Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

 

                                                           por Juan F. Benemelis

 

 

LA REPÚBLICA Y EL SOCIALISMO ( I )

Notas Comparativas

  

De Generales y Doctores

 

Cuba sirvió de base española para el Nuevo Mundo, razón por la que fue codiciada por las grandes potencias. Ello, a la vez, fue un factor negativo para su independencia debido a su insularidad. En relación con factores geopolíticos y la situación  geográfica de Cuba, el presidente norteamericano John Quincy Adams había escrito que las islas situadas junto a las fronteras o costas de continentes tienden a estar subordinadas políticamente al vecino más poderoso (Díaz, J. Cuba: Geopolítica y pensamiento económico, p. 50). El manifiesto firmado en la ciudad belga de Ostende, en octubre de 1854, urgía la compra de Cuba por los Estados Unidos. La proximidad a las costas del sur y el este de Norteamérica, el mayor mercado del mundo y fuente mundial importante de capital, provocó una relación económica y política muy peculiar entre Estados Unidos y Cuba, antes de que las relaciones diplomáticas se rompieran en enero de 1961.

 

Pese a las deficiencias de la administración colonial, la aristocracia esclavista criolla desarrolló una intelectualidad y un auge educacional y de las ciencias aplicadas (Sociedad Económica de Amigos del País) superior a la de las colonias inglesas de su época. Así fue como, bajo la indicación de Francisco de Arango y Parreño, del reformista agrario Francisco de Frías (conde de Pozos Dulces), y de Álvaro Reynoso se hicieron experimentos sobre la utilización del vapor en los ingenios azucareros. En lo adelante, la base de las exportaciones cubanas descansaría en las materias primas derivadas de la agricultura.

 

Con un suelo fértil y rico en minerales, con puertos naturales para una flota comercial, y en el camino real del comercio del mundo, la situación geográfica le concedió considerables ventajas estratégicas y comerciales al dominar tres importantes accesos marítimos: el estrecho de la Florida, que comunica el océano Atlántico con el golfo de México; el canal de Yucatán que entrelaza el mar Caribe con dicho golfo y el Paso de los Vientos, que da acceso al océano Atlántico. Cuba fue llamada la Llave del Golfo, situación que ha variado en gran parte ante la aviación, pero sigue siendo aún de gran importancia.

 

A través de la historia de Cuba la mera existencia de los Estados Unidos permaneció como el hecho más importante en su vida nacional. Ni con el mejor deseo del mundo, podría haber sido de otra manera; solamente por razones geográficas, los Estados Unidos eran simplemente muy grandes y estaban muy cerca para ser ignorados. Así, Estados Unidos se transfigura en un factor de peso en la política interna y externa, todo ello gesta la ideología de las vanguardias política e intelectual y diseña su ultra-nacionalismo.

 

La época republicana no consigue ajustar definitivamente las instituciones y maquinarias administrativas imprescindibles al orden político de una estable nación. Una gran parte de la población creía vivir en una nación nueva y en realidad las cosas seguían como antes. La República se debatirá entre el reformismo de los profesionales y el liberalismo estudiantil e intelectual, sin llegar a parir el acto de fusión nacional que había tenido lugar en las guerras independentistas. 

 

Los elementos geopolíticos contribuyeron a definir el pensamiento económico cubano; tal fue el caso de la mentalidad azucarera. Existe una estrecha relación entre el pensamiento económico y el comercio exterior, los recursos naturales y el poder político. Cuba clasifica en lo adelante como un país fundamentalmente agrario y mono-exportador, dependiente del comercio exterior, de gran explotación cañera y agrícola, de escaso desarrollo industrial con intentos de diversificación agro-minera. Coronando esta compleja urdimbre económica, política y social se halla el delicado y extenso problema racial. Dependerá además de un elevado volumen de importación de alimentos, con una industria constructora artesanal y un parque de transporte obsoleto, puertos sin mecanizar y carencia de una red de almacenaje, de técnicos e investigadores. Los momentos favorables fueron producto de tendencias alcistas en los precios del azúcar, y por ello, la producción azucarera conformara los planos socio políticos de las luchas internas.

 

La fisonomía productiva de la isla fue trazada por la geografía y la economía política de la época colonial. Ello hizo que Cuba llegase tarde al escenario mineralógico del industrialismo moderno, por la prolongada demora en romper sus ataduras con una España atrasada. Las guerras por la independencia trastornaron la estructura económica de Cuba entonces en proceso de reconstrucción y reacomodo. Bajo la intervención militar de los Estados Unidos la economía fue expuesta a nuevas situaciones para las cuales el pensamiento económico de Cuba no estaba preparado.

 

Es innegable que los tratados comerciales cubanos usameri¬canos, con sus tarifas preferenciales conceden al país un margen de beneficios en comparación al resto del continen¬te. Es indudable que áreas de la sociedad cubana se beneficiaban con esta relación, como la salud, educación, transporte, comunicaciones, urbanización, consumo. Estas relaciones económicas y comerciales contienen, sin embargo una distorsión, pues la economía cubana sería de tipo abierto sin la necesaria estructura exportable, que compense las insuficiencias en materias primas industriales y bienes de consumo.

 

Los factores geopolíticos nunca han sido simplistas para la política y la economía cubana como se demostró durante la intervención norteamericana, la Enmienda Platt, la Crisis de los Cohetes, etcétera. España no logró ver que la Cuba colonial no sólo estaba atada económicamente a Estados Unidos, sino que se hallaba dentro de su esfera de influencia política. El comercio internacional había modelado la estructura productiva de Cuba, y su historia arancelaria fue de guerra económica entre España y Estados Unidos por esta fuente de abastecimiento de materias primas y mercado de consumo. El pensamiento económico que fraguó la independencia luchó por que el destino geopolítico fuese una vía de cooperación recíproca con Estados Unidos y no de subordinación unilateral.

 

Una élite azucarera, la "zacarocracia", se hallará a horcajadas sobre el engranaje político militar, con sus "generales y doctores".  La zacarocracia se inclinará a sus propios intereses sectoriales y los gobiernos republicanos serán muy débiles para contrapesar la tendencia azucarera. La extensiva propiedad de caña y ganado, resultara altamente rentable; pero en este proceso de concentración de propiedad y capital los pequeños industrialistas azucareros pasaran a ser colonos agrícolas.

 

A principios de este siglo, la industria azucarera cubana comenzó una etapa de auge que fue prolongada por la primera guerra mundial. La república ostentara un ingreso anual promedio y per cápita en varios renglones excelente para su época.  Para 1915, no existía nación en el planeta, con un territorio y población análoga a la de Cuba, dos millones de habitantes, que produjera más económicamente, y la mayor concentración de capital norteamericano en Hispanoamérica $1,500 millones de dólares. Así, en un período tan temprano como fines del siglo pasado e inicios del presente, Cuba, conjuntamente con Argentina, Chile y Uruguay, culminó el ciclo de urbanización, aparejándose a la de los países más desarrollados del planeta.

 

La política cubana en el siglo XX, en esencia, fue una continuación del viejo esquema instaurado por el absolutismo europeo y el caudillismo ibérico, de los dogmas de la contrarreforma y de una burocracia militar encabezada por hombres fuertes, rémoras de los capitanes generales. Este cuadro, rasgo permanente de la historia social cubana, dio lugar a movimientos y lideres sin la clara definición filosófica y la consecuente fragmentación de las oposiciones ante los caudillos de turno. El orden político republicano, con sus vacas gordas y flacas, sus conflictos entre derecho y realidad, justicia y eficacia, no consigue ajustar definitivamente las instituciones y maquinarias administrativas. Las únicas estructuras sociales de carácter nacional en el país lo serán los sindicatos, el ejército y la iglesia católica. 

 

Los partidos y organizaciones políticas que se prohíjan, nunca resultan sólidas maquinarias democráticas, con claras filiaciones filosóficas o ideológicas. La potencia económica azucarera proyectará su incultura y caudillaje sobre la vida republicana y castrista. La malformación histórica, reproducida una y otra vez, será la de los grupúsculos, "elitizados" a una figura carismática que manipulara los partidos políticos y el poder; diseño que se repetirá incluso en los movimientos opositores internos y los del exilio.

 

La administración del presidente Tomás Estrada Palma fue marcada por el primitivismo de su política económica. El tratado de Reciprocidad de 1903 concedió al azúcar cubano derechos preferenciales en el mercado norteamericano sobre la base de abrir también preferencialmente, el mercado cubano. Tal elemento reforzó la “mentalidad azucarera” que gravitaría desde la prosperidad hasta la estabilidad política. La segunda intervención norteamericana hizo todo lo contrario y reconoció al gasto público como instrumento de fomento económico (Díaz, J. Cuba: Geopolítica y pensamiento económico, pp. 174). El país creaba nuevas fuentes de empleo en la industria azucarera, en los cargos de la administración del Estado y los municipios, así como los empleos creados por las nuevas empresas de obras públicas, de ferrocarriles, de tranvías, de salud pública, las oficinas censales, la ampliación del magisterio.

 

El caudillismo, la inestabilidad institucional y política, el bloqueo estructural de las relaciones agrarias y la deformación económica durante la República responden al eje azúcar Washin¬gton. Esta deformación encontraría en la fuerza una forma de coartar la libre expresión de la voluntad popular, culminando en las crisis institucionales ante un patriarcado de caudillos militaristas: Alfredo Zayas, Mario G. Menocal, Gerardo Machado, Fulgencio Batista y Fidel Castro. Finalmente, el totalitarismo castrista sustentó sus bases en el complejo agro-industrial azucarero que favoreció la ultra-centralización en todos los órdenes.

 

Las primeras dos décadas del siglo XX marcan el predominio del azúcar, y el consecuente estancamiento del pensamiento económico, falto de una filosofía política. La inestabilidad del sistema político demostraba la dificultad de construir una sociedad, dependiendo exclusivamente de una sola producción con precios fluctuantes. Así, tanto los momentos de precios altos causaban trastornos como aquellos de precios bajos. El peligro a la diversificación respondía a perder más importante mercado, riesgo determinado por la limitación de los recursos naturales internos o su pobre aprovechamiento, y por la concentración de las actividades económicas en una sola línea de gran producción: el azúcar, sin que las complementarias –tabaco, ganadería, café, minería, etc., pudiesen igualarle en importancia.

 

El auge azucarero durante la Primera Guerra Mundial gestó la deforestación con sus consecuencias de empobrecimiento de ciertos suelos. La enorme capacidad productiva del país y la competencia  aguda, la abundancia de tierras fértiles, la posibilidad de cosechas todo el año y la amplia oferta de mano de obra con salarios razonables, incentivaron la agricultura expansión. Quizás, entre los beneficios, el más notorio haya sido el abasto alimenticio. A pesar de la riqueza de su suelo, Cuba obtenía del extranjero una gran parte de sus alimentos básicos, pues extraía más ingresos exportando azúcar que produciendo carne, granos, vegetales y textiles.

 

Una parte de la clase capitalista republicana, sobre todo la del interior, reconoce el callejón sin salida de este camino azucarero y realizará sus ensayos de reforma económica y política, como los del primer período del general Gerardo Machado, donde se buscará desarrollar una industria nacional. Esta gestión de establecer una economía cooperativista bajo regulación estatal, la extensión de la seguridad social, una masiva política de empleo, lo llevó a un conflicto directo con Washington y con aquellos sectores nacionales que defendían la conexión con Estados Unidos.

 

Luego de la Conferencia Internacional de Ginebra en 1927, el gobierno del presidente Machado aprueba el primer arancel proteccionista que altera notablemente la línea político-económica. Machado ascendió a la presidencia con el lema de “agua, caminos y escuelas”, logrando la aprobación congresional para un gigantesco plan de obras públicas (Carretera Central, el Capitolio, vías urbanas, el Paseo del Prado, el monumento al Maine, la Avenida del Puerto), cuidando de no poner en peligro las relaciones con Norteamérica. El arancel permitió la creación de numerosas industrias, como las de betún y tintas para calzado, almidón, harina de yuca, abonos químicos, botones y brochas, ensamblaje de radios, motores y cajas de todas clases, la de anuncios eléctricos, industrias mecánicas, de reparación y reconstrucción de vehículos, motores e implementos de hierro, acero y otras; y las de confección de objetos de barro y artículos de alfarería (Díaz, J. Cuba: Geopolítica y pensamiento económico, p. 277-278).

 

El gobierno del general Machado será uno de los pocos en la historia moderna que cae como resultado directo de una huelga general obrera. Ni en los países donde se conformaran gobiernos marxistas, el poder fue tomado por una acción conjunta, espontánea y masiva. Lo paradójico será que los sectores nacionalistas y la llamada izquierda se proclamasen anti-machadistas desde el primer momento. En la "revolución del 33", este sector jugaría en el mismo bando que Washington.

 

El dilema resultaba apoyar a un dictador nacionalista el cual quebrantaba la secuencia electoral democrática. Otra de las ironías resultó que su fórmula política y económica era la correcta frente a la economía norteña. Así, el primer intento serio de nacionalismo económico y social, por su vulnerabilidad dictatorial, fue destruido con facilidad, emergiendo como institución decisiva el ejército de la república. La revolución de 1933 fue también, como todas las que tuvo Cuba, un movimiento en el cual los intelectuales no desempeñaron papel alguno.

 

Más que levantamientos populares tendrán lugar planes y golpes ejecutados por organizaciones con relativa influencia en la población. Este cuadro era un rasgo permanente de la historia social cubana que dará lugar a movimientos y líderes sin la "clara" definición filosófica y la consecuente fragmentación de las oposiciones ante los caudillos de turno. Pero siempre, durante todo este largo proceso de nuestra historia, una élite económica primero, una avanzada revolucionaria después y finalmente una juventud de embestida, habían creado dentro del país una presión interna que ciertamente debilitaba al opresor de turno.

 

La actuación femenina en la lucha contra el general Machado, y su participación en el programa de gobierno provisional propuesto por la agrupación política universitaria Directorio Revolucionario Estudiantil en l933, y en la conformación del comité gestor del partido Auténtico llevó a la aprobación del sufragio femenino en 1934, uno de los acontecimientos más revolucionarios de su época.

 

El ciclo político de populismo gangsteril, pillaje del tesoro público, y nepotismo fue roto en los años treinta por una revolución guiada (algo inconcebible) por estudiantes y oficiales subalternos del ejército. Pero lo que siguió, si marginalmente más democrático, era profundamente desalentador. El período de 1933 a 1936 fue caótico; el patriarcado político cubano dio muestras de ineptitud para enfrentar la crisis que produce la salida del general Machado. En 1933 se sucedieron nueve personajes en la presidencia del país, comenzando con Alberto Herrera y Franch, Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, y la pentarquía de Sergio Carbó, Ramón Grau San Martín, Guillermo Portela, José Irisarri y Porfirio Franca.

 

A fines del año 1933 Grau asume la presidencia para ser reemplazado por Carlos Hevia, el cual será presidente por 48 horas, un récord cubano si no mundial. El coronel Carlos Mendieta cerrará el año, pero será sustituido por José Barnet, y este a su vez por Miguel Mariano Gómez. Finalmente, Federico Laredo Brú pudo mantenerse en el cargo hasta ver firmada la nueva Constitución, y convocar las elecciones que llevaran al coronel Batista a la presidencia. Posando como izquierda democrática, los presidentes Ramón Grau San Martín, y Prío Socarrás nada hicieron para detener la corrupción. Por eso, cuando el general Batista tomó el poder en vísperas de las elecciones de 1952, pocos que pensaron que valía la pena defender la constitucionalidad.

 

El pensamiento económico logró desarrollarse bajo directrices liberales; sin embargo, las mismas no prepararon la mentalidad política. El sistema de grandes haciendas implantado durante 1900-1925, transformó a Cuba en una economía salarial-agrícola con administración industrial. Hasta 1958 la información censal indica que la concentración de la propiedad de la tierra y que su tenencia aunque altas en relación con Europa y diversos puntos de Estados Unidos, era menos que en muchas otras áreas de la América Latina. 

 

En 1940, bajo la sombra del flamante caudillo Batista, tuvo lugar la revolución constituyente que readaptó para la Isla el New Deal norteamericano. La constituyente de 1940 introdujo la semana de 44 horas, la jornada de ocho horas, los seguros por accidentes, vejez y desempleo; la vinculación del trabajo con el salario, las vacaciones pagadas de un mes, el derecho de organización y huelga, la contratación colectiva, el apoyo estatal a las cooperativas, los alquileres a bajo costo, la abolición del latifundio, la ayuda a los pequeños agricultores, la creación de la Marina Mercante, del Banco Nacional, del Tribunal de Cuentas y otras reformas institucionales que señalaban una estrategia económica coherente.

 

Parecía que la república, por fín, era capaz de borrar, mediante un ejercicio ideo-jurídico, los cuatro siglos de coloniaje español. Pero esta partidocracia republicana, con su estela de panfletistas a lo Jorge Mañach, no logra elaborar una verdadera filosofía política con un credo social y económico nacionalista e integracionista. El retablo político de los partidos y líderes cubanos que surgen al calor de la violenta revolución de 1933, la Constitución de 1940, la plataforma de los partidos políticos Auténtico, y Ortodoxo, la vanguardia estudiantil de posguerra y los grupos revolucionarios gangsteriles conformarían las bases ideológicas, el pragmatismo de Fidel Castro, en mayor medida que Karl Marx o Vladimir Lenin. La reforma agraria ventilada en la doméstica conflagración de 1933 y plasmada parcialmente en la Constitución de 1940 (al calor del agrarismo mexicano), es soslayada luego por Castro quien, al polarizar el agro entre obreros agrícolas y extensas granjas estatales, culmina el quebrantamiento de la pequeña y media propiedad iniciada por el presidente Machado.

 

Si bien los factores geopolíticos pesaban, el país trataba de aprovechar al máximo sus recursos naturales en su relación de intercambio con Estados Unidos, y buscaba niveles de mayor equilibrio promoviendo la diversificación y la multilateralidad. El proceso se llevaba con astucia pues no se pretendió liquidar la organización económica del azúcar, que respondía a peculiaridades geopolíticas, sino que se buscaba re-adaptar la estructura económica. Esto comenzó a realizarse desde el gobierno de Machado y sobre todo con el gobierno de Grau San Martín desde 1933.

 

Este proceso fue producto de un nuevo pensamiento económico que pugnaba contra la mentalidad azucarera que no reconocía las ventajas de una economía complementaria. Así se logró la expansión de las producciones del café, henequén, arroz y otros productos agrícolas; y se desarrollaron las actividades industriales a un ritmo sin precedentes durante las décadas de los años 1940 y 1950, al punto que la ganadería figuró desde 1941 como un rubro de exportación.

 

En cuanto al propio general Batista, aunque fue una vez un presidente razonablemente decente, en su período de 1940 a 1944, sin embargo, en 1952 se había vuelto crecientemente autoritario. Esta desagradable combinación finalmente preparó a los cubanos para un cambio radical; era simplemente un asunto de que surgiera un líder que los guiara.

 

(Continuará)

 

                               Número de Tele-emisoras transmitiendo

            Año de 1957

            CUBA             23

            México            12

            Colombia           8

            Brasil                 6

            Venezuela          4

 

        Equipos tele-receptores en uso por cada 1,000 habitantes

                                                                                 Año de 1959

 

        CUBA                                                                         56

        Venezuela                                                                    29

        Argentina                                                                     19

        México                                                                        17

        Brasil                                                                           13

       América en Cifras. PanAmerican Union. Washington.

 

CUBA  ENSEÑANZA PRIMARIA, SECUNDARIA Y SUPERIOR    (UNESCO, 1954)

           NUMERO DE AULAS, MAESTROS Y ALUMNOS EN CUBA.

 

1)         Kindergarten y Pre-prirnaria

             Número de Kindergarten y Pre-primaria.                  Au1as            Alumnos

            a) Kindergarten púb1icos                                            1.757                62,596

            b) Aulas de Pre-primaria Públicas                                  496                17.385

Total                                                                                       2,253                79,981

 

c) Kindergarten y Aulas de Pre-primaria Privados                   351                    12,330

            Total                                                                       2,604                    92,311

 

2)         Primaria Elemental

Número de aulas elementales URBANAS   (1)  (Públicas)     7,646                310,542

Número de aulas elementales RURALES          (Públicas)      5,300                213,159

Número de aulas elementales PRIVADAS  (3)                       2,800                 87,194

                                              Total                                      18,350               703,206

 

Número de aulas en Centros de Inglés                                         390               18,552

Número de aulas en Centros de Artes Manuales                          155                 5,438

Número de aulas en Centros de Música                                       140                 2,086

                                                Total                                       19,035             729,282

 

Primaria Superior

Número de maestros E. P. (Públicas) (2) (Urbanos)                   1,214              23,470

Número de maestros E. P. Sup. (Públicas) (Rurales)                     136                1,020

Número de maestros E. P. Sup. (Privadas) (3)                              774                8,149

                                                           Total                               2,124              32,639

 

            (1)        Además hay 2,639 maestros a tiempo parcial (especiales)               

            (2)        Además hay 1,355 maestros a tiempo parcial (especiales)

            (3)        Además hay 1,694 maestros privados a tiempo parcial (especiales)

 

Secundaria

General:                                                       Centros                Aulas                 Alumnos

1)         Púb1icos                                                21                 1,219                 20,718

2)         Privado                                                 108                   822                   9,358

            Total                                                     129                 2,041                30,076

Técnica:

1)         Comercio, públicos                                 16                     482                 8,430

2)         Artes y Oficios y Técnicas                       13                     775                 5,387

3)         Periodisrno, Bellas Artes, Técnicos         19                      442                 2,989

            Total                                                       48                   1,699               16,806

 

Formación:

1)         Escuelas Normales                                     1                  547                   6,675

2)         Escuelas del Hogar (Públicas)                   14                  549                   2,215

3)         Kindergarten                                              7                  217                   1,019

4)         Escuelas del Hogar (Privadas)                    5                    28                      178

5)         Instituto de Educaci6n Física                      1                    28                      143

            Total                                                        38               1,369                 10,230

Especial

a)         Escuelas para ciegos                                   1                   25                        67

b)         Escuelas para sordos                                  2                   12                      106

c)         Escuelas para retardados mentales              1                    22                     169

d)        Instituto Logoterapia                                    1                   12                       69

            Total                                                           5                   71                     411

Adultos

 

a)       Escuelas Nocturnas Urbanas                   326                 1,332              28, 168

b)       Escuelas Nocturnas Rurales                      27                      27                    533

c)       Inglés, Centros Nocturnos                         65                    337              20, 650

d)      Artes Manuales Nocturnas                           3                      18                    276

e)       Escuelas en prisiones                                 11                      29                 1,618

                         Total                                        432                 1,743               51,245

Universidades

 a)      Oficiales                                                       3                    628              19, 326

 b)      Privadas                                                       1                      83                    516

                       Total                                                4                    711               19,842

 

II.  NUMERO DE ALUMNOS EN LAS ESCUELAS PÚBLICAS

                                                                                                                    Alumnos

            a)     Alumnos Escuelas Primarias Públicas                                         654, 248

            b)     Alumnos Escuelas Secundarias Públicas                                       47,754

                               Total                                                                               702,002

 

                        Ill.   NUMERO DE ALUMNOS EN LAS ESCUELAS PRIVADAS

 

a)              Alumnos Escuelas Privadas Prirnarias                                         107, 673

b)              Alumnos Escuelas Secundarias Privadas                                         9, 536

                          Total                                                                                  117,209

NOTA: Incluidas solamente las escuelas privadas autorizadas, pues las otras, en mayor número, no rendían informes estadísticos.

 

IV. - NUMERO DE MAESTROS EN CUBA                                       Maestros

 

a)           Maestros en Escuelas Públicas Prirnarias                                        23, 092

b)           Maestros en Escuelas Públicas Secundarias                                      4, 259

c)           Maestros en Escuelas Privadas Primarias                                          6, 619

d)           Profesores en Escuelas Privadas Secundarias                                       850

                                  Total