificar el absurdo e innecesario enfrentamiento con Estados Unidos en aras del poder unipersonal del Comandante en Jefe (Ver). Se declara que el enfrentamiento del castrismo no es con el pueblo de Estados Unidos sino con su gobierno, dando a entender que el gobierno libremente electo no representa al pueblo de Estados Unidos; el castrismo declara una supuesta simpatía por el pueblo de Estados Unidos, pero en 1962 no vaciló en instalar misiles nucleares en territorio cubano ni en presionar al gobierno soviético para que los disparara contra ese mismo pueblo por el que dice sentir simpatías.

 

Pureza ideológica: Referencia del léxico oficial castrista para explicar el absurdo aislamiento ideológico internacional del castrismo y su empecinamiento en una política inefectiva e ineficaz mantenida para garantizar el poder absoluto unipersonal del Comandante en Jefe (Ver), quien  hace gala de enarbolar una ideología químicamente pura que no debe ser contaminada con las infecciones del pensamiento burgués o del pensamiento claudicante; para el castrismo el derrumbe del comunismo no constituyó la mejor prueba de su ineficacia e impracticabilidad, sino una traición de los dirigentes comunistas europeos que entregaron el poder sin disparar un sólo tiro (con excepción de Rumania).

 

E N L A C E S

A  B  C  D  E  F  G  H  I   J  K  L  M

N  O  P  Q  R   S  T  U  V  W  X  Y  Z

 PRESENTACIÓN

PORTADA

ENVÍE SUS SUGERENCIAS DE NUEVAS PALABRAS