Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

                                                                                                            Dr. Antonio Morales-Pita, Chicago

La economía de mercado y la pobreza

 

 

En mi artículo sobre el comunismo y la pobreza aclaraba que este sistema de producción no resuelve los problemas de la pobreza por cuanto no puede satisfacer las necesidades de la población ni estimular el desarrollo de la producción por el desabastecimiento típico del mercado, como resultado de su ineficiencia económica.  La economía de mercado presupone la propiedad privada como forma predominante, la libertad de empresa [los negocios privados son libres de usar recursos económicos para producir y vender productos o servicios en los mercados que hayan seleccionado], la libertad de selección [para empleadores y empleados, así como para los consumidores], el interés personal como fuerza motivadora de todos los actores económicos, y la competencia [acicate fundamental de la eficiencia], entre otros factores. 

 

La economía de mercado sienta las bases para eliminar o reducir la pobreza.  Sin embargo, el estudio de la situación de diferentes países capitalistas en el mundo nos ofrece una gama que va desde desarrollados hasta en vías de desarrollo con diversos niveles de pobreza.  Estas diferencias responden a causas históricas, culturales, geográficas y poblacionales.  De los textos de economía[1] se puede apreciar que el círculo vicioso de la pobreza se compone de los elementos mostrados en el gráfico siguiente:

  

 

 

 


 

                                               

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El punto de partida es el crecimiento poblacional, típico de los núcleos familiares más pobres, que conduce a un bajo nivel de ingreso per cápita, conducente a su vez a bajos niveles de demanda y ahorro, que limitan considerablemente la inversión en capital físico y humano, que reducen la productividad y de nuevo al bajo nivel de ingreso per cápita.  Aunque este círculo vicioso se pudiese romper por factores fortuitos, la mejor forma es a través de elevar el nivel educativo de la familia. El acceso a la educación puede venir dado por el gobierno, el mercado y las características personales y familiares.  La educación es una inversión, cuya efectividad  abarca desde el ámbito familiar (la planificación de la paternidad) hasta las posibilidades de devengar salarios que permitan un aceptable nivel de ingreso, que posibilite ahorrar e invertir. 

El papel de la educación en la eliminación de la pobreza en una economía de mercado.

El acceso a la educación es posible tanto en un sistema de mercado como en un régimen comunista.  Veamos el diferente papel que juega el gobierno en cada caso en particular.

Papel de un gobierno comunista en la educación.  Como que la propiedad gubernamental abarca a todos los sectores de la economía, la educación cae dentro de su esfera de acción.  La educación se extiende a la ciudad y el campo. Tiene carácter obligatorio hasta el nivel secundario y se estimula el ingreso de los individuos al sistema educacional.  El pueblo no tiene que desembolsar dinero para realizar sus estudios hasta el más alto nivel y los gastos en libros son pequeños o gratuitos en algunos casos. 

Sin embargo, hay elementos negativos. Veamos el caso de Cuba. La educación pública excluye opciones de educación privada, incluye obligaciones de estudiar en determinados centros (por ejemplo, los estudios secundarios tienen que ser realizados en el campo salvo contadas excepciones de estudiantes con limitaciones físicas).  Este estudio (durante media sesión) es compartido con trabajo en el campo (otra media sesión) y con estudio individual en la noche. Los estudiantes deben separarse de su familia desde la tarde los domingos hasta la tarde de los sábados que regresan a sus hogares.  Los estudios en universidades están sujetos a prioridades establecidas por el gobierno y el partido comunista. Además, desde la primaria los estudiantes están sometidos a un proceso de adoctrinamiento y de subordinación al gobierno. Se debilita la relación familiar por cuanto los padres no pueden impedir la separación de sus hijos.

El pueblo depende del gobierno totalmente.  Frecuentemente se elaboran planes formales que hay que aceptar y cumplir metas alejadas de la realidad que solamente responden a planes concebidos por la elite gobernante y partidista.  En otras palabras, el estudiante cubano tiene que estudiar marxismo en todas las carreras.  No tiene la opción de decidir no tomarlo ni de discrepar de la clase gobernante ni el partido.  A la hora de ser ubicado, también debe seguir lineamientos generales.  La gestión personal se encuentra bastante limitada.  Cambiar de trabajo es un proceso nada fácil, y está sujeto a muchas aprobaciones.

Por cuanto las opciones son escasas, tanto en la vida laboral como en la esfera del consumo (restringida por un racionamiento propio de un período de posguerra, que ya lleva casi cincuenta años ininterrumpidos pero si agravados desde la caída del campo socialista), la motivación para estudiar está muy limitada.  En realidad no existe una correspondencia entre un mayor nivel de estudio y un mayor salario, lo cual es más impactante dada la dependencia a la moneda extranjera para satisfacer las necesidades vitales del ser humano.  La tenencia de dólares diferencia considerablemente los niveles de consumo, en mucha mayor medida que el incremento en el nivel de calificación.  La educación pierde su papel rector en el incremento del ingreso por cápita.

Papel de un gobierno democrático en la educación.  Una de las principales funciones del gobierno en una economía de mercado es fomentar la competencia, como base para incrementar la eficiencia económica. Existe educación pública y privada, religiosa y secular. Las personas de escasos recursos, pero con talento intelectual, pueden obtener becas del gobierno.  En los Estados Unidos, por ejemplo, existe un fondo de becas del gobierno federal y de los gobiernos estatales para la educación superior.  Existen universidades privadas y públicas. No todo el mundo se supone que pueda llegar a la universidad; y, si llega, no necesariamente tiene que concluir sus estudios.  La consecución de estudios, sobre todo en universidades prestigiosas, facilita la adquisición de empleos mejor remunerados.  Por lo tanto, existe una clara correspondencia entre un mayor nivel de estudio y un mejor nivel de ingreso. 

Aunque, la economía de mercado se encuentra generalizada en la mayor parte de los países, aún subsisten países comunistas como China, Vietnam, Corea del Norte y Cuba.  A continuación se analizarán estadísticas relativas al desarrollo educativo dentro de países de diferente grado de desarrollo económico.  Los indicadores incluidos en este análisis son los siguientes:

-  ,

-  ,

- Porcentaje de estudiantes universitarios respecto a personas de edad universitaria,

- Producto bruto interno per cápita,

- Porcentaje de índice de pobreza con salario < US $2 diarios,

- Indice de democracia.

Se estudiarán varios países agrupados en:  Países centroamericanos y del Caribe (con el nivel menor de desarrollo), países suramericanos (con el nivel inmediatamente superior), países de alto grado de desarrollo económico, países con sistema actual de economía de mercado pero que provienen de países comunistas y por último tres países de economía de ordeno y mando.

 

Países centroamericanos y del Caribe[2]

 

Tabla # 1 – Indicadores económico-educativos de Centroamérica y el Caribe[3]

 

 

País

 

% est.

Univer-

sitario

PBI anual per/cáp

US$

% indic.

Pobreza

<$2/d.

Índice de democracia, sobre 10 puntos

Haiti

           8.5            -     14.5

10

4,439

 N.R.*

4.19

Mexico

           5.3            -     25.0

24

9,803

20.0

6.67

Jamaica

           5.3           -        8.8

19

4,163

13.0

7.34

C. Rica

           4.9            -    18.5

25

9,481

  8.0

8.04

Panamá

           3.8            -      9.0

44

7,278

17.0

7.35

Honduras

           3.8            -     N.D.

16

2,876

  5.0

6.25

Nicaragua

           3.1            -    15.0

18

3,634

 80.0

5.68

Salvador

           2.8            -    20.0

19

5,041

 41.0

6.22

Rep. Dom

           1.8           -       9.7

53

7,449

11.0

6.13

Guatemala

           1.3            -    13.0

10

4,313

32.0

6.07

Cuba.

           9.0            -     16.0

61

   144[4]

100.0

3.52

*no reportada.

 

En Centro América y el Caribe:

·        el % de gastos en educación respecto al producto bruto interno oscilan desde 1.3 en Guatemala hasta 9 en Cuba y 8.5 en Haití, para una media aritmética de 4.0;

·        el % de gastos en educación respecto al gasto total del gobierno va desde 8.8 en Jamaica hasta un máximo de 25 en México, para una media aritmética de 14.8;

·        el % de estudiantes universitarios con respecto a las personas en edad universitaria va desde un mínimo de 10 en Guatemala y Haití hasta un máximo de 53 en la República Dominicana, para una media aritmética de 23.8;

·        el producto bruto interno per cápita oscila entre un mínimo de US $2,876 en Honduras y un máximo de US $9,803 en México, con una media aritmética de US $5,848

·        el % de nivel de pobreza (menos de US $2/día) se encuentra entre un mínimo de 5 en Honduras y un máximo de 80 en Nicaragua, con una media aritmética de 22.7.

·        el índice de democracia se mueve entre un mínimo de 4.19 en Haití y un máximo de 8.04 en Costa Rica, con una media aritmética de 6.39.

·        Al comparar los juegos de datos por pares, encontramos la siguiente relación numérica:

 

a)      La comparación de PBI anual per cápita con el % índice de pobreza – exceptuando a Honduras y Jamaica cuyos datos contradicen los del resto de países en la muestra -  muestra una relación relativamente inversa: mientras menor es el ingreso per cápita, mayor será el índice de pobreza.  Por ejemplo, Costa Rica tiene el segundo nivel de ingreso más alto y el nivel más bajo de pobreza; mientras que Nicaragua tiene el nivel de ingreso más bajo y el nivel más alto de pobreza.

b)      La comparación del índice de pobreza con el índice de democracia también muestra una relación relativamente inversa – exceptuando a Honduras y a República Dominicana: mientras menor es el índice de democracia, mayor es el nivel de pobreza. Por ejemplo, Costa Rica tiene el mayor índice de democracia y el menor índice de pobreza; mientras que Nicaragua y El Salvador tienen los menores índices de democracia y los mayores niveles de pobreza.

c)      Al comparar los datos de Cuba se observa claramente que tiene el mayor índice de pobreza, el PBI anual por cápita más bajo y el índice democracia más bajo. Paradójicamente en Cuba existe el mayor porcentaje de gastos educacionales dentro del producto bruto interno y el mayor porcentaje de estudiantes universitarios en la edad universitaria.  La inversión del gobierno en educación es alta, pero no se traduce en un alto nivel de vida de la población dada la inexistencia de economía de mercado y el bajísimo índice de democracia.

 

En la América del Sur

 

Tabla # 2 – Indicadores económico-educativos de Sur América

 

País

 

% est.

Univer-

sitario

PBI anual per/cáp

US$

% indic.

Pobreza

<$2/d.

Índice de democracia, sobre 10 puntos10

Colombia

5.2            -     11.0

29.0

7,256

18

6.40

Venezuela

4.6            -     17.0

38.0

6,043

28

5.42

Brasil

4.4            -     10.9

20.0

8,195

21

7.38

Perú

3.0            -     13.7

33.0

5,678

32

6.11

Bolivia

6.3            -      18.0

38.0

2,720

42

5.98

Chile

3.5            -     18.0

48.0

10,874

10

7.89

Ecuador

1.0            -       8.0

20.0

3,963

N.R.

5.64

Argentina

3.8            -     13.0

61.0

13,298

23

6.63

Uruguay

2.6            -       7.9

38.0

9,421

6

7.96

Paraguay

4.3            -     10.8

26.0

4,813

33

6.16

·        el % de gastos en educación respecto al producto bruto interno oscilan desde 1.0 en Ecuador  hasta 6.3 en Bolivia, para una media aritmética de 3.87.;

·        el % de gastos en educación respecto al gasto total del gobierno va desde 8 en Uruguay y Ecuador hasta un máximo de 18 en Bolivia y Chile, para una media aritmética de 12.83;

·        el % de estudiantes universitarios con respecto a las personas en edad universitaria va desde un mínimo de 20 en Ecuador y Brasil hasta un máximo de 61 en Argentina, para una media aritmética de 35.1;

·        el producto bruto interno per cápita oscila entre un mínimo de US$2,720 en Bolivia y un máximo de US$13,298 en Argentina, con una media aritmética de US$6,681

·        el % de nivel de pobreza (menos de US$2/dia) se encuentra entre un mínimo del 6 en Uruguay y un máximo de 42 en Bolivia, con una media aritmética de 23.7.

·        el índice de democracia se mueve entre un mínimo de 5.42 en Venezuela y un máximo de 7.96 y 7.89 en Uruguay y Chile respectivamente, con una media de 6.55.

·        Al comparar los juegos de datos por pares, encontramos la siguiente relación numérica:

a)      La comparación de PBI anual per cápita con el % indice de pobreza – exceptuando a Uruguay y Argentina cuyos datos contradicen los del resto de países en la muestra -  muestra una relación relativamente inversa: mientras menor es el ingreso per cápita, mayor será el índice de pobreza.  Por ejemplo Chile tiene el segundo nivel de ingreso más alto y el segundo nivel más bajo de pobreza; mientras que Bolivia tiene el nivel de ingreso más bajo y el nivel más alto de pobreza.  En los países de América del Sur esta la relación entre el PBI anual per cápita y el % de pobreza está más claramente definida que en la América Central.

b)      La comparación del índice de pobreza con el índice de democracia también muestra una relación relativamente inversa para la mayor parte de los países; ya que, por lo regular los que bajan de 6.5 en índice de democracia, tienen por lo regular más de 25% de pobreza, y los que exceden de 6.5 se encuentran por debajo de 21%.  Se destacan Uruguay y Chile por sus positivos indicadores (alto índice de democracia y bajo % de pobreza).

c)      Al comparar los datos de los tres países con mayor producto bruto interno promedio anual  - Chile, Argentina y Uruguay -se aprecia que  son precisamente los que tienen los mayores porcentajes de estudiantes universitarios en edad universitaria.  Al propio tiempo, los dos países de menor producto bruto interno promedio anual  - Ecuador y Paraguay – son los de menores porcentajes de estudiantes universitarios en edad universitaria.

 

En los países desarrollados de Europa, los Estados Unidos y el Canadá

 

Tabla # 3 - Indicadores económico-educativos de países desarrollados de Europa Occidental, los Estados Unidos y el Canadá

 

País

 

% est.

Univer-

sitario

PBI anual per/cáp

US$

% indic.

Pobreza

<$2/d.

Índice de democracia, sobre 10 puntos

Finlandia

6.5         -     12.8

92

29,951

N.R.

9.25

Bélgica

6.1        -      12.0    

63

31,096

N.R.

8.15

Suecia

7.4          -    12.9

82

29,541

N.R.

9.88

Dinamarca

8.5          -    15.3

80

31,914

N.R.

9.52

Suiza

6.0       -      13.0

47

33,040

N.R.

9.02

Noruega

7.7         -    16.6

80

38,454

N.R.

9.55

Austria

5.5        -     10.8

50

32,276

N.R.

8.69

Holanda

5.4        -     11.2

61

31,789

N.R.

9.66

Canadá

5.2         -    12.5

70

31,263

N.R.

9.07

Estados Unidos

5.9         -   15.3

83

39,676

N.R.

8.22

 

Ninguno de estos países reporta % de índice de pobreza. Dada la fidedigna calidad de la información estadística en estos países y su alto nivel de desarrollo económico, es de suponer que este indicador debe alcanzar niveles muy bajos tendientes a cero.

 

·        el % de gastos en educación respecto al producto bruto interno oscilan desde 5.2 en el Canadá  hasta 8.5 en Dinamarca, para una media aritmética de 6.42.;

·        el % de gastos en educación respecto al gasto total del gobierno va desde 10.8 en Austria hasta un máximo de 15.3 en Dinamarca y Estados Unidos, para una media aritmética de 13.24;

·        el % de estudiantes universitarios con respecto a las personas en edad universitaria va desde un mínimo de 47 en Suiza hasta un máximo de 92 en Finlandia, para una media aritmética de 70;

·        el producto bruto interno per cápita oscila entre un mínimo de US $29,951 en Finlandia y un máximo de US $39,676 en Argentina, con una media aritmética de US $32,900

·        el % de nivel de pobreza es prácticamente inexistente;

·        el índice de democracia se mueve entre un mínimo de 8.15 en Bélgica y un máximo de 9.88 en Suecia, con una media de 9.1.

·        En este conjunto de países altamente desarrollados se aprecian las menores diferencias entre los indicadores, cuya totalidad registran niveles muy altos de democracia, de nivel de ingreso y de porcentaje de estudiantes universitarios con edad universitaria.  Consecuentemente con los indicadores anteriores, el nivel de pobreza es casi nulo.

 

Antiguos países socialistas de Europa Oriental

 

Tabla # 4 - Indicadores económico-educativos de países ex socialistas de Europa Oriental

 

País

 

% est.

Univer-

sitario

PBI anual per/c

US$

% indic.

Pobreza

<$2/d.

Índice de democracia, sobre 10 puntos

Bulgaria

               4.2           N.R.

44.0

8,078

6

7.10

República Checa

               4.4        -  10.0

48.0

19,408

N.R.

8.17

Hungría

               5.5      -    11.0

65.0

16,814

2

7.53

Polonia

               5.4      -   12.7

63.0

12,974

2

7.30

Rumania

               3.4        -   N.R.

45

8,480

13

7.06

Moldavia

               4.3       -   21.0

34.0

1,729

64

6.50

Rusia

               3.6       -   12.9

71.0

9,902

12

5.02

Eslovaquia

               4.3     -    10.8

41.0

14,623

N.R.

7.40

Ucrania

               6.4     -    18.9

69.0

6,394

5

6.94

 

·        el % de gastos en educación respecto al producto bruto interno oscilan desde 3.6 en  Rusia hasta 6.4 en Ucrania, para una media aritmética de 4.15;

·        el % de gastos en educación respecto al gasto total del gobierno va desde 10 en la República Checa hasta un máximo de 13.0 en Rusia, exceptuando a Moldavia que llega hasta el 21%, posiblemente en un esfuerzo por incrementar sus resultados educativos –muestra el porcentaje más bajo del grupo en estudiantes universitarios - y financieros (tiene el nivel más bajo de ingreso per cápita y el mayor nivel de pobreza dentro de este grupo de países); la media aritmética es de 13.24;

·        el % de estudiantes universitarios con respecto a las personas en edad universitaria va desde un mínimo de 34 en Moldava hasta un máximo de alrededor de 70 en Rusia y Ucrania, para una media aritmética de 48;

·         el producto bruto interno per cápita oscila entre un mínimo de US $1,729 en Moldavia y un máximo de casi US $20,000 en la República Checa, con una media aritmética de US $9,840;

·        Con la excepción de Moldavia – que reporta un altísimo % de pobreza – así como Rusia y Rumania (que reflejan estadísticas algo superiores al 10%) , los demás países informan reportajes que van desde 2 hasta 6, mientras que hay dos (la República Checa y Eslovaquia) que no reportan pobreza alguna. La media aritmética es igual a 11.5%.

·        el índice de democracia se mueve entre un mínimo de 5.02 en Rusia y un máximo de 8.17 en la República Checa, con una media de 6.3.  Con la excepción de Rusia, los demás países muestran indicadores que muestran el cambio fundamental de una economía de ordeno y mando hacia una democrática.

·        El hecho de que este grupo de países ex socialistas, con niveles de ingresos similares a los de la América del Sur, tengan un nivel educativo muy superior indica la prioridad en el campo educativo de sus antiguos gobiernos comunistas, que – dada las deficiencias económicas propias del comunismo – no se traducía en un mayor ingreso.  Las cifras del 2005 deben ser superiores a las de la década de los ochenta y noventa en estos países, pero de todas formas reflejan la contradicción entre los gastos de una educación sin economía de mercado y el bajo nivel de beneficio personal que de ella se deriva.

 

La situación resumen de los grupos de países anteriormente analizados se muestra en la tabla # 5

 

Tabla # 5 – Resumen de indicadores promedios por grupos de países

 

 

Grupo de países

  

% est.

Univer-

sitario

PBI anual per/cáp

US$

% indic.

Pobreza

<$2/d.

Índice de democracia, sobre 10 puntos

Centro América

             4          -      14.8

23.8

  5,848

22.7

6.39

Sur América

             3.87     -      12.83

35.1

  6,681

23.7

6.55

Europa Occidental

             6.42     -      13.24

70.0

32,900

  0.00

9.1

Europa Oriental

             4.15     -      13.9

48.0

  9,840

 11.5

6.3

 

El análisis de los datos de la tabla # 5 se puede resumir de la forma siguiente:

 

·        Se corrobora la relación de que  a mayor % de gastos educacionales en el producto bruto interno, mayor % de gastos educacionales respecto a los gastos del gobierno, y mayor porcentaje de estudiantes universitarios, se obtendrá un mayor nivel de producto bruto interno per cápita y un menor % de pobreza.

·        Se ratifica la relación entre menor índice de pobreza y mayor índice de democracia. Por lo tanto la economía de mercado en un entorno democrático permite mejorar los niveles de pobreza.

·        Los países de Europa Occidental reportan los mejores resultados en todos los indicadores.  Obsérvese que solamente en la participación del gobierno en la educación Europa Occidental está ligeramente por debajo de Centro América y Europa Oriental. Este resultado se relaciona con un mayor nivel de participación del sector privado en la educación.

·        Entre los restantes tres grupos de países, Europa Oriental ocupa el primer lugar en el porcentaje del producto bruto interno dedicado a la educación, el % de estudiantes universitarios, el nivel de producto bruto interno per cápita, y consecuentemente, en el porcentaje más bajo de pobreza. En cuanto al índice de democracia, existe poca diferencia entre estos grupos de países, pero alcanzan niveles aceptables.

 

Para concluir este análisis se incluirán dos países comunistas que – manteniendo la unicidad del partido comunista – sin embargo han introducido mecanismos de la economía de mercado y se compararán con Cuba.

 

Países con sistema político de ordeno y mando

 

 

Tabla # 6 - Indicadores económico-educativos de países donde impera el régimen comunista

 

País

 

% est.

Univer-

sitario

PBI anual per/cáp

US$

% indic.

Pobreza

<$2/d.

Indice de democracia, sobre 10 puntos

China

              1.9     -       13

20

5,896

47

2.97

Vietnam

              1.8     -         9.7

16

2,745

N.R.

2.75

Cuba

              9.0      -      16.0

61

   144

100

3.52

 

 

En estos tres casos es conveniente desglosar el índice de democracia en los componentes siguientes:

 

Proceso electoral y pluralismo-  la existencia de más de un partido en la lucha por el poder político y que las elecciones sean realizadas libre y transparentemente.

Funcionamiento del gobierno - las decisiones democráticas del gobierno deben ser llevadas a la realidad, y no quedar en un plano formal.

Participación política  - la activa y libre participación de los ciudadanos en la vida pública, elegir representantes, pertenecer a partidos políticos y votar voluntariamente.

Cultura política democrática -  este elemento es crucial para la legitimidad, el funcionamiento ágil y el sostenimiento de la democracia.  Una cultura de pasividad y apatía, de ciudadanía obediente y dócil no es compatible con la democracia. El proceso electoral periódicamente divide a la población en ganadores y perdedores. Una política cultural democrática implica que las partes perdedoras y sus  seguidores aceptan el juicio de los votantes y permiten una transferencia pacífica de poder.

Libertades civiles  - el principio de protección de los derechos humanos elementales, los cuales incluyen libertad de expresión y de prensa, libertad religiosa, de reunión y asociación y el derecho a seguir procesos judiciales.  La regla de mayoría en una democracia debe estar combinada con las garantías de los derechos humanos individuales y los derechos de las minorías.

 

Si desglosamos el índice de democracia en componentes en los tres países se obtiene la tabla siguiente:

 

Tabla # 7 – Componentes del índice de democracia en países comunistas

 

País

Indice general

Proceso electoral y pluralismo

Funcionamiento del gobierno

Participación política

Cultura política

Libertades civiles

China

2.97

0.00

4.64

2.78

6.25

1.18

Vietnam

2.75

0.83

4.29

2.78

4.38

1.47

Cuba

3.52

1.75

4.64

3.89

4.38

2.94

 

Puesto que el valor máximo en cada componente es de 10 puntos, se aprecia lo alejado que están estos países de considerarse democráticos fundamentalmente debido a la fuerte represión contra el pueblo, la negación de derechos humanos y libertades civiles y la existencia de un solo partido.  Obsérvese que en los tres países los peores indicadores son “proceso electoral y pluralismo” y “libertades civiles” en ese orden.

 

Otra característica común es la correspondencia entre el bajo índice de democracia y el nivel de pobreza.  Aunque en Vietnam no se pudo obtener información estadística, es de esperar que – dado que su GDP per cápita es la mitad del de China y su porcentaje de estudiantes universitarios en edad universitaria es también inferior - el porcentaje de pobreza sea superior al 50%.

 

Hay, sin embargo, una diferencia sustancial en el porcentaje de estudiantes universitarios dentro de la edad universitaria y en el porcentaje que los gastos de educación participan en el GDP de los países.

 

 En cuanto al porcentaje de estudiantes universitarios Cuba ocupa un indiscutible primer lugar en Centro América y un primer lugar compartido con Argentina en Sur América , se encuentra por encima de la media de los antiguos países socialistas de Europa Oriental que ya han establecido la economía de mercado, e incluso supera a Suiza y Austria entre los países más desarrollados con una fuerte economía de mercado y  altísimos índices de democracia.

 

Con relación al coeficiente  ocupa el primer lugar entre todos los países estudiados en Centro América,  Sur América, los antiguos países sociales de Europa Oriental y los países altamente desarrollados de Europa Occidental.  Por último, en el cociente  también está entre los primeros lugares de todos los países.

 

Parecería ser que los indicadores educativos en Cuba contradicen la tesis de que la educación sea el instrumento que permita a los pueblos salir de la pobreza por cuanto el alto nivel  mundial alcanzado en Cuba según las estadísticas oficiales de la UNESCO no le ha permitido salir de una situación extrema de pobreza, mientras que los datos de China y Vietnam si corroboran una estrecha relación entre pobre nivel educativo y alto nivel de pobreza.  Los datos de Cuba también aparentan negar que un alto nivel educativo propicie lograr un mayor nivel de democracia.

 

Si vamos a la esencia de la educación como palanca impulsora de la salida a la pobreza, tendremos que situarnos necesariamente en una economía de mercado en la cual el individuo es libre para escoger opciones y está estimulado por la competencia a elevar su nivel de vida.

 

Cuando en el inicio de este trabajo se estudiaba el ciclo de la pobreza, se apreciaba que  la inversión en educación permite lograr una mejor planificación familiar, obtener un mejor empleo que posibilite incrementar los ingresos por cápita,  iniciar ahorros y elevar la demanda, los cuales permiten fomentar inversiones, aumentar la productividad y salir de la pobreza.  Solamente bajo una economía de mercado es posible seleccionar empleos en función de las necesidades individuales, incrementar los ingresos en función del esfuerzo y las opciones del individuo, distribuir el ingreso entre consumo e inversión según la decisión y las circunstancias en que se encuentre el individuo, tener la opción de realizar inversiones en bancos, compañías de seguros o en el mercado de valores, estudiar de acuerdo con sus posibilidades intelectuales y sus opciones de crecimiento personal y aumentar su capital humano[5].  El incremento de la productividad – base para el desarrollo en los negocios – es también opción del individuo. 

 

Como que, bajo el comunismo, el individuo carece de las más elementales formas de libertad, la potencialidad de la educación se ve prácticamente reducida a cero por la enorme dependencia del individuo hacia el gobierno.

 

Una educación exitosa permite al individuo avanzar en la vida, ambicionar nuevas metas, crecer económicamente, incrementar su ingreso per cápita, estar estimulado por las opciones de compra que van desde satisfacer las necesidades más elementales de supervivencia hasta las de mayor nivel intelectual.  La falta de opciones y la subordinación al gobierno son los grandes impedimentos que el comunismo interpone a su  papel en la educación.

 

¿Acaso no se considera como una sub-utilización de recursos el que un profesional de alto nivel, que haya concluido su educación superior hasta lograr el grado de doctor en ciencias o letras, se vea en la necesidad de trabajar como chofer de taxi, guía turista o cargador de maletas para conseguir divisas convertibles y vivir con un mínimo de comodidades?

 

¿Qué sentido tiene estudiar más de dieciséis años hasta concluir la educación superior básica si, al concluir la licenciatura y la ingeniería, el individuo se ve obligado a desempeñar una función laboral que solamente requiera haber concluido la escuela primaria?

 

Los tan cacareados logros de la revolución cubana en la educación son completamente anulados por el bajísimo nivel de ingreso per cápita (que en realidad se correspondería con un elemental nivel educacional) y la absoluta falta de libertad inherente al régimen comunista. Los cubanos solamente hemos podido apreciar las ventajas económicas de la educación al romper las cadenas y reiniciar nuestra vida en un país de economía de mercado.

 

La experiencia de Cuba no niega la importancia de la educación para salir de la pobreza, sino por el contrario confirma que solamente bajo una economía de mercado, basada en las opciones normales en un régimen democrático, es posible que la educación ayude a los seres humanos a romper las limitaciones de la pobreza.  En el comunismo esta posibilidad no existe,  solamente quizás pueda existir para los incondicionales de la dirigencia comunista o la elite gobernante, que normalmente se eterniza en el poder.

 

Los seres humanos pueden ser más o menos ricos en dependencia de la inteligencia, la capacidad de trabajo, la tenacidad, la preparación y nivel de calificación así como de la capacidad de lucha del individuo.  En el comunismo, incluso los científicos de alto nivel, profesores eméritos de universidades, están obligados a prescindir de las comodidades más elementales que ofrece la sociedad moderna.

 

En la economía de mercado se da la posibilidad de salir de la pobreza, en el comunismo se niega de plano a partir de la propia imposibilidad de cumplir su ley económica fundamental.

 

En mi libro “La Habana-Mérida-Chicago” (Un viaje hacia la libertad)  www.amoralespita.com  se citan numerosos ejemplos del efecto del régimen comunista  sobre el pueblo cubano, sobre todo en el período especial cuando los privilegios y la tenencia del dólar profundizaron la división de la sociedad en clases y pulverizaron los supuestos logros de la revolución.

 


--------------------------------------

Notas:

[1] 1) McConnell Brue, Macroeconomics, McGraw-Hill, 17th edition, 2007

[2] 2) Cuba sera incluida también en una tabla posterior conjuntamente con países no capitalistas.

[3] 3) Todos los datos educativos fueron tomados del Instituto de Estadísticas de la UNESCO para el año 2005 (stats.uis.unesco.org) mientras que el índice de democracia fue tomado de The Economist Intelligence Unit’s index of democracy – THE WORLD IN 2007 – para el año 2006.

[4] 4) Este dato fue calculado por el autor sobre la base de un salario promedio mensual de 300 pesos cubanos (US $12)

[5] 5) Se entiende por capital humano a la inversión realizada en recursos humanos para aumentar su productividad.