Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

 “No he visto ningún cambio de parte del gobierno cubano

en mejorar ninguna condición para el pueblo”

 

JON PIECHOWSKI, subsecretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental, encargado de diplomacia pública, en entrevista exclusiva para La Hora de Cuba

 

Henry Constantin, en La Hora de Cuba

 

Me acerco al enorme edificio del Department of State a punto de empezar a sudar, aunque solo he caminado cuatro cuadras, pero a la 1 de la tarde el sol de la primavera en Washington ya se hace sentir. Paso el control de seguridad, después de sacar y meter de nuevo en los bolsillos todo el arsenal de tecnología periodística que llevo arriba: dos celulares para grabar audio, un pequeño trípode -por si me dejan filmar-, papel para notas, cargador portátil, lapicero, el imprescindible pasaporte... El enorme, multiétnico, plurilingüe lobby del Departamento de Estado parece mejor el de las Naciones Unidas: enfrente de mí, arriba, las banderas de todos los estados del planeta -incluida la cubana- cuelgan inmóviles; en la pequeña cola que tengo que hacer antes de registrarme hay unas quince personas, que conversan en idiomas distintos.

 

La cafetería y las tiendas de souvenirs en el camino te recuerdan que estamos en un lugar esencialmente democrático y capitalista: mis anfitriones me invitan a un café -yo pedí un expreso, para combatir el cansancio que está dándome vueltas desde las 5:30 de la mañana. Hablamos un rato de la dificultad de hacer periodismo en Cuba, y de las condiciones técnicas de la entrevista. “No se filmará, por razones de seguridad, pero puedes grabarla en audio y preguntar lo que quieras”, me aseguran. Después de un corto viaje en ascensor, un larguísimo pasillo al que se le notan los años y el ajetreo en que vive, y algo de espera en la puerta de la oficina, me recibe DAS Piechowski (las iniciales de su cargo en inglés), un hombre joven y de buen español, abierto pero muy diplomático en sus respuestas, como tendré ocasión de comprobar, y que me sorteará muy hábilmente todas las preguntas que yo hago en forma de conversación -aunque aquí se las dejo ya reducidas, para dejarles a solas con DAS Piechowski.

 

En lo que me saluda y elogia, se da cuenta de que cada una de las frutas plásticas de adorno sobre la mesita que nos separa, tiene pegada una etiqueta con un precio escrito, broma de sus colegas de oficina. “Están más baratas estas frutas que las de verdad en Camagüey”, sonrío mientras les quitan los precios. Nos tomamos algunas fotos, y empezamos.

 

H. CONSTANTIN: ¿Estados Unidos estaría dispuesto a sentarse a hablar sobre los temas de Cuba -democracia, derechos humanos- con el gobierno cubano? ¿Tendría alguna condición previa para sentarse a hablar, suponiendo que el gobierno cubano diga "vamos a hablar de derechos humanos en Cuba"?

 

J. PIECHOWSKI: Bueno, tenemos relaciones diplomáticas con Cuba, tenemos nuestra embajada allá y existe para tratar temas que pertenezcan a nuestros intereses. Hasta el momento yo no he visto ningún cambio de parte del gobierno cubano de mejorar ninguna condición para el pueblo cubano.

 

H. CONSTANTIN: ¿Qué puede decir sobre el problema de los "ataques acústicos"?

 

J. PIECHOWSKI: Todavía hay mucho que no sabemos, nuestros diplomáticos están afectados por varios síntomas, y eso sí es algo comprobado médicamente, y nunca antes observado. Bajo la Convención de Viena creemos que el gobierno cubano tenía la responsabilidad de asegurar que tal cosa no le pasara a nuestros diplomáticos.

 

H. CONSTANTIN: ¿Pero tienen alguna idea de las causas de estos padecimientos, si es tecnológica, viral, ambiental...?

 

J. PIECHOWSKI: Tal y como han ocurrido solo podemos decir que ocurrió como un ataque, un atentado contra los diplomáticos.

 

H. CONSTANTIN: Entre los cubanos hay un debate fuerte en cuanto a las sanciones que el gobierno norteamericano le está aplicando a las autoridades cubanas, unos las defienden, otros las critican, generalmente esas críticas están en función de si afectan o perjudican al pueblo cubano. Pero es cierto que el gobierno cubano manipula la opinión pública interna y a veces también la externa, así que no es fácil encontrar muchos críticos a la actual política norteamericana dentro de la isla ¿cómo manejan eso?

 

J. PIECHOWSKI: En primer lugar yo creo que la política de Estados Unidos trata de apoyar al pueblo cubano y hemos tenido en primer plano el rol importante de las agencias de seguridad y militar en la economía cubana, o sea que la lista restringida contempla ese papel. Desde luego no queremos que esas entidades y el régimen se enriquezcan, eso para nosotros es algo muy importante. Hemos anunciado varias medidas que tienen que ver con esa visión de hacer que el régimen no reciba fondos para que haya un intento serio y real de mejorar las condiciones de vida para el pueblo cubano y que mejore el respeto a los derechos humanos de nuestro pueblo cubano.

 

H. CONSTANTIN: ¿Con las medidas que ya han aplicado será suficiente para lograr esas metas? ¿Aplicarán más?

 

J. PIECHOWSKI: Yo no quiero especular sobre las medidas que tomaremos en el futuro, cuando por ejemplo el secretario Pompeo decidió aplicar el título 3 de la Ley Libertad (conocida en Cuba como Helms-Burton) era porque habíamos visto que después de 22 años de haber suspendido esa parte de la ley no hubo ningún cambio en la situación de derechos humanos en Cuba, ningún cambio en la situación para un cubano que vive una realidad de miseria material y una vida donde sus derechos de expresarse libremente, de elegir libremente su liderazgo, no están en juego. En eso hemos querido poner énfasis para que haya una mejora en la situación.

 

H. CONSTANTIN: Hay medidas de las aplicadas por la administración Trump para castigar al gobierno cubano que también perjudican a sectores de la sociedad civil, del cuentapropismo y del activismo por los derechos humanos -como por ejemplo la eliminación de las visas de múltiple entrada por cinco años. ¿Creen que deben reanalizar algunas de esas medidas?

 

J. PIECHOWSKI: Bueno, nosotros cuando hemos aplicado los varios cambios de política o de aplicar ciertas secciones de nuestra ley vigente, claro que tomamos en cuenta la situación del pueblo cubano. Todos reconocemos que es difícil vivir en Cuba, es difícil cuando alguien te dice lo que puedes producir, lo que puedes vender o cuántas sillas puedes tener en tu restaurante, es difícil. Nosotros queremos que esté bien claro que no queremos que el régimen en La Habana saque provecho sobre todo de Estados Unidos, pero creemos que es importante que todo el mundo manden una señal clara de que en 2019 la democracia es un derecho y que hay que respetar los derechos fundamentales para todos los cubanos. En cuanto a los visados lo que se hizo fue una replicación de lo cómo el gobierno cubano emitía visados para estadounidenses. En segundo lugar fíjese que el efecto del personal reducido que tenemos allá en La Habana implica que no tenemos el mismo personal para otorgar visado a los cubanos y hemos tenido que cambiar de sitio. Yo sé que eso afecta afecta a los planes para un posible viajero cubano, pero estamos delante de esta realidad y tenemos un número muy limitado actual de personal allá y eso afecta mucho nuestras operaciones en el país.

 

“HAY UNA CONCIENCIA CRECIENTE DE QUE LAS MISIONES MÉDICAS REALMENTE SON UNA MANERA PARA EL RÉGIMEN DE GANAR DINERO EXPLOTANDO EL CONOCIMIENTO Y EL TALENTO DE LOS MÉDICOS CUBANOS”

 

H. CONSTANTIN: La administración norteamericana ha dicho que tiene todas las opciones sobre la mesa con respecto a Maduro en Venezuela, pero el gobierno cubano también ha dicho que apoya invariablemente a Maduro. ¿Entonces también estarían todas las opciones sobre la mesa con respecto al gobierno cubano, si este continúa firme al lado de Maduro?

 

J. PIECHOWSKI: Bueno, yo me limitaré a poner énfasis sobre lo que el presidente Trump dijo en el caso venezolano: que efectivamente sí todas las opciones quedan sobre la mesa, pero al mismo tiempo yo creo que el consenso diplomático que existe en la región, el rechazo contundente que la región tiene hacia la represión y el régimen de Maduro, muestra que todos queremos ver una resolución pacífica y una transición pacífica hacia la democracia en Venezuela. Claro que el papel del aparato de seguridad cubano está muy presente. La presencia de inteligencia cubana ayuda a Maduro porque así puede reprimir mejor al pueblo venezolano, y previene la aspiración de este de restaurar la democracia y vivir con respeto a sus derechos humanos y su dignidad.

 

H. CONSTANTIN: A los cubanos en general les preocupa mucho el tema migratorio, y ahora mismo hay miles de cubanos tratando de llegar a la frontera de Estados Unidos con México. ¿Modificarán el actual tratamiento que reciben a los emigrantes cubanos?

 

J. PIECHOWSKI: Bueno, yo diría en primer lugar que cada país tiene una responsabilidad de controlar sus fronteras, controlar quién puede entrar y eso es una prioridad para esta administración, y yo creo que seguiremos adelante en nuestra política migratoria, que sigue en vigor. No veo por el momento ningún cambio.

 

H. CONSTANTIN: ¿Hay posibilidades de que el programa que acogía a los médicos cubanos que abandonaban las misiones del régimen se reactive a corto plazo?

 

J. PIECHOWSKI: Hay una conciencia creciente de que las misiones médicas realmente son una manera para el régimen de ganar dinero explotando el conocimiento y el talento de los médicos cubanos. Lo vimos en Venezuela, cómo los cubanos allá fueron como ayuda médica pero esta fue manipulada para controlar el apoyo político de los venezolanos que necesitan cuidado médico.

 

H. CONSTANTIN: ¿El gobierno de Estados Unidos cree que el tema de Cuba debería estar presente en estas iniciativas internacionales donde se trate de la solución de los problemas de Venezuela y Nicaragua?

 

J. PIECHOWSKI: Algunos miembros del grupo de Lima, estoy pensando en Brasil por ejemplo, han hablado del papel negativo que ha desempeñado Cuba en Venezuela y han condenado el trato del gobierno cubano hacia sus propios ciudadanos. Yo creo que es importante que todos participemos en un compromiso, sea diplomático, sea público, mediante lo cual hablamos de lo que está ocurriendo en Cuba, la represión que vive el pueblo cubano, porque esa conciencia debe ser fortalecida. Esto es una tarea que está en nuestras manos, en las manos de todos y la gente de buena fe debe alzar la voz para que haya un cambio democrático en Cuba.

 

H. CONSTANTIN: ¿Quiere decir unas palabras finales para los cubanos?

 

J. PIECHOWSKI: Estados Unidos sigue apoyando al pueblo cubano, a todos los cubanos que cada día tienen que decidir cómo ganarse la vida, cómo conseguir que haya comida para sus niños. Reconocemos sus desafíos, estamos en solidaridad con ellos, y esperamos que puedan vivir bajo mejores condiciones.

 

 

Le doy las gracias por su gentileza, cierro el archivo de grabación, me despido. A las 2:19 pm estoy saliendo del edificio, al aire fresco y cálido de la ciudad del Potomac. Regreso al hotel guiándome por el Google Maps, porque como no almorcé, por el apuro, soy capaz de pasarme de calle, distraído. En una esquina, mientras espero la señal para el cruce de peatones, me imagino cómo hubiera sido entrevistar a un funcionario del ministerio de Relaciones Exteriores cubano, sobre los mismos temas. "Puedes preguntar lo que quieras", me sonrío pensando que pudieran hablar así tan abiertos, tan seguros. Les vendría muy bien.