DICCIONARIO DEL CASTRISMO COTIDIANO

                     CÓDIGOS Y LENGUAJE DE LA NOMENKLATURA

A

 

Abandono definitivo del país: Categoría oficial del castrismo que se aplica a los cubanos que establecen su residencia en el exterior. Supone “abandono”,  dejación o despreocupación, y “definitivo”, irreversible; consiguientemente, quien se despreocupa irreversiblemente de su país pierde derechos elementales de todo ser humano. El abandono definitivo supone automáticamente, entre otras cosas,  la confiscación de todas las propiedades del emigrante (vivienda, auto, cuentas bancarias, pertenencias), el requisito de solicitar un permiso para poder regresar de visita al país natal (visa cubana por una o dos semanas), y la obligatoriedad de realizar por  vía consular y pagando con dólares solicitudes de documentos oficiales tales como certificación de nacimiento o de matrimonio o títulos o diplomas de cursos recibidos. Desde la década del 90 diversas figuras del arte y la cultura, e hijos de miembros de la nomenclatura (Ver) lograron autorización del castrismo para residir prolongadamente en el exterior sin que fuese considerado “abandono definitivo”. En el lenguaje extraoficial constituyen el “exilio rosado” (Ver).

 

Abundancia: Criterio clave de la utopía castrista, debía lograrse en la medida que el socialismo se desarrollaba y se transformaba en comunismo: la producción y la productividad serían tan elevadas, y sus productores proletarios tan realizados y felices, que la abundancia florecería por doquier y los productos y servicios estarían a disposición de todo el pueblo, porque, naturalmente, el castrismo distribuiría esta abundancia de forma mucho más justa que el despiadado capitalismo.

 

Ácido; “tipo ácido”: Lenguaje popular que se aplica para definir dirigentes (Ver) que se caracterizan por su permanente mal carácter, amargura y grosería. Generalmente, el tipo ácido se irrita sobremanera con los errores de los subordinados, es comprensivo con esos mismos errores cuando los cometen dirigentes de su misma jerarquía, y no los identifica como errores si los comete un superior. Mientras más tipo ácido es el personaje menos acidez expresa hacia sus superiores. No existe registro de algún tipo ácido que haya perdido el control de su carácter ante el Comandante en Jefe (Ver). 

 

Acomodamiento: Tendencia a estar cómodo, categoría que el castrismo aplica a toda persona que no manifieste expresamente absoluta disposición a cumplir cualquier tarea que se le encomiende, desde corte de caña o guerra en Angola hasta desfiles populares o construcción de viviendas: toda intención de evitar trabajos rudos, mejorar el nivel de vida de la familia, superarse personalmente, evadir la guardia cederista (Ver)  o no asistir a reuniones es considerada síntoma específico de acomodamiento que debe ser observado con detenimiento por el núcleo del Partido (Ver) y el sindicato (Ver).

 

Actitud: Forma de reaccionar y actuar ante las tareas de la revolución (Ver). El criterio oficial castrista sólo reconoce la actitud “consecuente” y la “negativa”. Naturalmente, actitud consecuente supone apoyo irrestricto (Ver), acrítico y nirvánico a las tareas de la revolución y orientaciones del Partido (Ver) y el Comandante en Jefe (Ver), mientras actitud negativa es toda otra forma de conducta, incluido el apoyo tibio o con insuficiente  entusiasmo (Ver).

 

Actividad: Eufemismo de la hipocresía oficial castrista para definir recepciones oficiales, fiestas, celebraciones de acceso restringido y banquetes. Generalmente se celebran en salones o casas de protocolo (Ver), casas de visita (Ver), restaurantes o bares de alta categoría, “casas de oficiales” (Ver), instalaciones turísticas o la casa particular (o una de las casas) de un privilegiado de la nomenclatura (Ver). 

 

Activo: Barbarismo gramatical del lenguaje partidista importado directamente del idioma ruso de la era soviética: un activo es una reunión de militantes (Ver) que no se define como congreso (Ver), pleno (Ver), asamblea de balance (Ver), reunión de núcleo (Ver) o cualquier otra denominación común del reunionismo (Ver) comunista. 

 

Actuar con energía: Amenazante eufemismo utilizado por el castrismo para indicar que la presión o la represión contra algo o contra alguien será incrementada sustancialmente. Actuar con energía frente a los que se enriquecen con el sudor del pueblo (Ver) es sinónimo de inicio de ola de detenciones y confiscaciones contra quienes acumulan cualquier tipo de recursos considerados inadmisibles por el castrismo. Actuar con energía frente a un problema significa que el Partido (Ver) tratará de resolver el problema, con lo cual se puede estar seguro de que nunca se resolverá definitivamente.

 

Adicional: Concepto de la distribución racionada de productos común en el castrismo. Determinados productos son considerados básicos (Ver) y otros “adicionales”, lo que indica que los primeros son más necesarios que los otros. Así por ejemplo se puede distribuir como ‘básico’ una libra de papas y como ‘adicional’ media libra de perejil, berro o calabaza china (a escoger): en realidad esto indica que papas hay pocas, pero mucho menos perejil, berro o calabaza china.

 

Administración: Palabra genérica que define al órgano que dirige la empresa o institución estatal (‘ella trabaja en la administración’), pero también la acción de dirigir la empresa (‘mejorar la administración’). La palabra universalizada del idioma inglés “management” se dividió en el comunismo en tres conceptos diferentes que suponen responsabilidades y alcance diferente: ‘administración’ (incluye ‘management’ empresarial y ‘administración pública’ en el concepto occidental), ‘dirección científica’ (la acción de dirigir reservada a la actividad del Partido) y ‘gestión científica’ (galimatías de los ideólogos del “Pravda” soviético para dirigir la ‘sociedad como sistema’) que nunca prosperó en el régimen cubano.

 

Agente infiltrado: Cualquier agente de un órgano de inteligencia que penetra posiciones enemigas para obtener información o realizar acciones desestabilizadoras. Los ‘agentes infiltrados del imperialismo’ son para el castrismo vulgares espías, provocadores y saboteadores que quieren destruir los logros de la revolución (Ver). Los ‘agentes infiltrados’ del gobierno castrista en el exterior o en los grupos de disidencia interna son ‘héroes anónimos de la seguridad’ (Ver) que defienden los intereses del pueblo.

 

Agresión: Acto hostil de un gobierno extranjero, institución o grupo contra el gobierno castrista, sea de carácter político, económico o militar. Cuando, a la inversa, es el gobierno castrista quien realiza un acto hostil contra otro gobierno, institución o grupo, entonces se denomina legítima ‘defensa’ (Ver), solidaridad (Ver) o internacionalismo (Ver).

 

Ahorro: Eufemismo oficial castrista para designar las medidas y órdenes que suponen mayores restricciones en el consumo de la población. Si el Comandante en Jefe (Ver) anuncia que hay que ahorrar gasolina, se reduce la distribución de gasolina a la población; cuando hay que ahorrar carne para poderla exportar y obtener divisas (Ver) se reduce o se elimina la distribución de carne a la población; cuando hay que ahorrar papel se reduce la cantidad de hojas de los periódicos y revistas y las secciones de deportes, arte y cultura, o trivialidades, pero no la propaganda política.

 

Ajusticiamiento: Eliminación física de alguien considerado por el castrismo como enemigo, llevada a cabo por alguien considerado por el castrismo como amigo o militante revolucionario. Cuando ocurre a la inversa y alguien considerado por el castrismo como enemigo elimina físicamente a alguien considerado amigo o revolucionario entonces la acción se denomina asesinato (Ver) o linchamiento.

 

Altos funcionarios (dirigentes): Funcionarios del gobierno que disfrutan del favor del Comandante en Jefe (Ver) en un momento determinado, sea en el gobierno, el Partido (Ver) o las Fuerzas Armadas. Cuando alguna de estas personas cae en crisis (Ver) deja de ser alto funcionario y resulta ‘liberado de su cargo’ (Ver) y trasladado a ‘otras funciones’ (Ver).

 

Amarillo: Inspector del transporte facultado para detener en la vía pública los autos y camiones estatales y ordenarle transportar en la misma dirección de su destino a personas que hacen fila esperando ‘guaguas’ (Ver) o taxis que no pasan. La denominación popular de ‘el amarillo” o ‘la amarilla’ surgió en referencia al intenso color amarillo del uniforme que identifica a estos inspectores.

 

Anexionistas: Según el castrismo, toda persona del siglo pasado, presente o futuro que considere necesario acercar estrechamente las relaciones de Cuba con Estados Unidos, desde quienes quisieran ver a Cuba como estado de la Unión Americana hasta quienes consideran que es imprescindible la ayuda económica de USA para rescatar la economía cubana del desastre en que el castrismo la ha sumido. (Curiosamente, quienes deseaban ver a  Cuba integrada a la URSS fueron considerados internacionalistas (Ver), nunca anexionistas).

 

Aniversario: Celebración gubernamental castrista de fechas y acontecimientos que les interesa destacar: aniversario del triunfo de la revolución (Ver), aniversario de esto y de lo otro; cuando no interesa destacar algo sencillamente se omite del calendario: aniversario de la creación de la libreta de abastecimientos (Ver), aniversario del inicio del éxodo del Mariel (Ver).

 

Año duro: Definición gubernamental que se utiliza a finales de diciembre de cada año para caracterizar el año siguiente, que siempre ha sido y será ‘duro’ a causa ‘del bloqueo del imperialismo’ (Ver) o de ‘los bajos precios del azúcar’ o de ‘los efectos del huracán que nos azotó’ o ‘los efectos de la sequía’ (Ver) o ‘la crisis económica internacional’.

 

Aparato: Argot de los funcionarios del gobierno castrista para referirse a la ‘Seguridad del Estado’ (Ver). Palabra surgida en sus orígenes del concepto ‘aparato represivo’, ha perdido el apellido con el tiempo. Cuando el funcionario castrista hace referencia ‘al aparato’ o a ‘la gente del aparato’ está queriendo demostrar que tiene determinado grado de intimidad o relaciones con la seguridad, que él debe ser considerado un poco “intocable” (hasta que cae en crisis (Ver), claro).

 

Apartheid: Palabra tomada del sistema de absoluta segregación racial imperante en Sudáfrica durante muchos años, se utiliza por la población para referirse a las desigualdades creadas por el castrismo con relación a extranjeros y cubanos en el acceso a centros turísticos, preferencia de entrada en espectáculos, restaurantes y centros nocturnos, y todo hecho de desigualdad donde los extranjeros reciben preferencia por sobre los cubanos.

 

Apático: Denominación del lenguaje gubernamental para referirse a toda persona que según los criterios castristas no manifiesta suficiente interés, preocupación y desvelo por las tareas de la revolución (Ver) y los problemas a resolver, que no aplaude suficientemente al Comandante en Jefe (Ver), que no grita suficientemente en los actos políticos, que no se alegra cuando lo envían a cortar caña o que no le gusta tomar ‘warfarina’ (Ver) o bailar en las fiestas del CDR (Ver).

 

Apátrida: Cubano que establece su residencia en el exterior tras abandonar definitivamente el país (Ver), con excepción de los que mantienen posiciones favorables al castrismo o se encuentran autorizados en el “exilio rosado” (Ver). Denominación despectiva para presionar y reducir la emigración, es un concepto más ideológico que legal, pues constitucionalmente el abandono definitivo del país no conlleva la pérdida de la ciudadanía cubana.

 

Apologista:  Denominación oficial del castrismo para denigrar a todo científico, periodista, artista, escritor o político extranjero que manifiesta simpatía por el gobierno de Estados Unidos, la economía de mercado o algún cubano exiliado.

 

Apoyo irrestricto: Categoría oficial del castrismo para definir el apoyo popular al Comandante en Jefe (Ver), el Partido (Ver) o la revolución (Ver), que se consideran una misma y única cosa. Para la propaganda oficial castrista no basta con el ‘apoyo’ a secas, entonces se utiliza el concepto de ‘apoyo irrestricto’ para indicar que no hay términos medios o reservas en el apoyo que se ofrece.

 

Aprender: Aprender de los errores, criterio gubernamental castrista que se utiliza cuando se quiere evitar el ‘apresuramiento’ (Ver), para demorar o no acometer la solución de un problema, o cuando se va a implementar alguna ‘novedad’ en la forma de organizar y dirigir el país que no tiene nada que ver con la experiencia universal: entonces se dice que ‘hay que aprender de los errores de los demás’ (Ver) para no repetirlos, y en realidad, al ignorar la experiencia universal, lo único novedoso son los nuevos errores del castrismo.

 

Apresuramiento: Concepto oficial al que recurre continuamente el castrismo cuando los subordinados o la población intentan buscar soluciones a problemas que les agobian. No actuar con ‘apresuramiento’ (prisa) significa exactamente que no se va a hacer nada hasta que se reciban las orientaciones (Ver) de las instancias correspondientes (Ver), que en muchas ocasiones demoran enormemente o simplemente no llegan.

 

Aprobación del núcleo: Aprobación de la organización de los militantes (Ver) de base del núcleo del Partido (Ver) en cualquier fábrica, escuela, oficina o cualquier otra dependencia. Aunque los núcleos del Partido tienen un poder de decisión mínimo o nulo en la política nacional, son elementos clave en las decisiones de unidades de trabajo o estudio en cuanto a las personas, la promoción o sustitución de funcionarios o salidas al extranjero. Sin la ‘aprobación del núcleo’ ningún director o administrador puede realizar movimientos de funcionarios.

 

Área dólar: Deformación del lenguaje utilizada en el marco oficial castrista para referirse a los países occidentales y todos los países donde era imprescindible comerciar con ‘moneda libremente convertible’ en vez de con rublos soviéticos o intercambios de mercancías (aunque después de 1991 con la disolución de la URSS prácticamente casi todo el mundo es “área dólar”). La deformación se extendió al mercado interno en Cuba cuando se fue extendiendo la práctica de vender en moneda libremente convertible en tiendas y establecimientos del país como las llamadas diplotiendas (Ver) o en servicios como ‘turistaxis’ (Ver), y llegó al extremo del ridículo en vidrieras de ventas de cigarros donde los cigarros de producción nacional de alta calidad y las marcas extranjeras se anunciaban como ‘área dólar’ junto a productos de baja calidad de producción nacional que no eran considerados del ‘área dólar’ (por alguna razón desconocida nunca se utilizaron criterios como ‘área rublo’ o ‘área peso’).

 

Arma de la revolución: Calificativo castrista para designar cualquier cosa que se considere deba tener un estricto control selectivo por el Partido (Ver) o la seguridad (Ver) porque puede ser un peligro en manos del enemigo (Ver): se entiende que los radio-aficionados pueden ser una vía de comunicación que escapa al control del gobierno, entonces el castrismo declara a los radio-aficionados un arma de la revolución; los karatecas sin control del gobierno pueden ser un problema en las calles, entonces se declara al karate un arma de la revolución y para matricularse en un curso de karate hay que pasar un proceso selectivo (Ver). Cuando algo es considerado ‘un arma de la revolución’ sólo se puede participar con la autorización del Partido o la seguridad.

 

Armagedón: Argot popular y del personal de dirección de menor nivel para referirse a los interminables y constantes procesos de re-estructuración, reorganización y cambios que el castrismo lleva a cabo en las estructuras gubernamentales, significando con ello que después del “armagedón” no quedará nada de las estructuras anteriores ni de los dirigentes (Ver), y se crearán nuevos departamentos, secciones y direcciones con nuevos funcionarios, que dirigirán hasta el próximo Armagedón.

 

Asalto: Irrupción sorpresiva en una reunión (Ver) o evento con el objetivo de leer un comunicado de saludo y apoyo irrestricto (Ver) y manifestar simpatía y confianza por la actividad que se está realizando. Casi siempre se utilizan pioneros (Ver) para el asalto, niños que llegan con sus uniformes escolares y banderas, leen un comunicado, entregan un ramo de flores y se retiran entre los aplausos de los castristas, que ponen caras alegres porque el relevo está garantizado. Los asaltos, al incorporarse al ritual castrista de reglamentaciones y controles, han dejado de ser sorpresivos y se planifican, con lo cual pierden su condición de ‘asalto’, aunque no su nombre.

 

Asamblea de balance: Reunión periódica (generalmente anual) que desarrollan los núcleos del Partido (Ver) y comités de base (Ver) de la juventud comunista (Ver) para pasar balance del trabajo realizado, planear los próximos períodos y elegir sus dirigentes. Está reglamentado que las organizaciones del Partido y la juventud realicen la renovación de un tercio de su equipo de dirección en cada asamblea de balance. (Ningún proceso de balance ha incluido ni siquiera la propuesta de incluir al Comandante en Jefe (Ver) o su hermano Raúl en la renovación periódica de los órganos del Partido). 

 

Asamblea Nacional: Asamblea Nacional del Poder Popular, caricatura de aparato legislativo del país, donde no existe, ni constitucionalmente ni en teoría política o jurídica, la separación de poderes. Los miembros de la Asamblea Nacional hasta principios de los años 90 eran designados por las asambleas municipales dentro de una lista de candidatos aprobada por el Partido (Ver). Para mejorar la imagen pública del régimen, en los años noventa los miembros de la Asamblea Nacional comenzaron a ser elegidos por la población dentro de una lista de candidatos aprobada por el Partido. Los miembros de la Asamblea (que siempre tienen que haber sido aprobados por el Partido antes de ser miembros de la Asamblea) “eligen” un Presidente del Consejo de Estado (Jefe de Estado y Gobierno) y un Presidente de la Asamblea, que no se sabe con certeza lo que debe hacer. El Presidente del consejo de estado (Fidel Castro) propone a la Asamblea la lista de miembros del consejo de estado, consejo que funciona en lugar de la Asamblea cuando ésta no está reunida, (no existe registro de alguien que haya cuestionado alguna de las propuestas presentadas por el Comandante en Jefe (Ver), por lo que la elección de los miembros del consejo, como la del ‘Máximo Líder’ (Ver), se realiza por unanimidad (Ver) y ‘aclamación’, ahorrándose todos los trámites ‘burocráticos y absurdos’ de las elecciones democráticas). La ley exige que la Asamblea se reúna dos veces al año y sus reuniones habitualmente duran 2 ó 3 días cada vez, es decir, no más de una semana al año en sesión ordinaria, por lo que el consejo de estado asume las funciones de la asamblea durante casi todo el año.

 

Asesinato: En el lenguaje político oficial, cualquier acto de eliminación física de un amigo de la revolución por parte de un enemigo (Ver). En caso contrario, si es un amigo quien elimina físicamente a un enemigo entonces la acción recibe el nombre de ajusticiamiento (Ver).

 

Asignación: Categoría del lenguaje burocrático castrista de la planificación socialista (Ver), es el derecho de una institución a recibir recursos indicados en el plan. Como por regla general los planes no se cumplen, la asignación no garantiza recibir los recursos, que pueden no existir o ser desviados a otras prioridades (Ver). Cuando se reciben los recursos asignados, generalmente es en fecha tardía y sólo parte de la asignación total.

 

Aspirante:  Estado intermedio entre la persona sin militancia y el militante (Ver) comunista, el aspirante vive una especie de purgatorio comunista antes de incorporarse a las filas del Partido (Ver) o la juventud (Ver): tiene todas las obligaciones de los militantes pero casi ningún derecho, recibe ‘atención’ de los militantes y tareas de prueba para demostrar sus ‘condiciones’, debe actuar todo el tiempo como militante, pero sus escasos derechos sólo los recibirá cuando sea ascendido a la condición de militante.

 

Ateísmo científico: Barbarismo del lenguaje científico desarrollado en la ex Unión Soviética y asimilado en Cuba por los dirigentes de la enseñanza universitaria castrista para referirse a los ‘estudios’ de ateísmo. Absurdamente, si para los marxistas el ateísmo es una conducta basada en convicciones personales que niegan la existencia divina, no puede tener un fundamento científico sino ideológico, ni se puede analizar en marcos racionales para fortalecer las convicciones. El ‘ateísmo científico’, en realidad una mezcolanza de retórica y seudo-ciencia, intentaba en pleno siglo XX exactamente lo contrario de lo que fuera una gigantesca tarea medieval: fundamentar científicamente la no existencia de Dios.

 

Autobiografía: Documento detallado de toda la vida de una persona escrita por esa misma persona, desde sus días de parvulito hasta la fecha, exigido por el castrismo, explicando detalladamente los estudios realizados, lugares donde ha trabajado, procedencia social, trabajo voluntario (Ver), tareas de la defensa (Ver), creencias religiosas, relaciones con familiares y personas en el extranjero (Ver), donaciones de sangre (Ver) y muchos temas más, que se utiliza con objeto de tomar decisiones sobre el autobiografiado. La autobiografía es requisito universal para ser nombrado en cualquier cosa, desde limpieza de pisos hasta Ministro y, naturalmente, para ingresar al Partido (Ver), las Fuerzas Armadas y la seguridad (Ver), y para ocupar cargos de dirección: lo único que cambia es la extensión y el detalle de la autobiografía. Como regla, toda autobiografía puede ser y es ‘verificada’ (Ver), y las más sofisticadas solicitan un listado de personas que pueden verificar la información. Como en toda burocracia también, una parte importante de la información contenida no se verifica, o se verifican aspectos secundarios y formales y no los principales. 

 

Autocrítica: Acción de reconocer uno mismo ante los demás sus propios errores, según la teoría partidista de que cuando alguien es capaz de reconocerlos ante los demás es capaz de superarlos. Muchas veces la autocrítica se ‘orienta’ (Ver) desde arriba, es decir, se le sugiere a la persona autocriticarse como la mejor manera de evitar que le critiquen, pues la autocrítica, junto a la crítica, son consideradas herramientas esenciales del trabajo del Partido (Ver). Generalmente cuando se critica a un subordinado se es mucho más exigente que cuando se critica a un igual, y casi nunca se critica a un superior. Normalmente la autocrítica es “blanda”, mucho más benigna que la crítica, pero cuando alguien se extrema y se hace una autocrítica muy fuerte el lenguaje popular la denomina “hara-kiri”, en referencia a la ceremonia japonesa de quitarse la vida.

 

Autodeterminación: Concepto clave de la política internacional contemporánea que establece el derecho de cada país a elegir los sistemas de gobierno y economía que decidan sus propios pueblos, estrechamente vinculado al concepto de no intervención en los asuntos internos de otros países. Caballo de batalla de la política exterior castrista, se recurre a la autodeterminación y la no intervención para condenar y rechazar los intentos de otros países de contribuir a encontrar una salida democrática al drama cubano o de ayudar a los cubanos que no apoyan al gobierno castrista. Nunca se menciona la autodeterminación de otros pueblos ni la no intervención cuando el castrismo interviene en los asuntos internos de otros países. El entrenamiento, financiamiento y apoyo en armas y combatientes a los movimientos guerrilleros de Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia, Guatemala, El Salvador, Honduras o Argentina, y las guerrillas urbanas de Brasil y Uruguay, o la intromisión en la acción de los gobiernos amigos de Hugo Chávez, Evo Morales, Allende y los sandinistas no es considerada por el castrismo intervención ni violación de la autodeterminación: es solidaridad (Ver) o internacionalismo proletario (Ver).

 

Autoridad: Facultad de ejercer el mando, poder recibido para ejercer la dirección de determinada actividad. La autoridad se vincula estrechamente a la administración de recursos y la responsabilidad por la ejecución de la autoridad. Existiendo en el castrismo una absoluta centralización en la asignación de recursos y una constante confusión entre las funciones del Partido (Ver), el gobierno y las administraciones empresariales (Ver), la autoridad constantemente se diluye entre confusiones y distribución parcial, llegando a extremos donde es prácticamente imposible definir cual es la autoridad encargada de tomar las decisiones y quien debe asumir la responsabilidad por los resultados.

 

Autorización: Una de las palabras más importantes del castrismo, pues donde existen  tantas cosas prohibidas se requiere autorización para casi todo. Para mudarse de vivienda hace falta una autorización, para despachar determinados productos en las bodegas hace falta una autorización, para que alguien viaje al extranjero hace falta una autorización, para trasladarse de trabajo hace falta una autorización. Normalmente la autorización se lleva a cabo por los niveles superiores, y mientras más complicada la decisión más superiores son los niveles (Ver), hasta llegar ‘al más alto nivel’ donde las decisiones corresponden, naturalmente, al Máximo Líder (Ver).

 

Autosuficiente: Etiqueta calificativa que el Partido (Ver) y la juventud (Ver) tienden a colocar a las personas cuando demuestran un pensamiento independiente y no son demasiado fáciles de convencer con los ‘razonamientos’ partidistas. Estando todo reglamentado o tratado de reglamentar en el castrismo, y con un ferviente deseo de que todos actúen de la misma manera, cualquier persona que demuestra un poco de independencia, o que quiere hacer las cosas de una manera que no es la que está orientada (Ver) por las instancias correspondientes (Ver), recibe el calificativo de autosuficiente. Con ese criterio partidista personas como Thomas Edison, Albert Einstein o el mismísimo Lenin podrían ser calificadas de autosuficientes, pero eso no detiene a los militantes (Ver) que ejercen el papel rector (Ver) y fiscalizan la vida de todas las personas en el castrismo.

 

E N L A C E S

A  B  C  D  E  F  G  H  I   J  K  L  M

N  O  P  Q  R   S  T  U  V  W  X  Y  Z

 PRESENTACIÓN

PORTADA

ENVÍE SUS SUGERENCIAS DE NUEVAS PALABRAS