Cubanálisis El Think-Tank 

ARTÍCULO ESPECIAL EN EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

 

BATALLA DECISIVA: ELECCIONES LEGISLATIVAS EN VENEZUELA

 

Encuestas tienen en vilo a Chávez

 

A POCOS DÍAS de las elecciones legislativas venezolanas la oposición aparece, por primera vez, ganándole al presidente Chávez en los sondeos de opinión.

 

Ismael Medina, en El Colombiano

 

Diez días antes de que se realicen las elecciones parlamentarias para designar 165 diputados a la Asamblea Nacional en Venezuela, el presidente Hugo Chávez sabe que esta vez no la tiene nada fácil, al menos no tanto como en anteriores elecciones.

 

En muchas regiones los candidatos oficialistas no logran despertar el ánimo ni de sus propios seguidores y el Gobierno tiene claro que la única manera de mantener mayorías en la Asamblea es llevando más gente a las urnas.

 

Al margen de su ideología, los opositores esta vez han logrado presentar candidatos únicos, aunque permanezca la queja del ventajismo del Gobierno y de lo poco que hace el Consejo Nacional Electoral (CNE) para evitarlo. El ex ministro del Interior y de Comunicaciones, Jesse Chacón no duda en afirmar que "el presidente Chávez es el único que motiva a votar en este país, por él o en su contra".

 

El mandatario se echó a sus hombros la campaña electoral y aunque no realiza ya su programa Aló Presidente para cumplir con las exigencias del CNE, las cadenas de radio y televisión lo cubren a diario, y aunque se trate de la inauguración o reinauguración de una obra o la graduación de estudiantes de las misiones, siempre están presentes el tinte político y los mensajes nada subliminales.

 

La Asamblea actual, electa en 2005 por los partidarios del Gobierno, porque la oposición no participó debido a la falta de garantías, no tiene mucho que mostrar y cuando se le pregunta a la gente en la calle por su labor o por su imagen, este poder no sale bien librado. Sin embargo, trabajos realizados por organismos cercanos al Gobierno indican que el pueblo espera otras cosas de la Asamblea pero aún no la rajan.

 

Esa situación es la que los opositores quieren aprovechar y utilizar para recuperar sus curules y buscar un mayor equilibrio de las fuerzas políticas del país en el Parlamento.

 

A pesar del avance que los opositores dicen tener, no hay seguridad de hasta donde han logrado calar en regiones donde tradicionalmente el presidente ha sido fuerte, aunque las quejas de las comunidades por los problemas que padecen son una constante. Se trata precisamente de circunscripciones electorales donde el CNE introdujo cambios a finales del año anterior y que les permite elegir diputados con menos votos que en los tradicionales centros de votación.

 

Chacón insistió en que de las 90 circunscripciones electorales solo 10 ó 12 fueron modificadas realmente. No obstante, también aceptó que representan el mismo número de curules para quienes aspiran llegar a la Asamblea. Lo cierto es que en las actuales circunstancias y con las nuevas normas, es posible que con el 51 por ciento de los votos se tenga el 70 por ciento de las curules en disputa.

 

Analistas locales coinciden en que esta es la gran oportunidad para la oposición ya que la imagen del Presidente, nunca había estado tan golpeada como ahora, debido a los problemas de inseguridad, inflación, desempleo o la crisis eléctrica, que por más que se quiere mostrar superada, se sigue sintiendo.

 

Pelea de encuestas

 

A medida que se acerca la jornada electoral, los sondeos se conocen y concuerdan en que el Presidente debe estar preocupado por las respuestas de la gente.

 

Un reporte reciente del Instituto Venezolano de Análisis de Datos concluyó que la oposición muestra mejor intención de voto que el chavismo: 32 por ciento contra el 28 por ciento. Estas cifras contradicen un reporte anterior de otra encuestadora (Seijas) que hace tres meses afirmaba que el 33 por ciento de la intención de voto era del chavismo contra 27 por ciento de los opositores.

 

 

ELECCIONES DIVIDEN A VENEZUELA

 

VOANOTICIAS.COM

 

CARACAS.- Las elecciones legislativas en Venezuela revelan una vez más el clima de profunda división entre los votantes del país, un escenario donde la participación del presidente Hugo Chávez, con una agresiva campaña a favor de los candidatos oficialistas, acentúa la confrontación. En este marco, el 40% de indecisos que aún revelan las encuestas, será el factor decisivo en la última semana antes de las elecciones del 26 de septiembre próximo, donde el oficialismo pretende asegurar el control de la Asamblea Nacional, mientras la oposición busca infligir una derrota en las urnas al “chavismo”, aunque no consigna las bancas suficientes para dominar el parlamento. En los comicios de septiembre se elegirán 165 diputados a la Asamblea Nacional de Venezuela.

 

De acuerdo con la información presenta por Luis Vicente León, de la firma Datanálisis de Venezuela, durante la Conferencia de las Américas, realiza en Coral Gables, Florida, las encuestas revelan que entre el 60% que ya ha decidido su voto, el 52% apoya a los candidatos del presidente Hugo Chávez, mientras que el 48% dijo que votará por la oposición.

 

"Es evidente que el país está dividido en dos partes iguales" dijo León, que recordó además, que del segmento de 40% de indecisos, la mayoría tradicionalmente han sido abstencionistas.

 

Otro detalle señalado por León, es que la agresiva campaña del presidente Chávez ha impulsado al oficialismo, dado que la popularidad de Chávez “no está cayendo en un barranco” se mantiene por el orden del 44%, según Datanálisis, aunque lejos del 75% que tenía en 2006.

 

De acuerdo con los sondeos realizados por Datanálisis, en agosto el Partido Socialista Unido de Chávez, o PSUV, contaba con una pequeña ventaja, que está dentro del margen de error, aunque la percepción era que la opinión pública manifestaba una preferencia por la oposición, esa tendencia aún no se refleja en las encuestas.

 

De acuerdo con las estimaciones, de acuerdo con la forma en que se cuentan los distritos de votación, el oficialismo liderado por Chávez probablemente conservará la mayoría de los dos tercios de la Asamblea Nacional, dijo León.

 

El especialista consideró que de todas maneras, obtener la mayoría del voto popular aunque no gane el control del Parlamento “sería una gran victoria para la oposición”, debido a que podría posicionarlos para “las elecciones presidenciales del 2012''.

 

El debate entre los candidatos del oficialismo y la oposición, para las elecciones parlamentarias, incluyen los grandes temas que afectan a la sociedad venezolana en el momento, tanto en el ámbito de la economía que está en franco declive, con la inflación más alta de la región y problemas de abastecimiento en los servicios básicos como agua y electricidad, así como una problemática social que incluye altos niveles de criminalidad.

 

 

Venezuela elige a nuevo Parlamento en elecciones que ponen a prueba a Chávez

 

Globovisión/AFP

 

Más de 17 millones de venezolanos están llamados a elegir un nuevo Parlamento el 26 de septiembre en unos comicios que podrían acelerar o frenar el avance de los planes políticos de Chávez, quien transformó la votación en un plebiscito, 11 años después de llegar al poder.

 

"Tenemos la obligación de ganar las elecciones (...) Nunca más perderemos", dijo el jefe de Estado esta semana.

 

Para el gobierno, el objetivo es conseguir dos tercios del total de 165 escaños en juego, lo cual allanará el camino para seguir adelante con la revolución bolivariana, el proyecto político lanzado por Chávez.

 

"Se trata de ganar y luego profundizar la revolución socialista, acelerar la transición política y social de Venezuela, enterrar el viejo modelo y construir el nuevo", agregó el jefe de Estado.

 

Desde 2005, la Asamblea nacional está dominada de forma aplastante por el oficialismo debido a que la oposición, en un vano intento de boicotear los últimos comicios legislativos, decidió no participar en ellos.

 

Por ello, la cita con las urnas del 26 de septiembre será para los detractores de Chávez el momento de recuperar un espacio perdido y de crear un verdadero debate legislativo en Venezuela.

 

"Tengo la esperanza de que se va a revertir el proceso que se está imponiendo. En las calles, el pueblo dice que ya no cree en este gobierno", declaró a la AFP, Juan José Molina, diputado por el partido Podemos (disidente del chavismo) y aspirante a la reelección.

 

Según las encuestas, las intenciones de voto muestran un empate entre el chavismo y sus detractores o una ligera ventaja para los candidatos del PSUV.

 

"Cada día somos más los venezolanos que rechazamos un comunismo a la cubana. Queremos un país donde impere la inclusión, el respeto y la democracia y este 26 de septiembre lo demostraremos", confió María Corina Machado, candidata opositora.

 

Según Jesse Chacón, director general de la encuestadora GIS XXI, cercana al gobierno, el oficialismo prevé obtener entre 50,6% y 54,6% de los votos, lo que le daría unos 110 diputados sobre 165, gracias al sistema proporcional en vigor.

 

Consciente del desafío, el gobierno, comenzando por Chávez, se ha volcado en estas elecciones. La publicidad oficialista inunda las calles, varios ministros están dedicados exclusivamente a la campaña y el Ejecutivo ha incrementado la presencia policial, así como la concesión de recursos y créditos.

 

"Si ellos nos ganan, acabarán con todo y sacarán al presidente Chávez de la presidencia, pero si nosotros ganamos, los enterraremos para siempre", aseguró por estos días Aristóbulo Istúriz, jefe del comando de campaña del PSUV.

 

Para el politólogo Alexander Luzardo, en esta campaña, Chávez sustituyó a sus candidatos y se convirtió en "el presidente diputado".

 

"El debate se empobrece. No se discuten la gestión de la Asamblea o las propuestas de los parlamentarios sino que se centra todo en la figura de Chávez", afirmó a la AFP.

 

Pero la popularidad del presidente, que sigue siendo fuerte, ha mostrado en los últimos tiempos que no es invulnerable a los principales problemas del país, comenzando por la violencia o la inflación récord.

 

"Hay un desgaste, una crisis de gobernabilidad, se acusa al Ejecutivo de ineficacia en numerosos temas. Por eso, Chávez intenta concentrar el liderazgo, crear una relación directa entre él y el pueblo", explicó Luzardo.

 

Para Chávez, estas elecciones serán además un ensayo de las presidenciales de 2012, en las que aspira a un tercer mandato.

 

"Huele a 2012. Los vientos anuncian los huracanes de 2012, cuando iremos a elecciones presidenciales otra vez para los próximos seis años", avisó el mandatario.

 

La participación en las legislativas se prevé mayor que en pasadas ocasiones debido a la motivación del electorado, según la organización Ojo Electoral.

 

"La sociedad quiere expresarse electoralmente. La gente siente ahora la necesidad de la Asamblea", corroboró Luzardo.

 

 

Cardenal venezolano llama a votar en los "decisivos" comicios parlamentarios

 

EFE

 

Caracas.- El cardenal venezolano Jorge Urosa pidió hoy a los electores del país "participar activamente" y sin temores en los comicios legislativos del próximo 26 de septiembre, que calificó como "decisivos para el futuro de Venezuela".

 

El cardenal ha alertado que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pretende imponer un modelo marxista-comunista en el país, lo que le han valido duras críticas por parte del jefe de Estado, quien lo ha llamado "indigno" y "troglodita" y lo ha acusado de querer "meterle miedo al pueblo".

 

En un comunicado, Urosa expresó este jueves que los venezolanos están ante "una encrucijada histórica" en la que deben "actuar con decisión por la paz", y por respeto al "pluralismo democrático y los derechos humanos, sociales, económicos y políticos" que garantiza la Constitución Bolivariana de 1999.

 

"No podemos abstenernos" de votar en las legislativas, pues "se trata de fortalecer la democracia y garantizar el futuro del país. Es la hora de la participación activa (...) para promover la fraternidad, la inclusión de todos sin discriminación alguna, la libertad y la justicia", expresó el comunicado, suscrito por Urosa a nombre de los obispos del país.

 

El prelado destacó que "el voto es secreto" en Venezuela, y que, "por lo tanto, no hay razón para el temor ante amenazas indebidas", sin más precisiones.

 

"Solo Dios sabrá por quien votaremos (...) el voto libre y en conciencia es un derecho y al mismo tiempo una obligación cívica y también cristiana", añadió.

 

El cardenal y arzobispo de Caracas hizo un llamamiento a que las próximas elecciones parlamentarias "se realicen sin violencia alguna y con sujeción a las normas constitucionales y legales que regulan los procesos electorales" en Venezuela.

 

"Insistimos en el respeto a la voluntad de los electores. Los resultados deben ser acatados y aceptados por todos los actores políticos y por todos los venezolanos", resaltó Urosa en el comunicado oficial.

 

Las parlamentarias definirán un nuevo mapa político en la Asamblea Nacional (AN), copada por el oficialismo debido a que la oposición se retiró los comicios de 2005 a última hora alegando presuntas irregularidades en el proceso.

 

Chávez exige a sus correligionarios obtener un triunfo contundente en las legislativas y mantener así el dominio de la organismo unicameral, con el argumento de que solo esa situación garantiza el avance del proceso de cambios socialistas que lidera desde hace 11 años.

 

Por su parte, la oposición pide a la población votar por sus candidatos para constituir un Parlamento "equilibrado", que cumpla con su rol de fiscalizar al Gobierno y con ello ponerle freno a la supuesta corrupción e ineficacia de la administración "chavista".

 

 

El único rector electoral no oficialista descarta un fraude en las legislativas

 

Vicente Díaz, miembro del Consejo Nacional Electoral, subrayó ayer que su posición es que, "con independencia de lo que diga la oposición o lo que diga el Gobierno, si todas las garantías se cumplen, como efectivamente nosotros garantizamos que se van a cumplir, esos resultados serán los que el pueblo arroje".

 

EFE, Caracas

 

El único rector de oposición en el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Vicente Díaz, descartó ayer un fraude en las elecciones a la unicameral Asamblea Nacional del próximo día 26 de septiembre, y volvió a criticar al presidente venezolano Hugo Chávez de uso indebido de medios estatales.

 

"La posición de Vicente Díaz es que, con independencia de lo que diga la oposición o lo que diga el Gobierno, si todas las garantías se cumplieron, como efectivamente nosotros garantizamos que se van a cumplir y que no quepa la menor duda de ello, esos resultados serán los que el pueblo arroje", subrayó el rector del CNE.

 

El presidente venezolano, Hugo Chávez, subrayó el miércoles su convencimiento de que los candidatos afines a su gestión ganarán al menos dos tercios de los 165 escaños de la Asamblea y que la oposición denunciará un fraude electoral.

 

"Cuando se conozcan (los resultados) ellos van a decir que el fraude está montado", afirmó Chávez en un acto político en Caracas.

 

Los opositores, insistió el gobernante, "están preparándose para cantar fraude", como ocurrió en las distintas elecciones celebradas hasta antes de 2006, todas ganadas por Chávez o sus candidatos.

 

Gente seria

 

En declaraciones a la emisora VTV de la red estatal de televisión, Vicente Díaz se declaró "seguro de que todos van a comportarse cívicamente" y que el perdedor admitirá su revés, como subrayó ha sucedido desde que los actuales cinco rectores del CNE fueron elegidos hace cuatro años.

 

"No tengo ninguna razón para pensar que esa tradición electoral, que existe desde que nosotros estamos al frente del CNE, se vaya a romper" el 26 de septiembre, "porque nosotros somos gente seria", remarcó.

 

En los comicios parlamentarios de hace cinco años la totalidad de los escaños de la Asamblea Nacional quedaron en poder de los partidos aliados a Chávez debido a que los de oposición decidieron retirarse de los comicios en un intento de deslegitimación.

 

La oposición venezolana ha descartado la posibilidad de que ahora repita esa estrategia, que ha admitido como un error político.

 

Díaz también dijo a VTV que debía admitir que Chávez ha cumplido la promesa que hizo el pasado 4 de septiembre de acatar la norma que prohíbe el uso de símbolos patrios y ha renunciado a vestirse con los colores de la bandera de su país.

 

No obstante, mantuvo su crítica de que Chávez hace uso indebido de medios estatales y lamentó que, por la "correlación de fuerzas" en el CNE, donde dijo que actúa solo ante cuatro rectores afines al Gobierno, no se haya castigado a quien "debería ser el primero en dar el ejemplo y cumplir la ley y la Constitución".

 

A luchar duro

 

"Vamos a luchar duro todos estos día, de frente -alertó Chávez el miércoles en un acto político en Caracas-, rumbo a la victoria el 26 de septiembre, a lograrla y a defenderla. Ojo, a defenderla, porque sabemos que la burguesía no acepta derrotas".

 

Los opositores, insistió ante obreros del sistema eléctrico afines a su Gobierno, "están preparándose para cantar fraude y tenemos que estar muy atentos todos estos días y el día de las elecciones", dijo y les pidió poner especial atención a un eventual "sabotaje eléctrico".

 

También anunció que acelerará el proceso político, económico y social hacia el socialismo del siglo XXI que dice liderar.

 

"Después del triunfo del día 26, viene, así lo anuncio, una ofensiva revolucionaria; es decir, no crean los escuálidos (opositores) que nosotros vamos a ganar y ya, que se quedó todo ahí", manifestó.

 

Las parlamentarias de este mes "serán un golpe al hígado" de la oposición y "el KO vendrá" en las elecciones presidenciales de diciembre de 2012, añadió Chávez al renovar su confianza en que entonces ganará para seguir en el cargo que conquistó por primera vez en los comicios de diciembre de 1998.

 

"No podemos sobreestimarnos ni mucho menos subestimar a un adversario que representa lo más podrido que ha dado la historia política de Venezuela. Debemos seguir fortaleciendo nuestra maquinaria, y afinar y perfeccionar tanto lo estratégico como lo táctico", remarcó el gobernante.

 

 

Temores de fraude en los comicios venezolanos

 

ANTONIO MARIA DELGADO, El Nuevo Herald

 

Es una ecuación matemática que académicos venezolanos dicen es fácil de resolver. Al artificialmente abultado número de votantes se le suma una autoridad electoral parcializada, se le resta el número de observadores internacionales "asombrosamente ingenuos'', y el saldo es multiplicado por miles de máquinas de votación cuyo software nadie sabe cómo auditar.

 

El resultado --según expertos y académicos-- queda reducido en una variable: en el mejor de los casos, las elecciones venezolanas son altamente cuestionables. Y en el peor, un fraude.

 

Un número creciente de expertos venezolanos está convencido de que el gobierno del presidente Hugo Chávez no ha jugado limpio en las últimas elecciones en que ha participado, empleando una serie de mecanismos que le permiten manipular los resultados a su antojo, ganar procesos que en realidad ha perdido, y de esa manera hacer caso omiso de la voluntad popular.

 

Estas aseveraciones son las conclusiones de trabajos de investigación realizados por profesores con estudios avanzados en algunas de las más prestigiosas universidades del mundo, y que demuestran a través de fórmulas matemáticas y estadísticas que algunos de los resultados oficiales son "absurdos''.

 

La rigurosidad de esos estudios ha sido puesta a prueba por algunas de las más estrictas publicaciones especializadas, las cuales, tras confirmar la pulcritud de sus conclusiones, han publicados los trabajos.

 

Y los expertos ahora temen que ocurra lo mismo en las elecciones parlamentarias de este mes, proyectando que más de dos tercios del electorado venezolano votará en contra del partido de gobierno en los comicios y que de todas maneras los candidatos de la oposición sufrirían una aplastante derrota.

 

Esa es una opinión, sin embargo, muy impopular en Venezuela.

 

"Esto no se puede decir en Venezuela'', declaró a El Nuevo Herald uno de los profesores, que pidió el anonimato por temor a represalias. "En Venezuela no se puede decir que la presidencia de Chávez es ilegítima porque no has terminado de teclearlo cuando ya te llegan y te ponen preso. Los cogollos [la alta dirigencia] de las universidades creen en esto. Pero muy pocos se atreven a decirlo. Esto es un secreto a voces pero una verdad inconveniente''.

 

El gobierno, por su parte, niega toda acusación de irregularidades.

 

El Consejo Nacional Electoral (CNE) no respondió a la solicitud de entrevista realizada por El Nuevo Herald, pero funcionarios del organismo han declarado en repetidas ocasiones que los procesos electorales en Venezuela se llevan a cabo con la mayor transparencia.

 

En una entrevista de televisión realizada recientemente, la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, aseguró que el sistema venezolano es uno de los más seguros del mundo debido a la alta capacidad técnica de su personal y el empleo de modernos equipos electrónicos.

 

"El fraude afortunadamente en Venezuela quedó para la historia'', afirmó Lucena en la entrevista. "Esas son las anécdotas que no debemos olvidar para evitar que vuelvan. Aquí jamás podemos dejar que el fraude se instale''.

 

Quienes creen que el fraude ya está instalado en Venezuela cuestionan duramente el papel que juega la oposición en todo este proceso. Acusan a los líderes de los principales partidos opositores de complicidad, de tener miedo, de poner sus intereses por encima de los del país al participar en un juego cuyo desenlace ellos saben que está arreglado desde el inicio.

 

Ana Díaz, quien por más de 25 años trabajó en el organismo electoral venezolano, es una de ellos.

 

La ex directora de Partidos Políticos del CNE cree que la oposición se siente desgastada por la sagacidad política demostrada por Chávez, por la indiferencia de los observadores internacionales frente a sus previas quejas de fraude y la facilidad con que la comunidad internacional se ha mostrado dispuesta a vivir con el mandatario.

 

"La prensa internacional dice que él es demócrata, que hay elecciones, que el pueblo lo ama, que ese es un problema de los venezolanos porque los venezolanos votan por él'', señaló Díaz.

 

Añadió que muchos de los opositores, ante ese escenario, concluyeron que hacerle el juego a Chávez era la única manera que tenían de mantenerse en Venezuela y seguir siendo oposición.

 

"Pero es una oposición medida, es una oposición controlada y con límites'', amplió Díaz.

 

También es una oposición que ha terminado siendo muy útil para Chávez, dijo el ex diputado venezolano Roger Vivas.

 

"Lo que están haciendo con eso es legitimar el proceso electoral'', preciso Vivas, quien vive exiliado en Miami. "Y eso es un grandísimo daño porque cómo decimos al mundo lo que está pasando, cuando la comunidad internacional va a ver los resultados y va a decir: ‘Bueno, un momentito. Esas son las reglas del juego, y ustedes lo aceptan. Ustedes han perdido, pero también han ganado. Y si las elecciones son fraudulentas, ¿por qué participan?' ''

 

Henry Ramos Allup, secretario general del partido Acción Democrática, declaró que la oposición es conciente de que participa en un juego en el que el árbitro --el CNE-- está bajo control del gobierno, ante el hecho de que cuatro de sus cinco rectores son militantes "rabiosos'' del partido oficialista.

 

"Pero con todas estas inequidades que todos conocemos, hemos tomado la decisión de participar porque creemos que vamos a obtener una excelente votación como primer paso para derrotar al presidente de la República con votos en las elecciones presidenciales del 2012'', afirmó Ramos Allup.

 

Los académicos, sin embargo, tienen sus dudas.

 

Insisten en que Chávez ha instaurado una muy bien aceitada máquina para robar elecciones mediante el uso de un universo de electores "fantasmas'' que están inscritos en el Registro Electoral Permanente (REP) y que votan a favor del gobierno a través de máquinas de votación electrónicas, cuyo software nadie fuera del gobierno está en capacidad de auditar.

 

La participación de electores fantasmas en los comicios venezolanos fue ampliamente documentada por el exvicerrector de la Universidad Central de Venezuela y profesor de estadísticas, Genaro Mosquera, en un estudio en el que participaron más de una docena de académicos y expertos en materia electoral.

 

El documento Realidades del sistema electoral venezolano, 2006, concluye que el listado de electores utilizado en las elecciones presenta "manipulaciones inaceptables'' y muestra que el registro creció en un período de tres años a un ritmo equivalente al 27 por ciento anual, muy por encima de la tasa de crecimiento poblacional de 7.3 por ciento registrada en el mismo período.

 

La larga lista de anomalías detectadas incluyen: electores con tres o cuatro cédulas de identidad, nacionalización de venezolanos sin requisitos previos, fechas de nacimiento repetidas, enorme cantidad de personas que viven en el mismo lugar, un 1.3 millones de personas que no tienen dirección, un tercio de los municipios tiene más electores que residentes, 1.2 millones de personas cuyos registros fueron cambiados sin autorización del titular, 170,000 personas con fechas de nacimiento cambiadas, 1.33 millones de personas nacieron el mismo día y a la misma hora, 39,000 electores tienen mas de 100 años y ocho millones de electores no aparecen por ninguna parte.

 

En ocasiones, las irregularidades son tan burdas que parecen ser materia de chiste.

 

Ese es el caso del nombre que aparece en el padrón electoral con la Cédula de Identidad V-24234355, y con el nombre "Mojón Mojón Olegario''.

 

Los académicos destacan que este tipo de irregularidades no sería tolerado en ningún país en el que existiera una efectiva separación de poderes. Pero en Venezuela, donde el poder está concentrado en manos de una sola persona, no hay instancias en las que se puede formular la denuncia.

 

"¿A quién le vas a reclamar las irregularidades que se cometen en el Consejo Nacional Electoral?", preguntó el profesor consultado por El Nuevo Herald. "¿Se lo vas a reclamar al poder judicial? No puedes, el poder judicial está en manos de Chávez. ¿Vas a ir al Congreso a reclamar? No, tampoco puedes, el Congreso también lo tiene Chávez. No hay donde ir, Chávez tiene control de todos los poderes''.