Cubanálisis El Think-Tank 

ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

 

ELECCIONES PARLAMENTARIAS EN VENEZUELA:

EL FUTURO DEL CHAVISMO

 

 

77% de los electores está dispuesto a votar el 26 de septiembre

 

La última encuesta realizada por Alfredo Keller & Asociados arroja que de los venezolanos dispuestos a sufragar en los comicios a la Asamblea Nacional, 42% votaría por los candidatos de la oposición y 34% por los del oficialismo. En otro apartado de la investigación de opinión pública, 53% afirmó que las advertencias de presuntos magnicidios o amenazas internacionales son un "truco de Chávez"

 

El Nacional

 

Que 77% de los electores, indistintamente de su inclinación política, está dispuesto a votar, de los cuales 34% dijo que lo haría por el oficialismo y 42% por la oposición, es parte de los resultados de la última encuesta realizada por Alfredo Keller & Asociados.

 

La gente capta cuáles son los mensajes falsos y verdaderos emitidos por el Gobierno, según la consultora. En la última encuesta se tildó de verdaderas las expresiones "Hace falta un cambio de gobierno" (53%), "Chávez ha perdido apoyo y la oposición es mayoría" (44%) y "El Gobierno quitará propiedad a todos, grandes y pequeños" (45%). En cambio, calificó de mentiras las expresiones "Si la oposición gana se eliminarán las misiones" (45%); "Aunque la oposición gane, el Gobierno mantendrá el control" (45%), y "Son para quitarle poder a los ricos y dárselo a los pobres" (65%). En otro item, 53% dijo que era un truco de Chávez denunciar una conspiración internacional para tumbarlo o asesinarlo, frente a 32% que no pone en duda la prédica presidencial.

 

El estudio de opinión pública corresponde al tercer trimestre de 2010, efectuado en 67 centros poblados con más de 20.000 habitantes, que representan una cobertura de 78,6% de la población. El margen de error es de 2,89%, según la ficha técnica. El trabajo de campo se realizó entre el 7 y el 23 de agosto. Se trata de 1.200 casos efectivos.

 

¿Cuál es el objetivo de las elecciones de diputados?, indagó Keller y Asociados. 26% dijo "lograr equilibrio entre oficialismo y oposición"; 25% dijo que "controlar el gasto y la corrupción" (que representa 51% de las propuestas de la oposición); 20% respondió que "darle prioridad a los problemas populares" y "profundizar la revolución" (representa 39% de los objetivos del chavismo).

 

La nueva Asamblea Nacional contaría, eventualmente, con legitimidad si se concretan los resultados de Keller y Asociados, pues 77% de los electores respondió que estaba dispuesto a participar en las elecciones del próximo 26 de septiembre. Los chavistas y opositores están prácticamente parejos en cuanto a motivación a votar: 88% y 87%, respectivamente. Al evaluar las tendencias históricas de los indecisos, 42% se inclina por la oposición, y 34% por el oficialismo. Keller y Asociados midió entre los encuestados la "escala de chavismo y antichavismo" y se encontró con que 30% se identificó como seguidores del ideal de Hugo Chávez, pero 33% se declaró adversario del Presidente. Sin embargo, la variable neutrales superó a ambos: 37% dijo que no sigue ninguna de las tendencias.

 

Los encuestados tienen un calificativo para el caso de alimentos y medicamentos vencidos: 50% dijo que era una muestra de corrupción; 17% dijo que de incapacidad; 14% dijo que de desinterés, y 8% se inclinó por las tres razones. También se quejaron de la impunidad. Fue así como 56% cree que, a pesar de que por el caso Pdval están detenidas tres personas, no han sido acusados los verdaderos culpables; 28% sí los cree culpables, mientras que 16% no sabe o no conoce. Al indagar sobre los problemas de mayor preocupación para los ciudadanos, la inseguridad volvió a ocupar el primer lugar.

 

 

 

IVAD: Empate técnico si las parlamentarias fueran mañana

 

La última encuesta de IVAD (Seijas) que ha sido publicada el día de hoy por el portal Elecciones.net muestra una ligera ventaja del oficialismo de cara a la elección parlamentaria del próximo 26 de septiembre.

 

En cuanto al tema electoral, hay diferencias entre por quién el entrevistado “preferiría votar” y por quién los entrevistados votaría “mañana”. En ambos casos la ventaja es para el chavismo, con la diferencia de que si las elecciones fueran hoy, el resultado estaría extremadamente parejo siendo la diferencia de menos de 2% entre el chavismo y la oposición.

 

Cuando se le pregunta al entrevistado por los candidatos a diputados a la Asamblea Nacional, por los que preferiría votar en las próximas elecciones parlamentarias, las respuestas fueron las siguientes:

 

Candidatos apoyados por los partidos u organizaciones políticas del oficialismo (PSUV-chavismo) 41.6%

Candidatos apoyados por los partidos u organizaciones políticas de oposición (MUD) 35.0%

NS/NR 23.4%

 

En cambio, cuando se le pregunta al entrevistado en cuanto al candidato por el que votaría si las elecciones para diputado a la Asamblea Nacional, fueran mañana, entonces, se evidencia un empate técnico entre los bandos en contienda electoral, siendo las respuestas las siguientes:

 

Candidato del Oficialismo 44.5%.

Candidato de la Oposición 42.6%.

NS/NR 12.9%

 

 

Encuestas revelan que Chávez llega con baja popularidad al 26S

 

De acuerdo a Alfredo Keller, de la encuestadora Keller & Asociados, el primer mandatario nacional llega con 37% de respaldo popular al inicio de la campaña para las legislativas.

 

El Universal

 

Arrancó una nueva campaña electoral y su gran protagonista es el presidente Hugo Chávez, que aspira a mantener una aplastante mayoría de diputados en los comicios de septiembre, pese a una menguada popularidad, muy alejada de sus récords históricos.

 

"La popularidad del presidente Chávez ha disminuido fuertemente en el último año y llega en 37% a este inicio de campaña para las legislativas, lo que se traduce en una baja intención de voto para el oficialismo, que se ubica en 32% frente al 46% de la oposición", declaró el encuestador Alfredo Keller a la AFP.

 

"Es difícil suspender las legislativas, aunque el presidente lo haría si pudiera", señaló por su parte el encuestador Saúl Cabrera, de Consultores 21.

 

Esta firma coincide en que la aceptación del presidente venezolano, tras 11 años en el poder, se sitúa en 37%, porcentaje alejado del 57% que el mandatario registraba hace un año en una encuesta de la consultora Datanálisis y del 71% alcanzado en 2005.

 

Sin embargo, esto no impide que Chávez esté de nuevo en primera línea de la campaña del Partido Socialista Unido (PSUV, en el poder), que se enfrentará a una oposición aún debilitada y con dificultad para presentar un bloque unido.

 

"Ya se habla de las listas de Chávez y el gobierno usa consignas que apuntan a consolidar la figura del presidente para conservar la mayoría parlamentaria", dijo Cabrera.

 

Para Keller, la decisión gubernamental de "convertir cada elección en un plebiscito", en el que sólo se vota por o contra Chávez, se debe a que "el presidente es el único líder oficialista con una popularidad real, a pesar de sus bajones".

 

Por otra parte, Keller subrayó que en estas elecciones "es posible que el gobierno obtenga una mayoría de diputados pese a conseguir menos votos que la oposición debido a una modificación de la ley electoral con la intención de favorecer el voto oficialista".

 

El Consejo Nacional Electoral (CNE) cambió en enero la composición de las circunscripciones electorales y la distribución de diputados en ocho Estados venezolanos, gobernados en su mayoría por adversarios del gobierno, en una decisión muy criticada por la oposición.

 

Papel de la oposición

 

Para el presidente de la encuestadora Datanálisis, José Antonio Gil, ante la insistencia de centrar la campaña en Chávez, la oposición debería evitar el "error estratégico" de seguir los pasos del oficialismo.

 

"La oposición debería reforzar la imagen de sus candidatos enfocándose no en la persona del presidente, que no está en elección, sino precisamente en los problemas que han afectado la popularidad de Chávez: la inseguridad, el desempleo, la inflación", opinó.

 

Según los expertos, cada vez más venezolanos culpan a Chávez por los problemas del país, un mal que el mandatario había conseguido evitar hasta ahora. La firma Hinterlaces señala que 37% de los ciudadanos responsabiliza al mandatario por los fallos, mientras que Consultores 21 destaca que un 57% lo considera el principal culpable de los problemas.

 

En estas elecciones, la oposición tiene la oportunidad de recuperar los espacios perdidos en los últimos comicios legislativos y de medir su aceptación popular. Estas podrían ser además las últimas votaciones nacionales antes de las presidenciales de 2012, en las que Chávez aspirará a un nuevo mandato.

 

"Si se concreta la paradoja de que el gobierno obtenga mayoría de diputados con menos votos que la oposición, eso sería una señal terrible para Chávez de cara a las presidenciales", concluyó Keller.

 

 

Ni tan calvo ni con dos pelucas

 

José Gregorio Martínez, Diario La Verdad

 

La victoria en las elecciones parlamentarias para la oposición no está servida en bandeja de plata, pero tampoco es tan cuesta arriba como parece. Aunque se manipulen con encuestas los números de lado y lado, la tendencia histórica de los últimos resultados electorales da cuenta de una ventaja oficialista -ayudada en esta oportunidad por el reacomodo de las circunscripciones- que podría ser remontada por el adversario conquistando entre cinco y 10 por ciento de votos adicionales a los obtenidos en las elecciones regionales de 2008 o el referendo para la enmienda constitucional de 2009.

 

Un estudio realizado por la asociación civil Súmate, precisa que en un escenario en el que los electores se comportaran de igual manera a como lo hicieron en las dos últimas elecciones, la oposición tendría garantizados 42 diputados y tendría al menos 22 puestos más a un paso de conquistar, para llegar así a alcanzar 64 escaños de los 165 en total, con lo que le quitaría al oficialismo la mayoría calificada que hoy controla.

 

Para sumar estos 22 cargos en disputa en el escenario más probable, los candidatos de la Mesa de Unidad Democrática deberían impedir que el chavismo los duplique en votos en los siete estados tradicionalmente de mayor tendencia oficialista como Amazonas, Apure, Delta Amacuro, Lara, Monagas, Portuguesa y Trujillo, para así lograr meter un diputado por lista en cada una de estas entidades; y por otro lado, necesitarían inclinar la balanza a su favor en los circuitos dominados por el Gobierno con ventajas inferiores a cinco por ciento, donde se escogen 15 diputados nominales.

 

Castigar y cuidar

 

Ricardo Estévez, director ejecutivo de Súmate, considera que hay “posibilidades reales” de que se concrete este escenario, en vista de que ahora existen factores externos que no estaban presentes en 2008 y 2009, que tienen que ver con los problemas del país que se han agudizado y han afectado al Gobierno durante este año, como los apagones, la comida podrida de PDVAL y la crisis económica acelerada por la elevada inflación y la devaluación. “¿El descontento popular se traducirá en la ocupación de escaños en la Asamblea Nacional?”, se preguntan en Súmate.

 

Sin embargo, conseguir los votos no es suficiente. Estévez recuerda que hay que cuidarlos, sobre todo en los circuitos rojos y morados, es decir, los dominados por el chavismo y los que estarían en disputa, pues de lo contrario, estima que el Gobierno podría “inflar” su resultado nacional en nueve por ciento, es decir, sumaría un millón 234 mil 820 votos a su favor.

 

La población electoral en los estados no gobernador por el oficialismo alcanza el 52 por ciento del total nacional, sin embargo, con el reacomodo de las circunscripciones, esta mayoría de venezolanos apenas tiene en sus manos la posibilidad de elegir 39 por ciento de los diputados; mientras que, el 48 por ciento de la población que vive en las entidades gobernadas por el chavismo escogerá 61 por ciento de los cargos, por esto la necesidad de la oposición de trabajar en estas zonas para lograr convertir este fenómeno en un arma de doble filo para el Gobierno.

 

Por ejemplo, en el Zulia se requieren 318 mil 800 votos para elegir a un diputado nominal; mientras que en Apure basta con 169 mil 440 votos para salir electo. Esta desproporcionalidad en el impacto del voto es lo que podría favorecer al oficialismo como también podría perjudicarlo si hay un cambio significativo en el comportamiento de los electores en alguna de estas entidades donde se supone mantiene una alta simpatía. Es así como, incluso perdiendo, la oposición podría sumar un diputado por lista en los estados chavistas si no se duplica la votación.

 

Encuestas no cuentan

 

El máximo representante de Súmate asegura que las encuestas nacionales no son confiables para proyectar resultados de las elecciones a la Asamblea Nacional del próximo 26 de septiembre y, resalta que haría falta realizar una encuesta en cada una de las circunscripciones para conseguir cifras confiables. “Una encuesta nacional tiene muchas debilidades para esta elección, no tiene ninguna representatividad”.

 

En un escenario un poco más optimista, precisa el informe de Súmate, la oposición podría llegar a 76 diputados y acercarse mucho a la codiciada mitad más uno, logrando ganar en las circunscripciones donde la ventaja chavista se ubica entre cinco y diez por ciento, en las que están en juego 12 curules.

 

Revertir estos resultados históricos sería posible consiguiendo el 52 por ciento de los votos en todo el país, es decir, una votación similar a la alcanzada por la oposición en el referendo del 2 de diciembre de 2007, cuando logró frenar la reforma constitucional con casi 51 por ciento de la votación, según los resultados oficiales publicados por el Consejo Nacional Electoral, en los que quedaron pendientes por sumar más de un millón de votos.

 

En Zulia son 5 votos

 

Los zuliano deberán emitir cinco votos en las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre, pues tendrán que escoger un diputado nominal, voto lista y un diputado indígena para la AN, también votarán por un parlamentario nominal e indígena para el Parlamento Latinoamericano. En Zulia se escogerán un total de 15 candidatos: 12 nominales y tres pos lista.

 

Ya toda la información está en la página. Ayer en horas de la mañana el Consejo Nacional Electoral dio a conocer el listado de los candidatos que participarán en las próximas elecciones parlamentarias del 26 de septiembre. Asimismo, se publicaron las boletas que se utilizarán durante el proceso de votación.

 

El 26 de septiembre serán elegidos 110 diputados nominales, 52 por listas y tres representantes indígenas para un total de 165 cargos en la Asamblea Nacional.

 

Los venezolanos podrán elegir entre cinco y siete candidatos, dependiendo del estado y la circunscripción donde realicen su derecho al voto.

 

 

Afirman que el abstencionismo jugará contra el PSUV el 26S

 

"Creo que la abstención va a ser parecida a la del año 2007 cuando Chávez pierde el proceso electoral porque los chavistas no fueron a votar. En este momento veo poco incentivo para que los oficialistas voten", comentó el politólogo José V. Carrasquero al analiza los pro y contra de la precampaña.

 

Ocarina Espinoza, EL UNIVERSAL

 

El abstencionismo no es el aliado de nadie en elecciones, de acuerdo con la máxima democrática de que la participación da representatividad, pero este mal endémico desfavorecerá más el 26 de septiembre al chavismo que a la oposición, según afirma el analista político José Vicente Carrasquero.

 

"Creo que la abstención va a ser parecida a la del año 2007 cuando Chávez pierde el proceso electoral porque los chavistas no fueron a votar. En este momento veo poco incentivo para que los oficialistas voten".

 

Los pocos incentivos a los que se refiere Carrasquero encuentran razón de ser en el cese de la relación clientelar que hasta hace poco sostenía.

 

"En otros momentos estaban la dádiva, la relación clientelar y por otro lado está el hecho de que -hay que decirlo- mucha gente no considera importante este proceso electoral", al menos no como ocurre en elecciones presidenciales o de alcaldes y gobernadores.

 

Que las encuestas apunten a una mayor participación no es garantía de esa participación masiva porque, según Carrasquero, a la gente no le gusta admitir que no va a cumplir con un deber, y el voto además de un derecho, es un deber.

 

"Nadie va a decir que no va a pagar impuestos, nadie o al menos la mayoría no dirá que no acudirá a votar sin que eso signifique que hay un compromiso efectivo por ir a hacerlo".

 

Señaló que el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha tenido una actuación "pacata" ante lo que ha debido ser la difusión de información sobre cómo y por qué votar en las elecciones parlamentarias.

 

Insiste en que el organismo comicial ha fallado en hacer una campaña "que debiera haber comenzado hace rato" también sobre qué significa esta elección de Asamblea Nacional y qué es el Parlamento en el sistema político venezolano.

 

"El ente comicial ha estado muy dedicado a lo técnico pero ha hecho poco en destacar la importancia de votar en esta elección y recordarle a la gente el poder del voto", expresó el analista político.

 

Debilidades de campaña

 

El politólogo y profesor titular de la Universidad Simón Bolívar (USB) señaló que en campaña hasta ahora el chavismo no tiene gestión que mostrar, lo que le dificulta la propaganda mientras que a la oposición le hace falta una vocería unitaria.

 

Otro bemol oficialista es una gestión que no se compagina con el discurso. Frente a la propaganda sobre los éxitos gubernamentales están el alto costo de la vida, la inseguridad, los alimentos descompuestos y el problema de la electricidad, ejemplifica el analista.

 

Sobre la oposición Carrasquero apunta que hace falta una vocería más dinámica, "una que responda rápidamente a las cosas que están pasando en el país y que no tenga que pasar por la alcabala de diferentes grupos".

 

Fortalezas de campaña

 

Carrasquero señala que entre las fortalezas del oficialismo en la campaña están los recursos económicos que posee, mientras que las de la oposición han sido el concretar la unidad.

 

Indica que la campaña del oficialismo evidentemente cuenta con los recursos que vienen del Gobierno, del aporte de los funcionarios y militantes y también de maneras "no muy santas" que permiten propaganda a través del uso de Venezolana de Televisión (VTV) y las cadenas presidenciales.

 

Del lado de la oposición los ayuda el haber entendido la necesidad del trabajo en la calle o cara a cara. "De alguna forma hay un discurso unificado alrededor de los logros".

 

El analista político no percibe un cambio de estrategia en la campaña del oficialismo de los últimos años, sino una exacerbación de las mismas fórmulas porque no hay logros de gestión que mostrar.

 

Indica que la constante de Chávez, además de utilizar los símbolos patrios para fomentar el patriotismo, es endosarle la responsabilidad a otro permanentemente, tener un enemigo que al principio fueron los adecos y los copeyanos, luego los empresarios, los norteamericanos, los estudiantes, la Iglesia.

 

"Aquella frase que utilizaron, y que tuvieron que sacarla, en la que aseguraban que lo extraordinario se hace cotidiano, era la peor frase publicitaria que puedas conseguir sobre la faz de la Tierra porque era como decir: bueno, ya no hicimos más nada y lo que hicimos usted no lo nota porque se hizo común", acotó.