Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

LA DICTADURA TRANSITA DUDOSA Y PREOCUPADA

 

Saben que la sociedad cubana quiere verdaderos cambios y se les acaba el tiempo

 

Ernesto García Díaz, Abogado y periodista independiente, Boyeros, La Habana

 

Ramiro Valdés, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, al hablar en Artemisa el pasado 26, Día de la Rebeldía Nacional, en nombre de la dictadura castrista, aprovechó la oportunidad para ratificar que no habrá cambios democráticos en Cuba, lo cual indica que la cúpula gobernante se aferra al poder.

 

En los últimos tiempos la junta militar ha estado preocupada por la transición del mando comunista antes que fallezcan sus máximos dirigentes.

 

He tomado los extractos más significativos del discurso de Ramiro Valdés. Ante la exhortación o llamamiento que les hizo a los cubanos, me siento obligado a responderle en dirección contraria al pensamiento castro-comunista.

 

Respuesta al discurso de Ramiro Valdés

 

1.- (…) Éramos jóvenes que soñábamos con transformar la triste realidad imperante en la Cuba de aquel entonces…

 

No pretendan impedir los sueños de las nuevas generaciones de cubanos, desligada de todo compromiso con la llamada generación del centenario.

 

2.- (…) La República no tenía nada que ver con la soñada por Martí y Maceo (…) un dictador había borrado los últimos vestigios de democracia representativa…

 

La revolución del 59, destruyó los sueños de Martí y Maceo. Derogó la Constitución del 40; instauró un régimen totalitario y ahogó en lágrima y sangre el desarrollo democrático alcanzado. El pueblo desconoce cuántos han sido los muertos y fusilados que lleva en sus espaldas la dictadura castristas.

 

3.- (…) Los pobres, negros, mujeres, obreros y campesinos, eran vilmente preteridos y discriminados por una oligarquía entreguista y rapaz.

 

La dictadura castrista manipuló la clase pobre cubana. Las tierras que entregaron a cientos de miles de campesinos por la Ley de Reforma Agraria, se la quitó para desarrollar los grandes planes agropecuarios que a la postre resultaron un fracaso. Apenas hace unos años a esa clase pobre que dice haber protegido, los abandonó por cientos de miles dejándolos sin empleos y seguridad social.

 

4.- (…) No podemos olvidar nunca el cuadro de opresión, miseria y desigualdades que heredó la Revolución en el ´59.

 

Cuba, no es herencia de grupos. Fue un país económicamente rico, que necesitaba transformaciones sociales. El castrismo convirtió a la Isla en uno de los países más pobres de América Latina.

 

5.- (…) La palabra “democracia” adquirió su verdadera dimensión popular: se acabó la politiquería, la compra de votos y el fraude electoral. Nunca más hubo un asesinato político o un torturado.

 

A las dictaduras no se les pueden creer. ¿Por qué no permiten elecciones libres en el país? ¿Cuándo dejaran que el relator de la Organización de las Naciones Unidas visite las cárceles de la Isla? ¿Quién responderá por las 37 muertes del remolcador 13 de marzo (10 niños entre ellos)?  Las nuevas generaciones quieren cambios estructurales y de orden constitucional.

 

6.- (…) los imperialistas, en sus trasnochados intentos de restauración capitalista y subversión ideológica, se empeñan en falsificar la realidad, dibujar unos supuestamente idílicos años cincuenta y convertir a un tirano despreciable en un prócer respetable.

 

Al ex dictador Fidel Castro, los comunistas lo han convertido en “líder histórico” y han elevado el culto de su persona. Los cubanos del exilio y de la Isla, no reconocen la dictadura de Batista, ni pretenden convertirlo en prócer, menos aún a los Castro.

 

7.- (…) Nuestra meta no es enriquecernos, pero nadie está desamparado ni abandonado a su suerte…

 

La nueva oligarquía comunista ha derrochado las riquezas de la nación y se ha convertido en una clase burguesa totalitaria. En Cuba, se han incrementado los barrios marginales e insalubres, crece la pobreza  y nos azota la mendicidad. Mayor abandono no puede existir.

 

8.- (…) en nuestros corazones no cabe el desánimo y en nuestro vocabulario está borrada la palabra derrota.

 

Los cubanos de Miami y de otras latitudes, lo único que pueden hacer en Cuba, es reconstruirla de las ruinas del poder comunista.

 

9.- (…) No podemos olvidar que hemos llegado hasta aquí gracias a la unidad de todo el pueblo (…). Esa unidad debemos preservarla por sobre todo las cosas, pues estamos conscientes de que la lucha no ha terminado, solo ha cambiado la manera en la que pretenden destruirnos.

 

Las dictaduras imponen la doctrina del miedo, hostigan, reprimen y violan los derechos humanos.

 

10.- (…) Hoy se aplican formas no convencionales de guerra y se emplean las nuevas tecnologías como instrumento de subversión, teniendo como blanco fundamental a los jóvenes.

 

Lo que evitan es que los cubanos de ambos lados se unan, para reconstruir nuestro pasado y presente, así como legar un futuro mejor a nuestros hijos.

 

11.- (…) No hicimos más que cumplir con la máxima martiana de que “el verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber”.

 

Evitan que la juventud acceda libremente a las nuevas tecnologías. Aplican una filosofía de control ideológico y enfocan al mal llamado bloqueo económico como el causante de nuestro estado calamitoso.

 

12.- (…) no tenemos otra alternativa que seguir luchando cada día, hasta el último aliento, con la Patria, con la Revolución, y con el Socialismo.

 

Para cambiar el modelo socialista, se impone la lucha cívica y el apoyo internacional.

 

Todos sabemos la historia de fracasos que ha tenido el totalitarismo en Cuba, los engaños al constitucionalismo y sus nefastas consecuencias represoras.

 

Cientos de miles de escritos realizados por periodistas independientes y destacadas personalidades dentro y fuera de Cuba dejan bien claro la dimensión de la férrea dictadura castrista.

 

Para los opositores cubanos vendrán tiempos difíciles. Pues si bien el régimen realiza limitadas aperturas a la libertad personal y a la propiedad privada, tampoco ha dejado de hostigar a los que se les oponen.

 

Mensualmente suman cientos de detenciones que indican la agresividad que mantienen para deteriorar la disidencia. La penetración de agentes o cooperantes del G-2, no está exenta dentro de las filas de la disidencia, aunque no ha habido escándalos por estos tiempos (excepto el del bloguero de Santiago. No me trago su actual comportamiento). 

 

La oposición actualmente trabaja en diferentes plataformas dentro de la diversidad y pluralidad democrática. Pero algo les pasa, porque en el ejercicio práctico se ve muy fragmentada; y los jóvenes valores toman derroteros diversos, buscando nuevos proyectos y espacios, incluyendo el de las tecnologías de las comunicaciones, medio necesario para que se conozca Cuba por dentro.

 

En lo interno, el periodismo independiente está jugando el papel relevante en la lucha democrática (incluyo a la red de comunicadores). El multipartidismo no legal y la proliferación de disímiles organizaciones no dan señal de convocatoria popular. Las Damas de Blanco y la UNPACU son los pivotes de batallas.

 

No es un secreto para nadie que en el oficialismo y en la oposición ha habido divisiones, traición y modos distintos de ver el destino democrático de la patria.

 

Los que tienen el poder del país han llevado la ventaja, por el control total que hacen de los medios de comunicaciones y de la sociedad. Pero en el pueblo hay conciencia de que el camino a seguir no es socialismo.

 

Los opositores ahora se enfocan más en viajar, que en reorganizar la lucha desde dentro.

 

Lo primero es importante. Pregunto ¿Cuáles resultados se ven de esos viajes, para la sociedad cubana de a pie, por la que pujamos el cambio? Llegará el momento que poco tendrán que decir en sus viajes al exterior, si en el país las cosas siguen igual y no ponen los pies en la tierra para lograr ser vistos por la sociedad.

 

Los males del individualismo y el elitismo se cocinan a diario. Diría que hace falta trabajar en equipo e interrelación de colectivos y persona a persona.

 

Pregunto ¿A quién le cabe la idea que desde adentro, en esas condiciones, vamos a posibilitar el cambio?

 

Finalmente, hay hechos que cambian la historia.

 

Ramiro Valdés habló de los cinco y en especial de los 3 que siguen presos en cárceles norteamericanas. No he visto mayor tozudez del régimen castrista que la forma de conducción del caso de Alan Gross, pretendiendo retenerlo con el propósito de lograr un canje con los ex agentes cubanos, hasta ahora imposible por la posición norteamericana en el orden de la interpretación de la Ley.

 

Este caso nos pondrá al borde del colimador por el deterioro de la salud de Alan Gross, y si fallece el norteamericano será la pieza clave para extender el mal llamado bloqueo y la continuidad de la dictadura comunista en Cuba.

 

Por cierto, en el marco de la solidaridad, desde Cuba no se ha logrado crear un Comité Organizador para la liberación de Alan Gros. Al menos no conozco dentro del marco de la oposición ningún proyecto por las plataformas sociales.

 

Pregunto ¿Acaso el gobierno norteamericano aceptará a un grupo de luchadores que clamen la libertad Alan Gross desde Cuba? ¿Estará la comunidad cubano-americana conforme con esta idea?

 

Por lo pronto, no cabe duda. El régimen se preocupa por su estabilidad, pues sabe que si logra en lo externo captar financiamientos y desarrollar una que otra importante inversión podrá garantizar la transición y dejar un nuevo líder al frente del país.