Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

                                                      por Antonio Arencibia

                                                                                                                                                            

 

 UNA CUMBRE DESLUCIDA Y NADA BORRASCOSA

 

Se veía venir desde hace rato que la falta de tutoría de Fidel Castro iba a llevar a Hugo Chávez a convertirse en el bufón colérico de la arena internacional. En los corrillos diplomáticos de Naciones Unidas todavía se recuerdan con escándalo sus invectivas al presidente Bush. La última vez, cuando el Rey Juan Carlos le mandó callar en la Cumbre de Santiago de Chile, todavía el viejo dictador hilvanó malamente dos o tres Reflexiones apoyando a su aplicado pero torpe discípulo venezolano.

 

Ahora, tras más de dos semanas que el compañero Fidel no hace saber su opinión a los lectores de Granma, no parece posible que arriesgue la poca salud que le queda en respaldo de quien ha quedado atrapado por las revelaciones de las computadoras del jefe guerrillero Raúl Reyes, avaladas por los técnicos de la Interpol. La revisión por El Nuevo Herald de documentos y correos electrónicos hallados en los 983 archivos digitales de esas computadoras muestra que fue mínimo el papel de Cuba en la relación de Chávez con las FARC.

 

Como se supo que el mandatario venezolano había “mantenido ‘compartimentados' a los cubanos'' en los contactos con la agrupación insurgente, no cabe otra cosa para La Habana que desentenderse del explosivo asunto.

 

Pero como dicen algunos compatriotas del teniente coronel de Sabaneta, éste cuando se ve en peligro “corre hacia delante”. Por eso al hacerse públicos los contactos de sus allegados con los guerrilleros y sus planes de dotarles de enormes sumas, se apresura a insultar a la canciller alemana, califica de asesinos a los jefes militares y policíacos colombianos, y llega hasta la amenaza militar nada velada contra Colombia.

 

Toda esa atmósfera de violencia hacía temer al Presidente de Perú, Alan García, que su homólogo venezolano le echase a perder la reunión en Lima de la Unión Europea con los países de América Latina y el Caribe. No en balde, además de la gran seguridad personal desplegada, – 13,000 policías, incluyendo a 48 francotiradores y un equipo de detección de radiación-, hubo que garantizar la seriedad política del evento, para lo que se programaron los debates a puertas cerradas.

 

Los pocos que siguieron las noticias desde Caracas en la madrugada del jueves 15 se sorprendieron de las muy cordiales declaraciones de Chávez a un importante grupo de periodistas norteamericanos visitantes. Tras afirmar que garantizaba el abastecimiento de petróleo a Estados Unidos, manifestó su esperanza de que se abra un nuevo espacio para las relaciones con la nueva presidencia.

 

Pocas horas después, se bajaba del avión en Lima, sonriente y sociable, se disculpó con Ángela Merkel y la besó, y a continuación dio el primer golpe publicitario anunciando una oferta multimillonaria y demagógica para acabar con el hambre en la región.

 

Cumbre de los Pueblos

 

Como es ya costumbre, paralelas a las Cumbres de los jefes de Estado y Gobierno, las izquierdas convocan a las llamadas cumbres sociales. Esta vez, coincidente con la V reunión de la UE con América Latina y el Caribe, se organizó en Lima una Cumbre de los Pueblos, caracterizada por una gran presencia indígena. Amenizada con danzas andinas, ventas de libros, turrones y galletas de harina de coca con ajonjolí, los organizadores tuvieron, entre otras atracciones folklóricas, a Evo Morales como jugador destacado en un partido de fútbol.

 

Pero en la parte más seria de esa reunión, se convocó un autodenominado Tribunal Permanente de los Pueblos, que presidido por el sacerdote belga François Houtart,-uno de los más radicales exponentes de la Teología de la Liberación-,  “enjuició” a veinte corporaciones europeas por supuesta violación de derechos a trabajadores, destrucción del  medio y saqueo de riquezas de las comunidades autóctonas.

 

Los organizadores de este evento también emitieron una declaración final que,  -aún antes de concluir la  Cumbre oficial-, rechazaba los acuerdos de asociación con los europeos porque "perpetúan el actual sistema de dominación" y no se diferencian de los Tratados de Libre Comercio suscritos con Estados Unidos por países de la región.

 

No fue casualidad que en la reunión de los mandatarios, Rafael Correa, a nombre propio y de su homólogo boliviano, repitiera este mismo planteamiento como crítica a los planes de integración que ofrece la Unión Europea.

 

Cumbre Empresarial

 

Con el respaldo de numerosas corporaciones internacionales y peruanas se celebró también, paralela a la V Cumbre,  la II Cumbre Empresarial ALC-UE  el Museo de Arte de Lima. Para tener en cuenta la importancia que este evento revistió para el país anfitrión, en 2007, la inversión europea alcanzó los 15,373 millones de dólares en Perú, convirtiéndose así en el principal inversionista extranjero. Hay que apuntar también que  de ese total España, con $4,622 millones, controla casi la tercera parte; es decir más que las inversiones peruanas de Estados Unidos o del Reino Unido.

 

Esta reunión contó con la participación de la Canciller de la RFA, Ángela Merkel y en ella se ofrecieron importantes conferencias a los cerca de 400 líderes empresariales asistentes.

 

Los temas no podían estar más alejados de los de la Cumbre de los Pueblos. La Comisaria Europea de Relaciones Exteriores y Política de Vecindad, Benita Ferrero-Waldner, planteó en su intervención que aunque la UE tiene asignados para la región en los próximos cinco años  una ayuda al desarrollo de 2,600 millones de euros, esto no es suficiente para erradicar la pobreza.

 

Por ello declaró inequívocamente que mientras la Unión Europea apoya al sector privado, es necesario también que éste tome medidas voluntarias encaminadas a reducir las desigualdades sociales.

 

Este enfoque de lograr la cohesión social incorporando a la tarea a las empresas privadas, fue planteado por la Presidenta Michel Bachelet en la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile y le ganó las críticas de las delegaciones de Venezuela, Ecuador y Cuba.

 

También en ese marco, expusieron el peruano Pedro Pablo Kuczynski, ex ministro de Economía, sobre “El Populismo Económico en América Latina y las Perspectivas para salir de la Pobreza y el Subdesarrollo”; la vicepresidenta del Banco Mundial, Pamela Cox; y Dirk Beeuwsaert, Presidente Ejecutivo de Suez Energy International.

 

Quizás entre los verdaderos logros de esta II Cumbre Empresarial haya que mencionar el anuncio de la empresa francesa Suez Energy de invertir más de 800 millones de dólares en la construcción de un gasoducto a lo largo de la costa del Pacífico para unir el yacimiento de gas natural peruano de Camisea, en los Andes, con las provincias sureñas del país. 

 

Al mismo tiempo otro consorcio privado, la empresa alemana Vereinigte BioEnergie AG, importante productora de biocombustibles, acaba de anunciar su asociación con la compañía peruana de electricidad Celepsa para irrigar y cultivar 27,000 hectáreas de tierras baldías en dos provincias al sur de Lima.

 

La Cumbre estatal

 

Aparte de cierto temor inicial a que Chávez convirtiera la V Cumbre en tribuna de ataques contra otros países, la calidad del evento se vio afectada por la ausencia del presidente francés Nicolás Sarkozy, el primer ministro británico Gordon Brown y el presidente del Consejo italiano, Silvio Berlusconi.

 

La prensa especulaba que Sarkozy asistiría para seguir buscando la liberación de Ingrid Betancourt, rehén de la guerrilla de las FARC, mediante conversaciones con los presidentes Uribe,  Correa y Chávez. No obstante, el anuncio desde hace una semana del reporte de la Interpol sobre las informaciones contenidas en las computadoras de alias “Raúl Reyes”, hacían pensar, como ocurrió en efecto, que el ambiente no sería propicio para lograr la libertad de la franco-colombiana secuestrada.

 

En estas circunstancias las estrellas de la reunión fueron Ángela Merkel, que ocupó el lugar de honor junto al anfitrión, el presidente García; y después el Presidente del gobierno español Rodríguez Zapatero, que será el organizador de la VI Cumbre a celebrarse en España en el 2010; y finalmente, por protocolo, el primer ministro de Eslovenia, Janez Jansa, actual presidente del Consejo de la UE y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

 

Por la región asistieron el presidente de Brasil, Luiz Inacio da Silva, Lula, la mandataria chilena Michel Bachelet y el presidente mexicano Felipe Calderón, que recibió un efusivo abrazo de Hugo Chávez cuando éste entró en el plenario. También acudieron, entre otros, el presidente saliente de Paraguay, Nicanor Duarte, acompañado de su sucesor Fernando Lugo.

 

La oferta de Hugo Chávez de que Venezuela destinaría el 1% de los recursos financieros del petróleo para producir alimentos y medicinas para los más pobres quedó condicionada a que Europa y América Latina hagan el mismo aporte.

 

También Alan García propuso un impuesto al petróleo y al gas natural a fin de crear un fondo de veinte millones de dólares por año. Eso permitiría reforestar 50 millones de hectáreas que a su vez captarían dos mil millones de toneladas de carbono de la atmósfera.

 

Incluso el presidente de México, Felipe Calderón  sugirió instituir lo que llamó un “fondo verde” con los aportes de todas las naciones para proteger el medio ambiente.

 

Lamentablemente estas ofertas solo quedaron en palabras, ya que la delegación de Alemania declaró que no se había previsto anunciar en esta Cumbre un amplio programa de ayuda, aunque Europa contribuiría a la lucha contra la pobreza en América Latina y el Caribe.

 

Según esta declaración, no se pueden lograr avances significativos de asociación y comercio entre ambas regiones, debido a la falta de unidad de criterios de latinoamericanos y caribeños en sus propuestas a la Unión Europea. Por eso la Unión va a seguir negociando con los distintos bloques de países  hasta llegar en el futuro a un único acuerdo de asociación en la región.

 

Por su parte, Alan García, consciente de las prioridades de Perú, busca convenios y tratados bilaterales tanto con la UE como con Estados Unidos y no  está dispuesto a esperar porque se pongan de acuerdo el resto de los estados de la zona.

 

Al ser criticado por Chávez, Correa y Evo Morales, García se ha defendido. Primero aclaró que ningún país debe vender ni imponer un modelo, así como tampoco confrontar al que escoja otro y concluyó empleando la frase que se atribuye a Deng Xiaoping.: "No importa el color del gato, lo que importa es que cace ratones, que dé resultado".

 

Cuba en el debate sobre los bio-combustibles

 

La delegación de Cuba fue encabezada por el primer vice-presidente, Machado Ventura, demostrando el desplazamiento de Lage a un segundo plano en la cúpula y la reticencia de Raúl Castro a asistir a este tipo de cónclaves. Pero además, se destacó la presencia en ella del miembro del Secretariado del Partido, Fernando Remírez de Estenoz, por encima de la del Canciller Pérez Roque.

 

La presencia de Machado Ventura fue más que discreta, incolora. Significativamente, Machado Ventura no se reunió con Chávez, y las relaciones quedaron en saludos a nivel de pasillo. Sus únicas reuniones oficiales fueron con Rafael Correa y Evo Morales y además con el presidente de Chipre y con Fernando Lugo, futuro mandatario de Paraguay.

 

En su participación en la mesa redonda sobre Pobreza y Desigualdad, leyó un texto muy ortodoxo, aunque no agresivo, en el que se culpa de esos males a “un orden mundial basado en la codicia y el egoísmo”, situación que –dijo-  solo se resolverá mediante solidaridad entre los países y justicia social.

 

Siguiendo el viejo discurso castrista Machado Ventura convocó a la Unión Europea a cancelar la deuda externa de América Latina y el Caribe; le pidió que reduzca y después elimine los subsidios a sus agricultores porque inciden en el alza de los precios, y también pidió a Europa que desvíe el 10% de sus gastos militares y los dedique a la construcción de escuelas y hospitales en esta región.

 

En el panel dedicado al Desarrollo Sostenible, Machado Ventura dijo que ya que la Unión Europea era “líder mundial en la producción de tecnologías limpias y en la explotación de fuentes de energía renovables”, debía hacerlas llegar a los países del Tercer Mundo “en condiciones absolutamente preferenciales”.

 

Como era de esperar, finalizó su intervención poniendo como ejemplos de generosidad a ser imitados por Europa, al ALBA y a Petrocaribe, patrocinados por Hugo Chávez. Como quiera que sea, hay que dar gracias por el petróleo y los subsidios.

 

Como parte de su exposición, el jefe de la delegación de Cuba repitió otro de los dogmas de Fidel Castro de que hay que luchar contra “la estrategia siniestra de convertir los alimentos en combustibles, propuesta por el Presidente de los Estados Unidos”.

 

Con estas declaraciones Machado Ventura echó más leña al fuego de las discusiones en torno al papel de los biocombustibles. Desde su llegada a Lima, el presidente brasileño Lula da Silva había calificado de contradictorias las críticas a los biocombustibles. Según reportó la AFP, el mandatario carioca declaró:

 

"Quieren descontaminar el planeta, combatir el calentamiento global, firman el protocolo de Kyoto, y cuando Brasil ofrece un combustible no emisor de CO2, prefieren usar uno que lo emite; eso es una contradicción".

 

Para Lula de lo que se trata realmente es de una disputa comercial en la que participan las petroleras contra los biocombustibles, porque “los países no quieren cambiar sus matrices", basadas en petróleo.

 

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Rodríguez Zapatero, trató de mediar en el debate planteando que “no es tan evidente” el peso de los biocombustibles en el precio de los alimentos.

 

A pesar de las disímiles opiniones, el asunto pasó casi sin mencionar en la declaración final de la Cumbre, donde se pidió estimular "acciones de cooperación energética birregional, relacionadas con las fuentes de energía limpia y las no renovables" e intensificar "el intercambio de experiencias en biocombustibles". Tampoco la declaración tomó posición o señaló causa del alza del precio de los alimentos, limitándose a recoger la preocupación de los mandatarios por esa grave situación.

 

Cierres de eventos

 

Como ya se ha señalado, no se recogieron en la Declaración Final ni la propuesta de Chávez, ni la de Alan García, ni la de Felipe Calderón, de acuerdos concretos contra la pobreza o la protección del medio ambiente. Todo quedó en los buenos deseos de generar un crecimiento económico estable mediante "políticas macroeconómicas ordenadas y un clima seguro para la inversión".

 

En otro tema, la Cumbre llamó la atención sobre la situación de los emigrantes y la necesaria cooperación para prevenir y combatir su tráfico ilícito, así como el respeto a sus derechos humanos.

 

Con respecto a Cuba, la declaración reitera el rechazo a las disposiciones de la Ley Helms Burton, de carácter extraterritorial, que afectan las relaciones económicas y comerciales de otros países con la Isla.

 

Si bien la clausura oficial de la Cumbre fue el viernes, las reuniones por bloques continuaron el sábado, lográndose ciertos avances en las negociaciones entre la Unión Europea y la Comunidad Andina de Naciones. Por eso según el corresponsal de la BBC, esta reunión “marcó un retorno a los tradicionalmente discretos encuentros diplomáticos, en vez de los despliegues de espectáculo político que se habían observado en las reuniones recientes”.

 

Durante la clausura pararela de la Cumbre de los Pueblos en la plaza Dos de Mayo de Lima,  se hizo evidente un cambio de tono también en la izquierda.

 

Lo primero que tuvo que hacer Evo Morales, fue excusar la ausencia de Hugo Chávez, debido “a otras actividades”. Tal parece que la ausencia de Chávez, e incluso la de Machado Ventura, (que envió al acto a Remirez de Estenoz), era para destacar la figura de  Morales.

 

El boliviano, -que enfrenta una gravísima crisis en su país-, estaría quizás en su despedida internacional. Por eso se mantuvo inequívocamente en el radicalismo al proclamar la liquidación “del modelo neoliberal y capitalista”, y saludó al enfermo Fidel Castro, como si todavía tuviera algún peso en los acontecimientos.

 

Así transcurrieron  simultáneamente tres cumbres en Lima, muy diferentes entre sí, que reflejan los grandes desafíos de estos complejos tiempos  y cómo se perciben por los estados, los empresarios y las grandes masas.

 

La crisis boliviana, el callejón político en que se encuentra Chávez y el grave enfrentamiento de Correa con Uribe, marcan un momento decisivo para la izquierda radical continental.

 

El alejamiento de Raúl Castro de la línea de Caracas y su equidistancia respetuosa con Colombia marcan la medida de la política exterior del nuevo gobierno cubano. Así se sigue diferenciando de su borrascoso hermano.

 

El poco carismático general envió a su segundo, el gris y mucho menos carismático José Ramón Machado Ventura, a representar al régimen en una Cumbre oficial que resultó deslucida desde el punto de vista de las declaraciones políticas, pero donde los países de más peso marcaron claramente sus posiciones.  

 

Casi ausente Cuba de la llamada Cumbre de los Pueblos, todavía no acaba de estar  presente en la que quizás sea la más importante de las celebradas en Lima en este mes de mayo, la Cumbre Empresarial que tantos resultados trajo para el Perú.

 

Muy lejos aún de la realidad mundial y ese nivel de relaciones internacionales, el régimen sin embargo se diferenció significativamente del estilo y conducta del Enfermo en Jefe en ese tipo de eventos, prefiriendo pasar inadvertidamente gris antes que formar parte del grupo de payasos del circo bolivariano.