DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO

                     CÓDIGOS Y LENGUAJE DE LA NOMENKLATURA

D

 

Decadencia: Tendencia al debilitamiento y la autodestrucción que el castrismo atribuye automáticamente a los Estados Unidos y las sociedades capitalistas en general bajo el fundamento teórico comunista de que en el enfrentamiento entre capitalismo y socialismo el capitalismo representa la decadencia. En el plano ideológico la decadencia se atribuye a las sociedades y gobiernos y a todas las formas de manifestación espiritual: cultura, arte, literatura, moral, ética, religión, ciencias sociales. Sin embargo, a pesar de los reclamos sobre la decadencia, el Comandante en Jefe (Ver) personalmente y toda la nomenclatura (Ver) sienten un gusto especial por las manifestaciones de esa ‘decadencia’ como autos, comodidades, equipos de audio, relojes costosos y teléfonos celulares, entre otras cosas.

 

Dedicación: Acción de dedicarse en cuerpo y alma a las tareas de la revolución (Ver), la dedicación supone poner en primer plano las tareas y consignas del momento, por sobre los intereses personales, la familia y las necesidades, es decir, dejar de ser una persona con intereses específicos y personalidad propia para convertirse en una pieza de la maquinaria gubernamental castrista y sus intereses.

 

Defensa: Denominación simbólica de las actividades militares, todas las cuales se consideran ‘defensivas’ o de ‘defensa’ aunque se trate de la participación en la guerra de Angola a miles de kilómetros de distancia del país, o el envío de ‘combatientes internacionalistas’ (Ver) a los países latinoamericanos. El calificativo se extiende a las actividades militares en los gobiernos amigos, incluyendo países comunistas, sandinistas y tercermundistas en general. Por el contrario, las actividades militares de Estados Unidos y otros países ‘imperialistas’ (Ver) o ‘enemigos’ (Ver) son consideradas como actos de guerra o agresión (Ver).

 

Delegado del Poder Popular: Delegado a la Asamblea municipal del Poder Popular (Ver), órgano de poder municipal. Como en la teoría leninista del estado no existe la separación de poderes, la asamblea municipal asume funciones de gobierno y de legislación local. Los delegados son electos entre diferentes candidatos (Ver) en cada circunscripción electoral, y constituyen la asamblea municipal (equivalente a concejales), encargada de designar al presidente del poder popular municipal (el equivalente del Alcalde) y los funcionarios del gobierno municipal. Dada la intromisión del Partido (Ver) en el proceso electoral, y el control del aparato municipal del Partido sobre el gobierno municipal, su independencia es casi nula. Sin embargo, el delegado debe recibir a sus electores para escuchar sus opiniones y reclamaciones y reunirse periódicamente con ellos para rendir cuentas de su gestión, en aburridas asambleas donde los problemas no pueden ser resueltos por falta de autoridad y recursos, pero que se anuncian en la prensa oficial castrista como ejemplos de la verdadera democracia.

 

Delincuente: Persona que comete delitos, la palabra se utiliza con más énfasis cuando se aplica a personas consideradas contrarrevolucionarias. La legislación castrista no reconoce los presos políticos (Ver) ni los delitos de conciencia, por lo que todos los casos de carácter político son tratados como delincuencia común en los procedimientos judiciales y las sanciones penales.

 

Delitos contra la economía popular: Tipificación del código penal castrista para reprimir las actividades de negocios por cuenta propia (no estatales) a las que se acusa de tomar recursos del estado para operar, violar reglamentaciones vigentes o participar en ‘enriquecimiento ilícito’ (Ver).

 

Demanda popular: Palabra de la demagogia castrista que se utiliza cuando se quiere establecer alguna decisión que puede resultar impopular. Determinados militantes (Ver) escriben al libelo ‘Granma’ (Ver) o se manifiestan en una asamblea solicitando algo que se les ha ‘orientado’ (Ver) que deben solicitar, por ejemplo, ser más rigurosos en la lucha contra los delincuentes (Ver) o establecer controles más estrictos para que los salarios no sean elevados ‘injustificadamente’. Entonces el gobierno toma la decisión y establece determinadas reglamentaciones respondiendo a la ‘demanda popular’ en ese sentido.

 

Democión: Traslado de un cuadro (Ver) a una responsabilidad de menor importancia o sin ninguna responsabilidad por un mal trabajo realizado de acuerdo a los estándares considerados adecuados por el gobierno o el Partido (Ver). El lenguaje popular define al cuadro demovido como ‘tronado’ (Ver).

 

Democracia: Contenido y forma del gobierno castrista según la propaganda oficial, considerado como una ‘nueva forma’ de democracia más justa, completa y cabal, aunque no se celebren elecciones, se reprima la disidencia y se conculquen todos los derechos a la libre expresión, información o movimiento de las personas. Consecuentemente, la verdadera democracia representativa con su separación de poderes, multipartidismo, elecciones libres y derechos inalienables de los ciudadanos se considera como una ‘farsa’, ‘espejismo’ o “multiporquería”.

 

Denuncia: Cualquier acusación que el gobierno castrista presente sobre cualquier cosa en organismos internacionales contra los Estados Unidos es considerada como una ‘denuncia del imperialismo’ (Ver). Contrariamente, si es el gobierno de Estados Unidos o de cualquier otro país quien acusa al gobierno castrista de algo, entonces se considera una agresión o provocación contra la revolución (Ver) cubana: la propaganda oficial SIEMPRE identifica la revolución, el gobierno y el Comandante en Jefe (Ver) como una sola cosa.

 

Departamento de América del Comité Central: Teóricamente es un departamento del Comité Central del Partido Comunista (Ver) que atiende relaciones exteriores con el continente americano, pero en realidad es una dependencia de la Seguridad del Estado (Ver) encargada de labores de inteligencia (Ver) en el continente americano: en cada delegación que visita un país de América Latina (profesores, médicos, deportistas, artistas, funcionarios, científicos) se incluye un ‘cuadro’ (Ver) del departamento de América, encargado de recopilar información de inteligencia y establecer contactos con los Partidos comunistas y otros amigos del castrismo, transmitir informaciones o entregar recursos financieros o de otro tipo que serán utilizados en esos países en función de los intereses castristas. Desde su creación hace muchos años ha estado dirigido e integrado por funcionarios del servicio de inteligencia del castrismo.

 

Departamento de Orientación Revolucionaria (DOR): Departamento del Partido Comunista (Ver) encargado de la ‘educación (Ver) política e ideológica’ de la población, tiene a su cargo la elaboración y ejecución de la propaganda (Ver) política, la “educación de la población en los principios” (Ver), la divulgación del pensamiento y discursos del Comandante en Jefe (Ver), la fiscalización y control de la prensa escrita, radial y televisiva, la autorización y clasificación de noticias que deben ser publicadas o no, la ‘corrección’ de los discursos (Ver) para versión oficial (eliminando o modificando frases o criterios inconvenientes) y muchas otras tareas, y extiende su influencia sobre la difusión de noticias y publicaciones, la enseñaza escolar en todos los niveles y todas las manifestaciones del arte y la cultura.

 

Departamento Técnico de Investigaciones (DTI): Dependencia policial del Ministerio del Interior (Ver) encargada de tareas de investigación, interrogatorio y utilización de técnicas policiales en la lucha contra el delito común; en muchas ocasiones trabaja en coordinación con los órganos de la seguridad (Ver) y con técnicas similares, y los apoya en las tareas de investigación. Estrechamente vinculado a la ‘policía económica’ (Ver) en la represión de la malversación y los ‘delitos contra la economía popular’ (Ver).

 

Dependencia: Palabra incorporada al léxico general oficial castrista en estrecha vinculación con independencia (Ver), se utiliza para caracterizar las relaciones de cualquier país con otro cuando se quiere destacar que no son países realmente independientes porque están ‘sometidos’ al imperialismo (Ver). Cuando se habla del gobierno castrista, naturalmente, no existe dependencia sino independencia, pues Cuba no está ‘sometida al imperialismo’. Las relaciones con la Unión Soviética siempre se definieron oficialmente dentro del marco del respeto, el interés mutuo y la independencia absoluta. La dependencia real del castrismo a la economía soviética y a su política exterior nunca se ha reconocido. En decisiones tan abyectas como no participar en las Olimpiadas de 1984 en Los Ángeles alegando ‘razones de seguridad de los atletas’, cuando los deportistas cubanos no solo participan en eventos deportivos en Estados Unidos sino que se desesperan por hacerlo, no se reconoce como un gesto que demuestra la dependencia del castrismo hacia la política exterior soviética, y se anuncia como un acto de ‘solidaridad’ (Ver).

 

Deporte: Denominación general de las actividades deportivas organizadas y dirigidas por el estado castrista. A pesar de la propaganda (Ver) y del caballo de batalla del deporte como uno de los ‘logros de la revolución’ (Ver) y de los excelentes resultados internacionales de los deportistas cubanos, el deporte en el castrismo es un ‘arma de la revolución’ (Ver), y la participación en eventos y equipos deportivos está reglamentada en función de los intereses gubernamentales. Para competir en el exterior se exige ‘confiabilidad’ (Ver) y la autorización a viajar al exterior en un equipo deportivo depende de la ‘seguridad’ (Ver). Mientras se crean condiciones de alta tecnología para el deporte llamado de ‘alto rendimiento’ (competencias internacionales donde se obtienen medallas y “reconocimiento”, la asignación de recursos, mantenimiento y disponibilidad de campos, equipos y tecnología para el deporte masivo de la población es casi nula o inexistente.

 

Deporte rentado: Forma peyorativa de referirse al deporte profesional que se practica en todo el mundo, en contraposición al deporte ‘aficionado’; el profesionalismo está prohibido por ley en el castrismo, para desestimular a los deportistas cubanos a abandonar el país y contratarse en equipos profesionales. Sin embargo, cuando los intereses gubernamentales lo requieren, no existen reparos en competir frente al deporte rentado (beisbol, futbol) si puede servir como propaganda (Ver) o ingreso de moneda fuerte para el gobierno. Cuando los deportistas cubanos participan en competencias internacionales que ofrecen premios en metálico o pagan por la participación, el dinero va a manos de gobierno, que entrega a los deportistas un pequeño porciento de lo recibido. En años recientes, deportistas cubanos son autorizados a participar como profesionales en otros países si buena parte de sus ingresos terminan en las arcas del gobierno.

 

Derecho de asilo: Derecho establecido en todos los países de América Latina y reconocido en convenciones internacionales, de solicitar protección por parte de otro gobierno si una persona o grupo de personas considera que existe un peligro fundado de ser detenido por actividades de carácter político. Normalmente, la persona se dirige a la embajada de ese país y se ‘asila’, correspondiendo al gobierno protector ejecutar los trámites correspondientes para la protección y traslado del ‘asilado’ al país que otorga asilo. Aunque el gobierno castrista utiliza el derecho de asilo para dar protección a los ‘revolucionarios’ en América Latina (incluyendo terroristas y malversadores) no reconoce el derecho en su propio país, donde se custodian fuertemente las embajadas para evitar el acceso de los cubanos, y negando el derecho a abandonar el país a quienes logran entrar a una embajada. La única experiencia castrista en este sentido, al retirar la custodia de la embajada de Perú en La Habana en 1980, provocó la entrada de más de 10,000 personas a la embajada en 24 horas y desencadenó la crisis del Mariel (Ver).

 

Derechos de autor: Derecho reconocido universalmente a cada autor de proteger su creación cultural, artística o científica, autorizar su divulgación y  recibir una remuneración por ello. Los derechos de autor fueron ‘nacionalizados’ por el Comandante en Jefe (Ver) en la década de los sesenta en medio de la ‘Ofensiva Revolucionaria’ (Ver), con lo cual se eliminó solicitar autorización a todo creador para divulgar todo aquello de su obra que se consideraba de necesidad o interés en el país, así como la obligación de pagar por ello, se estableció el derecho a “fusilar” (Ver) literariamente las obras y publicaciones, y se eliminó el pago a los creadores cubanos por su obra.

 

Derechos humanos: Derechos naturales de todo ser humano, reconocidos en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre de la cual Cuba es firmante, sistemáticamente violados por el gobierno castrista, quién simultáneamente proclama el absoluto respeto a los derechos humanos en Cuba y acusa al resto de los países de violarlos sistemáticamente. En el castrismo la legislación vigente prohíbe derechos humanos elementales como la libertad de expresión, de asociación, de información o movimiento, alegando intereses de la revolución (Ver) o razones de seguridad.

 

Desafecto: Palabra con que el castrismo define a las personas que no simpatizan con ‘la revolución’ (Ver), pero que en ese momento, por cualquier razón, no es conveniente llamarles ‘gusanos’ (Ver) o ‘contrarrevolucionarios (Ver)’.

 

Desarrollo: Concepto económico-social que se menciona constantemente en la propaganda oficial castrista en contraposición al ‘subdesarrollo’ (Ver). Según esta propaganda (Ver), los males de la Cuba precastrista eran producto del ‘subdesarrollo’ en que el imperialismo (Ver) y la burguesía (Ver) tenían sumida a la nación: afortunadamente, con la revolución (Ver) castrista se eliminaron las condiciones del subdesarrollo, y todo el proceso económico que se lleva a cabo tiene como objetivo lograr el desarrollo económico del país, condición que debe alcanzarse en un futuro (Ver), sin definir cuando. Como refuerzo a estos criterios, se entresacan estadísticas de determinados resultados y se comparan con los países desarrollados: las dos cifras más utilizadas son los índices de mortalidad infantil y la cantidad de médicos por habitante: en el resto de los indicadores estadísticos del desarrollo de las naciones no se mencionan estadísticas, y a veces ni se mencionan estos indicadores.

 

Desastre natural: Fenómeno causado por la naturaleza (Ver) que afecta al país, básicamente huracanes, sequías o inundaciones; en Cuba no existen terremotos, volcanes, tornados, heladas, olas de calor, desplazamientos de tierra o avalanchas, pero los desastres naturales son una constante referencia por parte del gobierno castrista para justificar la continua crisis económica y el fracaso absoluto de la ‘agricultura socialista’ y de la producción.

 

Desempleo: Mal crónico e inevitable de las sociedades capitalistas, según la teoría marxista. En el castrismo y todos los países del campo socialista (Ver) la propaganda (Ver) proclamaba que el desempleo fue erradicado ‘para siempre’ gracias a la nacionalización de la economía, pero en realidad gracias a “inflar” la cantidad de trabajadores ubicados en cada lugar, con el consiguiente descenso en productividad, disciplina y eficiencia, y el aumento desmedido de los costos de producción. Con los procesos castristas de lucha contra el burocratismo (Ver) los trabajadores desempleados eran declarados ‘disponibles’ o ‘en proceso de reubicación’ y se les garantizaba un ingreso salarial, pero en la infinita crisis galopante del “período especial” (Ver) se perdió la hoja de parra y los trabajadores simplemente son enviados a sus casas y autorizados (con limitaciones) a trabajar por su cuenta en lo que pudieran conseguir.

 

Desinformación: Toda información que circule sin autorización del gobierno o que ofrezca una imagen del castrismo y sus resultados diferente a la establecida por la propaganda (Ver) oficial. La ‘desinformación’ puede ser atribuida al ‘imperialismo’ (Ver), a los ‘enemigos’ (Ver) o a cualquier persona que simplemente esté expresando una opinión o diseminando determinada información inconveniente al gobierno, y puede ser reprimida judicialmente bajo cargos de “propaganda enemiga” (Ver) o “diversionismo ideológico” (Ver).

 

Desviaciones: Conducta que no se corresponde con los estándares establecidos por el gobierno castrista, las desviaciones suponen debilidades de carácter ideológico que deben ser combatidas por los militantes (Ver) o reprimidas penalmente si se consideran excesivamente dañinas a los intereses de la revolución (Ver). El entusiasmo excesivo por las películas norteamericanas, la no simpatía por el trabajo “voluntario” (Ver) o la no participación en la guardia cederista (Ver) son algunas de las ‘desviaciones’ típicas según los criterios oficiales.

 

Deuda externa: Deuda monetaria que un país contrae con otro, o con instituciones financieras de ese país o de organismos internacionales. En los años ochenta el Comandante en Jefe (Ver) emprendió una batalla propagandística contra la deuda externa de los países del Tercer Mundo, la calificó de “impagable” y propuso que fuera dejada sin efecto, mientras pagaba puntualmente la deuda de Cuba (hasta donde lo permitía la maltrecha economía). La deuda externa de Cuba, una de las más altas por persona en el mundo, se enmascaró al ignorar la deuda con la ex Unión Soviética y los países “hermanos” del campo socialista (Ver). A pesar de ello, requiere constantes re-escalonamientos para cumplir los compromisos, y parte de ella simplemente no se paga, como ocurre con los préstamos recibidos de Argentina desde la década de los setenta. Sin embargo, el 'Máximo Líder' (Ver), generosamente y sin consultar con nadie, condona la deuda de otros países con Cuba por motivos políticos, como hizo con el gobierno sandinista en los ochenta, o en 1998 con el gobierno de Nicaragua, esta vez en ocasión del huracán “Micht” y con el objetivo de mejorar su imagen ante ese gobierno y América Central.

 

Día de haber: Monto de un día de salario que los trabajadores donan ‘voluntariamente’ cada año para el sostenimiento de las milicias (Ver). La proposición (Ver) surgió ‘espontáneamente’ en un congreso del Partido (Ver) y enseguida recibió el ‘apoyo irrestricto’ (Ver) de la población: desde entonces, bajo la dirección de los sindicatos (Ver), todos los años los trabajadores deben descontarse un día de salario y ‘donarlo’ a las milicias como parte de la preparación para la guerra de todo el pueblo (Ver) en caso de que se produzca la agresión (Ver) del imperialismo (Ver).

 

Dialéctica: Método de razonamiento y análisis heredado por la filosofía marxista (Ver), donde resulta fundamental la capacidad de cambio ante la dinámica de los acontecimientos; la palabra se transforma en el lenguaje del castrismo en justificación de las inconsistencias y vaivenes de la política castrista. El enfrentamiento a los soviéticos en los sesenta y el acercamiento en los setenta provocado por el fracaso de la zafra de los 10 millones (Ver) se justifican con la “dialéctica”. Convertir a los gusanos (Ver) en comunidad cubana en el exterior (Ver) en 1979, volverlos a hacer gusanos en 1986, para volver de nuevo otra vez a comunidad cuando los dólares escasean, se justifica como “dialéctica”. Confiscar el lujoso Hotel Habana Hilton en 1960, administrarlo estatalmente de manera desastrosa como Habana Libre por décadas, y después entregarlo a los españoles para poder obtener divisas, se justifica como “dialéctica”.

 

Dictadura: Gobierno no democráticamente electo y que además sostiene posiciones de mano dura contra la población y la disidencia, en caso de los gobiernos que no se consideran amigos. El gobierno castrista, en el poder durante más de 47 años sin elecciones democráticas y reprimiendo continuamente la disidencia y toda manifestación que considera inaceptable, no se autodefine nunca como dictadura sino como revolución (Ver). Los gobiernos amigos o que no se manifiestan contra el Comandante en Jefe (Ver) nunca se han considerado dictaduras por parte de la propaganda (Ver) oficial: las dictaduras de Amin Dada, el Khmer Rojo, Saddam Hussein, Muamar El Khadafi, Kim Il Sung y  Mengistu Haile Marian, por ejemplo, nunca fueron definidas así por el castrismo, sino como  gobiernos ‘revolucionarios’ o simplemente como ‘gobiernos’.

 

Dificultades: Eufemismo oficial castrista para referirse a las continuas innumerables carencias, restricciones y limitaciones materiales que la política irresponsable e inefectiva ha impuesto a la población durante sus más de cuarenta y siete años de existencia. Aunque se haya distribuído racionadamente una pastilla de jabón en seis meses, o una libra de grasa de cocinar en cinco meses, y pasan meses y meses sin que la población tanga acceso a la carne de res o a las piezas necesarias para reparar un radio o un televisor, la denominación oficial de la situación es de “dificultades”, y cualquier otra palabra, como crisis, puede ser parte de las ‘desviaciones’ (Ver) o la ‘propaganda enemiga’ (Ver).

 

Dinero: Instrumento monetario universal para las transacciones económicas, considerado por el gobierno castrista como factor de dificultades y tentaciones innecesarias cuando está en manos de la población, y como necesidad imperiosa de la revolución (Ver) cuando está en sus propias manos. En Cuba se utiliza el peso cubano, la moneda nacional, con la cual se puede adquirir casi nada y casi siempre racionadamente; el ‘dólar’ (Ver) de Estados Unidos, cuya posesión hace agua la boca al Comandante en Jefe  (Ver), y que la población cubana podía manipular desde 1994 pero con limitaciones respecto a los extranjeros, fue nuevamente sustituido recientemente por el “peso convertible” (Ver) cubano, llamado CUC, engendro castrista para uso de los nacionales en sustitución del dólar que devalúa continuamente, y cuya emisión, posesión e intercambio depende de la voluntad y el humor del gobierno.

 

Diplomático: Persona que cumple funciones vinculadas a la política exterior de un país; en el castrismo hay diferentes tipos de diplomáticos: los extranjeros miembros del cuerpo diplomático acreditado en Cuba o que visitan el país, considerados siempre, sin excepción, como enemigos (Ver) potenciales y agentes del imperialismo (Ver);  los diplomáticos del gobierno castrista que cumplen funciones como tales, pero que sin embargo deben estar ‘verificados’ (Ver), aprobados y ‘orientados’ (Ver) en su trabajo por la ‘seguridad’ (Ver), que se revisten con algún ropaje técnico para su trabajo; y los agentes de la seguridad con cobertura diplomática, que participan en delegaciones al exterior o son asignados a las embajadas castristas en función de jefes de centros de inteligencia, escoltas, analistas, correos o contactos, y que por regla general dejan demasiado que desear en su condición de ‘diplomáticos’.

 

Diplotienda: Lenguaje oficial castrista desde la década del sesenta para las tiendas de productos alimenticios, vestuario, calzado, efectos eléctricos o cualquier servicio, creada exclusivamente para la atención y venta en dólares (Ver) a extranjeros residentes en Cuba o visitantes, y estrictamente prohibida a los cubanos durante mucho tiempo y aún muy limitada en la actualidad. La ‘diplotienda’ ofrecía productos y servicios que no podían ser adquiridos en la red de centros nacionales por parte de la población. El avituallamiento de las diplotiendas se realiza por oscuros mecanismos creados por el Ministerio del Interior (Ver), que incluyen un buen componente de contrabando,  bajo el criterio de ‘romper el bloqueo (Ver) del imperialismo’ (Ver). Se administran por ‘corporaciones’ (Ver) fachada de ese Ministerio, tales como CIMEX (control directo del Ministerio del  interior), Cubanacán (consejo de estado) (Ver), o GAESA y Gaviota (Fuerzas Armadas).

 

Dirigente: Persona que tiene a su cargo una responsabilidad de dirección, haya sido electo o designado, equivalente al llamado ‘ejecutivo’ del mundo occidental. En ocasiones se le llama indistintamente ‘cuadro’ (Ver). Para ocupar una posición de dirigente en cualquier actividad se requiere reunir ‘confiabilidad’ (Ver) y una ‘autorización’ del Partido (Ver).

 

Discurso: Declaración oral ante un grupo de personas en público, o por  radio o TV, es el arma principal e inagotable del Comandante en Jefe (Ver) para transmitir sus mensajes: interminables en muchas ocasiones (no tiene sentido de la síntesis) y reiterativo hasta el cansancio (necesita convencer cuando habla). Como parte de la tendencia a copiar a los soviéticos, en ocasiones el discurso no se improvisa, sino que se lee. (A veces el discurso se escribe para ser leído por otra persona y garantizar que el orador no se salga del camino trillado). Algunas frases de los discursos son rituales, como comenzarlos con “compañeras y compañeros”, y pronunciamientos tales como “en el marco de las celebraciones de…” y “no podemos sentirnos satisfechos con los avances logrados…”. Como norma, deben terminar con frases hechas como “gloria eterna a…” o “viva nuestro Comandante en Jefe” y una consigna, la más usada “patria o muerte, venceremos” o alguna más reciente como “socialismo o muerte” (lo cual es una redundsancia).

 

Disidente: Persona que manifiesta criterios y opiniones diferentes a los oficiales; la disidencia es un resultado directo del autoritarismo y totalitarismo. En las democracias reales no existen disidentes, porque la libertad de pensamiento y expresión es habitual. En las dictaduras (Ver) que prohíben libre expresión de los criterios la disidencia aparece con frecuencia. En el totalitarismo la disidencia se encuentra siempre latente y debe expresarse con infinito cuidado, pues cualquier pretexto es suficiente para reprimir violentamente al disidente, que será acusado no por disentir sino por ‘hacerle el juego al enemigo’ (Ver). El castrismo, acostumbrado a un férreo control de las expresiones, no tolera la más mínima disidencia y la reprime habitualmente como ‘propaganda enemiga’ (Ver) o ‘diversionismo ideológico’ (Ver).

 

Distribución racional: Eufemismo oficial castrista para referirse a la distribución racionada de productos mediante la ‘libreta de abastecimientos’ (Ver); llamarle ‘racional’ le identifica con razonamiento, razonable, y no con racionamiento. En realidad el concepto ‘racional’ se refiere a lo que el Ministerio de comercio interior castrista considera una cantidad y calidad ‘razonable’ de consumo de determinado producto o servicio ‘teniendo en cuenta las condiciones concretas de la economía’, lo que equivale a decir teniendo en cuenta lo que el gobierno castrista ha establecido sin apelaciones.

 

Diversión: Esparcimiento por parte de la población que no ostenta cargos ni responsabilidades en festividades, bailes o juegos deportivos. Si lo mismo se realiza por parte de integrantes de la ‘nomenclatura’ (Ver) entonces se le llama ‘actividad’ (Ver).

 

Diversionismo: Palabra transferida por el castrismo del léxico militar al ideológico, como diversionismo ideológico se define cualquier acción, concepto, idea, conversación o publicación  considerada por el gobierno capaz de ‘confundir’ a la población y desviar la atención de las ‘masas’ (Ver) de las tareas e intereses de la revolución (Ver) y, por lo tanto, servir a los intereses del ‘enemigo’ (Ver), por lo que debe ser reprimido y castigado ejemplarmente.

 

Divisas: Moneda libremente convertible, fundamentalmente el dólar de Estados Unidos (Ver). Como la ley prohibió hasta 1994 la posesión de moneda libremente convertible por parte de la población, y el comercio con la Unión Soviética y el ‘campo socialista’ (Ver) se desarrollaba mediante intercambios o con los llamados ‘rublos convertibles’ (no libremente convertibles) la búsqueda de ‘divisas’ fue monopolio del castrismo, y la obtención de las mismas una obsesión gubernamental: ‘obtener divisas’ y ‘ahorrar divisas’ fueron consignas constante que ampararon todos los recortes del consumo, carencias y limitaciones que se impusieron a la población en nombre de la obtención de dinero para el desarrollo (Ver) del país y el ‘futuro luminoso’ (Ver).

 

Doble moral: Denominación popular y a veces también casi oficial para referirse a la conducta generalizada y constante de la población y los dirigentes (Ver) de aparentar en discursos (Ver), declaraciones y reuniones (Ver) un apoyo irrestricto (Ver) a la revolución (Ver), al Comandante en Jefe (Ver) y el Partido (Ver) para evitarse cuestionamientos y problemas, y por otra parte actuar en función de resolver sus propios problemas personales sin preocuparse de los llamados intereses de la revolución, que no son otros que los intereses del poder.

 

Dólares: Moneda oficial de Estados Unidos. A la llegada del castrismo al poder el peso cubano se cotizaba a la par con el dólar, pero el gobierno declaró que las arcas del país habían quedado exhaustas a causa de la malversación y el latrocinio de la dictadura defenestrada, comenzando a poner restricciones a su utilización, hasta que fue prohibida y penalizada su tenencia y manipulación por parte de la población en 1960, lo cual se mantuvo hasta la ‘dolarización’ (Ver) de 1994. A causa de la escasez y necesidad de ‘divisas’ (Ver) creadas al comprometer la economía cubana con el mundo comunista y reducir su eficiencia y productividad por la pésima administración del castrismo, los dólares siempre escasearon y obsesionaron al gobierno, pues resultaban imprescindibles para obtener en el ‘área dólar’ (Ver) todo lo que no podía obtenerse en el ‘campo socialista’ (Ver) o solo podía obtenerse con una calidad inferior.

 

Dolarización: Palabra popular y aceptada oficialmente a regañadientes para definir la autorización de la posesión y utilización de dólares (Ver) por parte de la población, decretada en 1994 como necesidad imperiosa para hacer llegar a las arcas del gobierno los cientos de millones de dólares que la población mantenía clandestinamente y que obtenía mediante remesas de familiares en el exterior (Ver), ingresos de trabajos en el exterior o en el interior del país para extranjeros y algunas (mínimas) operaciones ilegales. La dolarización supuso la autorización a la población de poseer y utilizar los dólares y el acceso a las ‘diplotiendas’ (Ver) y a otras dependencias del gobierno, dando lugar al surgimiento del ‘apartheid’ (Ver) y las desigualdades entre la población entre los que tienen acceso a los dólares y los que no lo tienen. Recientemente, aunque la posesión del dólar no es todavía ilegal, se estableció la obligatoriedad del peso convertible (Ver) en las instituciones del gobierno.

 

Domingo Rojo: Copia de los ‘sábados comunistas’ inventados por Lenin, son domingos en que se realiza trabajo ‘voluntario’ (Ver) en todo el país para conmemorar fechas significativas para el castrismo, como el nacimiento de Lenin o la revolución de Octubre soviética. Se celebran dos o tres en el año, la prensa destaca a los ‘dirigentes’ (Ver) realizando algún trabajo manual, y el Comandante en Jefe (Ver), seguido por la televisión, recorre diversos puntos de la ciudad y destaca la ‘respuesta positiva de la población’ y el ‘entusiasmo’ (Ver), aunque él personalmente no realiza ningún tipo de trabajo.

 

Donación de sangre: Donación, sin compensación, de sangre destinada a los bancos de sangre de hospitales e instituciones de salud para su utilización en los servicios médicos. La donación de sangre es un requisito antes de recibir una operación en cualquier institución de servicios médicos del país (todas son estatales) aunque no sea necesario utilizarla en esa operación: de esa manera se amplia la reserva de sangre. Además, los CDR (Ver) solicitan a los cederistas (Ver) donaciones de sangre continuamente y entregan condecoraciones (Ver) a los más destacados. En diversas ocasiones, sin embargo, los hospitales se han visto escasos o absolutamente carentes de reservas de sangre cuando el castrismo la ha enviado al exterior como ‘solidaridad’ (Ver) a países con tragedias como terremotos o desastres de gran magnitud: aunque el hecho en sí es una ayuda al país receptor, se utiliza básicamente como factor de propaganda (Ver) política y nunca se informan públicamente los alarmantes niveles de descenso de las reservas de sangre del país por enviarla en función de propaganda.

 

Dudas: Estado dubitativo que los militantes (Ver) señalan a una persona si se considera que no demuestra suficiente apoyo irrestricto (Ver) al castrismo, y que puede ser la antesala de una presión extremadamente fuerte contra esa persona, ya que esa persona demuestra dudas y, por tanto, insuficiente compromiso ideológico; también se utiliza esta palabra cuando el militante señala que tiene ‘dudas’ sobre la conducta de una persona o su manera de actuar, queriendo decir con ello que él o ella no está convencido de que esa persona haya demostrado una actuación suficientemente revolucionaria.

 

Dulce vida: Tomada de la película “La Dolce Vita” de Fellini, la frase se utilizó popularmente primero, y después oficialmente, para caracterizar las conductas disolutas y sin espíritu de sacrificio que adoptaban determinados dirigentes (Ver) que perdían el favor gubernamental por una razón u otra y se hacían públicas sus ‘debilidades’. La ‘dulce vida’ ha sido característica de la conducta de los altos dirigentes (Ver) del gobierno y el Partido (Ver) sin que se les señale o recrimine por ello, pero cuando una de esas personas cae en crisis (Ver) y se le quiere restar popularidad o prestigio entonces sorpresivamente comienzan a surgir filtraciones y comentarios sobre su conducta disoluta, de ‘dulce vida’, y parece como si esa persona hubiera sido en verdad sancionada por su ‘dulce vida’ y no por otra cosa, con lo cual el castrismo pretende mantener su imagen.

 

E N L A C E S

A  B  C  D  E  F  G  H  I   J  K  L  M

N  O  P  Q  R   S  T  U  V  W  X  Y  Z

 PRESENTACIÓN

PORTADA

ENVÍE SUS SUGERENCIAS DE NUEVAS PALABRAS