Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

                                            Dr. Antonio Morales-Pita, Chicago

Influencia de la posible recesión norteamericana sobre la economía cubana

 (TERCERA PARTE - Final)

 

De los dos artículos precedentes, se desprenden dos conclusiones fundamentales: en primer lugar, que la situación económica de los Estados Unidos de América puede clasificarse como una recesión que debe perdurar a lo largo del 2008; y en segundo lugar que de los tres socios comerciales principales del gobierno cubano (Venezuela, China y Canadá) solamente China está en condiciones de sobrellevar el colapso norteamericano e incluso contribuir a reducir sus efectos en la economía mundial.

 

Esta última parte tiene el objetivo de evaluar la influencia indirecta que la recesión estadounidense tendrá en la economía cubana a través de sus efectos directos sobre sus  principales socios comerciales. 

 

Se ha estructurado la exposición en dos secciones:  a) análisis de los principales problemas de la economía cubana relacionados con el sector externo; y b) principales fuentes de ingreso en divisas. La primera sección estudia la situación actual de la economía cubana con independencia de que ocurra una recesión en los Estados Unidos y permitirá evaluar cual es su grado de preparación para enfrentar una crisis económica internacional. En el contexto planteado en la primera sección, la segunda  analiza las tres fuentes fundamentales de ingresos en divisas en interrelación con la situación internacional y en particular con la de los tres socios comerciales fundamentales.  Las conclusiones concretarán los posibles efectos de la recesión norteamericana sobre la economía cubana durante el corriente año.

 

Sección I – Análisis de los principales problemas de la economía cubana relacionados con el sector externo.

 

La deuda externa

 

Del artículo[1] se aprecia que: a) la deuda externa en moneda dura creció en un 148% en el período comprendido entre 1989 y 2006 [de 6 hasta 15.4 billones de dólares] y en particular ascendió un 22% entre el 2005 y el 2006, debido principalmente a una acumulación de intereses no pagados, a la depreciación del dólar estadounidense en los últimos años, así como a la nueva deuda con Venezuela y China; b) Cuba ha incumplido sus pagos al Japón, Canadá, Chile, México, Francia, África del Sur, España y el Reino Unido; c) la relación porcentual entre la deuda externa y las exportaciones de bienes y servicios en el 2004 en moneda dura solamente fue del 213% (superior al promedio regional de 138%); d) la deuda solamente con Venezuela en el período 2001-2005 fue estimada en $2.5 billones de dólares (es decir el 17% del total). Según[2] en el 2004, las deudas a Venezuela, China y el Canadá ascendían respectivamente a $992, $682 y $90 millones de dólares.

 

La situación de endeudamiento se puede clasificar de grave, incluso en el marco de Latino América. Cuba se ha convertido en un cliente de alto riesgo para recibir préstamos que no pudiera pagar con moneda nacional. 

 

Inversiones extranjeras

 

Las inversiones extranjeras en Cuba carecen de buenas perspectivas.  Según The Economic Intelligence Unit en el 2007, con respecto al medio ambiente comercial Cuba ocupa el lugar 81 entre 82 países seleccionados sobre la base de 90 indicadores, incluyendo incentivos para inversionistas, oportunidad de mercado, políticas hacia empresas privadas, estabilidad macroeconómica, situación fiscal, contexto político-económico, mercado laboral e infraestructura.

 

De acuerdo con[3] no es favorable la situación actual para inversionistas extranjeros, ya se trate de inversiones directas, de portafolio o incluso exportadores, por cuanto “El número de representaciones comerciales extranjeras que operan en Cuba se reduciría drásticamente como parte de la nueva política económica del gobierno de Raúl Castro, más interesado en priorizar las inversiones de mayor capital y estimular la producción nacional.”

 

Asimismo, por parte del Ministerio de Comercio Exterior cubano se ha elaborado una lista con más de 150 firmas extranjeras que no podrían realizar transacciones comerciales. En rigor se quiere establecer una política de sustitución de importaciones.  Incluso se menciona en el artículo de referencia que ya se está presentando carencia de productos en las tiendas que comercian con divisas, probablemente debida a la disminución de compras a las firmas extranjeras.

 

Estas medidas deben responder en parte al desfavorable balance comercial, principal componente del balance de cuenta corriente.

 

Balance de cuenta corriente

 

Como se ha explicado en la primera parte de este trabajo, el balance de pagos es un estado de cuenta que resume todas las transacciones externas de un país con el resto del mundo durante un período, frecuentemente un año calendario. La cuenta corriente es una de las dos grandes secciones del balance de pagos y consiste de las operaciones efectuadas durante el año.  Estas operaciones son agrupadas en el balance comercial (diferencia entre exportación e importación de bienes y servicios), el balance de ingresos por inversiones, y el balance de otras transferencias monetarias.  El componente más importante del balance en cuenta corriente es el balance comercial.

 

El balance de cuenta corriente desde el 1995 hasta el 2006 ha mostrado un saldo negativo, que como porcentaje del Producto Bruto Interno  ha estado fluctuando entre un máximo del 3% en el 2000 hasta un mínimo del medio por ciento. A partir del 2003 al 2006 ha ido descendiendo paulatinamente desde un 1.1% hasta un 0.75% aproximadamente[4].  La importación de alimentos ha crecido notablemente y constituye uno de los factores fundamentales del déficit en el balance comercial (cuyo monto asciende a 3,100 millones de dólares en el 2000 y sigue creciendo hasta 6,600 millones de dólares en el 2006)[5].  Este fenómeno se ha debido fundamentalmente a la escasez de la producción nacional de alimentos ocasionada por deficiente sistema de estimulación económica del régimen y por el inmovilismo característico de la dirección de Fidel Castro. Últimamente han aparecido en la prensa cubana la posible adopción por parte del gobierno de Raúl Castro de medidas encaminadas a estimular la producción de los campesinos privados, incluyendo el pago parcial de la producción en divisas.

 

La pérdida de curso legal del dólar estadounidense en Cuba

 

Otra medida que atenta contra el flujo de divisas al país es que desde el año 2005 en Cuba el dólar estadounidense perdió su curso legal y los extranjeros con dólares estadounidenses que visitan el país ahora tienen que cambiarlos por “dólares cubanos” que solamente circulan en Cuba, conocidos como CUC. Esta medida, que conllevó el establecimiento de comisiones y tarifas especiales, redujo el valor del dólar hasta $0.80 de CUC.[6] Esta disposición del gobierno cubano hizo artificialmente más caro el dólar cubano por lo cual redujo el atractivo de visitar a Cuba como turista o en funciones de negocios.

 

Todos los factores analizados anteriormente permiten afirmar que la economía cubana se encuentra en una situación desfavorable en el plano internacional, por lo cual no está debidamente preparada para afrontar una crisis económica internacional. En las últimas semanas se han llevado a cabo reuniones entre dirigentes de Cuba, Brasil y México como resultado de las cuales se ha planteado el incremento de las relaciones comerciales con esos países. Debido a la precaria situación de la economía cubana, el autor estima que estos intercambios se realizarán probablemente sobre la base de condiciones de facilidades de pago y en consideración a la posibilidad de un cambio futuro en la política del gobierno de Cuba bajo la presidencia de Raúl Castro.  A continuación se estudiará la situación de los ingresos en divisas con los que se pudiera en principio hacer frente a la adversa situación señalada en los párrafos anteriores.

 

Sección II - Las principales fuentes de ingresos en divisa dura

 

El níquel[7]:

 

Cuba ocupa el cuarto lugar mundial en la producción de níquel, y produce el 10% de la producción mundial de cobalto. Asimismo contiene la tercera parte de los reservas mundiales de níquel (entre un mínimo de 800 millones y 2 billones de toneladas) y ocupa el segundo lugar en las reservas mundiales de cobalto.

 

Existen planes para que una entidad china forme una “joint-venture” con una empresa cubana para completar y modernizar una planta de ferroníquel soviética no terminada en la provincia de Holguín. Este proyecto se ha paralizado por una situación de arbitrio internacional entre el estado cubano y la parte extranjera que completo el estudio de factibilidad en el 2004.

 

El alto precio del níquel ha estimulado planes significativos de expansión de la producción  que llegan hasta 120,000 toneladas anuales dentro de cinco años; sin embargo, hay serios problemas de infraestructura y servicios de apoyo para lograr una eficiente operación minera.  En general la maquinaria debe ser importada, y hay una gran escasez de compañías de servicios que puedan hacerse cargo de las funciones de apoyo más elementales.

 

 Socios extranjeros han entrado en la industria suministrando financiamiento, tecnología y mercados. La compañía canadiense Sherritt Internacional Corporation ha sido el factor más importante en la reactivación de la producción de níquel y cobalto hasta estos momentos. La producción total de ambos productos en el 2004 fue de 74,000 toneladas, ascendió a 77,000 en el 2005 y volvió a descender hasta 74,000 toneladas en el 2006. El ingreso total suministrado por el níquel en Cuba ascendió desde $426 millones en el 2002 hasta $1,100 millones en el 2005, debido fundamentalmente al incremento del precio internacional.

 

El precio del níquel ha tenido un comportamiento creciente desde mediados del año 2006 y durante el 2007 como se puede apreciar del gráfico siguiente:

 

 

                  Comportamiento estadístico del precio y de las existencias de níquel a nivel mundial[8] 

 

 

Los precios del níquel han permanecido a altos niveles.  La industria de acero inoxidable describe la situación actual como satisfactoria. Actualmente existe discrepancia entre los especialistas en el mercado del níquel sobre las existencias disponibles del mineral a corto plazo.  Mientras que algunos opinan que prevalecerá una escasez de níquel, otros piensan que existe un excedente en el mercado mundial.  La producción de acero inoxidable de China puede ascender de 5.3 a 7.3 millones de toneladas anuales entre el 2006 y el 2007, o sea el doble de la producida en el 2005.  La producción en el Japón espera un modesto aumento de 4.1 a 4.2 millones de toneladas del 2006 al 2007.

 

El aumento de la demanda del níquel en China es una de las principales promotoras del incremento del precio a nivel mundial.  China importa níquel del Canadá, los Estados Unidos, Australia y Cuba.

 

Los expertos coinciden en que hasta el día en que el petróleo se pueda explotar desde los yacimientos al norte de Cuba, el níquel será importante como colateral para los préstamos que China ha otorgado a La Habana recientemente.  China absorbe el 50% de la producción de níquel en Cuba, y está en posibilidades de adquirir el 100%.

China es ahora el segundo socio comercial de Cuba después de Venezuela.  El comercio entre Cuba y China está valorado en más de un billón de dólares en el 2006, y el gigante asiático está otorgando a Cuba grandes cantidades de crédito suave.

Rusia, los Estados Unidos, Canadá, Australia, Noruega y Cuba son los primeros productores mundiales del níquel.

 

El turismo y las remesas de los cubano-americanos

 

Desde la década de los noventa el turismo ha reemplazado a la agroindustria azucarera como fuente fundamental de divisas.

 

Del artículo[9] se ha tomado la tabla siguiente:

 

                              Principales indicadores de la industria turística cubana en el período 1989-2006

 

Indicador

1989

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

Turistas (000)

270

1,774

1,775

1,686

1,905

2,048

2,319

2,221

Ingreso neto (millones de dólares)

168

1,948

1,840

1,769

1,999

2,114

2,340

2,056

Millares de habitaciones

21.4

38.1

40.2

41.3

43.7

45.2

46.6

48.7

% ocupación

n.d.

74.3

64.7

59.7

61.8

63.5

63.6

60.7

Gastos diarios promedios (dólares)

n.d.

168.6

163.6

168.7

175.0

108.4

96.9

n.d.

              Fuente: Cuba CCE 1991, ONE 2001 al 2007, ECLAC 2005, 2006

 

Para ampliar sobre la trascendencia del turismo sobre la economía cubana y comparar con la exportación de níquel y las remesas de los cubanoamericanos, el autor ha elaborado la siguiente tabla:

 

                                Relación del ingreso neto del turismo, el níquel y las transferencias netas con respecto al ingreso

                                                                     por exportación de bienes y servicios

 

Indicador

1989

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

Ingreso bruto del turismo en divisas (billones de dólares)

0.2

2.0

1.8

1.8

2.0

2.1

2.3

2.0

Exportaciones de bienes y servicios (en billones de dólares)

5.4

1.7

1.6

1.4

1.7

2.2

2.0

2.8

= 3%

=

118%

 =

112%

 =

128%

=

118%

=

95%

=

115%

=

71%

Exportaciones de nickel[10]

 

 

 

0.43

0.63

1.0

1.1

1.85[11]

Transferencias netas[12] (una parte de las cuales debe corresponder a las remisiones de cubano-americanos[13])

 

 

 

 

0.92

0.97

0.97

0.3

Remisiones de cubano-americanos[14]

 

0.72

0.73

0.77

0.8

0.85

0.9

 

 

 

  El análisis de las dos tablas anteriores se puede resumir de la forma siguiente:

 

·                     Aunque la industria del turismo constituye la fuente más importante del ingreso bruto en divisas, sus volúmenes se han mantenido relativamente estables en el orden de los dos billones de dólares. Si se toma en cuenta la depreciación del dólar con respecto al euro desde el 2004, en realidad los niveles han descendido por debajo de los 2 billones.  Resulta interesante observar que durante los años 2001 y 2002 se obtuvieron los valores más bajos debidos a la repercusión de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en los Estados Unidos.

·                    La comparación entre el crecimiento del número de habitaciones y el porcentaje de ocupación muestra tendencias opuestas. En el septenio 2000 al 2006, el crecimiento promedio anual de las habitaciones fue de un 4.1%, al tiempo que en el mismo período el porcentaje de ocupación descendía a un promedio anual de 2.5%. Estos resultados indican ineficiencia económica, típica del sistema comunista.  Aunque el sector del turismo es altamente atractivo para la población en edad laboral cubana por el acceso al dólar, las restricciones impuestas por el gobierno – que últimamente han llegado a exigir impuestos sobre las propinas en divisas y provocar protestas en el sector laboral – han desalentado la calidad del servicio. La insuficiente motivación laboral sumada a la falta de mantenimiento en las instalaciones y a la depreciación adicional del dólar impuesta por Fidel Castro en los últimos años, así como la competencia en otros países caribeños han disminuido la demanda del turismo internacional.

·                    En el año 2006, la Canadian Association of Tourist Operators se quejó de la baja calidad de los servicios, robos en hoteles y aeropuertos, los costos crecientes y las cancelaciones de excursiones[15]. Consecuentemente con esta disminución de la demanda, se  ha reducido el promedio de gastos diarios del 2003 al 2005 en casi un 60%. Los turistas canadienses conforman el 27%[16] del total, cerca de C$579,000 por año, seguidos por los británicos; al tiempo que Cuba ocupa el quinto lugar entre los destinos turísticos de los canadienses, y solamente absorbe el 4% de sus gastos turísticos en el extranjero.  Cuba tiene a la República Dominicana como un competidor que le sigue muy de cerca en la preferencia del turismo canadiense al ocupar el sexto lugar con un gasto de unos CS$502,000.[17] Si la economía norteamericana cae en una recesión, y dado que el dólar canadiense ha apreciado con respecto al dólar estadounidense, y se han confrontado problemas económicos y organizativos con el turismo en Cuba, es altamente probable que el turismo canadiense se traslade en mayor medida hacia los Estados Unidos y la República Dominicana y se reduzca  en la mayor de las antillas.

·                    Las exportaciones de níquel conforman un renglón muy importante de los ingresos en divisas en el país, y su demanda está garantizada por las compras de China; sin embargo, existen limitaciones en la capacidad productiva cubana por cuestiones inherentes al régimen comunista sin economía de mercado imperante en el país y por la deficiente infraestructura.  Las ganancias experimentadas en los últimos años han sido propiciadas por el alto precio del mineral, el cual pudiera descender si la economía norteamericana entra en crisis.  Por lo tanto, en el corto plazo no es de esperar que el ingreso anual proveniente de la exportación de níquel supere el nivel de los 1.5 a 2 billones de dólares.

·                     Las remesas de los cubano-americanos han ido ascendiendo desde el año 2000 hasta un nivel cercano al billón de dólares en el 2006. A.González-Corzo y Scout Larson, en el artículo[18], reportan que en Cuba las remesas recibidas durante el 2005 fueron de $0.9 billones y representaron aproximadamente un 2.3% del producto bruto interno, el 32% de las exportaciones de bienes y el 30% de los ingresos brutos del turismo.

·                     El empeoramiento de la situación económica norteamericana puede reducir el volumen de las remesas mientras el gobierno republicano se mantenga en el poder y persista en el mantenimiento del embargo económico.  Sin embargo esta misma situación económica desfavorable puede ser motivo de presión para la reanudación de relaciones comerciales y el levantamiento del embargo por parte de los comerciantes agrícolas norteamericanos y firmas inversionistas norteamericanas en la explotación de los yacimientos de petróleo frente a las costas cubanas.

·                     Un factor que puede atentar contra la economía cubana, con o sin recesión en la economía estadounidense, es la enorme deuda externa contraída no solamente con los principales socios comerciales analizados en este trabajo. Tania Díaz Castro[19] plantea que Cuba es el principal deudor de la República Checa (€ 214,29 millones) y también debe pagar una deuda cercana a los $400 millones a Bancomex. 

 

Conclusiones

 

Partiendo de la existencia de una recesión en los Estados Unidos durante todo este año, y la gran dependencia económica de Venezuela y del Canadá respecto a la economía norteamericana, el autor es del criterio que la ya maltrecha situación financiera cubana se verá afectada por un descenso económico estadounidense.   El caso de China es especial. De una parte sentirá los efectos de una recesión estadounidense (especialmente porque es tenedora de la mayor cantidad de reservas mundiales en dólares que se depreciarán algo más en estas condiciones).  De la otra, su pujante desarrollo económico, adquirido después de la adopción y desarrollo de la economía de mercado, le hará posible contrarrestar la disminución de sus exportaciones a los Estados Unidos con las exportaciones a países asiáticos, europeos y latinoamericanos.  Sin embargo, la economía china ya está registrando una tasa de inflación del 8%, en las últimas semanas se han producido manifestaciones de tibetanos que cuestionan la celebración de las Olimpiadas y crece la desigualdad entre ricos y pobres.  La presión que la inflación ejerce sobre la clase más pobre, unida a la concurrencia de los factores antes mencionados pueden traer como resultado estallidos de violencia que afectarían la estabilidad de este país. En otras palabras, aunque Cuba no tiene relaciones comerciales directas con los Estados Unidos desde inicios de la década de los sesenta, será afectada indirectamente por la repercusión de la crisis norteamericana sobre dos de sus principales socios comerciales, Venezuela y Canadá.

 

Sin embargo, hay razones de otra índole para concluir que la situación económica cubana probablemente se empeore este año, tales como:

 

a)                  el endeudamiento externo con los países que comercian con Cuba ha llegado a extremos.  Si la economía de esos países se ve afectada por la situación norteamericana, ellos tenderán a ser más exigentes con el pago de las deudas, y por lo tanto, menos propensos a prorrogarlas o condonarlas;

b)                 tres de las principales fuentes de ingresos en divisas – el turismo, la exportación de níquel y las remesas de los cubano-americanos – deberán decrecer durante el 2008 por motivos propios de la ineficiencia inherente al sistema comunista y además como repercusión indirecta de la crisis norteamericana como se ha explicado en el cuerpo de este artículo;

c)                  la política de tratamiento poco respetuoso a los inversionistas extranjeros de otros países[20], añadida al signo de interrogación que se cierne sobre las relaciones económicas, políticas y sociales del gobierno de Cuba después de la renuncia del hermano mayor de Raúl Castro, crea un ambiente inestable y poco propicio al proceso inversionista extranjero;

d)                 la política de sustitución de importaciones en estos momentos en Cuba difícilmente resulte exitosa dada la falta de preparación tecnológica, de infraestructura, de recursos materiales primarios, y muy especialmente de motivación laboral por la agravada y ya permanente escasez de bienes de consumo y la existencia de unos salarios en pesos cubanos que no permiten un mínimo de convivencia a los cubanos.

e)                  Comparto totalmente el criterio del eminente economista y profesor cubano emérito de la Universidad de Pittsburg, Dr. Carmelo Mesa Lago, cuando plantea "Me parece un proyecto irrealizable. Si los propios economistas cubanos reconocen que ha habido un proceso de desindustrialización y descapitalización, si la autosuficiencia alimentaria del país no ha conseguido volver a los niveles de 1989, ¿de dónde piensan sacar los productos que piensan comercializar en el mercado interno?"[21]

 

Desde hace quince meses el  autor está siendo testigo de un verdadero proceso eleccionario en los Estados Unidos, en el cual los candidatos tienen diferentes plataformas programáticas, el pueblo participa, la prensa informa constantemente diferentes puntos de vista. Hay libertad de prensa, de opinión y posibilidad de elección.

 

Desde mediados del año 2007 la economía norteamericana está mostrando señales de recesión.  Ahí está la prensa informando sin tapujos la situación de los principales indicadores económicos.  Se discute ampliamente la ineptitud del presidente actual de este país sin que alguien se haya puesto detrás de las rejas por expresar su criterio.  Se puede entrar a la Internet, leer periódicos y revistas y buscar información fidedigna de datos sobre el presupuesto, la tasa de interés, la tasa de inflación y desempleo.  Tanto la administración federal y estatal como el Banco Federal de la Reserva toman medidas encaminadas a mantener la competitividad en la economía y evitar o suavizar los efectos de una recesión.  Se discuten ampliamente las posibles causas a plena voz, no en conciliábulos.

 

En este año de crisis económica temporal en los Estados Unidos de América, el autor ha podido constatar la enorme diferencia que existe entre este país y el régimen represivo que existe en la tierra que lo vio nacer y a la cual quiso dedicar lo mejor de su juventud y primeros años de madurez.  Vienen a su memoria aquellas farsas electorales con un solo partido, aquella prensa mediatizada que se especializa en desinformar a la población y privarla de toda posibilidad de mejorar la economía de su país, aquel aparato represivo multifacético que va desde la policía hasta el comité de defensa y que impide cualquier manifestación de inconformidad contra lo mal hecho.

 

Sí, en los Estados Unidos de América, en el año 2008 estamos en recesión, pero tenemos posibilidad de enfrentarnos a ella con nuestro trabajo y con un proceso eleccionario que nos da esperanza de dar por terminado un gobierno que ha hecho mucho daño interno y externo a este gran país.  La constitución de este país firmada en el 1776 en Filadelfia no permite la perpetuidad en el poder y da la posibilidad a los ciudadanos a expresarse libremente y crecer a la altura de sus posibilidades físicas e intelectuales. La recesión es una de las etapas del ciclo en la economía de mercado. Hay elementos para esperar que para el 2009 comience el período de recuperación.

 

En Cuba se está en un proceso permanente de recesión, con algunos breves períodos de recuperación usualmente suscitados por subsidios extranjeros. El ciclo de la economía comunista es de recesión en recesión.  La economía cubana desde el advenimiento del régimen comunista en el 1959 nunca ha podido por si misma desarrollarse. Desde los inicios encontró a un chivo expiatorio para justificar los múltiples errores de sus dirigentes de alto nivel.  Las descabelladas metas productivas no eran cumplidas “debido al embargo norteamericano o a fenómenos naturales”. Siempre se ocultó la incapacidad del sistema para lograr una economía estable.

 

La recesión estadounidense afectará indirectamente a la economía cubana, pero la economía norteamericana se recuperará por los propios mecanismos inherentes a la economía de mercado, mientras que Cuba seguirá en su permanente estado de recesión hasta que el pueblo cubano tenga la posibilidad de despojarse de sus cadenas.

 


NOTAS:

[1] Mesa-Lago, Carmelo “The  Cuban Economy in 2006-2007”, Papers & Proceedings of the 17th Annual Meeting of the ASCE, agosto 2 al 4 del 2007, páginas 9 - 11.

[2] Cuba Facts # 8, 2005, http://ctp.iccas.miami.edu

[3] Cancio-Isla, Wilfredo “La nueva política económica de Raúl Castro sólo prioriza las inversiones de gran capital y la producción nacional” El Nuevo Herald,  Cubanet.org, 21 de marzo

[4] “A family business” Cuban-Americans look beyond the Havana handover. Financial times, February 27, 2008, page 9.

[5] ONE 2001 al 2007, citado en la referencia 1.

[6] Ver referencia # 2, página 12.

[7] Según artículo de Matthew Pickles, el crecimiento internacional de los precios del níquel han aumentado considerablemente las ganancias en la exportación de este mineral y estimulado interés internacional en las grandes reservas de níquel y cobalto en Cuba ( http://www.cubaabsolutely.com/business/nickel_cobalt.html)

 

[8] Nijkerk Alfred et al “Nickel down, backwardation up” http://www.recyclinginternational.com/pdf_marketreports/MA_Stainless_0507.pdfNickel &

[9] Mesa-Lago, Carmelo “The  Cuban Economy in 2006-2007”, Papers & Proceedings of the 17th Annual Meeting of the ASCE, agosto 2 al 4 del 2007, páginas 12 y 13.

[10] Níkel: Cuba’s Most Important Export in 2007http://www.soviet-empire.com/ussr/viewtopic.

[11] Este dato fue calculado por el autor considerando un precio promedio de $25,000 promedio anual según el gráfico anterior y la información de que durante el 2006, la producción de niquel alcanzó 74,000 toneladas.

[12] 2003-2005 from ECLAC 2006, 2006 from ONE 2007 (tomado de la referencia 8, página 14)

[13] La cifra de las remisiones de los cubanoamericanos ha sido debatida en varias ocasiones, sin que se haya podido definir desde el punto de vista cuantitativo.  Sin embargo, de acuerdo con diferentes versiones, las cifras se han movido entre 0.5 y 1.0 billones de dólares anuales.

[14] González-Corso, Mario A; Larson, Scout “Cuba’s Unique Remittance Landscape: a Comparative Perspectiva. Papers & Proceedings of the 16th Annual Meeting of the ASCE, agosto 3 al 5 del 2006, páginas 95 y 96

[15]Mesa-Lago, Carmelo “The  Cuban Economy in 2006-2007”, Papers & Proceedings of the 17th Annual Meeting of the ASCE, agosto 2 al 4 del 2007, página 13.

[16] Valdés, Rosa Tania,  Prices, not politics, slow Cuba tourism, Reuters, enero 26, 2007 http://www.usatoday.com/travel/news

[17] Canada’s National Statistical Agency.

[18] González-Corzo, Mario A., Larson, Scott “Dominican Policies to Attract Remittances: Economic Impact and Lessons for Cuba”, Papers & Proceedings of the 17th Annual Meeting of the ASCE, agosto 2 al 4 del 2007, página 392.

[19] Deber a las once mil vírgenes” Cubanet, 21 de marzo del 2008.

[20] Cancio-Isla, Wilfredo “La nueva política económica de Raúl Castro sólo prioriza las inversiones de gran capital y la producción nacional” El Nuevo Herald,  Cubanet.org, 21 de marzo

[21] Ibidem a la referencia 19.