Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

La estupidez perfecta

 

No era necesario ser adivino para percibir un buen porcentaje de estupidez en el ambiente opositor. Y ahí están los resultados, quedamos con tres gobernaciones y de bromita que no perdimos Miranda, considerada por el chavismo La Joya de la Corona y por nosotros el símbolo del liderazgo obtenido a través del trabajo político unitario

 

Germán Cabrera T., TalCual

 

El martes 11 de diciembre, cinco días antes de la elección de gobernadores, Talcual publicó un artículo mío titulado "Majadería y estupidez", cuyo último párrafo decía: ..."Los majaderos retoman el tema de que `Aaay yo no voto más’, `Aaay mientras no limpien el REP’, `Aaay yo estoy cansado, me voy de viaje’, y los otros regresan con `Salgamos a la autopista y quedémonos allí hasta que caiga el gobierno’, `Invoquemos el 350 con cojones’, `Los políticos son unos complacientes traidores’, etc.

 

Y el gobierno feliz, alargando vacaciones, apostando una vez más a nuestra estupidez, a nuestra abstención, y preparando su enorme aparato electoral para arrear cuanto voto le sea posible y arrancarnos cuanta gobernación le quede papita.  ¡Qué chévere!".

 

No era necesario ser adivino para percibir un buen porcentaje de estupidez en el ambiente opositor. Y ahí están los resultados, quedamos con tres gobernaciones y de bromita que no perdimos Miranda, considerada por el chavismo La Joya de la Corona y por nosotros el símbolo del liderazgo obtenido a través del trabajo político unitario.

 

La abstención opositora (con respecto a los votos obtenidos en las elecciones presidenciales) fue en promedio mayor al 40% y en varios estados superó el 60%. Algunos actores de la política nacional, no sé por qué razones ciegos ante esta evidencia, justifican el asunto argumentando que la abstención dentro del chavismo también fue muy alta y que siempre en elecciones de gobernadores las cifras de participación bajan.

 

Sinceramente a mí me sabe a detritus la abstención del chavismo, ellos están cómodos, tienen el poder del Estado a su servicio y aman a su Comandante Supremo, así como a su proyecto de país y de sociedad.

 

Pero nosotros, sobre todo la clase media, que nos la pasamos quejando, sufriendo, rasgándonos las vestiduras porque esto no se aguanta más, porque la violencia nos está exterminando, porque los hijos deben partir al extranjero, resulta que no acudimos a votar masivamente porque salimos de viaje, o tenemos un uñero, o porque nos da fastidio o en el peor de los casos porque consideramos una vez más la abstención como una acción militante en contra de "la legitimación del régimen y la complicidad de los políticos".

 

¡¡Qué riñones más cuadrados!! Yo no soy muy bueno sacando cuentas pero por allí se maneja la cifra de que si todos los opositores que votaron por Capriles en las presidenciales hubiesen votado también el 16 de diciembre hubiésemos ganado algunos dicen 11 y otros hasta 15 o más gobernaciones. Vamos a tomar la cifra menor. De ser así hubiésemos podido gobernar, por ejemplo y al tun tun, además de Miranda, Lara y Amazonas: Carabobo, Táchira, Nueva Esparta, Zulia, Anzoátegui, Vargas, Mérida y Barinas.

 

¿Qué tal? Creo que hay que ser minusválido mental para argumentar que da igual 3 que 11 o 15 gobernaciones. ¿Cuál es la solución para salir de este desastre nacional que no sea la salida electoral? ¿Alguien quiere ver las vísceras de sus familiares y conciudadanos regadas por el suelo en una guerra fratricida? ¿Qué estamos haciendo? Y no me refiero al mundo político que considero que hizo muy bien su tarea unitaria como todos queríamos y solicitamos. Me refiero a la tan cacareada y encumbrada Sociedad Civil, me refiero a Los Ciudadanos de este país que han incumplido con su deber de tales y que acaban de cometer La Estupidez Perfecta. El que no haya manchado su dedito de morado que vaya a llorar al valle.