Cubanálisis El Think-Tank

           ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

   

Dr. Eugenio Yáñez, Estados Unidos

 

 

 

Breve evaluación de 50 “cambios” y “reformas” de Raúl Castro. Parte 1

 

Se habla hasta la saciedad, por parte de quienes no conocen las realidades, de que “Cuba está cambiando”, de “las reformas de Raúl Castro”, y de que “Raúl Castro va a dejar el poder dentro de poco tiempo”.

 

Muchos americanos, europeos y latinoamericanos, desde funcionarios hasta turistas, se van a Cuba de visita varios días, se mueven entre paladares, hoteles repletos de viajeros extranjeros, burócratas gubernamentales que cuidan con celo sus migajas, y cubanos que les cuentan de sus experiencias y sus expectativas, y después regresan a sus naciones de origen repitiendo las gastadas cantaletas sobre los supuestos cambios en Cuba.

 

Les parece que el hecho de que las personas sin trabajar para el Estado puedan rellenar fosforeras, pasear perros, pelar frutas o alquilar alguna habitación de su casa a los turistas, son muestras definitivas y absolutas de que en Cuba se están desarrollando “emprendimientos económicos” que terminarán fomentando una “clase media” en el país  que a la larga, al desarrollarse y fortalecerse, será capaz de retar y cuestionar al totalitarismo en la Isla e irá ocupando las posiciones del poder que serían cedidas por los dirigentes gubernamentales, aunque no se explica cómo, y tal vez esperen que se logre por obra y gracia de quien sabe qué Espíritu Santo.

 

Tanto se repiten esas falacias, una y otra vez, día tras día, en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, o en actos sociales y conversaciones personales, en español, inglés y cualquier otro idioma “culto” de los que se hablan en la vieja Europa, que muchos llegan a aceptar esos anhelos como axiomas, es decir como verdades absolutas que no requieren demostración. Por eso comienzan a repetirlas en todas partes y por todos los medios, sin siquiera detenerse aunque fuera por un instante para preguntarse si tales mantras tienen una base real o son simplemente fantasías, producto a veces de la candidez, pero también de la maldad y las malas intenciones de quienes llegan a defender lo indefendible, en forma de falsedades fomentadas desde las tinieblas por los aparatos propagandísticos del castrismo.

 

Para no hacer este análisis algo interminable, vamos a relacionar las 50 medidas fundamentales que han sido tomadas durante los ya casi doce años de reinado de Castro II (entre provisional 2006-2008 y oficial 2008-2018), y que se mencionan como “reformas” o “cambios” con relación a la situación existente durante la nefasta dictadura unipersonal y arbitraria de Fidel Castro durante los 47 años anteriores en que gobernó. Y una vez identificada cada una de esas medidas, le añadiremos un breve comentario, en letra diferenciada, para evaluar su efectividad y alcance.

 

Las medidas que se mencionan y que fueron establecidas en algún momento de la etapa raulista, que desde hace muchos años en Cubanálisis-El Think-Tank identificamos como “neocastrismo”, no se abordan en orden cronológico ni se agrupan por temáticas o aspectos de interés, sino se exponen más bien al azar, ya que el orden de estos factores no alterará el producto.

 

RESUMEN DE LOS “CAMBIOS” Y “REFORMAS” FUNDAMENTALES INTRODUCIDOS EN CUBA

DURANTE LA ERA DE RAÚL CASTRO

 

1)      Autorizar el trabajo privado a casi 500,000 cuentapropistas, aunque algunos rellenan fosforeras o pasean perros, y otros muchos miles han devuelto sus licencias.

Son casi medio millón de trabajadores, pero no medio millón de “emprendedores”. No todos los que componen este medio millón poseen negocios que impliquen determinado nivel de inversiones, utilización de trabajadores privados, negocios privados en general, porque aquí están incluidas también personas que trabajan por sus propios medios pero que prácticamente utilizan muy poco “capital” o recursos más allá de su duro trabajo personal. Con esa medida en ningún momento hubo intención de posibilitar nuevas formas de producción para el desarrollo económico del país, sino que se establecieron estas variantes para que pudieran obtener trabajo cientos de miles de cubanos que no tenían vinculación con actividades estatales o habían quedado excedentes de ellas porque el Estado no tenía recursos suficientes para pagar los miserables salarios que devengaban. La cifra de medio millón es siempre confusa y distorsionada, porque se producen devoluciones de licencias por arte de personas que no continuarán en la actividad que comenzaron,  cancelaciones de licencia por parte del gobierno contra personas que no cumplen los requisitos, o como sanciones por ilegalidades, y hasta como represalias contra individuos que no son considerados “revolucionarios”. Además de que el gobierno reduce cada vez más el espectro de actividades permitidas y reduce la cantidad de especialidades para las cuales se otorgan licencias.

 

2)      Entregar tierras estatales en usufructo a trabajadores privados para utilización en la agricultura y la ganadería

Medida que podía haber contribuido significativamente a aumentar la producción de alimentos agrícolas y ganaderos para la población, pero que ha logrado mucho menos de lo posible por los condicionamientos “políticos” (no se entregan tierras a quienes no sean “revolucionarios”) y disposiciones absurdas, tales como prohibir que quienes recibían tierras en usufructo pudieran construir viviendas rústicas para estar cerca de sus cosechas y cuidar de sus animales de trabajo. Como las tierras se ofrecían a plazos muy cortos y determinados, no había interés en realizar inversiones en esas parcelas (cercados, canales para regadío, etc) y además el Estado no daba facilidades para la adquisición o alquiler de maquinarias y herramientas para poder trabajar las tierras. A esto hay que añadir otras arbitrariedades, algunas de las cuales se fueron eliminando posteriormente, pero que de todas maneras han reducido el potencial productivo de estos usufructos de tierras. A los que recientemente se ha añadido una dificultad más, al cargar estas tierras con impuestos de acuerdo a su extensión o por mantenerse “ociosas”.

 

3)      Anunciar el proyecto de desaparición del peso cubano convertible (CUC) y volver a establecer el peso cubano (CUP) como única moneda circulante en el país

Anuncios, anuncios, anuncios. El más aparentemente concreto se realizó en el año 2013, pero nunca se materializó la unificación monetaria. Otro anuncio para resolver esta situación durante 2018 no se ha hecho explícitamente, pero los rumores se mueven en esa dirección. De cualquier forma, con los colosales problemas contables que hay que resolver, y la infinidad de tasas de cambio que se aplican en el país según arbitrarios criterios del régimen, parece muy difícil una solución apresurada del problema, y en caso de abordarse a la carrera es posible que los desbalances económicos y desórdenes financieros que se produzcan golpeen fuertemente a toda la economía y a la población.

 

4)      Autorizar el pago con pesos cubanos en más del 90% de las Tiendas Recaudadoras de Divisas

Medida pragmática y elemental: si en las casas de cambio se podían cambiar pesos cubanos (CUP) por pesos convertibles(CUC), no tenía sentido mantener tales tiendas aceptando solamente CUC, lo que obligaba a los cubanos a cambiar sus pesos cubanos en las casas de cambio antes de ir a comprar en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD). Más inteligente hubiera sido autorizar esa medida en el 100% de las TRD y no solamente en el 90%, pero al régimen le resulta muy difícil, por no decir prácticamente imposible, hacer las cosas completamente bien.

 

5)      Autorizar a los trabajadores privados a contratar empleados

Esta sí por definición constituía una verdadera “reforma” al autorizar por primera vez desde 1968 contratar empleados asalariados por parte de los trabajadores privados (que son los verdaderos “emprendedores”). Pero la medida se adulteró imponiendo trabas de todo tipo para que pudiera materializarse, sobrecargando a los contratantes con abusivas cargas de impuestos y limitaciones contractuales, supuestamente para “evitar el desarrollo de relaciones capitalistas de explotación del hombre por el hombre”.  Por eso la autorización solo se ha podido aplicar de forma muy limitada y con pocas posibilidades de alcanzar todos los resultados que una medida de este tipo conllevaría.

 

6)      Permitir y fomentar el establecimiento de cooperativas no agropecuarias (CNA)

Durante el castrismo es algo normal tener que aplicar lo que dice el refrán popular: “compraron cabeza y le cogieron miedo a los ojos”. Claro que tiene sentido autorizar cooperativas no agropecuarias (CNA) para realizar actividades que bajo administración estatal eran un absoluto desastre y totalmente ineficientes, pero tan pronto vieron el avance de esas CNA y el ridículo en que aparecían las actividades estatales, comenzaron a ponerle trabas. Además de que la autorización para comenzar una CNA tiene que otorgarla nada menos que el Consejo de Ministros, recientemente se le han añadido nuevas limitaciones, como que ni siquiera pueden funcionar fuera del territorio de la provincia donde están constituidas. Y además se pretende establecer “legalmente” por parte del Estado los límites para la remuneración de los cooperativistas, y escalas entre los ingresos mínimos y máximos que se establecen arbitrariamente por el gobierno y no por los miembros de las cooperativas.

 

7)      Nueva ley de inversión extranjera

Ley promulgada a bombo y platillo, con resultados raquíticos, por las mismas limitaciones que la susodicha ley impone. La legislación resulta oscura con relación a los mecanismos para dirimir diferencias contractuales, y la ausencia de tribunales realmente independientes desalienta a los inversores. Por otra parte, la obligación a los inversionistas de recibir la fuerza de trabajo para sus negocios a través de una empresa estatal que selecciona a los trabajadores no es bien recibida, porque además del problema legal y moral de hacer negocios con una empresa estatal que sustrae buena parte del salario a los trabajadores en beneficio del Estado, tampoco permite al inversionista seleccionar el personal que prefiere para sus empresas. A lo que se añade las preocupaciones de los potenciales inversionistas por la existencia y funcionamiento de la doble moneda, que en realidad no se conoce hasta cuándo funcionará. Los resultados globales, hasta el momento, distan mucho de las metas en cuanto a inversiones extranjeras recibidas y crecimiento de la economía nacional. Además de todo esto, la ley impide a cubanos de la Isla o del exterior invertir en Cuba, mientras se busca ofrecer facilidades e incentivos a cualquier inversionista extranjero.

 

8)      Realización de negociaciones secretas con Estados Unidos que culminaron tras dieciocho meses con el anuncio público del inicio del proceso para restablecer las relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington. Restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Declarar las intenciones de ambos gobiernos de discutir todas sus desavenencias y reclamos para “normalizar” las relaciones entre ambos países.

Sin dudas un primer paso positivo, iniciado por gestiones del Papa Francisco y que tras año y medio de negociaciones secretas culminó con los anuncios del 17 de diciembre del 2014 para el restablecimiento de relaciones, y la posterior apertura en el 2015 de las embajadas de EEUU en La Habana y de Cuba en Washington. Magnífica oportunidad irrepetible para mejorar las relaciones y beneficiar al pueblo cubano, absurdamente desaprovechada por el temor de los castristas a que las simpatías hacia Estados Unidos superaran a las supuestas simpatías hacia “la revolución”, por lo que boicotearon todos los esfuerzos para la normalización de relaciones con exigencias absurdas e imposibles de satisfacer, y “enfriaron” los pocos avances que se habían logrado. Posteriormente, con la llegada de Donald Trump a la presidencia de EEUU y la utilización de una política más dura frente al régimen, las relaciones han llegado en estos momentos a sus puntos mínimos, sobre todo después del diferendo causado por las afectaciones a la salud de los diplomáticos norteamericanos en La Habana.

 

9)      Emisión de bonos para financiar la deuda generada por el déficit presupuestario

Medida tecnocrática sensata en cualquier economía seria, con muy poca efectividad en el caso cubano por todas las irregularidades de la economía castrista y la total falta de transparencia en las informaciones económicas, a lo que se le suman las serias dudas por parte de muchas personas fuera y dentro de la isla de que las cifras y las estadísticas publicadas por el régimen puedan ser realmente confiables.

 

10)  Comenzar a desactivar las paraestatales Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC)

Nunca debieron existir, porque no eran realmente cooperativas, sino unidades estatales disfrazadas de cooperativas. Independientemente de eso, su “desactivación” es tramposa, lentísima e incompleta, porque a pesar de lo que se declara no les permiten convertirse en verdaderas cooperativas que funcionen independientemente del estado totalitario.

 

11)  Creación de la Zona Económica Especial de El Mariel

Se trata de la aplicación de las experiencias de “zonas francas” que han dado resultados excelentes en China, Vietnam, Panamá, y muchos otros países, pero que en Cuba no acaba de despegar por el eterno problema de la falta de transparencia en la legislación y los abusos diseñados de antemano contra los trabajadores cubanos que laborarían en esa zona económica especial. Además de esto, hay fuertes indicios de serios problemas de corrupción y malversación en la ampliación del puerto de El Mariel. En estos momentos se critican las deficiencias constructivas ya que el puerto no recibió el suficiente calado para los grandes tipos de buques que se esperan, y ya no se puede avanzar en el dragado mediante explosivos, porque eso afectaría las áreas de grúas y almacenes que ya están establecidas

 

12)  Reforma de la Ley Electoral

Es una “reforma” para peor, con más restricciones y limitaciones en el proceso de nominación y selección de candidatos, que se mantiene básicamente dentro de los esquemas soviéticos de ley electoral. No se ofrece ninguna solución a la elección directa de los dirigentes, que siguen siendo designados (lo de “electos” sería un eufemismo) en segundo grado a partir de “propuestas” de las comisiones de candidaturas controladas por el partido comunista, que finalmente proponen un solo candidato para cada cargo a elegir. A todo esto se le suman más abusos evidentes y escandalosos para impedir la postulación de candidatos independientes a través de cualquier mecanismo que fuera necesario para que no pudieran ni siquiera pretender participar en una elección de candidatos para los cargos de base (delegados de circunscripción).

 

13)  Disolución o reestructuración de Ministerios y creación de Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE)

Principio teóricamente positivo de trasladar de los órganos ministeriales a unidades empresariales superiores (lo que una economía seria constituiría una especie de “holding”) la dirección de las empresas estatales. Sin embargo, con la hipercentralización de las decisiones y las limitaciones que se continúan imponiendo a las empresas, donde únicamente se pueden crear las riquezas, lo que ha sucedido en realidad es que las OSDE han adquirido todos los vicios ministeriales sin ofrecer a las empresas demasiadas ventajas para la gestión más efectiva de sus actividades. Y como los ministerios no se han desprendido totalmente de sus actividades injerencistas sobre las empresas, las OSDE multiplican los vicios ministeriales que se supone deberían haberse eliminado.

 

14)  Creación de puntos Wi-Fi en las principales ciudades de la isla para ampliar el acceso controlado a Internet

Se han establecido pero con precios extremadamente caros comparados con los salarios de los cubanos, una conexión lenta y de mala calidad, y condiciones materiales muy incómodas y limitadas para quienes utilizan los servicios (intemperie, calor, lluvia, no privacidad, no asientos, poca iluminación, etc).Y solamente se puede acceder a una “intranet” que controla el régimen y funciona solamente dentro de la isla, no a la verdadera Internet.

 

15)  Retirar al Estado de la administración de restaurantes, cafeterías y servicios personales (barberías, peluquerías, zapaterías, reparación de electrodomésticos, taxis)

Medida elemental, nunca debieron estatalizarse esos servicios como hizo Fidel Castro con la Ofensiva Revolucionaria de 1968. Pero ahora se los han asignado a los trabajadores, sean independientes o cooperativas, con muchas restricciones, abusos por los impuestos excesivos e injustos, renta de locales a precios elevados, pocas o ningunas facilidades para obtener equipos e insumos, y acoso constante de corruptos inspectores estatales. Es decir, casi nada ha cambiado si se tiene en cuenta que en Cuba hace 50 años fueron confiscados 55.636 pequeños negocios de ese tipo.

 

16)  Ofrecer créditos a la población para construcción y reparación de viviendas

Podría ser positivo, pero los mecanismos para obtener los créditos son infernales, el monto de los mismos es muy limitado, y aun disponiendo de ellos las posibilidades reales de comprar materiales para construcción y reparación de viviendas, entre los precios leoninos a que se ofrecen, la escasez congénita de los productos estatales, y la corrupción galopante en todas las actividades de la economía bajo el neocastrismo, se convierten en muy pocas oportunidades reales de mejorar las viviendas y en muy pocos resultados finales satisfactorios que se puedan exhibir. Se calcula que el déficit actual de viviendas en el país alcanza el millón (solamente en La Habana el déficit es de 200,000 viviendas), y los planes del gobierno “a mediano plazo” serían de construir 62 mil viviendas anuales.

 

17)  Autorización de ventas a crédito para adquirir en las tiendas que venden en CUC ollas de presión eléctricas, arroceras, y de presión convencional, y cocinas eléctricas y su equipamiento

Cualquier economía en un país normal ofrece mecanismos de crédito para facilitar la adquisición de productos, sobre todo del tipo de productos para los que se autorizaron estos créditos en Cuba, pero bajo el neocastrismo, además de la odisea para conseguir tales créditos (y olvídense de tarjetas de créditos o compras on-line, que en Cuba resultan temas de ciencia-ficción) están los problemas de la perenne escasez de productos y la baja calidad de los mismos.

 

18)  Establecer niveles de pago diferenciado a los deportistas, acabando el mito del “deporte aficionado”. Autorización a deportistas a contratarse en otros países

Paso positivo y que desecha la hipocresía del “deporte aficionado” o “amateur”. Lo indigno en este caso es que para todos los pagos diferenciados en el deporte nacional, y todas las contrataciones es el gobierno el que decide y negocia, con mínima o nula participación del deportista, y el “agente” (el gobierno) se lleva la comisión que quiera y sin reales posibilidades de acuerdo y apelación por parte del deportista. Con relación a los pagos diferenciados a los deportistas dentro del país, se presentan continuos atrasos en la entrega de los emolumentos, y lo único que pueden hacer los presuntos beneficiarios es esperar pacientemente.

 

19)  Reconocer la propiedad de autos y viviendas, y permitir su compraventa

Algo que existía de facto en el mercado informal cubano, donde el régimen lo único que hace es regularlo (mediante mecanismos complicados, como de costumbre) para tratar de recibir la mayor cantidad de ingresos como cobros por las transacciones e impuestos por la realización de las mismas, además de obtener información sobre las ventas y compras que realizan los particulares sin necesitar al Estado para nada más que para los registros legales, que, por otra parte, también en ocasiones se realizan mediante testaferros.

 

20)  Comenzar la venta por parte del Estado de vehículos nuevos y de uso, aunque a precios astronómicos

Medida más propagandística que económica, simplemente para decir que ya se venden autos sin restricciones a la población, porque los precios oficiales establecidos por el régimen son incoherentes si se tiene en cuenta los ingresos de la inmensa mayoría de la población: cientos de miles de dólares por un auto nuevo que no sea de lujo, muchas decenas de miles para autos usados o nuevos de los más sencillos en porte y lujo. Y todas las compras hay que realizarlas al contado, porque para estas operaciones no existen créditos disponibles. Y las poquísimas personas que compran autos en estas condiciones enseguida caen en la mira de los órganos policiales que están encargados de controlar y perseguir la corrupción.

 

21)  Permitir la “repatriación” de cubanos que satisfagan ciertos requisitos impuestos por la dictadura

Siempre que sean “confiables” y no sean considerados “enemigos de la revolución”. Lo que busca el régimen no es complacer nostalgias de quienes viven fuera de Cuba, sino obtener otra fuente de dinero fuerte, y contar con personas que viven una parte del tiempo en el exterior y otra en Cuba. Por su parte, en no pocas ocasiones los repatriados se enfocan más en beneficios económicos que les permite obtener su nueva condición migratoria que en valores patrióticos o sentimentales. Con la condición de repatriados y las posibilidades de residir legalmente en Cuba y otro país, además del privilegio migratorio que tal estado supone, los beneficiarios, además de ser fuentes de divisas para el gobierno, en ocasiones también actúan como “mulas” transportando mercancías de manera informal (fuera de los canales comerciales oficiales) y correos (transportando documentos o mensajes verbales que no desean dejar constancia escrita). Además de todas esas funciones, algunos repatriados se desempeñan también, y muy gustosos, como propagandistas de “la revolución” en el exterior.

 

(continuará)