Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

 Mesa-Lago: 'No veo que el Gobierno pueda conseguir otro socio estratégico como la Unión Soviética o Venezuela'

 

Diario de Cuba, Madrid

 

"¿Qué alternativa tiene la economía de Cuba si no es el sector no estatal? Salvo que aparezca otro salvador subsidiario como fueron la Unión Soviética y Venezuela. Otro socio estratégico, yo no lo veo", señaló el economista y académico Carmelo Mesa-Lago durante la presentación de su último libro en Madrid.

 

Sobre la posibilidad de que China fuera este salvador, explicó que tampoco lo veía plausible. Aunque Pekín ha aumentado el comercio con La Habana, en 2014 era un 9% y, las cifras más recientes, de 2015, señalaron un 16%.

 

El volumen Voces de cambio en el sector no estatal cubano. Cuentapropistas, usufructuarios, socios de cooperativas y compraventa de viviendas, un libro coordinado por Mesa-Lago, fue presentado este martes en la tarde en la Casa de América de Madrid.

 

"Mucha gente me ha dicho dentro y fuera de Cuba que Raúl Castro está hastiado, que ya no puede más, que quiere salirse de esta cuestión. Miguel Díaz-Canel es el designado primer vicepresidente, que sería el sucesor del general el 24 de febrero del año próximo. Díaz-Canel no tiene fuerzas que lo apoyen, solo tienen las que apoyan a Raúl Castro: el Partido y las Fuerzas Armadas. Si Raúl Castro se retira por completo, ¿qué es lo que va a hacer Díaz-Canel? No puede hacer nada. Raúl Castro lleva con estas reformas diez años. ¿Díaz-Canel va a hacer lo que él no hizo en una década? Esta es una de las preguntas fundamentales y yo no tengo respuesta para eso", explicó el académico cubano.

 

En el encuentro de este martes, Mesa-Lago también se refirió al ministro de Economía, Marino Murillo.

 

"No se sabe nada de Murillo desde hace ocho o nueve meses. Está escondido. Era la persona responsable del informe sobre el proceso de reformas económicas y de implementarlas. A mí esto me preocupa muchísimo, porque este era el hombre que estaba al frente de todo eso", señaló.

 

Asimismo, el académico habló de otro aspecto de la economía nacional: la venta de servicios profesionales.

 

"La compra de servicios profesionales cubanos en Venezuela y Brasil han disminuido y los ingresos han caído. Podrían haber disminuido en 2016 a 5.000 millones de dólares anuales o menos", afirmó.

 

En cuanto al libro presentado este martes explicó que era un trabajo conjunto con Roberto Veiga González y Lenier González Mederos, ambos cubanos residentes en la Isla, quienes realizaron las entrevistas; así como con Sofía Vera Rojas, candidata a doctora en Ciencias Políticas por la Universidad de Pittsburgh, y Aníbal Pérez-Liñán, catedrático de Ciencias Políticas en la Universidad de Pittsburgh, que llevaron a cabo las tabulaciones y su análisis.

 

"Fueron 80 entrevistas a cuatro sectores (cuentapropistas, usufructuarios, socios de cooperativas y personas vinculadas a la compraventa de viviendas). Nosotros no dimos respuestas alternativas. Fueron entrevistas abiertas, sin respuestas que marcar. Se demoraron entre hora y media y dos horas. Fueron muy intensivas", puntualizó.

 

Sobre el número de entrevistados lamentó: "No pretendemos que sea una encuesta científica, desgraciadamente, porque eso habría sido imposible. Habría que haber pedido permiso a las autoridades en Cuba y eso no nos lo iban a dar. Tengo colegas que consiguieron hacer entrevistas en Cuba, pero con un período de secuestro de 10 años. De manera que cuando salen los resultados, ya son viejos".

 

Sobre los datos que recoge este volumen, adelantó que en cuanto a la satisfacción con lo que hacen y lo que ganan, los cuentapropistas señalaron que en un grado de satisfacción entre el 1 y el 10 (máximo), un 80% está muy conforme (con puntuaciones de 8, 9 o 10), y solo un 5% quedó entre el 1 y el 3.

 

Otras informaciones obtenidas en este estudio fueron que el 57% de los trabajadores del sector no estatal tienen entre uno y cinco empleados. Solo un 2% dijo tener más de 15.

 

"Otra sorpresa para nosotros fue que el 93% dijo tener ganancias netas después del pago de impuestos. Y dos tercios de ellos dijeron reinvertir todas las ganancias. Hay por tanto un proceso de crecimiento del negocio, pero que tiene límites puestos por el Estado. El dueño de un paladar no puede tener una cadena, no puede tener varios paladares", explicó Mesa-Lago.

 

Señaló que hay cinco impuestos para los cuentapropistas y, al respecto, precisó que el "más absurdo" de todos es el que se aplicaba a la fuerza de trabajo: "Mientras más empleados un cuentapropista o un usufructuario contrata, mayor es el impuesto que tiene que pagar. Lo que es absurdo porque al Estado le conviene que haya más empleados. Según declaraciones de hace unos años, el Gobierno afirmó que 1,8 millones de empleados estatales son innecesarios. El Estado necesita deshacerse de ellos y para ello necesita que se creen empleos no estatales. Están penalizando a alguien que ayuda a solucionar un problema que es fundamental".

 

Las entrevistas, además, reflejaron que un 92% de los trabajadores del sector no estatal querría expandir su negocio, e, incluso, vender en el extranjero

 

"El libro no solo son estadísticas. Uno puede ver lo que está diciendo la gente. Uno de los entrevistados dijo que veía un contenedor que llevaba sus productos para vender en Bahamas y Barbados. Es impresionante, porque hay tantas restricciones, pero los cuentapropistas tienen un espíritu emprendedor. Este espíritu podría ser magnífico, si no tuvieran tantas trabas", precisó.

 

En cuanto a la publicidad la definió como "muy rudimentaria. El 67% son tarjetas de visita, volantes, carteles que ponen en el frente del negocio. Solo un 19% de los emprendedores tiene acceso a internet".

 

Los dos problemas fundamentales que señalaron los cuentapropistas y usufructuarios fueron "la dificultad para conseguir materia prima y la burocracia e interferencia del Estado, las trabas y los impuestos. Y a la pregunta ¿qué es lo que usted desea que mejore?, dos tercios de los entrevistados respondieron que la burocracia estatal y el tema de las materias primas".

 

Sobre las remesas, señaló que solo un 24% de los entrevistados afirmó recibir remesas económicas: "Aquí sí hubo temor. Pienso que la gente fue cautelosa. Luego respondieron que el 68% recibía ayuda de familiares en la Isla y fuera".

 

Además, Mesa-Lago criticó que muchos profesionales cualificados se dedicaran a actividades no cualificadas.

 

"Lo que tiene que hacer el Estado es permitir a los profesionales ejercer su oficio: de 201 actividades aprobadas por el Gobierno para el trabajo por cuenta propia, la mayoría son actividades no cualificadas. No llegan ni a diez las actividades cualificadas", lamentó.

 

"Mi conclusión es que si se flexibilizara y se avanzara en el proceso del sector no estatal habría un crecimiento en la economía de Cuba y un incremento en el bienestar social. Desgraciadamente las reformas son muy lentas. Y por supuesto, también estaría la descentralización del sector estatal" concluyó el académico.

 

En el acto de este martes participaron también Consuelo Naranjo, directora del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas; José Antonio Alonso, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense, y Carlos Malamud, historiador investigador del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales.

 

Catedrático Distinguido de Economía y Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Pittsburgh, Mesa-Lago es autor de diversos libros y artículos sobre economía cubana y sistemas económicos comparados, entre otros temas. Ha recibido varios premios, entre ellos los de la Alexander von Humboldt Stiftung (1991, 2002) y el de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a la investigación sobre trabajo decente conjuntamente con Nelson Mandela (2007). En 2015 fue elegido como uno de los 50 intelectuales más influyentes en Iberoamérica.