Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS  

 

 

     

                                                 Lázaro González, Toronto, Canadá

 

RESUMEN DE NOTICIAS 2: ¿QUIÉN MANDA EN CUBA? 

 

“Se debe subrayar la importante tarea
de los perseguidores de cualquier nacimiento”

Silvio Rodríguez [Resumen de Noticias]

El mundo no se ha dado cuenta aun que el 80 aniversario de Vilma Espín fue celebrado a bombo y platillos, incluyendo peregrinaciones al mausoleo del II Frente Oriental “Frank País” y culminó con una actividad en la casa museo en Santiago de Cuba, que presidió el segundo en la jerarquía oficial, Machado Ventura, mientras el 90 aniversario de la “Flor mas auténtica de la Revolución” –Celia Sánchez Manduley-,  inseparable compañera del Comandante en Jefe en lo sublime y lo ridículo, al punto que el mismo no oficializó a Dalia Soto del Valle hasta después de la muerte de Celia, se limitó a una sencilla actividad igualmente en la casa museo, pero presidida por la directora de la misma. No se conoce una reflexión del dolido al respecto.

"Ningún cubano revolucionario y patriota, debe perder la oportunidad de dar un voto a la Patria cuando está en peligro, […] Participar en estas elecciones es votar por el mejor, por el más capaz, pero es también votar por la Revolución, por la Patria y por el futuro"; son las palabras expresadas por Juan Esteban Lazo Hernández, de 66 años, al depositar su voto durante las pasadas elecciones parciales.

Estas breves declaraciones a la prensa oficial que realizó Lazo están vedadas para la población, incluyendo a la nomeklatura, y solo un círculo muy estrecho de los designados del primer nivel disfruta ese beneficio como recompensa a su posición en el sistema “oficial” de castas de la nomenklatura. Y subrayo oficial, pues el núcleo donde reside el poder real, del cual no forman parte ni Machado Ventura ni Esteban Lazo, no están autorizados a realizar declaraciones, salvo Fidel Castro en el pasado y Raúl Castro, en lo que no es más que una permanente estrategia diversionista para confundir a la opinión pública, analistas de inteligencia y expertos.

Mas conocido como Lazo y otros epítetos, se monta en la resaca del “proceso de rectificación de errores” al llamado de promover a negros y mujeres a cargos de dirección. “Guapo” de Jovellanos y con escaso intelecto, que hubo que “subsanar” incluyéndole una licenciatura en ciencias sociales en su biografía, tuvo el olfato para entender que si cumplía las ordenes de arriba e intimidaba a los de abajo tendría un futuro asegurado en la nomeklatura.

Su probada capacidad para recibir cualquier orden y convertirla en hechos con puño de hierro ha sido recompensada además por su condición de vicepresidente del Consejo de Estado desde hace 18 anos [1992].

Promovido desde la nada a miembro del buró político en 1985, ha sido secretario del partido en las provincias de Matanzas, Santiago de Cuba y Ciudad de la Habana, hasta que finalmente en el 2003, pero especialmente a partir de la enfermedad de Fidel Castro, quien lo nombra miembro de la banda de los siete que regiría los destinos de Cuba provisionalmente bajo las ordenes de Raúl Castro, es que la buena estrella de Lazo resplandece.

Tres de aquellos pasaron a realizar “otras funciones”, y gracias a ello y la muerte de Juan Almeida Bosque, las funciones de Lazo se han extendido, convirtiéndose en las esferas ideológicas y de la relaciones internacionales en un “zar” revolucionario, como lo es un Machado Ventura en lo interno. 

Y es que Lazo es un cuadro que garantiza las tareas que se le ordenen. No importa si el 60% de la población santiaguera no reciba agua corriente, ni cuantos derrumbes diarios se producen en Ciudad de la Habana, esas no son tareas a las cuales prestarle atención, sino aquellas por las cuales será evaluado, como puede ser un maratón de recogida de basuras ante una epidemia de dengue, o pintar las fachadas de La Habana por donde pasaran importantes personalidades extranjeras. Y aquí es donde se pierden frecuentemente los analistas del proceso cubano.

O también levantarse iracundo dando un gigantesco puñetazo en la mesa en una reunión de buró político, donde alguien exprese una consideración inoportuna respecto al sol que los alumbra. Y en ello reside, a mi juicio, el verdadero rol de Juan Esteban Lazo Hernández en la transición de poder hacia los sucesores designados.

Pero estas elecciones a las que Lazo convoca a los cubanos patriotas y revolucionarios a votar por la revolución, por la patria y el futuro, pues si usted no es “patriota” y revolucionario no es cubano, ratificó la tendencia observada en las anteriores elecciones generales del 2008, cuando mas de un millón de cubanos expresaron su rechazo al orden de cosas imperante en la isla.

Considerando los resultados oficiales al cierre de la primera vuelta, que es suficientemente representativa, encontramos:

  • Electores inscriptos: 8’666,174
  • Electores que asistieron a votar: 8’205,994 [94.69%]
  • Electores que no asistieron a los colegios electorales: 460,180 [5.31%]
  • Electores que votaron pero dejaron en blanco la boleta: 375,835 [4.58%]
  • Electores que votaron pero anularon la boleta: 355,320 [4.33%]

Es decir, 1’191,335 [13.75%] personas con derecho al voto y convenientemente registradas en los colegios electorales, mostraron de una u otra forma su rechazo al régimen.

Muchos mitos ha lanzado el régimen sobre la capacidad de los órganos de la seguridad del estado de detectar quien anuló una boleta o la depositó en blanco, con el único objetivo de sembrar el temor entre la población. Sin embargo, 731,115 personas se sobrepusieron al terror y no apoyaron al régimen.

Esta de más decir que las estadísticas de los comicios castristas no son verificables ni pueden ser impugnadas, teniendo que ser aceptadas de facto.

Es innecesario explicar que las más de 460 mil personas que se abstuvieron de votar fueron presionadas por los “factores” de la comunidad y están definitivamente “marcadas” como no cubanos, no patriotas y no revolucionarios. Mucho coraje personal y valor cívico el de estas personas dispuestas a sufrir las inevitables consecuencias de tan temerario acto contra el castrismo.

Muy lamentable la poca repercusión que experimentó en los medios, incluyendo a los de la comunidad cubana en el exterior que se opone al régimen, la denominada “Plataforma por el Cambio” que lideró Silvio Benítez durante estas elecciones. Como era de esperar, ninguno de los alrededor de 37 activistas de la plataforma que se auto-propusieron como candidatos a delegados del poder popular fue siquiera electo para esa condición.

¿Significa ello que la estrategia es errada, como muchos también catalogan al Proyecto Varela? En modo alguno, pues aprovechar oportunamente todos los resquicios que un régimen totalitario no puede cubrir es una victoria de las fuerzas opositoras, no importan los resultados finales.

Solo la coerción policial y paramilitar, que llegó incluso a impedir a algunos de ellos salir de sus casas, y la presión a la que fueron sometidos los electores de las circunscripciones donde se postularon los mismos, impidió que algunos de ellos hubiesen provocado una situación inédita para el castrismo, en que siguiendo sus propias reglas miembros de la oposición ocuparan posiciones públicas en el gobierno.

Pero hay un factor de mayor peso aun que estamos en el deber de analizar. No tenemos información si Silvio Benítez a quien se ha visto solo acompañado por sus compañeros y la destacada bloguera Yoani Sánchez, solicitó la cooperación de otros grupos y organizaciones opositoras y disidentes.

Cualquiera fuera el caso, la Plataforma por el Cambio no recibió el apoyo del resto de las organizaciones opositoras, a pesar que él mismo ha participado en las marchas a las Damas de Blanco, se ha pronunciado públicamente en apoyo a Guillermo Fariñas, y con suficiente anticipación declaró públicamente sus objetivos.

Si solo una fracción de los opositores, disidentes, activistas e incluso periodistas independientes, se hubiesen propuesto como candidatos a delegados del poder popular, el régimen se hubiera visto impotente para contrarrestar tales acciones.

Es por ello que es muy difícil comulgar con la tesis que sostiene una figura académica de la estatura de Rafael Rojas, quien recientemente afirmó en su articulo “Dos minorías”: “Los opositores no han logrado un mayor respaldo por la sencilla razón de que sus posibilidades de contacto con la ciudadanía de la isla son demasiado reducidas. Sin acceso a los medios de comunicación y sometidas a una permanente represión policíaca y estigmatización social, las organizaciones opositoras han alcanzado, sin embargo, membresías de varios miles”.

En primer lugar, porque Rojas sustituye la realidad de una sociedad que vive bajo la implacable bota de una dictadura totalitaria pseudo-constitucional, por una deseada, que seria que la oposición, como en cualquier país que respetara los principios básicos de la democracia, tuviera acceso a los medios de comunicación y no fuera objeto de permanente acoso y persecución policial. En ese caso no estaríamos en presencia de “oposición” política, sino de “adversarios” políticos.

En segundo lugar, porque si bien las bases naturales del anticastrismo residen en el más de un millón de personas que vienen mostrando su rechazo al régimen en los últimos procesos electorales, y no solo en el último, los factores catalizadores de un proceso político como el que estamos analizando no radican en los millones, sino en los pocos miles que con una adecuada formulación de un [unos] programa político sustentado en las múltiples formas de lucha no violenta activa, provoquen que el régimen tenga que ir modificando su modus operandi mientras cada vez más personas pasan de constituir bases naturales a activistas políticos.

En tercer lugar, porque refiriéndose a los “inmovilistas” y “reformistas” de la isla, que no al resto de los observadores de la realidad cubana, aunque perfectamente pudiera extenderse a ellos, expresa: Unos y otros coinciden, sin embargo, en que el poco respaldo popular de la oposición es consecuencia de una mala formulación programática, de un apego a viejos discursos anticomunistas de la guerra fría o de una proyección ideológica de su dependencia financiera del exterior”.

Sin tomar en consideración los dos últimos factores por fútiles, las organizaciones cubanas sí confrontan serios problemas programáticos, aunque la admiración por su lucha haga ciertamente difícil ponerlo de relieve.

Porque esta lucha no se gana en los grandes medios de comunicación a que Rojas aspira, sino en la cuadra, en el barrio, en la comunidad. Todos saben a nivel de colegio electoral quién no fue a votar, quién anuló la boleta o la depositó en blanco, y esa es la primera prioridad de la oposición cubana. Convertir en simpatizantes o activistas a ese más de un millón de personas que se resisten a ser considerados solamente poseedores de un documento de identidad, y demuestran cívicamente su disposición a ser considerados ciudadanos.

Porque el problema no es teórico-conceptual sino concreto: ¿Saben estas personas como vincularse a alguna organización disidente u opositora para mostrar su simpatía, apoyo, o involucrarse activamente en sus actividades? Desde mi percepción, no lo saben, y el único beneficiario político de ello es el castrismo.

El tema de las debilidades intrínsecas de las plataformas programáticas de los diferentes grupos y organizaciones opositoras y disidentes es un asunto de máxima prioridad en la agenda política cubana, y por el momento resuelto a nivel analítico de real politik. Solo es necesario un examen minucioso -por cierto-, de los objetivos programáticos de los cientos de organizaciones opositoras y tendremos un cuadro creado por las propias fuerzas que luchan contra el castrismo de su desorientación política programática. [Ver  Cuba: castrismo y sociedad civil ( II ).]

Solamente en aras de ilustrar lo anterior: en el último boletín de noticias de la Comisión de Atención a Presos Políticos y Familiares [CAPPF] y el  Centro de Derechos Humanos y Democracia [CDHD], se publican 50 noticias, de las cuales 49 constituyen denuncias de violación de los derechos humanos en la isla.

Siendo la denuncia sistemática de las violaciones a los derechos humanos un tema central que debe tener presencia permanente, sin embargo, en termitos de política informativa, el mismo es esencialmente reactivo y no proactivo.

Por consiguiente, es vital la elaboración de una estrategia coherente, factible y viable de los objetivos políticos tácticos y estratégicos, de la política comunicacional, así como de la estrategia publicitaria.

En entrevista con el corresponsal del periódico El País en Cuba, Mauricio Vicent, uno de los más veteranos opositores y polémicos políticos cubanos, Elizardo Sánchez Santacruz, expresó: “Sánchez calcula que hoy los activistas del movimiento opositor son entre 5.000 y 8.000 en todo el país, aparte de simpatizantes. El número de organizaciones es difícil de calcular, quizás un centenar, quizás dos, en su mayoría pequeñas y divididas, que representan todas las tendencias políticas”.

La respuesta de Sánchez Santacruz es expresión meridiana de una situación que está al margen del castrismo, y es atributo exclusivo de la oposición cubana.

En cuarto lugar, porque la tesis de Rojas conduce a una suerte de fatalismo político objetivo, en tanto tendremos que esperar que el régimen, presionado por alguna entelequia paranoica o por un suicidio político, decida abrir voluntariamente los espacios a la oposición. Esto no es realismo político. Y es que para entender la dinámica cubana se necesita algo mas que la excelencia académica, y es aquella experiencia vivencial de un proceso que no es posible suscribir solamente en currículos universitarios, y si hoy tenemos a una filóloga como Yoani Sánchez que ejerce el periodismo independiente brillantemente, es porque, entre otras cosas, creció y se hizo mujer en un solar de Centro Habana.

El examen de un significativo acontecimiento ha pasado inadvertido para los analistas de la realidad cubana, y es el “combativo” y “combatiente” desfile que demuestra la “unidad” del pueblo con sus líderes el pasado 1ro de Mayo. Ni el Granma ni el Noticiero de la Televisión brindaron estimados de los combativos participantes, que anteriormente siempre sobrepasaban el millón personas, y que era por demás lo primero resaltaban en anteriores oportunidades.

Es curioso que el régimen cubano siempre ha denominado “alocución” al discursito que le ponen en la mano al secretario general de turno de la CTC, y efectivamente tienen razón, porque “alocución” de acuerdo con la definición de la Real Academia Española de la Lengua, es “Discurso o razonamiento breve por lo común y dirigido por un superior a sus inferiores, secuaces o súbditos”.

Sin embargo, no todo es tan aburrido. Luego de las “tracatranerías” correspondientes por parte de Salvador Valdés Mesa, designado Secretario General de la filial de la Familia Birán, denominada Central de Trabajadores de Cuba, se reiteran un par de conceptos que ilustran claramente el camino por el que van a transcurrir las “reformas” económicas del Castrismo.

Lo que obliga a citar en extenso:

“Tal panorama nos obliga a enfrentar realidades muy complejas, como señalara el compañero Raúl en el Congreso de la UJC. Y si hace diez años el Comandante en Jefe nos alineó en el concepto de que Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado y emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos, estamos también en el deber de alinearnos en lo expresado por nuestro Presidente, y cito [a Raúl Castro]:

Estamos convencidos de que hay que romper dogmas y asumimos con firmeza y confianza la actualización, ya en marcha, de nuestro modelo económico, con el propósito de sentar las bases de la irreversibilidad y el desarrollo del socialismo cubano, que sabemos constituye la garantía de la independencia y soberanía nacional”.

La batalla económica, lo sabemos los trabajadores, es como nunca antes tarea vital para preservar nuestro sistema social, y librarla con éxito implica que cada cual se disponga a cumplir la parte que le corresponde, y esté consciente de que el reordenamiento institucional y laboral ya en marcha nos involucra a todos.

Debemos analizar a fondo el discurso de Raúl en el Congreso de la Juventud, no para insistir en los problemas que tenemos, sino para comprender esas realidades, identificar las que nos atañen y proponer las soluciones en y para cada colectivo laboral.

Desde esta histórica tribuna convocamos a los trabajadores y al pueblo a apoyar la actualización de nuestro modelo económico, que requerirá de extraordinarios esfuerzos y sacrificios, conscientes que solo dignificando el trabajo como fuente creadora de las riquezas materiales y espirituales y formador de conciencia, garantizaremos el crecimiento económico y social del país.

Es decir, a apoyar que por los gravísimos errores en la conducción de la economía, un millón de personas estén sobrantes en sus puestos de trabajo, lo que no es su responsabilidad, sino la del gobierno. Enviar a la calle un millón de personas no es posible, ofrecerles trabajo en la agricultura y la construcción no es cuerdo, y las posibilidades de que estos se inserten en el mundo de los trabajadores por cuenta propia y establezcan pequeños y medianos negocios, cuando fueran aprobados, no es factible para la mayoría de ellos.

Entonces, ¿cual es el real mensaje que le ordenan transmitir al gángster de la CTC? Miedo, el miedo a que lo manden para la agricultura, la construcción o a rellenar fosforeras en una esquina, mientras lo obligan a informar al agente que lo atiende. Por consiguiente, hay que ser trabajador ejemplar y obtener el reconocimiento de los que hacen las listas de los disponibles, que es lo mismo que decir ser amordazado.

Sin embargo, esta política del miedo funcionando en la esfera laboral es un mito, en tanto el estado no puede garantizar mediante la vía de salarios y sueldos el mínimo básico para la subsistencia de la población. Pero en política no es lo que es, sino la percepción que la gente tenga de ello. Por eso funciona.

Pero si torpemente el castrismo se decidiera a aplicarla, se encontraría con uno de los más peligrosos cuellos de botella de la sucesión castrista. La inestabilidad social que generaría tan solo 300 mil personas sin posibilidades de alimentar a sus familias sobrepasarían las capacidades operativas de los helicópteros artillados listos para masacrar cualquier descontento popular. ¿No sería más honesto, justo y racional, despedir a los gobernantes que crearon esta situación?

Pero no son tontos, por ello la actualización del modelo económico a que se refiere el magnate de la CTC está en marcha a paso de jicotea y en silencio, pero desplegándose. No es posible encontrar en ningún medio cubano las medidas que vienen siendo ejecutadas y que indican meridianamente el camino estratégico que el régimen está siguiendo para transformarse en neocastrismo.

A barberos y peluqueras, y la flexibilización de la construcción de viviendas con esfuerzo propio, se unen los chóferes de las pequeñas guaguas de 16 asientos marca Yutong, a los cuales se las están rentando por 824 pesos cubanos y les garantizan la gasolina. El precio del pesaje se fija en 5 pesos cubanos, y mientras estudiosos no se percatan de estas nuevas realidades, un chofer expresa que “Hay que trabajar duro para sacar la ganancia de uno, pero da resultados”, en lo que no es más que un paso pequeño, pero importante, que tranquiliza y estimula a pequeños sectores de la población, pero con un efecto multiplicador en el establecimiento de un nuevo paradigma social.

"Esto es sólo el comienzo. El Estado va a ir soltando poco a poco. No pueden con todo y están viendo si este sistema les da resultado", afirma otro chofer con la sabiduría popular; mientras un funcionario escribe una tesis socio-sico-política inaccesible a doctores y expertos: "Están preparando a la gente. Son muchos años pensando que todos somos iguales y la gente necesita ir digiriendo poco a poco estas medidas".

Por cierto, en otra “iniciativa” que indudablemente será bien popular y que tendrá un efecto demoledor sobre la herencia ideológica del Gran Líder, uno de los mayores operadores internacionales de las afamadas motos Harley-Davidson, iniciará sus operaciones el 1ro de noviembre del presente año. 

Mientras esto ocurría en la Plaza de la Revolución el 1ro de Mayo, el régimen ponía en vigor el seguro medico de viaje para todos los turistas que arribaran al país, incluyendo los familiares de más del 40% de los participantes en el desfile. Apenas 5 días después se produce la tragedia.  

Laida Licet Recio y su esposo Rolando Suárez compraron la póliza de seguro médico exigida por el gobierno cubano a los visitantes del exterior, pero fueron objeto de un brutal ataque que ocasionó la muerte de ella y heridas con peligro para la vida de su esposo. El gobierno cubano se ha hecho de la vista gorda en el pago de las pólizas de seguro a las que está obligado.

 

Los seguros médicos para viajeros son de uso habitual en el mundo, pero son opcionales y no obligatorios. El régimen, desesperado por obtener ingresos adicionales en divisas, los instrumenta con carácter obligatorio. Consideraron solo el posible beneficio y no las obligaciones que contraerían.

 

Parece inevitable que la propaganda negativa que está recibiendo el régimen por este lamentable proceder impactará de alguna manera los viajes de la comunidad hacia Cuba, que han experimentado un crecimiento de más del 50% en los últimos meses.

 

Respecto a otros países emisores de turismo como Canadá, la medida no tendrá efectos negativos hasta que no suceda un caso importante de reclamación. No obstante, un turista canadiense acaba de fallecer luego de haber contraído en Cuba el H1N1. El régimen reconoce el fallecimiento de 69 personas por esta causa y mientras la preocupación en el mundo ha descendido a niveles normales, Cuba se mantiene en alerta epidemiológica.

 

El gobierno cubano, que hace apenas unos meses liberó la venta de arroz fijándole un precio arbitrario de 3.50 pesos cubanos la libra, que no responde a ningún análisis de costos y gastos, le ordena a la emisora insignia del país, Radio Rebelde, lanzar un llamado para no “acaparar” arroz, ante la escasez registrada en los últimos tiempos. Con un consumo anual de 700 mil toneladas, la producción nacional solo cubre el 40% de la demanda mínima [281 mil toneladas], las que para este año están seriamente comprometidas, porque el cultivo del arroz en Cuba depende fundamentalmente del régimen de lluvias y no necesariamente de sistemas de regadíos.

 

Es decir, uno de los pocos productos, vital además en la alimentación de la población, que el régimen consideró estar en condiciones de ofertar en un mercado estatal paralelo, que no libre, pues no considera la relación oferta-demanda del producto ni su elasticidad precio, tiene que ser objeto de intervención estatal mediante mecanismos de propaganda y coerción extra económica.

 

En una reciente conferencia en el centro para estudios de graduados de CUNY en la ciudad de Nueva Cork, el 16 de abril de 2010, impartida por el profesor Dr. Armando Nova González, un reconocido especialista en economía agropecuaria cubana, conjuntamente con el también profesor Dr. Omar Everleny Pérez Villanueva en Nueva Cork, entre otras consideraciones, el Dr. Nova González expone un conjunto de consideraciones sobre la situación actual que presenta el sector agropecuario en Cuba a su juicio:

·        Gran déficit comercial agropecuario en 2009. Desbalance importación/exportación

·        El proceso de ceba de ganado está en manos del estado y es ineficiente. El promedio de peso por animal alcanzó solo 385kg cuando debe ser un mínimo de 420kg

·        La medida de redistribución de las tierras ociosas debe estar acompañada de un plan para que los campesinos puedan comprar materiales y equipos necesarios para cultivarla. Entregar la tierra no es suficiente, los productores necesitan comprar insumos

·        Aproximadamente existen 1800,000 hectáreas de tierra ociosas, lo que representa el 27% de la tierra agrícola del país.

·        2.5 mil millones al año se gastan en importación de alimentos básicos

·        El país es incapaz de implementar resultados de investigaciones científicas. Importante capital humano, pero ineficiente infraestructura. [A lo que habría que añadir que lo más importante es que no existen los mecanismos y protocolos para la aplicación practica de las investigaciones científicas – LG]

·        Es importante corregir deficiencias en el sector agropecuario que es muy inestable desde el 2001. Aumento del precio de los alimentos, entre ellos la leche

·        Es necesario que el productor decida, que se le permita contratar, disponer de financiamiento y asistencia técnica. Inversión extranjera

·        Cooperativas de segundo grado o integrales con derecho a vender en el mercado y a acopio.

·        Consolidar en un solo ministerio el tema de la alimentación. Simplificar el gobierno.

En conclusión, según el Dr. Nova, en Cuba, de no ocurrir cambios capitalistas que al parecer él asocia a la eficiencia empresarial con el despido de los trabajadores sobrantes y el equilibrio de unas finanzas públicas innecesarias en el actual sistema de finanzas “troquelado”, los logros de la Cuba socialista no podrán mantenerse. Como si alguien estuviera preocupado por ello en las actuales circunstancias.

 

El experto en economía agropecuaria cubana, que posiblemente nunca haya pastoreado vacas –ocupación por cierto muy peligrosa en Cuba- y mucho menos ordeñarlas a las 4 de la mañana antes de irse a trabajar para el Estado, solamente para darle leche a sus hijos, y no haya tenido que tener un rebaño de carneros para garantizar la proteína familiar, o sembrar tomates, ajos, ajíes y cebollas para preparar el insustituible sofrito cubano, o venderlos para subsistir, ni nos brinda un diagnóstico efectivo ni ofrece soluciones. Nos estamos refiriendo al principal experto en economía agropecuaria cubana; después, si alguien critica al castrismo por no prestarle atención a los “expertos”, se dirá que es un puro ejercicio de calumnia anticastrista.

 

Es muy recomendable que el Dr. Nova González lea cuidadosamente “Granma”, donde se está perfilando la estrategia agropecuaria del país y cuya primera fase acaba de ser dada a conocer en el prorrogado Congreso de la ANAP que culminó ayer domingo.

 

Ejemplo elocuente de cómo el castrismo esta construyendo consensos reales y concretos, pero siguiendo un criterio de estructura social. Aunque la estrategia adoptada es inequívoca, pero general, las tácticas se adaptan a un criterio de clase o grupo social.  Los intereses –que de ello se trata todo en última instancia- de un campesino y de un “guagüero” son comunes en lo general, pero particulares en lo concreto. Entender eso forma parte de lo que no se puede aprender en las universidades, porque es aquella parte de la política que entiende como hacer posible lo necesario. Y el castrismo está reconstruyendo los consensos de una manera que en un par de años, en unas hipotéticas elecciones libres, retendría el poder mayoritariamente.

 

Y como hay que “respetar” la herencia ideológica del Sátrapa en Jefe, le ordenan al plumífero de turno que coloque bajo esas banderas el entierro de otro axioma del fidelismo: “El programa del Moncada, contenido en el histórico alegato de Fidel La Historia me Absolverá postulaba, entre las más urgentes medidas a tomar por un gobierno revolucionario "conceder la propiedad inembargable e intransferible de la tierra a todos los colonos, sub-colonos, arrendatarios, aparceros y precaristas que ocupen parcelas de cinco o menos caballerías de tierra,…”  ¿Maquiavélico? No, raulista.

 

En la misma conferencia, el Dr. Pérez Villanueva, subdirector del Centro de Estudios de Economía Cubana, adscrito a la Universidad de la Habana, expresa:

 

  • Hay una crisis interna por aumento de las importaciones y la ineficiencia interna
  • Falta de dólares para cubrir las importaciones
  • Crisis de liquidez monetaria, en Cuba se siguen emitiendo CUC sin tener dólares que lo avalen
  • Los CUC no son convertibles en ningún Banco
  • La economía nacional ha estado siempre en más o menos medida subvencionada: España-Estados Unidos-URSS-Venezuela
  • Estados Unidos es el principal socio comercial en la industria alimenticia. (100% pollo, 90% granos, trigo, soya y maíz) ventajosa oferta de precios con la desventaja de falta de crédito, quinto socio comercial
  • Otras entradas de divisas:
    1. Remesas
    2. Turismo (300mil cubano-americanos en 2009, segundo después de los canadienses)
  • Problemas principales:

La ayuda desde Venezuela es complicada. La falta de instituciones genera inseguridad. Hay problemas internos en Venezuela. Se hacen los negocios directamente con Chávez quien viaja a Cuba varias veces al año para firmar acuerdos y cerrar negocios personalmente. La mayoría de estas decisiones no se ejecutan. Por ejemplo el proyecto del cable de fibra óptica no ha comenzado aún.

  • Venezuela no paga en efectivo por el negocio de intercambio de profesionales por petróleo barato. Las cuentas están atrasadas y los pagos son impredecibles. El petróleo se importa, se refina en Cuba para consumo nacional y se exporta un 22% para otros países del Caribe. Hay un superávit con Venezuela y muchos negocios sólo en papel
  • Caída sistemática del PIB, el último año de 6 mil millones
  • No hay industrias, el 75% de la economía es de servicios. No hay desarrollo sin industria
  • Pérdida del PIB debido entre otras cosas a la caída de la industria azucarera. De los 76 ingenios restantes solo están moliendo 44. Se espera menos de un millón de toneladas de azúcar en la zafra de este año, el precio del azúcar subió de $0.06 a $0.22. Precio del azúcar subió precisamente cuando la producción bajó. El ministerio del azúcar va a desaparecer
  • El mito de la educación y sanidad gratuita es insostenible
  • Taza de cambio dólar/CUC no responde a ningún criterio
  • Baja motivación entre los trabajadores. Disminución de la productividad

·        Producción de níquel es estable pero se necesita capital extranjero para aumentarla. Cuba posee 40% de la reserva mundial de este mineral. El negocio con la empresa minera de Canadá no se logró [Villanueva se refiere sin dudas a la refinería de níquel que se iba a instalar en la provincia canadiense de Alberta, en forma de joint venture, pero debido a la morosidad de los pagos a la Sherritt International ésta última canceló el proyecto]

 

Nuevamente, el castrismo no le puede prestar atención a sus expertos si quiera ser successful , porque en definitiva el secuestro de la ciencia en general, y en particular las ciencias sociales, condicionó un cientista social orgánico cuyo paradigma es Rafael Hernández.

 

Luego el desbalance de la balanza comercial cubana es pura ficción estadística. Es mil veces más útil un empleado-ministro nombrado Marino Jorge Murillo, que el brillante analista cubano. Y no es solo un problema de fidelidad, sino de apreciación de la realidad.  

No es preciso el doctor cuando expone que el 75% de la economía cubana es de servicios, porque realmente constituye el 65.6% de la economía nacional, donde los servicios básicos [electricidad, gas, agua, comercio, restaurantes, hoteles, transporte, almacenamiento y comunicaciones] representan el 20%, mientras Otros servicios [financieros, seguros, inmuebles y servicios a empresas, servicios comunales, sociales y personales], constituyen el 45.6%.

Pero el problema central no reside en las estadísticas, sino en los conceptos. La alternativa de una Cuba con una economía fundamentalmente de servicios en una pequeña isla poco dotada en recursos naturales, excepto el níquel y el petróleo por descubrir y comercializar, con una planta industrial obsoleta técnica y físicamente, y además descapitalizada, y contando con mas del 80% de sus tierras agrícolas sufriendo algún nivel de salinización, no es una opción para nada descabellada.

Sobre todo si se potencia el factor recurso humano, que solo requiere actualización y los mecanismos –fácilmente instrumentables- de convertir en recursos financieros la investigación y desarrollo.

Considerar como una debilidad del sistema monetario cubano la emisión sin respaldo del peso cubano convertible es desconocer los objetivos que persigue el mismo en tanto mecanismo de refinanciación adicional. Que los CUC no sean convertibles en ningún banco forma parte de lo que un académico de la economía no puede entender, porque es algo que no se puede encontrar en Samuelson, Friedman, o particularmente en Robert A. Mundell, quien recibe un Nóbel de Economía precisamente por su contribución al análisis de políticas fiscales y monetarias bajo diferentes sistemas monetarios, ya que es pura “triquiñuela” castrista.

Como lo son igualmente, por solo mencionar algunas de las que son de público conocimiento:

·        La joint venture Vencupet S.A., donde Cuba ostenta el 40% de las acciones y  tiene derechos de exploración petrolífera en varios estados venezolanos por 25 años

·        La joint venture Ferroníquel S.A., que con una inversión de $700 millones de dólares rehabilitará la antigua planta de refinamiento de níquel de Camariocas, con una producción estimada de 68 mil toneladas de ferroníquel. Otros $600 millones de dólares adicionales para una planta en Venezuela, que producirá acero inoxidable a partir del ferroníquel de Camariocas

·        Inversiones en la ampliación de las capacidades de refinación de crudos en Cuba hasta llegar a procesar 350 mil barriles diarios. Cienfuegos subiría a 150 mil barriles, Santiago a 50 mil, mientras se instalaría una nueva refinería en Matanzas con capacidad de proyecto de 150 mil barriles diarios

·        Una investigación realizada en Venezuela estima que en el periodo 2005-2009  el monto acumulado de la “ayuda” chavista a gobiernos extranjeros supera los 61 billones de dólares, encabezando la lista Cuba con 20.5 billones de dólares

·        Otro banco ha sido penalizado con el pago de 500 millones de dólares por la Reserva Federal de los Estados, en este caso el Royal Bank of Scotland N.V., (ABN Amor), por ayudar a cuatro países que se encuentran bajo sanciones económicas de Washington, entre ellos Cuba, incluyendo no tomar las medidas necesarias para evitar el lavado de dinero.

Entonces, ¿de que crisis financiera, comercial y de balanza de pagos estamos hablando? La “Cosa Nostra” opera con sus propios procedimientos y reglas y no pueden ser escrutados siguiendo análisis económicos convencionales.

Luego ¿cual es la importante tarea que debemos acometer, perseguir a los nacimientos o a los perseguidores?

La gestación del neocastrismo marcha saludablemente, transmutando perseguidores en nacimientos, lo que bien valdría un actualizado “Resumen de Noticias” de Silvio Rodríguez.

Mientras alguien con la Piedra de Rosetta definitiva nos da la clave última del derrocamiento del castrismo: "no hay que invadirla con armas para poner fin a la dictadura castrista, sino que hay que hacerlo mediante teléfonos móviles e Internet, ya que es la única forma de hacer llegar los mensajes de apoyo y de lucha contra la represión del exterior”.

Silvio: lo que realmente necesitamos es una “canción urgente al sentido común, el menos común de los sentidos”.