Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

¿Conceptualización del Modelo? ¿Plan estratégico? ¿Debate público? ¿Construcción de consenso social?

 

Ovidio D’Angelo Hernández, Boletín SPD

 

Los recientes documentos del Partido sobre el tema de la Conceptualización y las bases del Plan 2030 se han difundido para consumo público y para debate entre la militancia de las dos organizaciones políticas y de “representantes” de diversos sectores de la población, según se ha comunicado oficialmente.

 

Ello debería constituir un nuevo momento de crecimiento de la conciencia cívica y de aportación al desarrollo socialista del país. A pesar de que participaré en algunas de las consultas programadas en la que expondré opiniones sobre las distintas cuestiones, me parece importante que continuemos presentando a debate público más amplio las consideraciones que cada cual pueda emitir acerca de tales documentos, ya que en ello nos va parte de la vida social de los próximos años.

 

Por eso, me parece que el proceso de socialización de los puntos de vista (a través de medios alternativos, ya que no se produce por los medios de comunicación oficiales) resulta de gran importancia para la deliberación argumentada (algo que, dada las profundidades de los temas, necesita llegar a todos con fundamentos comprensibles aunque enraizados en concepciones filosóficas, económicas, sociales, jurídicas, etc. no siempre al alcance de la población media). Esta sería la base de la construcción de consensos sociales sólidos que nos hagan avanzar en la reconstrucción de nuestra sociedad hacia un ideal socialista genuino que ha quedado truncado, mediado por situaciones internas y externas y, en perspectiva pudiera profundizar sus deformaciones históricas y actuales, si no actuamos a tiempo.

 

¿Conceptualización del Modelo?

 

Los que nos dedicamos por años a las ciencias sociales sabemos que toda Conceptualización debe tener como base argumentos convincentes que se anclan en referentes teóricos-prácticos-históricos. En este acápite pretendo demostrar -de manera sucinta y sintética- que lo que se ha denominado Conceptualización del Modelo carece de estos requisitos y constituye más bien un relato de “buenos deseos”, en el mejor de los casos, y de reincidencia en estereotipos provenientes, ya sea de la tradición de la práctica política del “socialismo cubano” de las décadas anteriores (que, a pesar de cierta originalidad, bebió demasiado del “socialismo real” soviético, dadas las circunstancias de la época) o de los “modelos” actuales disponibles de “socialismos asiáticos”, en una rara combinación que pretende ser original. A su vez, esta fantasía (que no “utopía posible”), reitera diversas figuras retóricas empleadas desde hace mucho tiempo –en la teoría socialista y en los discursos oficiales incumplidos-.

 

En la Presentación de la Conceptualización (Pág. 2- 2da. Columna, último Párrafo), precisamente, se dice que la importancia de los dos documentos estriba en que expresan con visión de futuro, el modelo económico y social que resultará del proceso de  Actualización, el cual sabemos que marcha con bastante atraso y dudas, contradicciones en medio de condiciones de indefiniciones, barreras e incertidumbres, lo cual hace pensar encómo y cuándo tendrán efecto las declaraciones de los documentos presentados, ya que se carece de unas estrategias claras y una planeación consensuada y concreta para realizar sus metas o bases programáticas.

 

En ese sentido (Pág. 3- 3er. párrafo), se plantea que no atañe a la conceptualización “exponer COMO se actualizará el Modelo; es decir, las acciones y medidas concretas para alcanzar estos objetivos”…lo que corresponde al documento del Plan del 2030, pero cuando se llega allí, se dice que esas son las bases sobre la que se constituirá el planeamiento; o sea, que tampoco en esa parte se exponen estrategias a seguir.

 

En Pág. 4.- Introducción, se expone las bases teóricas y características esenciales del Modelo, pero hay conceptos e ideas que no se profundizan suficientemente.

 

Ej: 7[1]- Se parte del amplio concepto de Fidel sobre que es Revolución; ello requeriría precisiones específicas y todo un trabajo de investigación y elaboración por las ciencias sociales, ya que de la manera sintética en que está planteado (aunque pueda estar bien orientado), resulta ambiguo para una Conceptualización del Modelo; por ejemplo:

 

-¿quienes deben cambiar lo que debe ser cambiado? Cuál es el papel de la población en ello?

 

-¿cuál es el alcance de la idea de “igualdad y libertad plenas?

 

-¿cuál es el papel de la población (auto-organizada) para emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos?. ¿Ello implica una dirección desde arriba, como predominantemente ha sido hasta ahora?

 

-para no violar principios éticos, ¿no tendríamos que tener a disposición mecanismos de decisión y control popular que lo garanticen y no sólo depender de órganos especializados del Estado para ello?, lo cual tiene que ver con una redefinición de la aplicación de las ideas de justicia que se proclaman.

 

8- Se dice que estamos en una etapa de construcción del socialismo como alternativa viable para superar el capitalismo…sin que se haya pensado en cómo construir una cultura anti-individualista basada en el lucro, que ha surgido a partir de las pyme privadas desreguladas en ese sentido y en una deformación burocrática proclive a privilegios y corrupción a todos los niveles de la sociedad.

 

9- Expresa que son determinantes una certera conducción y la participación activa del pueblo….lo que siempre ha estado controlado desde los niveles de dirección de las organizaciones partidistas y estatales, contradictoriamente. ¿Cómo se va a revertir esa situación de la práctica histórica?

 

10- Se confunde la propiedad estatal -regida por los Ministerios- con la propiedad socialista de todo el pueblo, para lo cual tendría que realizarse la posibilidad de un concepto amplio de participación popular y de los trabajadores en las decisiones, rendición de cuentas control y revocación de mandatos a todos los niveles y en todos los sectores de la sociedad, de manera sistemática.

 

22.- Se plantea reorientar la economía al nuevo escenario, sin renunciar a los principios y conquistas del socialismo, pero en realidad se dan múltiples factores adversos en el campo de la satisfacción de las necesidades sociales, las prácticas sociales, corrupción y subjetividades ajenas a esos fines, que afectan a muchos de los campos de logros reconocidos como educación, salud, cultura, etc.

 

24- Resulta demasiado eufemística la repetición de la consigna de unidad, resistencia y apoyo consciente del pueblo a la Revolución, cuando se incrementaron notablemente las migraciones y diversas vías de supervivencia, indolencia, apatía y valores negativos, sin que se profundice en una crítica de sus causas.

 

25.- Se menciona, además de las coyunturas internacionales, que no se ha podido avanzar a partir de las dificultades internas, pero no se mencionan cuáles y eso toca a todo el mundo y a todos los niveles.

 

26.- Se habla de la importancia de problemas coyunturales y no de problemas estratégicos que pueden estar también en la base de nuestras dificultades…y habría que analizarlos.

 

27-28- Se abordan los “problemas principales”, todos se refieren a cuestiones de carácter estructural-material y respecto a los temas subjetivos se sigue aludiendo a la consigna gastada de: falta de disciplina, exigencia, organización y control…lo que se debe a causas de orden superior en lo político y económico, entre otras cosas.

 

29- Se reconoce, por ejemplo, el trabajo mal retribuido y otros problemas, erosión de valores, marginalidad, etc.,…para los cuales quien sabe cómo se solucionarán y en que plazos, además con el efecto migratorio y de envejecimiento mencionado en el acápite 30.

 

36 a 42- Se reafirman como fortalezas ciertos eufemismos con los que se debe ser más realista: la unidad del pueblo cubano, su juventud como el mejor exponente de la Revolución, el respaldo mayoritario a la dirección del Partido, la universalidad de la política social (que presenta hoy graves problemas en varias áreas), la firmeza de valores esenciales, existencia de una activa y diversa sociedad civil socialista.

 

Capítulo 1.-

 

47.- No queda claro como las diferentes formas de propiedad serían consistentes con las relaciones de producción socialistas.

 

58.-La contraposición a valores como el egoísmo, individualismo y consumismo, etc., mencionados tiene que basarse en un tipo de relaciones sociales, económicas, jurídicas, culturales que sean efectivas, no en la prédica ni en la enseñanza transmisora y reproductiva, como ocurre. Las relaciones de la pequeña y mediana producción mercantil capitalista en ampliación, sin regulaciones sociales y solidarias también favorecen esos valores negativos.

 

59- El papel dirigente superior del PCC -cap. 5 de la  Constitución-, copiado de la constitución soviética de tiempos estalinistas, confunde la función ideológica del Partido con la del Estado, del cual el soberano debe ser el pueblo -cap. 3 de la Constitución-.

 

Se necesita una separación de funciones entre ambos, y la promoción de diferentes grupos y tendencias de pensamiento cuya expresión pueda complementar o corregir la visión monolítica y homogénea que se instaura desde la alta dirección del PCC, sin consenso ciudadano.

 

60.- Se necesitan reformas profundas en el sistema de gobierno, elecciones y acción colectiva a todos los niveles, con relación al Poder Popular y el Estado en su conjunto para cumplir los objetivos de la participación ciudadana socialista.

 

61- No se cumple la participación y control populares de manera efectiva y amplia como debiera ser, por lo que el párrafo queda a nivel de intenciones declarativas.

 

62.- No se cumplen los aspectos de derechos y deberes que se mencionan. Llama la atención a la no referencia a los derechos cívicos internacionalmente reconocidos. Igualmente en el número 68 y 69, que solo toman aspectos puntuales de los derechos, si bien importantes no los únicos.

 

63- La realidad dista mucho de que la propiedad estatal sea reconocida como propiedad socialista de todo el pueblo, no base del poder real de los trabajadores. El Estado planea y distribuye desde el Centro.

 

64.- Una de las cuestiones más debatidas es la carencia del sentido de propietario común de todos los ciudadanos, cuando es una parte de la sociedad –su funcionariado, quien toma las decisiones y marca el rumbo político-económico del país-. Eso no confirma el acápite 65 e igualmente lo expresado en el número 80.

 

83- No se aclara como llegaremos a la aplicación del principio socialista de distribución con arreglo al trabajo, algo tan deteriorado y sobre lo cual los Lineamientos no proponen estrategias claras y viables.

 

85-95-96- La distribución de utilidades a los trabajadores, sin su participación en las decisiones de la empresa y del Estado, no puede ser el único elemento de la aplicación del poder obrero y menos, limitado sólo a la empresa estatal.

 

87-No hay una vía clara y temporalmente visible sobre el problema de la unificación monetaria.

 

88- Las diferentes formas de propiedad y gestión, adecuadamente interrelacionadas, requieren de un enfoque basado en el fomento de una cultura y derechos de raíz solidaria socialista.

 

89-90-91-92-93.- En la condición anterior deben entrar también las inversiones extranjeras, con el cumplimiento de principios de participación obrera y responsabilidad social empresarial, como ocurre en muchos países capitalistas desarrollados, paradójicamente.

 

94-101- La planificación no tiene por que ser solamente centralizada y estatal, puede complementarse mejor con los presupuestos participativos desde la base y cierto nivel de autonomía municipal (cuestión, por cierto, clausurada por la dirección del país en experiencias recientes en la Habana vieja).

 

100- No se conocen las bases ni el alcance de lo que se pretende con la necesaria autonomía municipal aludida (ya que ni siquiera se han divulgado los, al parecer, modestos alcances de las experiencias de Artemisa y Mayabeque).

 

110- Hasta ahora el control de los medios de comunicación y mucho más el debate público ha estado sujetado a una política excesivamente restrictiva del PCC que deja mucho que desear a las aportaciones potenciales de la participación ciudadana efectiva.

 

114.- El asunto de la efectividad de funciones de los trabajadores y directivos de las diferentes formas de propiedad dista de una cultura económica, social y solidaria, afines con los principios socialistas a que se pudiera aspirar.

 

115.- La política de cuadros, como está concebida en ese párrafo, asociada a privilegios especiales en distintas esferas del funcionariado, genera exclusiones, corrupción y oportunismos gratuitos.

 

117.- Este acápite es crucial. Para promover una Formación Económica Social socialista de nuevo tipo, hay que ser consecuentes con regulaciones solidarias y participativas en diferentes formas de propiedad.

 

121.- La denominación de propiedad socialista de todo el pueblo, actualmente es una falacia. Propongo asumir el concepto de corporaciones cooperativas integrales del Dr. Luis Marcelo Yera, del INIE, como futura forma de propiedad socialista real, lo que no quita la aplicación de diferentes formas de autogestión y co-gestión obrera y ciudadana-comunal de otros medios públicos-estatales.

 

122.- La apropiación social de los resultados y beneficios derivados de los medios fundamentales de producción está concebida como mediada por el Estado, de manera centralizada en la que el pueblo tiene poco que ver y resulta contradictorio con el discurso asumido.

 

124-132-148.- Para que el Estado actúe como representante de todo el pueblo se requieren numerosos cambios de fondo ya planteados en un numeral anterior.

 

138.- ¿Cómo estarán sujetas las unidades presupuestadas al control popular?. Esto no ha existido hasta ahora.

 

142-145-151.- ¿Cual es la forma y mediante que instituciones los colectivos laborales participarán en la ejecución, control y ejecución de los planes si hasta ahora ello viene diseñado desde el Centro?. Los trabajadores no participan en la adopción de decisiones como se afirma. La representación sindical en los consejos de dirección es puramente formal en la mayoría de los casos y no representa conceptos consensuados previamente con los trabajadores.

 

150.- Que los ingresos deban ser suficientes para la satisfacción de las necesidades básicas queda como un sueño sin vías de realización real, sólo como algo declarativo.

 

155.- El Estado no debería ser el único con capacidad revocatoria, sin participación de trabajadores y población.

 

160.- El principio de voluntariedad de constitución de las cooperativas ha sido violado innumerables veces, contrariamente a lo que aquí se declara.

 

158-167- La aplicación de los principios cooperativos proclamados requiere de la formación de una cultura popular solidaria y cooperativa que no ha sido estimulada, sino más bien frenada por los órganos de dirección del país, por lo que algunos resultados precipitados han sido contraproducentes.

 

168 a 186.- El caso de la propiedad mixta y privada debería ser regulado acorde con principios solidarios socialistas que ya planteamos, para evitar el surgimiento de un sector que no va a poder ser consistente con los valores a que se aspiran en lo colectivo y social.

 

190.- Con respecto a las formas asociativas reconocidas se requiere una apertura mayor a la autoorganización comunal, de grupos de pensamiento y proyección -no sometidos al mercenarismo de grandes potencias-, formas de gestión no estatal, etc. para una mayor sinergia y proactividad en la dinámica social.

 

210-214- Sobre la planificación no queda claro cómo la acción del Estado se conjuga con otras desde abajo: municipios, comunidades, etc., de forma auto-organizada.

 

Capítulo 4.- La Política Social

 

265.- Se trata de preservar los valores éticos, políticos y culturales, ¿no será que se debe reconstruirlos con un sentido emancipatorio real?

 

267-268.- La declaración de que las políticas sociales tributen a la prosperidad, etc. suena muy bonito, a pesar de las coyunturas las dilaciones en los cambios, las resistencias de todos estos tiempos, lo que plantea un serio obstáculo para encaminarnos definitivamente hacia un socialismo próspero, verdaderamente democrático y verdaderamente sostenible, como reza en la nueva consigna oficial.

 

269-270.- En el número anterior se habla de derechos constitucionales y en este se mencionan algunos sociales, se sigue eludiendo la importancia de los derechos cívicos y ciudadanos bien interpretados en una democracia socialista que los necesita.

 

272.- Increíblemente se plantea la estabilidad económica y social sin inseguridades e incertidumbres sobre el futuro personal y familiar…un aspecto que durante años ha pesado grandemente en las condiciones de vida material y espiritual de grandes sectores de la población…lo que lo hace aparecer como un mito imposible.

 

273.- Los derechos económicos y sociales….de lo único que se habla en término de derechos. ¿No existe consenso mundial sobre los derechos ciudadanos, aunque se interpreten de manera manipulatoria en muchos Estados? ¿y no debería ello ser una fuente preciada de la democracia socialista que se proclama?

 

274-278.- Los derechos aludidos, dados como que se cumplimentarán al máximo, son objeto de grandes limitaciones, por lo que trascender su estado actual requiere de una visión de superación que no se observa en el documento.

 

290.- ¿De que manera se acabará de hacer realidad, sin que tenga que proyectarse en un futuro indefinido el papel de los medios de comunicación para que se expresen de forma analítica, crítica, etc. que tantas veces y en tantos plenos se ha discutido?

 

293.- ¿Cómo se va a incentivar la permanencia y retorno a las comunidades rurales?. Esto recuerda la muy cacareada eliminación de las diferencias entre la ciudad y el campo de los programas socialistas desde los años remotos…y que no se acaba de materializar con hechos concretos.

 

295-297.- Los servicios de cuidados al tema del envejecimiento carecen de un programa amplio y suficiente que no provoque la salida de familiares cercanos al cuidado de sus parientes de más alta edad, afectando los recursos productivos y el estado psíquico-mental de la población.

 

298.- La elevación de las condiciones de vida de la población…¿Cómo y cuando lo lograremos?, siendo este uno de los principios fundamentales del ideal socialista, aún en los programas más ortodoxos desde tiempos inmemoriales.

 

299-303.- El trabajo como fuente de bienestar y prosperidad ¿?¿?¿?¿? parece una utopía irrealizable. Se considera la obtención de plusvalía de los propietarios privados también como trabajo?

 

¿Plan de Desarrollo hasta el 2030?

 

Prólogo

 

3er. párrafo.- Se refiere a que define los Ejes estratégicos que permiten estructurar y concretar el Plan de Desarrollo, luego no es el Plan de desarrollo ni una estrategia posible para lograr avances en el desarrollo económico-social del país..

 

6to., penúltimo y último párrafos- Como se apunta, el PNDS hasta el 2030 sería un documento rector que contempla estrategias, objetivos y acciones generales…que como se expresa en el último párrafo se elaborará en el año 2017. ¿Ello no requeriría de planes más contextuales en plazos menores, de los que no se conoce casi nada?

 

Aunque en el penúltimo párrafo se plantea el equilibrio a lograr entre el corto, mediano y largo plazo, en el presente documento no hay ninguna valoración que se refiera a estos plazos urgentes en que la sociedad debe funcionar y construir un sentido de progreso…que lleva al desarrollo a que se pueda aspirar en el 2030, fecha aún un poco lejana e incierta.

 

Introducción.-

 

1 a 11.- Se presenta un cuadro de las coyunturas y contextos pasados y actuales y una maquinaria organizativa que da la impresión de que todo debería funcionar como un reloj.

 

Cap. II.- Principios rectores y Ejes…

 

15.- Se vuelve al equívoco de la propiedad social, no argumentada desde una teoría y práctica reales…y se expresa la creciente y efectiva participación de la sociedad en la toma de decisiones: ¿de que temporalidad estamos hablando con esa progresión, cuando podríamos empezar a aplicarla desde ya, como un principio fundamental de funcionamiento y desarrollo socialista?

 

18.- El planteamiento de la necesaria seguridad interior debería aclarar que es la actividad enemiga que hay que enfrentar, frecuentemente confundida con cualquier expresión de descontento social o modo de pensar diferente o incluso desde las aportaciones de una izquierda marxista.

 

Cap. III.-

 

41-43.- Se reiteran los procesos democráticos participativos como paradigma que, supuestamente ya hemos logrado, lo que está muy lejos de la realidad de que, predominantemente se ha funcionado con un Estado y Partido verticalistas. ¿Cómo se va a revertir y mediante que mecanismos esas prácticas?

 

Cap. IV.-

 

Eje: Gobierno eficaz e integración social

 

En su totalidad adolece de los aspectos ya señalados en cada uno de los acápites anteriores, propiciando una visión ideal y estatista de la sociedad. Uno pudiera estar de acuerdo con los objetivos generales y específicos. La cuestión es: ¿Por qué no se han realizado hasta el momento y hasta cuando hay que esperar para poder implementarlos, siendo estos las condiciones básicas para que nuestra sociedad socialista pueda avanzar.

 

Eje Transformación productiva e inserción internacional y resto de los Ejes.-

 

Aunque los temas y objetivos generales y específicos puedan estar encaminados al logro de mayores niveles productivos, no se mencionan los enfoques mediante los cuales todas las formas de propiedad y gestión actuarían de manera coordinada y promoverían principios de solidaridad social, distribución de los ingresos y participación en las decisiones de todo el proceso, lo cual me parece esencial para el fomento del desarrollo socialista irreversible.

 

Notas sobre el Eje: Desarrollo humano, equidad y justicia.-

 

En general, como casi todo el texto, parece lleno de buena voluntad sin que se pueda afirmar que todo ello sería alcanzable por alguna vía, en el corto, mediano y largo plazo, más allá de la disposición oficial o no a lograrlo.

 

193-213.- De nuevo el tema de los derechos queda limitado, abstracto y conculcado.

 

214.- El marco jurídico para las formas de participación ciudadana en las decisiones, repetimos, es de extrema urgencia e importancia para mantenerlo solo como una declaración de visión futura.

 

Anexo de términos aclaratorios.-

 

Los acápites 1, 3, 4, 5, 6 referidos a definiciones de formas y relaciones de propiedad, adolecen de las mismas carencias y deficiencias conceptuales que se han planteado a lo largo de todo el documento, según hemos señalado.

 

En mi opinión, mantienen:

 

- Una concepción errónea de propiedad estatal y propiedad social y socialista.

 

- Igualmente con la concepción de propietario común de los medios de producción, de todo el pueblo.

 

- Abstracción y limitación o indefinición de los mecanismos de  derecho para realizar la participación popular ciudadana en las decisiones fundamentales del país –asumiendo el sistema de gobierno como representativo y no realmente participativo y profundamente democrático socialista.

 

- Limitación en la concepción regulatoria de la propiedad no estatal, desvinculado del ejercicio de responsabilidad social, distribución equitativa de ganancias, participación de los trabajadores y ciudadanos en general en la toma de decisiones en ese marco, una falta de claridad en cuanto al papel de las clases sociales emergentes –y potencialmente contradictorias-, así como de las subjetividades y valores que promueve. Todo ello más allá del papel necesario que deben desempeñar las diferentes formas de propiedad y gestión en la sociedad multiactoral socialista a la que estamos arribando.

 

¿Debate público? ¿Construcción de consenso social?

 

En la Presentación.- Pág. 2- 2da. Columna, 4to. Párrafo:

 

Se expresa que los documentos serán debatidos democráticamente….¿las reglas de ese debate cuáles son?. Si se trata de que cada cual –como en la Consulta sobre Los Lineamientos- exprese su punto de vista y no se socialice ni se debata abiertamente las posiciones en las reuniones y en los medios… se trata de una Consulta, no de un debate. En el párrafo siguiente se aclara que los documentos se someterán a consulta… Hay una contradicción entre los dos párrafos.

 

El hecho de que se limite la consulta a ciertos sectores de la militancia y otros “representantes”, hace que el documento no sea, al menos, puesto en función apreciativa de la mayoría de la población. Por otro lado, ello requeriría un nivel de argumentación y preparación teórico-práctica de amplios sectores de la población que, a pesar de nuestro alto nivel de instrucción social, ha sido inalcanzable para la mayoría de la población.

 

En este sentido, cabría preguntar, desde las Consideraciones finales:

 

317-318-319.- ¿Por qué no se han instrumentado desde hace tiempo los debates, intercambios de ideas, estrategias comunicacionales y otras vías de manera sistemática a través de la participación ciudadana en todos los niveles y ahora se proclama como algo a realizar no se sabe cuándo?. ¿O es que todo se resuelva -319- con mayor explicación, disciplina y exigencia??????

 

En conclusión, los aspectos deficitarios de los documentos que deberían ser centrales son tantos y tan profundos que uno no debiera sorprenderse la afirmación de Machado Ventura, 2do. Secretario del PCC, en reciente asamblea resumida en televisión, de que hasta fines de julio (solamente), teniendo en cuenta que faltan algunos meses para completar la incompleta consulta –que no abarca a toda la población-, se hayan planteado 95,000 rectificaciones, cambios o nuevas propuestas a considerar por la comisión central que se designe a tales efectos de inclusión o exclusión.

 

Los temas a profundizar son multidimensionales. Afectan los campos social, político, económico, jurídico, cultural, etc. y se mueven a escala de los táctico y lo estratégico.

 

Así corre el tiempo en nuestra realidad socioeconómico-política sin que, lamentablemente, cambios y estrategias de fondo pisen tierra firme acertadamente. Lo triste es que la ciudadanía observa…algo impotente…y saca sus propias conclusiones.

 

Ojalá que más temprano que tarde movamos la conciencia colectiva para las transformaciones necesarias.