Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS 

  

                                                                          por Antonio Arencibia

                                                     

EL CORONEL DE SABANETA Y LOS GENERALES DE ALEJANDRO


Conociendo sus facultades histriónicas, antes de presentarse Hugo Chávez en la ONU el 20 de septiembre pasado, se pensaba que el futuro nos depararía con él momentos de humor negro a nivel internacional. Ese día, ante el pleno de la Asamblea General, el Coronel de Sabaneta lanzó una diatriba cuartelera contra el Presidente Bush que seguramente contribuyó a reducir su ya mermado prestigio como estadista e hizo aún más firme la oposición de Estados Unidos a que ocupara Venezuela un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad.

Al no poder alcanzar los votos requeridos, el intento de Chávez de regalar a Evo Morales el asiento codiciado, como si pudiera disponer del mismo, culminó en un segundo fracaso que se suma a errores políticos previos. No le ha quedado más remedio que aceptar a Panamá como sustituto. Es como si la “antorcha revolucionaria” que Castro en su ocaso, le entregara simbólicamente, más que alumbrar, le quemara.

Vale la pena hacer el recuento de esta relación mentor-discípulo que llevó a la confluencia de los procesos radicales de Cuba y Venezuela, para plantearse la situación de divergencia que se produce actualmente con la crisis de salud de Fidel Castro y la imposibilidad de Chávez de cumplir la proyección del castrismo para el continente.

Un poco de historia: Del EBR-200 al MVR.
Hugo Chávez Frías, oriundo de Sabaneta en el Estado Barinas, se incorporó como subteniente del Ejército al culminar sus estudios en la Academia Militar de Venezuela. Mas tarde, junto a otros oficiales, funda una organización secreta castrense, el Ejército Bolivariano Revolucionario, (EBR-200) que en 1982, al incorporarle elementos civiles, rebautizarán como Movimiento Bolivariano Revolucionario-200, (MBR-200). Entre los civiles sumados, se encontraban algunos intelectuales izquierdistas procedentes de la fracción disidente del Partido Comunista de Venezuela que seguía la línea guerrillera de Douglas Bravo.

El 4 de febrero de 1992, Chávez, ya Teniente Coronel, participa junto a otros cuatro oficiales de igual rango en un golpe de estado contra el gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez. Los rebeldes justifican la acción como protesta por la política neoliberal del presidente que había conducido a una ola de violencia social en Caracas, el famoso “Caracazo”.

Esta primera intentona fracasa totalmente por delación y falta de apoyo de unidades comprometidas al alzamiento. Al ser arrestado Hugo Chávez, se le permite utilizar los medios de comunicación ante los que asume su responsabilidad y pide a los demás golpistas deponer las armas. Tras ser encarcelado en la prisión de Yare, su compañera sentimental, Mercedes Marksman, coordina un nuevo intento de golpe de estado militar, el 27 de noviembre de 1992, que también fracasa.
El ambiente político hacia el Presidente Pérez era muy negativo. La Fiscalía le había acusado de malversación, y la Corte Suprema dio curso a la acción judicial, por lo que fue destituido por el Congreso. El jefe de la oposición parlamentaria, el ex-presidente Rafael Caldera, capitaliza la situación política y logra ser elegido nuevamente presidente de la República en 1994. Como parte de un acuerdo político con sectores de izquierda para que apoyaran su gobierno, Caldera decretó una amnistía que beneficiaba a Hugo Chávez.

Recién salido de la cárcel, Chávez es invitado a visitar Cuba los días 13 y 14 de diciembre de 1994. El recibimiento por Fidel Castro con honores de Jefe de Estado al derrotado líder del Movimiento Bolivariano Revolucionario solo sorprendió a quienes no conocían del especial interés del dictador cubano por Venezuela desde su toma del poder y su relación histórica con la izquierda venezolana, civil y militar para la subversión política en aquel país.

El periódico oficial Granma, describe los planes de Chávez esbozados en el discurso en el Aula Magna de la Universidad de La Habana. Como se observa, desde aquella primera visita, cuando no podía aún materializarlos, ya estaba coordinando la participación en ellos de Castro:
Tres banderas enarboló como objetivos de su lucha: la bandera bolivariana y, como parte de ella, la integración continental; la del trabajo al interior de Venezuela para crear un movimiento social que no excluyera a nadie y, finalmente, la creación de un proyecto estratégico de largo alcance que hiciera nacer un modelo económico soberano y en el cual, predijo, "los cubanos tienen y tendrían mucho que aportar".

Aupado y aleccionado por Castro, el venezolano se lanza a la palestra política. Por ley de su país que prohíbe incorporar el nombre del Padre de la Patria, Simón Bolívar, a organizaciones políticas, en 1997 Chávez cambia MBR-200 por Movimiento V República, (MVR). Por aquel entonces se lleva a cabo una reunión en La Habana en la que Fidel Castro advierte a los representantes de varios partidos de izquierda venezolanos que Cuba solo respaldaría al ex golpista como candidato presidencial. Para cumplir esta orden se forma la coalición de nueve partidos denominada Polo Patriótico, entre los que se contaron, junto al MVR, el Movimiento Al Socialismo y el Partido Comunista de Venezuela. Con esta alianza ganó Chávez las elecciones presidenciales de 1998.

A partir de la victoria electoral se establece el vínculo oficial entre la Cuba de Castro y la Venezuela de Chávez y éste afianza cada vez más su régimen, en un proceso cuyos puntos más sobresalientes han sido:
• Visita de Castro a Venezuela para la investidura presidencial de Hugo Chávez.
• IX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno en La Habana y posteriormente visita oficial de Chávez a Cuba.
• Enero de 1999: Chávez, se reúne con Castro y el presidente Andrés Pastrana, para analizar el proceso de paz en Colombia. Ese propio año la Constituyente, de mayoría chavista, cambia el nombre del país a República Bolivariana de Venezuela, disuelve el Poder Judicial y el Parlamento mediante una nueva constitución que amplía los poderes al presidente y permite por vez primera el voto militar.
• Viaje a Cuba de Chávez en Abril de 2000 para participar en la Primera Cumbre Sur del Grupo de los 77. Tres meses después es ratificado como Presidente y sus partidarios obtienen mayoría absoluta en el Parlamento. Se suscribe el 30 de octubre del 2000, el Convenio Integral de Cooperación entre Cuba y Venezuela.
• Visita de trabajo a Cuba en Marzo de 2001 para analizar con Castro el cumplimiento del importante acuerdo energético bilateral firmado el 30 de octubre de 2000. Mientras tanto Chávez, que ha sido facultado a gobernar por decreto lleva a cabo la Ley de Tierras y la de Hidrocarburos.
• La rebelión cívico-militar de Abril de 2002, que derroca a Chávez, ha sido descrita por Fidel Castro a Ignacio Ramonet en “Cien Horas con Fidel”. Según esa versión, que evidencia la intervención del dictador cubano, Castro convenció a altos militares venezolanos para que liberaran al presidente depuesto y lo restituyeran en su cargo.
• Nueva visita de trabajo en Junio de 2003 en la que junto a Fidel revisa el cumplimiento del Convenio Integral de Colaboración suscrito entre Cuba y Venezuela.
• Los resultados oficiales del Referéndum Revocatorio en Venezuela del 15 de agosto del 2004, permiten a Chávez continuar en la Presidencia, a lo que se suma el control de los candidatos chavistas en las elecciones regionales del 31 de octubre de 2004 en 22 de los 24 estados.
• El 14 de diciembre de 2004 en La Habana, se modifica y amplia el Convenio Integral de Cooperación del año 2000 y Cuba se incorpora al ALBA, o Iniciativa Bolivariana para las Amétricas.
• 6 de noviembre de 2004: Hugo Chávez viajó a Cuba en visita de trabajo, procedente de República Dominicana, para interesarse por la salud de Fidel Castro tras su caída en el acto de graduación de los Instructores de Arte, en Santa Clara.
• El 4 de diciembre de 2005, con la abstención de los partidos de oposición y del 75 % de los votantes, todos los diputados electos al Parlamento responden al chavismo que logra así el control absoluto de la maquinaria estatal.

Chávez y la “burguesía nacional” venezolana.
Desde diciembre del 2004, con motivo de la incorporación de Cuba al ALBA, Hugo Chávez y Fidel Castro habían firmado un Acuerdo mediante el cual Cuba, entre otras concesiones:
• Eliminaba los aranceles aplicables a las importaciones de Venezuela.
• Eximía de impuestos sobre utilidades a toda inversión estatal y de empresas mixtas venezolanas e incluso de capital privado venezolano en Cuba, durante el período de recuperación de la inversión.
Venezuela por su parte también se comprometía a:
• Transferir a Cuba tecnología propia en el sector energético.
• Financiar proyectos productivos y de infraestructura, en el sector energético, industria eléctrica, asfaltado de vías y otros proyectos de vialidad, desarrollo portuario, acueductos y alcantarillados, sector agroindustrial y de servicios.

La idea de atraer a la “burguesía nacional” venezolana, a colaborar con la llamada revolución bolivariana pertenece al conjunto programático del Socialismo del siglo XXI que preconiza Chávez. Hay que señalar que en los años 60, el papel de la burguesía en los cambios revolucionarios que se observaban en distintos países, era motivo de análisis exhaustivos en las publicaciones soviéticas de la época.

Llama la atención que hoy, a pesar de la caída del comunismo en Europa, se mantiene el debate. Mientras China y la India se encuentran en plena competencia global y hacen añicos las disquisiciones en torno a esa cuestión, estas aún proliferan en América Latina, como se observa en la entrevista de la publicación digital Rebelión a Ricardo Alarcón. El profesor argentino Néstor Kohan, pregunta al dirigente cubano si existen realmente esas burguesías, o se trata de una burguesía nativa o autóctona que, -en el caso de Argentina-, está demasiado asociada al capital financiero internacional. He aquí la respuesta de Alarcón que demuestra que Hugo Chávez ha estado promocionando su propia receta en Cuba:
“A mí me parece que la contribución correcta es la que hace Chávez, cuando formula el Socialismo del Siglo XXI. Que tampoco es un socialismo cualquiera, tiene características de la propia Venezuela. Con datos empíricos se demuestra que la economía venezolana ha crecido, y lo que ha crecido más es la economía privada. En la Venezuela revolucionaria, bolivariana, hay un espacio para la burguesía nativa, que lo está usando. Pidiendo la cabeza de Chávez, pero a la vez haciendo negocio, invirtiendo y obteniendo beneficios, como parte de ese proceso.
Rangel [el vicepresidente, José Vicente] me lo dijo, lo que más crece es la economía privada. Entonces, si está creciendo la economía privada, al mismo tiempo que se habla de un Socialismo del Siglo XXI, se abre una puerta para generar un debate, para generar conciencia.”

El astuto Presidente de la Asamblea Nacional cubana, no da su brazo a torcer y coquetea con el falso planteamiento de que hay un espacio para la burguesía venezolana en el proceso chavista. Los capitalistas venezolanos además de poner a buen recaudo todo lo que puedan salvar de sus patrimonios, saben que la agresividad de Chávez frente a Estados Unidos solo les anuncia inestabilidad en el mejor de los casos. Como ejemplo ilustrativo acaban de conocer de un nuevo decreto del gobierno por el que Venezuela comunicó a sus socios privados que planeaba convertir el proyecto de crudo pesado Cerro Negro en una empresa mixta con mayoría estatal. Según informó la Exxon Mobil, dueña actual de más del 41% del proyecto, la estatal PDVSA va a tener el control. No tiene futuro la colaboración del capital nacional con Hugo Chávez y mucho menos hacer inversiones en Cuba.

A pesar del aparente rol de Venezuela de socio económico principal de la Isla, ese país no estuvo entre los premiados por su mayor representación en la XXIV Feria Internacional de La Habana. Aunque se habla de que se ha duplicado la presencia venezolana respecto a la feria anterior, solo estuvieron presentes cooperativas y compañías pequeñas y medianas, junto a las estatales. Como signo de ciertos aires de cambio en Cuba en los últimos cien días, los expositores premiados fueron, China, Rusia y España.

Los créditos otorgados por Rusia, los acuerdos con los españoles sobre la deuda y otros de administración hotelera, y el anuncio a Holanda del próximo cese de ventas de níquel a favor de China comunista indican que el premio a esos tres países en la Feria de La Habana no fue casual y que los sucesores de Castro se están abriendo a opciones mas seguras.

El Partido Único y la presidencia vitalicia

Hay mucho de mimetismo en el plan chavista de control de Venezuela. Igual que hizo Castro con el INRA al inicio de la “Revolución Cubana”, Chávez ha establecido estructuras paralelas a los organismos centrales del estado a las que insufla recursos de fondos especiales. Así la Misión Barrio Adentro, sustituye al Ministerio de Salud y Desarrollo Social y al de Educación y además emplea técnicos y métodos cubanos en las áreas sociales más sensibles.

La idea de un partido único de la “Revolución Bolivariana” había sido esbozada por Chávez en los últimos tiempos. Necesita liberarse del lastre de los partidos puramente electorales que le han secundado hasta el momento, y cuyos dirigentes constituyen una gran burocracia que administra a su nombre, y a veces desvía los fondos del presupuesto para planes sociales. Ya ha tenido que expulsar del MVR a uno de sus fundadores e ideólogos, el ex presidente de la Asamblea Constituyente, Luis Miquilena, uno de los primeros en pedir para Venezuela un “chavismo sin Chávez”. Teme que sus antiguos aliados decidan a favor de esa línea que significa una salida social demócrata al proyecto totalitario, como hoy está propugnando el gobernador del estado Anzoátegui, Tarek Saab.

Ahora, tras obtener la aprobación pública de Fidel Castro, el presidente ha anunciado que promoverá el aglutinamiento de sus fuerzas políticas a partir del 2007, cuando iniciaría un nuevo mandato si sale reelecto en los comicios de diciembre. Quizás lo más serio no es el partido único, sino los planes de continuismo chavista, pues durante su anuncio Chávez advirtió que:

"[En] la nueva etapa de la revolución que comenzará el próximo año debe reformarse la Constitución para permitir la reelección presidencial indefinida"

Un elemento a tener en cuenta es que hay unos 24 partidos políticos entre grandes, medianos y pequeños en la coalición pro-Chávez, y la heterogeneidad conspira contra el control totalitario. Los críticos del aspirante a presidente vitalicio venezolano señalan, con razón, que la constitución de un partido único es el reconocimiento del sector más radical del chavismo de su incapacidad de desarrollar un debate democrático entre las organizaciones que constituyen ese movimiento.

Por eso la prueba, quizás definitiva, para Hugo Chávez se avecina con las elecciones del 3 de Diciembre. En sus discursos electorales el presidente candidato ha ofrecido de antemano la victoria el “3 D”, “Al Granma, a Cuba y a Fidel”.
En el contexto de las elecciones, vale la pena citar, in extenso, el artículo escrito el pasado 23 de Septiembre, por el profesor Heinz Dieterich que comenzaba elogiando a Chávez al calificar su desempeño de “magistral política internacional vanguardista”, aunque al destacarla como un “espectacular éxito”, puntualizaba “que no se entendería sin la proverbial audacia del Comandante Fidel Castro”. A continuación hacía las siguientes observaciones críticas desde posiciones de la izquierda radical:

“Con toda la audacia y el éxito de la ofensiva del Presidente, no deja de reactivar memorias de la gran ofensiva de Napoleón sobre Moscú. Napoleón solo miraba hacia delante, soñaba con una guerra relámpago (Blitzkrieg) decisiva, hecho por el cual no construyó una retaguardia capaz de detener una eventual contraofensiva de los rusos. Cuando esta se materializó, lo destruyó por completo.
La peligrosa dispersión de las fuerzas bolivarianas en Venezuela presenta un escenario semejante. El movimiento sindical “bolivariano” está dividido en, al menos, cuatro grandes corrientes. Las fuerzas políticas del oficialismo “bolivariano” descansan sobre tres grandes partidos. Los campesinos tienen, al menos, dos grandes agrupaciones. El sector popular no está organizado en una estructura nacional integral, como en Cuba, por ejemplo. La consolidación del Proyecto bolivariano en las Fuerzas Armadas requerirá, al menos, dos a tres años más. Los medios de comunicación bolivarianos tienen escasa eficiencia y muchos ministerios estratégicos del Estado son ineficientes; en parte, porque en los últimos tres años han cambiado hasta seis veces (¡!) de ministros y viceministros, haciendo imposible una gerencia estatal de calidad.
La dispersión cuantitativa de las fuerzas “bolivarianas” se agrava, porque muchas tienen el hábito del uso faccioso del poder, que convierte en secundario el interés de la Revolución y de la Patria. Hugo Chávez quiere remediar este mal político el próximo año mediante la formación de un Partido Único y el ministro William Lara pretende convertir el Canal 8 en un noticiero de 24 horas, tipo CNN. Quien sabe si lo vayan a lograr, porque hasta ahora el Estado no ha sido capaz de desarrollar un sistema de detección de revolucionarios para los mandos medios y la vanguardia, que requiere el futuro del proceso.
Ir al enfrentamiento frontal con la mayor potencia del mundo y sus cómplices de la Unión Europea, en estas condiciones, solo será victorioso, si se tiene el talento y la suerte de Alejandro Magno.” (5)

No puede haber dudas de la intención que encierra el simbolismo onomástico que aparece al final del artículo de Dieterich. No hay otro Alejandro en esta época, mas que el moribundo caudillo cubano, Fidel Alejandro Castro Ruz. Sin el talento de su mentor, al Coronel Chávez no le vale imitarlo en audacia. Ni toda la suerte del mundo puede darle la victoria a largo plazo.

Balance de los acuerdos energéticos con Chávez
Si los envíos de petróleo venezolano han significado un gran alivio energético para el castrismo en los últimos años, el informe del Servicio Geológico de Estados Unidos sobre las grandes reservas de petróleo y gas de Cuba en áreas de su zona económica marítima, ha dado un vuelco a las perspectivas de desarrollo de la Isla. Para un serio análisis sobre la cuestión ver de Juan Benemelis su ensayo, Cuba y el petróleo: Una consideración geo-estratégica.

Preocupados por la inestabilidad en Venezuela, la cúpula sucesora se ha lanzado a la subasta del gran manto petrolífero cubano. Como antecedentes hay que hacer notar que antes de la repentina gravedad de Castro y en el marco de los grandes planes con Hugo Chávez éste último había lanzado el Acuerdo de Cooperación Energética con 14 países del Caribe, (PetroCaribe), en junio de 2005. Los envíos venezolanos de petróleo a los signatarios, de los cuales una parte sería financiada por Venezuela, deberían generar un fondo en el que cada país aportaría un porcentaje del ahorro para alimentar el llamado fondo Alba-Caribe. Estos recursos iban a hacer posible la promoción y ejecución de obras como la construcción de un centro oftalmológico para la Misión Milagro, y otros proyectos sociales. También el compromiso chavista incluía la conclusión de la Refinería de Cienfuegos iniciada por la extinta Unión Soviética, como un elemento para aprovisionar de gasolinas el mercado caribeño. Además se estipulaba que PDVSA junto con CubaPetróleo (CUPET) realizarían estudios de exploración y actividades de perforación en el Golfo de México.

En junio de 2006, es decir, un año después de firmado el acuerdo había innumerables dificultades para concretar lo firmado sobre la entrega de combustible en el Caribe por falta de depósitos de almacenamiento o por necesidad de acuerdos con las compañías norteamericanas dueñas de los depósitos existentes en muchas de las naciones sumadas a PetroCaribe.

Con relación a la refinería cienfueguera, aunque el proyecto supone el arranque de operaciones para el 2007, en realidad todavía se encuentra en la fase de inspecciones para definir el alcance de reparaciones, el análisis de esquemas de procesos y la estimación de los costos de la obra. La lentitud, por no decir el fracaso de PetroCaribe, y las demoras en la puesta en marcha de la refinería de Cienfuegos ponen en peligro los planes sociales concebidos por Fidel Castro para el área y reducen el ingreso en divisas por el empleo de profesionales y técnicos cubanos en esos países.

El sitio cubano de Internet, Visiones Alternativas, reproduce un trabajo que aborda la perforación en aguas profundas del Golfo de México, donde se reconoce que:

“…las instituciones de investigaciones, INTERVEP, de Venezuela, y CEINPET, de Cuba, comparten tecnologías y mejoran la calidad de los combustibles y las refinerías. Sin embargo, las relaciones con PDVSA no pueden copar las aspiraciones de prospección y perforación fuera de las costas, porque no es el fuerte del ente venezolano, salvo en el Lago Maracaibo. Los venezolanos sólo recientemente empiezan a explorar en aguas profundas en áreas fronterizas de sus fronteras orientales con Trinidad y Tobago. “

Por lo pronto, nadie se va a suicidar en Cuba, los altos jerarcas no le van a echar en cara a Chávez sus ineficiencias e incumplimientos porque no pueden cortarse el oxígeno que representan decenas de miles de barriles diarios de petróleo venezolano, pero tienen que darse prisa en empezar a romper esa dependencia energética. Por eso ordenan a Esteban Lazo respaldar a nombre de Cuba el incendiario y contraproducente discurso antinorteamericano de Chávez en la Asamblea General. Pero no son precisamente tranquilizadoras para La Habana las declaraciones del candidato opositor Manuel Rosales, que prometió que de quedar electo presidente de Venezuela construirá “con los dólares que quieren invertir en una refinería en Cuba”, un complejo refinador en Capirito, en el estado Monagas.

Por eso están obligados a tocar a otras puertas, como hizo Ricardo Alarcón en reciente visita a Bielorrusia. La agencia española EFE, reportó desde Minsk que:

“Uno de los objetivos de la visita de Alarcón es reforzar la cooperación tanto en el plano político como en el económico, especialmente en la esfera energética.
Minsk está dispuesta a ofrecer a Cuba tecnología de procesamiento de hidrocarburos, además de cooperar en la explotación de los yacimientos de petróleo de la isla.”

El coronel Chávez ha avanzado tanto en su confluencia con el castrismo que fue ungido por el irrepetible Castro como su sucesor a nivel internacional. Uno de los métodos que está empleando para intentar la imposible tarea de implantar el castro-chavismo en América Latina, es influir en los procesos electorales democráticos mediante sus petrodólares. Como complemento debe tener éxito en encabezar en el continente la coalición antiglobalización y antiamericana, integrada por liberales norteamericanos, ambientalistas, extremistas islámicos, anarquistas, socialistas radicales, trotskistas y sindicalistas partidarios del proteccionismo . Por su parte, la cúpula sucesora, mantiene un bajo perfil y deja a Chávez interpretar su papel. Aquel, al que siguieron los generales ciegamente, ya no los puede guiar y desconfían del golpista fracasado. Por eso en Cuba se preparan para la pirueta que significará honrar la memoria del Comandante pero sin cumplir su legado.

Los generales guardan sus distancias

Los viejos generales saben mejor que nadie que fuera del campo de batalla no todo lo que cuenta es el número de divisiones, o de tanques, también vale el número de pozos de petróleo, o las relaciones con políticos extranjeros. Por eso se han olvidado un poco de las promesas de Chávez y se han movilizado para explotar los pozos propios, abriendo el apetito del oro negro a los voraces tigres y dragones del Asia, aunque no se les escapa que bien cerca de la Isla, en Texas, están las mejores refinerías y las más modernas técnicas de perforación en aguas profundas. Esperando una señal de Washington que todavía no llega, mantienen abiertos los canales de comunicación y están seguros que el cabildeo de los empresarios petroleros norteamericanos expulsados del Santa Isabel-Sheraton en México, se va a redoblar ante un nuevo Congreso controlado por los Demócratas.

Los antiguos guerrilleros que detentan el poder consideran que hay que fortalecer la estructura del partido comunista y del estado socialista como valladar necesario frente a los altos oficiales que esperan hace años sucederlos en los mandos superiores. Creen que será mediante una verdadera institucionalización, -porque la anterior Castro la hizo trizas-la forma de evitar que conspiren o se subleven coroneles ambiciosos o generales relegados. Por eso el proceso sucesorio, si ya no puede ser castrista, tampoco puede ser exclusivamente castrense y para ello, han seleccionado los mejores cuadros civiles a su disposición.

Pero también tienen que atender a la base de la pirámide del poder. Ricardo Alarcón de regreso de entrevistarse con Presidentes y Primeros Ministros viaja a Guisa a decirle a los montunos que “el ejercicio democrático en la nación implica, en primer orden, atender las inquietudes legítimas de la gente”.Simultáneamente, Carlos Lage inaugura un acueducto en Guantánamo y después va a Santiago a chequear la reparación de la planta principal de potabilización del acueducto. Estas noticias se publican el mismo día en la primera página del diario Juventud Rebelde, por lo que no hay que ser “cubanólogo” para ver ahí una señal nada común en los últimos 47 años. Se trata de una ofensiva mediática para que la población piense que se están ocupando de oír y solucionar sus problemas.

Cuando la revista Bohemia informa que once ejecutivos de CIMEX, la principal corporación cubana, fueron condenados a penas de entre cuatro y 20 años de cárcel por fraude y corrupción, en un caso relacionado con una empresa española, es una noticia importante. A continuación nos enteramos que han sacado de CIMEX a la empresa turística Havanatur y la pasan al Ministerio de Turismo, (organismo central que atiende el área y cuyo ministro es el Coronel Manuel Marrero Cruz); y además que han privado a GAESA de la administración de hoteles y se la encomiendan a empresarios españoles. Otro importante desgajamiento de CIMEX es el del Banco Financiero Internacional hacia el organismo central correspondiente, el Banco Nacional de Cuba. Hay que concluir que nada de esto es casualidad, es una señal triple hacia la base, la nomenclatura y el exterior y confirma además, la línea de fortalecimiento institucional a que hacíamos referencia. Pero ¡atención! Lo anterior no supone en lo más mínimo la eliminación de los militares-empresarios, o pugnas entre grupos rivales. De lo que se trata es de frenar la corrupción desmedida, y debilitar a corporaciones muy poderosas y no siempre eficientes y al mismo tiempo fortalecer el monopolio del Partido Comunista, cuya principal maquinaria de poder es el control que ejerce sobre los organismos centrales del estado.

Desde 1995, el Perfeccionamiento Empresarial (PE) se inició en todas las empresas militares. En 1997, el V Congreso del PCC aprobó la implantación paulatina a nivel nacional del ese sistema, que se basa en la rentabilidad, y donde el salario de los trabajadores está vinculado a las ganancias de la empresa. A inicios del segundo semestre de este año un total de 821 empresas, (744 civiles y 77 atendidas por el MINFAR), se habían incorporado al PE, representando el 32% de las empresas estatales del país. La implantación del nuevo y más rígido reglamento laboral a partir de Enero del 2007 es considerada por algunos expertos como parte del plan de Raúl Castro para incluir las 1800 empresas que están fuera del sistema, al Perfeccionamiento Empresarial. Esto conllevaría un difícil equilibrio; por una parte abandonar la política de subvención económica a las empresas incosteables y poner fin a la inamovilidad laboral pero manteniendo garantías salariales mediante recalificación.

Puede sorprendernos el pragmatismo de la cúpula cubana, pero es que se trata de supervivientes que se mantienen aferrados al mando tras medio siglo de contorsiones políticas. No queda hoy ya más Alejandro que un anciano lamentable que desvaría, y sus viejos generales, quieren gozar de los ripios del poder que les han tocado. Algunos pueden opinar que todo lo que hay es el intento de consolidación de una variante mezquina del Castrismo, el Raulismo, pero las evidencias indican que se trata principalmente del Realismo de un equipo de gobierno. Lejos ya sus años de aventuras legendarias, a nombre del condotiero mayor, no pretenden los ancianos guerrilleros calzarse las botas de siete leguas de Castro, se las dejan a Chávez a ver si le sirven.

Al enfrentarse a la desaparición de su Comandante en Jefe, se están enfrentando a la suya propia, no por edad, sino porque no están dispuestos a continuar sacrificándose por las ideas utópicas del Caudillo que no tienen sustentación en el mundo actual. Por eso se están ocupando de arreglar los mecanismos de poder heredados y al mismo tiempo tienen que prestar atención a los problemas más acuciantes de la población del país. Si logran pasar esa prueba, podrán empezar a preparar el proyecto de Sucesión de los Sucesores.