Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

 

La ruta del euro que subsidia a Cuba

 

Pablo Alfonso, Martinoticias.com

 

España, Italia y Portugal están entre los principales donantes de ayuda a los cubanos que, ante el silencio de la prensa oficial, ignoran, en muchos casos, de dónde proceden estos beneficios. 

 

La Unión Europea (UE) ha canalizado hacia Cuba unos 26 millones de dólares en los últimos cinco años, a través de organizaciones no gubernamentales (ONG), en ayuda para financiar proyectos de desarrollo agrícola, culturales y comunitarios, sobre los cuales la prensa oficial cubana ha ofrecido poca información y en la mayoría de los casos ha guardado absoluto silencio. ​​

 

España, Italia, y Portugal, figuran entre los principales donantes de esa ayuda a la isla que han financiado proyectos desarrollados por las ONGs Fundación Oxfam Intermón, Oikos Cooperacao E Desenvolvimento, y el Comitato Internazionale Per Lo Sviluppo Dei Popoli Onlus, entre otras.

 

Lista de proyectos financiados por la UE en Cuba a través de las ONG’s​​

 

UNESCO - THE INSTITUTE FOR WATER EDUCACIÓN

Política de Administración de recursos para el Agua Potable

$1, 234, 990.00

Recursos de Agua para la Agricultura

$1, 144, 730.00

PROGRAMA DE NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO (UNPD)

Proyecto para la modernización de la agricultura

$16, 226,100.00

OIKOS COOPERACAO E DESENVOLVIMENTO

Proyecto para promover la producción de agro-combustibles

$1,641,700.00

CENTRO CRISTIANO DE REFLEXIÓN Y DIÁLOGO ASOCIACIÓN

Proyecto para reforestación y uso de energía renovable en Matanzas

$721,543

COMITATO INTERNAZIONALE PER LO SVILUPPO DEL POPOLI ONLUS

Contribuir al desarrollo cultural del municipio habanero de Playa

$227, 281.00

STICHTING HIVOS

Fortalecimiento de actores culturales para el desarrollo sostenible

$416, 055.00

FUNDACION OXFAM INTERMON

Apoyar la agricultura suburbana en Camagüey, Las Tunas y Holguín

$3, 721, 250.00

GRUPPO DI VONLONTARIATO CIVILE ONLUS

Apoyar la producción de frijol, maíz, sorgo y plantas oleaginosas en los municipios de Consolación del Sur (Pinar del Rio), Melena del Sur ( Habana), y Perico (Matanzas)

$1,386,680.00

COOPERAZIONE PER LO SVILUPPO DEI PAESI EMERGENTI ONLUS

Contribuir a la regeneración de peces y recursos pesquero, en el sur de Cuba

$1,250, 290.00

DONACION DIRECTA A LA REPUBLICA DE CUBA

Difusión de la música cubana y rescate de su patrimonio

$490, 459.00


Fuente: Delegación de la Unión Europea en Cuba. http://eeas.europa.eu/delegations/cuba/projects/ list_of_projects/projects _es. htm. 5ta. Avenida 2007 esq. 22, Miramar. PBX 537-204 03 27 y FAX 37 204 03 28.

 

Cuba no se beneficia de las ventajas comerciales y de ayuda al desarrollo que otorga la UE, de forma institucional, a los 78 Estados de Asia, Caribe y Pacífico (ACP) firmantes del Convenio de Cotonú, debido a la pésima situación en materia de derechos humanos y democracia, según establece la Posición Común de la UE hacia la isla, acordada en 1996.
 

Esa situación podría cambiar luego de que el Consejo de Ministros de Exteriores de la UE aprobara el pasado 10 de febrero el mandato para negociar del primer acuerdo de diálogo político y cooperación bilateral con Cuba, y ambas partes analizan ya una agenda de trabajo que incluye los temas de derechos humanos y participación política.

 

​​​Hasta ahora La Habana se había negado a incluir ambos temas en cualquier acuerdo con la UE. Su disposición a negociar coincide con el anuncio de que 18 países latinoamericanos, incluida Cuba, recibirán de la UE un paquete de ayuda de $3,460 millones de dólares en los próximos siete años para financiar proyectos de desarrollo que van desde seguridad hasta educación.

 

La ayuda gratuita prestada a Cuba por la UE a través de las ONGs está registrada en el sitio oficial en la web de la oficina de la UE en Cuba. Allí se relacionan un total de once proyectos, la mayoría de los cuales concluyeron el pasado mes de febrero, aunque no hay detalles sobre los resultados obtenidos tras su implementación.

 

​​En el municipio Martí de la provincia de Matanzas, por ejemplo, la UE contribuyó con $1.6 millones de dólares para “promover la producción de agro-combustibles a partir de la biomasa como fuente energética renovable sostenible en sistemas agropecuarios, con recurso a soluciones tecnológicas innovadoras”, a través de la ONG portuguesa Oikos Coopercao E Desenvolvimento.

 

En los municipios de Consolación del Sur, Melena del Sur y Perico, ubicados en las provincias de Pinar del Río, La Habana y Matanzas, respectivamente, la UE aportó $1.4 millones a la ONG Gruppo Di Volontariato  ​​Civile Onlus para un proyecto que busca “incrementar la seguridad alimentaria de la población cubana logrando el autoabastecimiento en frijoles, maíz, sorgo y plantas oleaginosas”.

 

Ambos proyectos se desarrollaron desde febrero de 2011 a febrero de 2014, pero la prensa cubana no ha informado sobre sus resultados. Tampoco lo ha hecho la ONG.

 

La UE entregó $16.2 millones de dólares al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDP, por sus siglas en inglés) “para modernizar la agricultura cubana” en un proyecto que se llevó a cabo desde abril de 2009 hasta septiembre de 2011, bajo el título CUBA, PALMA. ​​

 

No hay información oficial sobre los resultados de este proyecto, pero las cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información de Cuba (ONEDI) revelan una disminución de la producción agrícola en ese período y años posteriores.

 

Martínoticias.com envió correos electrónicos a la dirección de contacto de la Oficina de la Unión Europea en Cuba, solicitando información sobre estos proyectos, pero no ha recibido respuesta hasta ahora.

 

Además de los proyectos relacionados en la página de la UE, el gobierno de Cuba cuenta con un amplia cadena de ONGs y asociaciones políticas internacionales europeas que lo respaldan, y aportan fondos para proyectos conjuntos con instituciones de la isla.

 

Entre esos grupos afines figura la ONG Sodepaz Andalucía, que financia un proyecto de asistencia agrícola en el municipio Guamá, en la provincia oriental de Santiago de Cuba, vende el café cubano con las marcas Sierra Maestra y Café de Cuba, en paquetes de 10 onzas, molido, y de 2.2 libras en grano, utilizando sus simpatizantes en la red “Cuba café proviene pues de las mejores plantaciones de Sierra Maestra, montañas donde se obtiene un café superior de fama mundial y además se importa el grano verde y se empaqueta y tuesta en Barcelona”, anuncia Sodepaz Andalucía en su sitio web.

 

Sodepaz comercializa también azúcar orgánica que produce en Cuba el Central Carlos Baliño del municipio Santo Domingo en la provincia de Villa Clara. Los precios que anuncia la ONG son el paquete de una libra a $3.04 dólares y el saco de 50 libras a $103.72.

 

“El azúcar está certificada como azúcar orgánica y de comercio justo, los beneficios de la venta del azúcar se distribuyen a cuatro UBPC (cooperativas) del municipio que son las productoras de la caña de azúcar necesaria para su producción”, asegura la ONG.

 

Este es el primero de una serie de reportajes sobre la diversidad de proyectos que la Unión Europea financia a través de Organizaciones no Gubernamentales.

 

 

Cuba: Euros para convertir al marabú en energía

 

Desde el principio de los tiempos los carboneros cubanos sabían que el marabú, con sus ramas duras y espinosas, producía un excelente carbón vegetal. 

 

Para convertir al marabú en energía eléctrica varias ONGs europeas experimentan en Cuba costosos proyectos, financiados por gobiernos y organismos internacionales. De esos hipotéticos “corrientazos de marabú” habla a menudo la prensa oficial, pero casi siempre omite de dónde viene el dinero.

 

​​Desde el principio de los tiempos los carboneros cubanos sabían que el marabú, con sus ramas duras y espinosas, producía un excelente carbón vegetal. Los hornos artesanales construidos al píe de los marubazales, aislados en las ciénagas costeras, fueron sus medios de producción durante años.

 

Cuando la ineficiencia y la desidia se conjugaron para empobrecer la agricultura cubana, el marabú se apropió de los campos y su mala semilla prosperó en miles de hectáreas hasta entonces fértiles.

 

El marabú dejó de ser una plantación exótica para convertirse en una plaga nacional. Ahora el objetivo no es convertirlo sólo en carbón vegetal sino en biomasa energética. «Imaginémonos cuánto se pudiera hacer con las más de un millón de hectáreas que se encuentran invadidas por la “plaga de los campos” en todo el país», aseguró Reinier Abreu Naranjo, Doctor en Ciencias Agrícolas a la prensa en la isla. Cuando Abreu explicó su tesis doctoral hace dos años, propuso una utilización novedosa para utilizar el marabú que ha inundado su provincia natal.

 

«El municipio de Sancti Spíritus, que consume un promedio de 19 megaWatts/hora, pudiera abastecerse de electricidad generada por el marabú por unos 36 años, con las 112,000 hectáreas que se calcula permanecen infestadas de esa planta invasora en esta provincia», afirmó.

 

Solidaridad para el Desarrollo y la Paz (SODEPAZ) es una de las tantas ONGs europeas que experimentan en la isla utilizar la biomasa de marabú y otras especies energética como combustible en la generación de electricidad. ​​Es también una de las pocas ONGs que la prensa oficial cubana ha citado como colaboradora de proyectos de desarrollo en la isla.

 

SODEPAZ ejecuta su proyecto en el central azucarero Carlos Manuel de Céspedes del municipio Céspedes, en la provincia de Camagüey, y en colaboración con la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF).

 

“Valorado en 1’460,000 Euros, el proyecto le ahorra al país más de 2 millones de dólares al año por sustitución de 4,536 toneladas de combustibles fósiles, que Cuba no tendría que adquirir.”, explicó el sitio digital.

 

Otra de las “bonanzas” del proyecto, anunciadas cuando comenzó, es que liberaría cuantiosas áreas infestadas de marabú para la producción de alimentos y el desarrollo de bosques.

 

Además del impacto económico también se pretende un favorable giro social, sobre todo, en la aislada comunidad rural “El Salvial” del municipio Guáimaro, pues “con la instalación de una bioplanta generadora se proveerá de energía eléctrica más de 40 hogares que, hasta hoy, disponen solo de electricidad obtenida por dos paneles solares, ubicados en un aula y una sala de video”, dijo el coordinador del proyecto en Camagüey, Héctor Quesada Pardo.

 

Desde entonces han transcurrido ya tres años. La prensa oficial no ha hablado más del asunto. No se sabe si los pobladores de El Salvial ya tienen energía eléctrica proveniente del marabú.

 

Este es el segundo de una serie de reportajes sobre la diversidad de proyectos que la Unión Europea financia a través de Organizaciones no Gubernamentales.

 

 

Oikos tiende su mano con euros a Cuba

 

La ONG portuguesa Oikos Cooperacao e Desenvolvimento ejecutó durante los últimos tres años un proyecto para la producción de agro-combustibles en el municipio matancero de Martí. 

 

La ONG portuguesa Oikos Cooperacao e Desenvolvimento ejecutó durante los últimos tres años un proyecto para la producción de agro-combustibles en el municipio matancero de Martí, cofinanciado por la Comisión Europea que aportó $1.6 millones de dólares, equivalente al 85 por ciento de su costo total.

 

​​“Este proyecto beneficia directamente a 1,020 personas de 7 cooperativas del municipio de Martí, que funcionarán como multiplicadores, alcanzando un total de 25,187 personas habitantes de esta región. Se realiza en colaboración con las organizaciones Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP); y Estación Experimental de Pastos y Forrajes ‘Indio Hatuey’”, explica la ONG en su portal digital. 

 

El proyecto consiste en el cultivo del Piñón (Jatropha Curcas L.), planta oleaginosa de semilla no comestible que es utilizada para la producción de biodiesel, así como el empleo de biomasa para conversión de energía, principalmente el biogás. ​​

 

Programado para concluir el pasado mes de febrero, Oikos dijo que el proyecto permitiría reforestar con Piñón unas 200 hectáreas de suelos degradados, intercalando varios cultivos y pastos.

 

Los objetivos previstos incluyen construir “la cadena logística productivas” en siete cooperativas para producir biodiesel a partir del aceite vegetal; además, de instalar y dejar en funcionamiento 28 biodigestores con capacidad para producir 0.79 toneladas métricas diarias de biogás.

 

El periódico Girón, órgano oficial del Partido Comunista en Matanzas, publicó el pasado 25 de abril un reportaje sobre los organismos nacionales que participan en esa provincia en los proyectos para la obtención de energía a partir de la biomasa, pero no mencionó la participación de Oikos.

 

“Resaltan igualmente los planes de construcción de 28 digestores de agroenergía, así como otros cinco de laguna tapada que estarán en los territorios de Martí y de Calimete. Todos bajo la guía de los especialistas de la Indio Hatuey”, se limitó a señalar Girón.

 

Oikos implementó otro proyecto que busca mejorar la conservación y procesamiento de la leche a través de una mayor eficiencia de la red de recogida y conservación, y de la infraestructura para el procesamiento local, en dos provincias de Cuba, que no aparecen identificadas en su sitio oficial. El proyecto comenzó en marzo de 2011 a un costo de $378,000 dólares y concluyó el pasado mes de febrero.

 

“Son beneficiarios directos 2,866 personas de 36 Unidades Básicas de Producción Cooperativa y empresas lácteas, siendo los beneficiarios finales aproximadamente 22,250 personas. El proyecto, co-financiado por la Comisión Europea, se realiza en colaboración con las organizaciones CARE France; Sociedad Meteorológica de Cuba (SOMETCUBA); y Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA)”, afirmó la ONG.

 

En sus proyectos de colaboración con Cuba, Oikos no se limita a los sectores agro-energéticos y de alimentación.

 

A un costo de $4 millones de dólares, Oikos tiene a su cargo la reconstrucción y equipamiento del Centro Psicopedagógico La Edad de Oro en La Habana, que comenzó en abril de 2009 y debe concluir en diciembre del próximo año y que beneficiará a 452 pacientes diarios.

 

“Este centro es una referencia en la capital, La Habana, y acoge a personas con deficiencia física y mental profunda, y ofrece tratamiento y educación de acuerdo con las características específicas de cada paciente. Sin embargo, tiene graves carencias a nivel de infraestructuras base, fuertemente deterioradas por los años y con barreras arquitectónicas para la especificidad de los pacientes”.

 

Oikos trabaja en colaboración con la Orden Religiosa de las "Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul", con el Ministerio para la Inversión Extranjera y colaboración Económica (MINVEC) y el Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

 

El proyecto está financiado por "Qatar, Grupo GBM, Sucres & Denrees, ONG "Wings of Support", TUSA S. A., Cruz Roja del Mónaco, Consorcio Industrial Vasco, Novartis, Omega Ultramar, Vaticano 229"

 

La ONG tiene en marcha el proyecto titulado Formación en gestión organizacional, cultural y de género para respaldar al Grupo de Danza-Teatro Retazos, que comenzó en mayo de 2012 y debe concluir en abril de 2015.

 

“El proyecto busca contribuir al desarrollo de una plataforma de intercambio cultural entre artistas cubanos y europeos desde una perspectiva participativa, interactiva y dinámica”, explica la ONG y agrega que “con el apoyo de Memory Wax, se pretende llevar a países escandinavos y europeos su quehacer coreográfico, inspirado en el imaginario cubano. Memory Wax es una compañía de danza y teatro, fundada en 2004 por Miguel Azcue y Johanna Jonasson, con sede en Malmö, Suecia.

 

“Los beneficiarios directos serán 43 miembros del Grupo de Danza-Teatro Retazos y más de 100 artistas formados en las Escuelas de Arte de La Habana. Los beneficiarios finales serán unos 200 artistas y agentes culturales escandinavos, y también alrededor de 2,700 personas, incluidos los empleados de la cultura cubana y la población en general”.

 

 

ONG italiana tiende en silencio su mano a Cuba

 

El proyecto comenzó hace tres años y desde entonces su financiamiento por la UE y patrocinio por la GVC, ha sido ignorado por la prensa oficial. 

 

 Para apoyar la producción de frijol, maíz, sorgo y plantas oleaginosas en la ​​región occidental de Cuba, la Comisión Europea contribuyó con 1.4 millones de dólares, en un proyecto dirigido por la ONG italiana Grupo Di Volontariato Civile Onlus (GVC) que concluyó el pasado mes de febrero.

 

Descrito como un intento “de contribuir a incrementar la seguridad alimentaria de la población cubana logrando el autoabastecimiento en frijoles, maíz, sorgo y plantas oleaginosas”, de los municipios de Consolación del Sur (Pinar del Río), Melena del Sur (La Habana) y Perico (Matanzas).

 

El proyecto comenzó hace tres años y desde entonces su financiamiento por la UE y patrocinio por la GVC, ha sido ignorado por la prensa oficial.

 

El sitio oficial de GVC, explica que comparte la ejecución del proyecto con la ​​Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF).

 

CVG no ha publicado hasta la fecha una evaluación de sus resultados y en el sitio oficial de la ACTAF no aparece ninguna mención de su asociación en ese proyecto. La ACTAF es una institución inscrita como organización no gubernamental que cuenta con 25,000 afiliados en toda la isla.

 

Gilberto Hernández Díaz, director de Cultivos Varios en el Ministerio de la Agricultura, dijo a la prensa el pasado 26 de abril que actualmente se potencia el incremento de las áreas dedicadas al cultivo de frijol en todo el territorio nacional.

 

En lo que pudiera considerarse una referencia al trabajo desarrollado por la GVC, Hernández afirmó, “como que parte del proyecto de desarrollo, el Instituto de Investigaciones de Granos, generalizará en 2014 la producción de nuevas variedades de frijoles, más productivas y resistentes al actual cambio climático global”.

  

​​La GVC ha desarrollado en Cuba varios proyectos en años anteriores, asociados a organismos cubanos y financiados por instituciones internacionales.

 

En enero de 2011, la GVC en colaboración con la Asociación de Documentales de la región italiana, Emilia-Romagna y con fondos donados por la Comisión Europea, inauguró un proyecto de 30 meses de duración con “el objetivo de proteger y contribuir a al reforzamiento de las iniciativas culturales en el barrio El Canal del Cerro, en La Habana, favoreciendo el desarrollo del diálogo cultural y la creatividad propia de sus tradiciones”.

 

En el 2010, la GVC dirigió un proyecto de un año, en cooperación de la ACTAF y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) para formar a cooperativistas de los municipios de Güira de Melena y Melena del Sur en técnicas de agricultura sostenible, con fondos donados por la región autónoma italiana de Friuli-Venezia Giuila.

 

Ese mismo año la GVC también en cooperación con la ACTAF desarrolló un proyecto financiado por la Embajada de Japón en Cuba, para "mitigar los efectos de los huracanes Ike y Gustav" en la producción agrícola de las UBPC, Héroes de Bolivia y Héroes de Yaguajay del municipio habanero Güira de Melena.

 

​​En enero de 2009, GVC inició un programa de tres años para ayudar al mejoramiento de los centros de educación especial infantil William Soler de La Habana, Dionisio San Román en Cienfuegos y Ormani Arenado en Pinar del Río. Los fondos fueron donados por la Embajada del Japón en Cuba y por la Fundación italiana Un niño es como un amigo.

 

​En diciembre del mismo año la GVC participó junto con la ANAP en un proyecto de 20 meses, financiado por la región italiana Emilia-Romagna, para el desarrollo de la agricultura ecológica en la zona del Parque Nacional de Viñales, en Pinar del Río.

 

En mayo de 2008, la GVC y la Fundación italiana Solidaridad Socialista, obtuvieron fondos de la Comisión Europea para iniciar un proyecto de 28 meses de duración, con el objetivo de mitigar los daños ocasionados en el municipio especial de Isla de la Juventud, también por los huracanes Ike y Gustav, que benefició a 86,000 personas.

 

En ninguno de estos proyectos descritos anteriormente, publicados en el sitio oficial de la GVC, hay referencia a sus costos o al monto de las donaciones recibidas para su ejecución.

 

 

Los euros que fertilizan la agricultura cubana

 

Al igual que sucede con otros programas que se desarrollan en Cuba con ayuda de distintas ONG financiadas por la UE, la prensa oficial no menciona esa participación. 

 

​​La Unión Europea (UE) contribuyó con $3.7 millones para un proyecto enfocado a apoyar la agricultura suburbana en 10 municipios de las provincias de Camagüey, Las Tunas y Holguín, bajo la coordinación de la ONG Oxfam Intermón.

 

El proyecto comenzó hace tres años y está previsto que concluya en febrero de 2015, según el sitio oficial de la UE en Cuba. La filial española de Oxfam Intermón, trabaja en Cuba desde el año 1993 a través de socios locales que apoyan planes de desarrollo justos y sostenibles, indica su página web.

 

​​“Oxfam Intermón trabaja en el ámbito de los municipios, tanto con organizaciones nacionales como con grupos locales para promover una experiencia Sur-Sur compartida y que trate aspectos como la ciudadanía activa y la participación, la igualdad de género y la mitigación de riesgo”, afirma la ONG.

 

Aunque Oxfam no tiene sede oficial en Cuba, una oferta de licitación para comprar una variedad de artículos que van desde herramientas hasta insumos y comestibles, fue publicada en su sitio oficial, indicando que los proveedores interesados pueden obtener los documentos requeridos en: Calle 19, entre M y N nº 57, apto 5.Vedado, La Habana, Cuba. Tel: (+537) 837 57 51 Email: marta@oxfam.co.cu - orlinda@oxfam.co.cu.

 

Al igual que sucede con otros programas que se desarrollan en Cuba con ayuda de distintas ONG financiadas por la UE, la prensa oficial no menciona esa participación.

 

Un reportaje de la televisión local de la provincia de Camagüey, difundido el pasado 8 de abril, atribuye los buenos resultados de los últimos años en la agricultura urbana a las reformas económicas del gobierno, ocultando la ayuda de Oxfam.

 

​​Lo mismo sucede en Las Tunas, otra de las provincias que se beneficia de la ayuda de esta ONG.

 

El Periódico 26 se refirió recientemente al recorrido que efectuó por la región el miembro del Comité Central del Partido Comunista, Adolfo Rodríguez Nodal, jefe del Grupo Nacional de la Agricultura Urbana y Suburbana quien “llamó la atención sobre el municipio de Jobabo, localidad fuertemente afectada por la sequía, cuyas fuentes hídricas están seriamente comprometidas, incluso para los servicios básicos del consumo de la población.

 

“El país lucha por lograr dos millones de toneladas de hortalizas para el 2014 dijo Rodríguez Nodal, para lo cual hay que explotar con eficiencia, inteligencia tecnológica y aprovechamiento óptimo de los espacios, nuestras potencialidades productivas. Corresponde a la agricultura Urbana y Suburbana el mayor aporte de un millón 200 mil toneladas. Las Tunas tiene el compromiso de aportar de 66 mil”, dijo Nodal.

 

En su sitio oficial Oxfam ofrece una visión diferente a la descrita por Nodal.

 

“En el municipio de Manatí, Oxfam respalda el trabajo llevado a cabo por la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) para garantizar la provisión de alimentos después de que se perdieran todas las cosechas y se secaran los pozos hasta tal punto que fue necesario traer agua en tren desde otros lugares."

​​“Con la ayuda de Oxfam, la ANAP invirtió en la producción de fertilizantes orgánicos y paneles solares con los que alimentan bombas de agua para el regadío de huertas y la provisión de agua para la producción agrícola utilizando animales. Como resultado, las cooperativas ahora producen ‘aquello que la gente necesita para poder alimentarse’, tal y como explicaba uno de los agricultores. Frutas, vegetales frescos, carne y otros productos están ahora disponibles en los mercados locales, además de haber conseguido una mucha mayor seguridad en la provisión de alimentos”.

 

Oxfam Intermón, ha entrevistado a varias de las personas beneficiadas por sus programas en Cuba y publica en su sitio algunos de sus proyectos que incluyen, entre otros, los trabajos en La Baobita, del municipio camagüeyano de Santa Cruz del Sur, y una de las 78 cooperativas agrícolas destruidas por los huracanes Ike y Paloma en 2008 “y que fueron rehabilitadas con la ayuda de los suministros y de la capacitación de un proyecto de Oxfam de 2 millones de dólares que llevaron a cabo varias organizaciones asociadas locales e internacionales y que cofinanció la Unión Europea”.

 

 

Cuba: Proyectos de la ONU financiados por la UE

 

El Proyecto de Apoyo Local a la Modernización Agropecuaria (PALMA), recibió de la UE, $16.2 millones de dólares para la modernización de la agricultura cubana, durante su existencia bajo la coordinación del PNUD 

 

El Proyecto de Apoyo Local a la Modernización Agropecuaria (PALMA), recibió de la Unión Europea (UE) $16.2 millones de dólares para la modernización de la agricultura cubana, durante sus cinco años de existencia bajo la coordinación del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

 

“El objetivo general del proyecto es disminuir la dependencia del país sobre los alimentos importados, reduciendo de esta manera el efecto negativo del alza en los precios de los alimentos mediante el aumento de la producción agrícola, brindándole apoyo a las cooperativas, a los agricultores individuales y a las entidades locales conexas de los municipios rurales”, explica el sitio web del PNUD en Cuba.

 

​​El proyecto, que recibió además otros $6.6 millones de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (ACDI),  se implementó en 37 municipios del país, comenzó en abril de 2009 y concluyó el pasado mes de abril, según lo establece su Documento Oficial de constitución.

 

Sin embargo, de su desarrollo, resultados y apoyo recibido del organismo de Naciones Unidas para el desarrollo del cooperativismo en Cuba, hay escazas referencias en los medios oficiales de prensa. Tampoco en el sitio oficial del PNUD en Cuba hay suficiente información sobre los objetivos logrados.

 

“Cuando surgió se acababan de aprobar los lineamientos (programa de la reforma), tenía lugar el proceso de entrega de tierras”, recordó Martino Vinci, director internacional de PALMA por el PNUD, durante la presentación de una serie de manuales sobre cooperativismo. ​​

 

PALMA ha publicado manuales sobre cooperativismo y ofrecido cursos de capacitación técnica y administrativa que “vienen a llenar un vacío sobre este tema”, según reconoció Alcides López director de la Escuela de Capacitación del Ministerio de la Agricultura.

 

Ana Guallarte, agregada de la delegación de la Unión Europea en Cuba, dijo que es muy positivo que exista “un manual al que los cooperativistas puedas acudir para comprender mejor qué significa ser cooperativista y sus potencialidades. Esto abre un abanico de nuevas oportunidades”.

 

“El proyecto PALMA benefició con equipamiento y capacitación en temas como gestión, fortalecimiento de capacidades y género, entre otros, a unas 366 cooperativas de 37 municipios pertenecientes a las provincias cubanas de Pinar del Río, Sancti Spíritus, Santiago de Cuba, Granma y Guantánamo”, asegura el PNUD en su sitio.

   

​​El PNUD no es el único organismo de la ONU que ha recibido financiamiento de la UE para desarrollar proyectos en Cuba. También se ha beneficiado de esa ayuda el Instituto para la Educación del Agua (The Institute for Water Education) adscrito a la UNESCO, fundado en el 2003 y con sede en Delft, Holanda.

 

Los proyectos que ejecuta en Cuba la UNESCO/IHE, son básicamente dos.  El primero, titulado Proyecto Real para la recuperación de alimentos,  es financiado por la UE con $1.1 millones de dólares tiene como objetivo general “fortalecer la cadena de producción de alimentos” introduciendo técnicas más novedosas en el uso y explotación del agua¨.

 

El segundo programa de la UNESCO/IHE titulado Agua para Todos, recibió $1.2 millones de dólares de la UE y se extendió desde febrero de 2011 hasta febrero de 2014, y busca un mejor aprovechamiento de agua potable, y novedosas tecnologías para el tratamiento de las aguas albañales.

 

​​Los organismos de Naciones Unidas tienen una amplia presencia en Cuba y desde hace años prestan su ayuda institucional al país en áreas que van desde la cultura hasta la economía, pasando por la educación y la salud.

 

Los fondos para financiar esos proyectos provienen de una variedad de fuentes, públicas y privadas, que integran los recursos que habitualmente maneja Naciones Unidas en las naciones necesitadas.

 

Un acuerdo entre Naciones Unidas y el Gobierno de Cuba, firmado a fines del pasado año, define las condiciones de esa colaboración en el documento titulado Marco y Asistencia de Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD), para el período 2014-2018.

 

“Los recursos programados por las agencias, fondos y programas participantes en las áreas de cooperación acordadas han sido estimados en 151,7 millones de dólares para el período 2014-2018”, explica el documento.

 

 

Evangélicos cubanos reciben miles de euros para reforestación

 

​​El Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba (CCRD) recibió 525 mil 940 euros (721,543 dólares) de la Unión Europea. 

 

​​El Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba (CCRD) recibió 525 mil 940 euros (721,543 dólares) de la Unión Europea (UE) para un proyecto denominado “el biogás y la reforestación en defensa del medioambiente y la calidad de vida en ​​Matanzas”, según consta en su lista de proyectos financiados en Cuba ​​

 

​​“El proyecto pretende impulsar el uso de energías renovables y potenciar la reforestación en la provincia de Matanzas”, y se desarrolló desde febrero de 2011 hasta febrero de 2012, precisa la descripción del programa.

 

Ubicado en la ciudad de Cárdenas, el CCRD es una institución dirigida por una “Asamblea y una Junta Directiva integradas por líderes de varias iglesias y también prestigiosos intelectuales pertenezcan o no al mundo religioso”, explica su sitio web.

 

​​El CCRD está dirigido por el Rev. Raimundo García quien fundó la institución hace 20 años. Además de las actividades de formación religiosa y comunitaria, el CCRD posee la Finca El Retiro, “que sirve de sede a la ejecución de varios programas agrícolas y medioambientales que tienen una vigencia permanente”.

 

El sitio web del CCRD no muestra ninguna referencia al programa de energía renovable financiado por la Unión Europea, pero sí informa de un Taller sobre Violencia de Género, celebrado a principios de año en el poblado de Bolondrón y en la Iglesia Episcopal de la comunidad rural Cuatro Esquinas, municipio Los Arabos “auspiciado por la Embajada de Holanda, bajo el nombre del proyecto Capacitar en Educación Sexual para Prevenir la Violencia. ​​

 

Como en el resto de los casos que vinculan a ONG´s que ejecutan proyectos en Cuba, con fondos de la UE, los medios cubanos de prensa no han publicado información alguna sobre el programa de “reforestación en defensa del medio ambiente y el biogás”, auspiciado por el CCRD.