Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

Once años on-line... y seguimos

 

Cubanálisis-El Think-Tank

 

Se dice fácil. Pero ya han pasado once años desde aquella madrugada en que, tras varias horas de cabezazos y tropiezos, logramos poner on-line por primera vez Cubanálisis-El Think-Tank.

 

No vamos a narrar otra vez toda nuestra inexperiencia para acometer una tarea como esta, sino destacar solamente que, como casi siempre sucede en la vida, la perseverancia y el esfuerzo pueden contribuir significativamente a suplir otras carencias y acercarnos a los objetivos propuestos.

 

Si de algo podemos sentirnos satisfechos, y lo decimos con orgullo, es que en estos once años hemos sido siempre fieles a nuestros postulados de constituirnos como un espacio abierto de discusión y análisis, sin exclusiones absurdas y sin pretender convertirnos en fiscales y jueces de criterios diferentes a los nuestros, porque seguimos convencidos, cada vez más, de que no somos dueños de la verdad absoluta ni mucho menos.

 

Hemos cometido errores en nuestro trabajo. Humanos somos. Pero siempre hemos tratado de no persistir en nuestros errores, sino de aprovecharlos para poder ganar en experiencia y encontrar, o al menos buscar, criterios alternativos para tratar de perfilar explicaciones más adecuadas a los problemas que analizamos. A veces no hemos podido llegar desde el inicio a criterios más lógicos, ya que en el tema cubano no siempre lo “lógico” es lo más acertado.

 

Hoy reiteramos con orgullo nuestra línea de actuación. Es la que hemos seguido en estos once años de diaria aparición on-line, publicando desde diferentes ciudades y países, y sin tener más límites que fallos técnicos inevitables cuando se trabaja con absoluta restricción de conocimientos y recursos, como ha sido nuestro caso: ni un centavo recibido nunca como apoyo a nuestro esfuerzo.

 

Hemos tratado de contribuir al esclarecimiento y posibles soluciones del drama cubano sin tendencias de dogmatismo o amiguismo, y expresando nuestros criterios clara y directamente, sin subterfugios ni dobleces.

 

Por eso hoy podemos decir, con satisfacción, que

 

·       Nunca hemos atacado desde nuestras páginas a organizaciones o personas opuestas al régimen, sean de dentro de la isla o del exilio. Discutimos ideas, sin necesidad de atacar o juzgar conductas de otros seres humanos tan valiosos como nosotros, o tal vez mucho más.

 

·      Combatimos a un solo enemigo: el régimen dictatorial cubano. Los demás pueden ser adversarios, amigos con ideas diferentes a las nuestras, o ni siquiera compañeros de viaje, pero nunca confundimos al único contrincante que hay que enfrentar y derrotar si se desea contribuir a la salvación de la nación cubana.

 

·      No olvidamos a todos y cada uno de los que han colaborado de buena fe durante todos estos años y sin recibir ni un centavo de compensación por sus esfuerzos y sus tan valiosas contribuciones, y les agradecemos muy sinceramente todo el apoyo intelectual y moral que su colaboración ha representado y representa para nuestros esfuerzos y nuestros objetivos.

 

Seguiremos adelante, como hasta ahora, superando obstáculos para mantenernos on-line  tratando de brindar lo mejor de nuestras capacidades para nuestros lectores y de poder contribuir modestamente al análisis creativo de la realidad cubana. Y como proclamamos en nuestro lema inicial queremos que Cubanalisis-El Think-Tank siga marcando “la diferencia entre reproducir noticias y analizar información”.

 

Lo que hayamos podido lograr hasta ahora depende, primero que todo, de la aceptación de nuestros lectores y de sus criterios sobre nuestro trabajo y nuestros resultados. Tanto de los razonamientos que nos favorecen y nos estimulan como de los que nos señalan nuestras insuficiencias y constituyen retos que debemos enfrentar y vencer.

 

Así que, un año más, decimos de corazón a todos ellos, tanto en Cuba como en Estados Unidos y el resto del mundo: gracias, muchísimas gracias.