Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

CASTRISMO: INSEGURIDAD EN LAS INVERSIONES

 

Ernesto García Díaz

 

Las astucias usadas por el régimen de los hermanos Castro, buscando socios políticos e inversores extranjeros, han sido durante décadas las claves de su supervivencia. La supresión del multipartidismo, y la traición al movimiento socialista, al movimiento ortodoxo, al directorio revolucionario y a la sociedad cubana en general que lo apoyó, sentaron las bases para instaurar su dictadura familiar-militar, que los llevó a destruir el constitucionalismo republicano iniciado desde el 20 de mayo de 1902.

 

En lo adelante, el régimen castrísta, suprimió la Constitución de 1940, y destruyó la economía privada y pública de la joven nación cubana, estructurando una línea de gobierno con doble moral, indiferencia e insensibilidad, inmovilismo y simulación de triunfo, y manteniendo a la nación dentro de un marco de crisis interminable sin reservas para enfrentar los impacto de la economía mundial y sus desbalances.

 

Muestra de ello, fue la década de los 80 del pasado siglo, con la caída del comunismo europeo y soviético, en la que el país perdió cerca del 80% de los suministros de materias primas y alimentos importados, por lo que el régimen tuvo que aceptar el turismo ante la necesidad de su supervivencia.

 

La apertura al turismo fue lenta, por las consecuencias propias que traería el intercambio cultural, para lo cual dedicaron cuantiosos recursos y alianzas con inversores extranjeros, de los cuales hoy quedan pocos en el mercado cubano. Finalmente, esa actividad en el 2011 alcanzó más de 2 millones y medio turistas, con ingresos brutos superiores a los 2 mil 300 millones de dólares.

 

No obstante el régimen oculta al pueblo y a la comunidad internacional los ingresos netos aportados por el turismo, desconociéndose su rentabilidad actual. La Oficina Nacional de Estadística (ONE) al cierre de este análisis no ha dado aun los resultados de la actividad del turismo en año 2011.

 

Por otra parte las pérdidas económicas ocasionadas por los tres huracanes del otoño de 2008 (estimadas en unos 10,000 millones USD), el alza del precio de los alimentos y combustibles, y la caída en el precio del níquel, propiciaron que la balanza comercial arrojara en 2008 un déficit de más de 10,000 millones USD (las importaciones han crecido en mas 41% y las exportaciones descendieron un 0,2%).

 

Es significativo conocer como desde el 2008 los cubanos y los inversores extranjeros desconocen el comportamiento de la Balanza de Pagos y la Deuda Externa, por lo que los últimos evitan asumir riesgos, dada la degradación de las relaciones económicas y comerciales del régimen con el exterior, un factor importante que indica el futuro que nos depara.

 

Para contrarrestar y ocultar los verdaderos fines de enriquecimiento de los dueños del país, el régimen ha señalado que protege algunos datos económicos porque podrían ser usados como elementos por el enemigo externo, acto demencial que le resta credibilidad y confiabilidad al gobierno; y en especial al inversor extranjero, creándoles incertidumbres para otorgar créditos e invertir directamente en Cuba, al desconocer la situación patrimonial del beneficiario.

 

The Economist Intelligence Unit (EIU), ha significado que la Deuda Externa de Cuba en 2011 -sin incluir la contraída con la URSS y otros países del este de Europa- está en 21,0 miles de millones de USD.

 

Estos datos son suficientes para entender que las inversiones en Cuba estarán limitadas, pues aun con los inconvenientes de la naturaleza, los resultados de la economía marcan el descrédito del régimen comunista y alejamiento de los inversores.

 

Prueba de ello es también la deuda inmovilizada -que no ha sido objeto de reestructuración desde 1986- ascenderte a 7591,7 millones de pesos, de cuyo monto el 60,2 % comprende a Deuda Oficial perteneciente fundamentalmente a acreedores del Club de París. Esta información no ha sido comentada por el gobierno de la Isla desde el 2008.

 

Los datos de inflación facilitados por la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba, tras dos años consecutivos tienen apenas variación en el IPC (-0,1% en 2008 y -0,1% en 2009), en 2010 se registró un crecimiento de la inflación del 1,6%. Aún no hay dato oficial para la inflación de 2011.

 

Estos datos se refieren únicamente a los mercados en pesos no convertibles y han de tomarse con reservas, pues la mayoría de precios están intervenidos -tanto en el segmento de mercado de pesos cubanos como en el de pesos convertibles. Además, la economía sumergida está muy extendida.

 

Por otra parte, desde 1996 las relaciones entre Cuba y la Unión Europea (UE) están condicionadas por la “Posición Común” y se debaten entre las diferencias de fondo sobre derechos humanos y políticos y el deseo de ambas partes de acercarse cultural y económicamente, para cimentar sus relaciones a largo plazo. Cuba es el único país de América Latina y Caribe sin un acuerdo Comercial y de Cooperación con la UE.

 

Mientras tanto, el pueblo cubano no ve los supuestos beneficios que recibe la Isla en los proyectos del Alba, y observa la actitud obstruccionista de su régimen para aislar los Tratados de Libre Comercio (TLC) en la región, acciones que conducen al país al fracaso y aislamiento internacional.

 

El 15 de mayo entró en vigor el TLC entre Estados Unidos y Colombia, y con excepción de Ecuador, todos los países de la subregión y ribereños con el Océano Pacifico, tendrán acuerdos de este tipo con Estados Unidos, pasos sumamente importantes para el desarrollo comercial, inversionista y tecnológico de las naciones latinoamericanas.

 

Finalmente, el plan 2012 prevé un crecimiento del PIB del 3,4%, con un crecimiento de la construcción (27,2%), una importación de 1,717 millones USD de alimentos, y se prevé un saldo del intercambio comercial positivo.

 

Los ingresos por turismo previstos crecerán más de un 15%, mientras que el número de visitantes crecerá más de un 8%. Por su parte, el déficit fiscal se mantuvo estable en un 3,8% del PIB.

 

Según los análisis que ha realizado la prensa oficialista, los pronósticos del plan en el primer semestre por indicadores económicos no marchan bien.

 

El castrismo y sus abyectos, ante un mundo plural y con medio siglo de fracasos, sostienen en la expresión de uno de sus vicepresidentes de Gobierno, Marino Murillo, que “en Cuba no habrá cambios políticos”, razón para que los inversores extranjeros tomen sus precauciones al ver un país paralizado por falta de financiamientos y de garantías jurídicas.

 

--------

 

El autor es Coordinador de Política Agraria de Cuba Independiente y Democrática (CID)