DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO

                     CÓDIGOS Y LENGUAJE DE LA NOMENKLATURA

J

 

Jefe de Estado: Máxima autoridad de un país, que lo dirige y lo representa ante la comunidad internacional, y que tiene asignadas determinadas atribuciones y funciones universalmente reconocidas. El 'Máximo Líder' (Ver) estuvo al frente del país desde 1959 hasta 1976 sin ostentar otro título que el de Comandante en Jefe (Ver) o Primer Ministro, o ambos, y actuando y decidiendo como le parecía conveniente sin rendir cuentas ante nadie. Nombrado formalmente jefe de estado desde 1976 hasta la fecha, mantiene además los cargos de presidente del Consejo de Ministros, Comandante en Jefe y Primer Secretario del Partido Comunista. Sin embargo, en los casi 30 años que se ha mantenido formalmente como jefe de estado nunca, en ninguna circunstancia, ha recibido las cartas credenciales de ningún embajador de ningún país del mundo, ni ha transferido sus cargos, ni siquiera temporalmente, por razones de salud.

 

Jinetera: Prostituta a tiempo completo o parcial que ofrece sus servicios carnales en dólares (Ver) a turistas y extranjeros en el país. En el lenguaje oficial sería el equivalente a una ‘diploprostituta”. Aunque el castrismo alardeó durante muchos años de haber erradicado definitivamente la prostitución, las pésimas condiciones de vida de la población y los privilegios que el castrismo concede continuamente a los extranjeros propiciaron el desarrollo y ampliación de la prostitución, y el gobierno tuvo que mirar para el otro lado porque estaba interesado en que los dólares quedaran en manos cubanas, pues más tarde o más temprano tendrían que llegar a las arcas del gobierno a través de las diplotiendas (Ver). Cuando la situación alcanzó niveles de escándalo el Comandante en Jefe (Ver) defendió la situación diciendo que se hablaba de las jineteras para desprestigiar a la revolución (Ver) cubana, pero que en todo caso las jineteras cubanas eran las prostitutas ‘más cultas y más sanas’ del mundo.

 

Jornada: Período de tiempo en que se solicita trabajo extraordinario y nuevos sacrificios a la población con el pretexto de la celebración de jornadas de reconocimiento y recordación a determinados acontecimientos. Las jornadas más utilizadas son la primera que se creó, la ‘jornada de Girón’, con trabajo extraordinario desde finales de Marzo y todo el mes de Abril hasta el primero de Mayo, y la ‘jornada Camilo-Che’ del 8 al 28 de Octubre de cada año. Además hay jornadas como ‘triunfo de la revolución’ (Ver) alrededor de Diciembre, Maceo-Che en Junio o de los CDR (Ver) en Septiembre.

 

Jornada de trabajo: Horario de trabajo que debe rendir el trabajador, según la ley deben ser 44 horas semanales con pago de 48 horas (logrado por los trabajadores cubanos desde mucho antes del castrismo), pero prolongada por el gobierno castrista con los ‘maratones productivos’, los ‘trabajos voluntarios’ (Ver), los ‘Domingos rojos’ (Ver) y todos los pretextos posibles para hacer que las personas trabajen más. El Comandante en Jefe (Ver) definió en medio del Proceso de Rectificación (Ver) la jornada de trabajo como ‘sagrada’, y enseguida se eliminaron hasta los recesos de merienda de las empresas y oficinas.

 

José Martí: Héroe nacional cubano del siglo XIX, padre de la independencia de Cuba, constantemente mencionado por el Comandante en Jefe (Ver) como el ‘autor intelectual’ de la revolución (Ver) cubana. Para la propaganda (Ver) oficial castrista José Martí es la inspiración de toda la obra revolucionaria, y todo la maravillosa realidad cubana de hoy en el castrismo se corresponde con el sueño de Martí. Se utilizan sus frases aisladas, como la famosa de “viví en el monstruo y le conozco las entrañas’ para justificar la permanente hostilidad frente a Estados Unidos por parte del gobierno castrista, y se rebuscan algunas de sus ideas para fundamentar barbaridades económicas como el plan de las escuelas en el campo (Ver). Sin embargo, se ocultan cuidadosamente muchas ideas fundamentales de José Martí sobre las libertades individuales y los derechos de los ciudadanos libres, nunca se mencionan ni se estudian, y el gobierno acapara para sí, como en todo, el derecho de rendirle los homenajes oficiales a Martí, a la vez que impide cualquier manifestación de homenaje que no esté debidamente autorizada por las ‘instancias correspondientes’ (Ver).

 

Júbilo popular: Lenguaje oficial de la prensa castrista para referirse a la supuesta alegría y felicidad de los cubanos por algún acontecimiento que el castrismo considera importante: júbilo popular por la visita de Brezhnev, júbilo popular por el discurso (Ver) del Comandante en Jefe (Ver), júbilo popular por las medidas contra los delincuentes (Ver), júbilo popular por el comienzo del congreso del Partido (Ver), júbilo popular por cualquier cosa que se desee destacar, aunque no haya verdadero júbilo ni mucho menos sea popular.

 

Juicio: Proceso jurídico donde el estado castrista acusa a una o varias personas a través de la fiscalía (Ver) y lo presenta ante un tribunal con funciones de decidir la culpabilidad y determinar la condena. Los abogados actúan en muy difíciles condiciones y sin conocer con tiempo el expediente judicial (Ver), o son abogados de oficio que deben asumir el caso como parte de sus funciones, la presencia de público es estrictamente restringida y la información a la prensa, cuando existe, es limitada y siempre desde la posición oficial. Consecuentemente, cuando un ‘revolucionario’ es juzgado en otro país por cualquier delito, en un juicio con todas las garantías procesales y abierto al público, el juicio se denomina ‘farsa’ por la prensa oficial castrista.

 

Jurista: Graduado de la Escuela de Derecho de las universidades cubanas, donde se abolió la denominación de abogado y se utiliza la de jurista o Licenciado en Ciencias Jurídicas.

 

Justicia: Si es de parte del gobierno castrista la administración de justicia se define oficialmente como absolutamente justa, limpia e imparcial. Cuando es la administración de justicia por parte de otro gobierno y que afecta al castrismo, es solo una farsa judicial al servicio de los más viles intereses del imperialismo (Ver) y sus lacayos (Ver).

 

Juventud Comunista: Nombre que habitualmente se utiliza en el castrismo para referirse a la Unión de Jóvenes Comunistas, que es la organización política, no de masas (Ver), para agrupar a los jóvenes hasta los 27 años de edad, momento en que son promovidos al Partido (Ver) si reúnen los requisitos establecidos, o desactivados como militantes. La Unión de Jóvenes Comunistas surgió de la fusión de los llamados Jóvenes Rebeldes con la juventud del antiguo Partido Socialista Popular (Comunista), y en 1962 adoptó su nombre actual, aunque por nostalgia de militancia muchos le siguen llamando ‘la juventud’. Esta organización repite en paralelo los esquemas organizativos del Partido Comunista, pero con diferentes nombres: no hay Buró Político (Ver) sino buró nacional, no hay comité central (Ver) sino comité nacional, no hay núcleos (Ver) sino comités de base (Ver). Algunos secretarios generales de la juventud comunista han sido promovidos por el Comandante en Jefe (Ver) al Buró Político o el secretariado (Ver), pero otros no han tenido tanta suerte: uno de ellos terminó sin penas ni gloria dirigiendo un plan ganadero, y otro cumple veinte años de prisión condenado en un sonado escándalo (Ver) de malversación y corrupción.

 

E N L A C E S

A  B  C  D  E  F  G  H  I   J  K  L  M

N  O  P  Q  R   S  T  U  V  W  X  Y  Z

 PRESENTACIÓN

PORTADA

ENVÍE SUS SUGERENCIAS DE NUEVAS PALABRAS