Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

                                                      por Antonio Arencibia

                                                                                                                                                            

 

 UN COMENTARIO SOBRE EL MODELO VIETNAMITA

 

Los cubanos que inician el 2008 bajo un gobierno repartido entre los mismos de siempre, pero con la agradable ausencia de Fidel Castro, se van a tener que acostumbrar a algunas sacudidas que les depara la situación planetaria.

 

Quienes tienen el poder para hablarles con claridad han decidido, -como Penélope esquivando el destino-, seguir tejiendo y destejiendo para ganar tiempo mientras la biología va dando cuenta de quien se ha convertido en agorero de desgracias que no se materializan y él augura que acechan al mundo en el que no puede influir.

 

Lo que va quedando como función al caudillo semi-jubilado es la publicación de sus memorias en mandarín, hindi, griego, turco o danés, después de haber aburrido al público con el recuento en voz propia de sus “genialidades”, en español, francés, portugués e italiano.

 

Sus reflexiones en la prensa oficial no son más que propaganda para entretener incautos y presentar al ‘imperio” como el gran perdedor y el principal culpable de todas las contiendas del mundo.

 

Demuestra su irresponsabilidad cuando se regocija por el encarecimiento del petróleo y la caída del dólar. Está repitiendo el cuento del loro que se burlaba del barco que se hundía mientras el agua no llegaba al mástil donde estaba subido.

 

Los gobiernos de los grandes colosos de la economía mundial, como la Unión Europea, Japón, Rusia, China o India, se enfrentan a las posibles consecuencias de la crisis hipotecaria y crediticia de los Estados Unidos y tratan de paliarlas con importantes medidas políticas y financieras.

 

Mientras tanto en Cuba, los continuadores de la cincuentenaria dictadura presentan como la gran cosa la venta de algunos equipos electrodomésticos a la población, y no se aborda ni se anuncia el contenido de una sola reforma significativa. ¿Como enfrentarse a la posibilidad de recesión global, de la que no escaparían ni los países más desarrollados, con un régimen socio-económico obsoleto?

 

Lecciones de Vietnam

 

Cuando comparamos lo que está sucediendo en Cuba hoy con el desarrollo de los acontecimientos en países comunistas como Vietnam, llama la atención que a pesar de  coincidencias políticas históricas, La Habana no ha seguido similares reformas del sistema hacia un socialismo de mercado.

 

Uno de los grandes lemas del castrismo en los años 70 fue la solidaridad con ese país y se proclamó la amenaza guerrillera de Che Guevara de “crear, dos, tres, muchos Vietnam”.

 

Tras la retirada norteamericana en 1973, el mundo fue testigo del enfrentamiento entre Vietnam y la Kampuchea pro-china de Pol Pot  que culminó con la entrada de tropas vietnamitas en ese territorio y el derrocamiento del Khmer Rojo en 1979. Como consecuencia, China comunista declaró la guerra a Vietnam e invadió el norte del país con 85 mil soldados.

 

Más tarde los chinos se retiraron después de destruir vías férreas, carreteras y poblados y aunque continuaron los choques por algún tiempo, en 1999 ambos países llegaron a un  acuerdo fronterizo secreto.

 

Los cubanos, sometidos al adoctrinamiento sistemático, tuvieron una verdadera sorpresa al conocer el genocidio cometido por los comunistas camboyanos y el enfrenamiento armado chino-vietnamita. Por supuesto, hoy en día Castro no toca el tema en el prólogo a la edición china de la entrevista que le hizo Ignacio Ramonet; y solo destaca la solidaridad y el apoyo que recibió de  “la entrañable República Popular China”.

 

Cuando a fines de los años 80 se iniciaron las reformas económicas en Vietnam, estaban preparándose para el inminente derrumbe del socialismo en Europa Oriental.

 

Casi simultáneamente Fidel Castro aprobaba ajustes económicos que marcaban el inicio del Período Especial. Tanto Cuba como Vietnam se vieron afectados por perder una relación económica favorable en el seno del CAME, y fueron golpeados duramente por la desaparición de créditos y de mercados estables para sus productos 

 

Para enfrentar esa situación, el Partido Comunista de Vietnam adoptó la política de “Do Moi’ o Renovación,  introduciendo elementos de la economía de mercado y logrando un crecimiento económico anual sostenido del 8%, hasta 1997.

 

El levantamiento del embargo norteamericano en 1994 propició numerosas inversiones extranjeras en el país asiático, y el panorama en Ciudad Ho Chi Minh, (antigua Saigón), cambió completamente, tal como sucedió en La Habana de las “candongas” de los años 90, debido a una súbita explosión mercantil.

 

El cuadro de Saigón que pinta el periodista norteamericano Frederik Balfour con “comerciantes pregonando de todo a voz en cuello, desde creyones de labio baratos y ventiladores contrabandeados hasta sacos de arroz y cerdos acabados de sacrificar, amarrados a la parrilla de viejas motocicletas…”, no difería de lo que pasaba entonces en la capital cubana.

 

Pero en 1996, por otras causas, aunque al  mismo tiempo que en Cuba, una nueva dirección comunista de línea dura, encabezada por Le Kha Phieu puso fin  a la primera y breve luna de miel de Vietnam con el capitalismo global.

 

Las razones del frenazo vietnamita se debieron, en parte, al temor ante los altibajos del mercado mundial, y fue confirmado por serias afectaciones económicas en otros países de la región causadas por la crisis financiera asiática del 1997.

 

En cambio, las causas del cambio de rumbo en Cuba se debieron en la apuesta de Fidel Castro por Hugo Chávez y el triunfo de éste en las elecciones presidenciales venezolanas de 1998. La firma de los acuerdos del ALBA en el 2004 garantizaron al régimen el regreso a la ortodoxia del socialismo de estado y Castro revirtió muchos de los mecanismos de mercado adoptados previamente.

 

Los elementos reformistas dentro de la dirección política vietnamita estaban decididos a avanzar mediante el propio esfuerzo y continuaron con cautela el camino de los cambios, por lo que mantuvieron control sobre las empresas estatales, el sistema bancario y sectores del comercio exterior.

 

A partir del año 2000 fue inaugurada la bolsa de valores y al siguiente año se firmó el Acuerdo Comercial Bilateral con Washington que permitió la exportación de café, mariscos, confecciones y calzado por un total de mil millones de dólares. Tres años más tarde el valor de las exportaciones hacia  Estados Unidos se quintuplicó.

 

En el 2005 el gobierno vietnamita aprobó una ley autorizando la pequeña empresa privada nacional y la propiedad total por parte de consorcios extranjeros de inversiones en numerosos sectores de la economía. Incluso en sectores claves como las finanzas, los extranjeros fueron autorizados a controlar hasta del 30 % de las compañías y bancos. Aún en medio de la recesión global del 2000 al 2002, el crecimiento económico de Vietnam se mantuvo por encima del 6,8%.

 

Bajo el primer ministro Nguyen Tan Dung, que tomó posesión en el 2006, se han acelerado las privatizaciones y reformas económicas. Todo esto culminó con la admisión de Vietnam en enero de 2007 en la Organización Mundial del Comercio.

 

En el 2006 ese país exportó productos de la industria ligera  por un total de 15 mil millones de dólares, pero está creciendo en industrias especializadas de mayor salario, como la electrónica, que en el 2007 alcanzó más de mil millones de dólares en productos exportables. Esto se debe a las crecientes inversiones extranjeras que en el 2006 alcanzaron diez mil millones de dólares, mil millones de los cuales correspondieron a Intel, el gigante norteamericano de la electrónica.

 

Algunos datos estadísticos

 

Las reformas en Cuba deben comenzar en el campo. Como ha señalado el Dr. Eugenio Yáñez en un trabajo aun inédito:


"China primero, y Vietnam después, optaron por comenzar una reforma económica basados inicialmente en la transformación de la agricultura, y han logrado resultados espectaculares que les han permitido, actualmente, pasar a la modernización de la industria y los servicios con bases sólidas para lograr sus objetivos".
 

El ejemplo de China comunista se ha traído demasiadas veces a colación como modelo para un cambio hacia una economía socialista de mercado en Cuba, manteniendo un régimen autoritario monopartidista, pero la comparación de Cuba y Vietnam, que maneja un modelo parecido al chino, es entre magnitudes bastante similares.

 

Según datos y estimados publicados por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, aunque el área de Cuba es la tercera parte de la de Vietnam y la población del país asiático es casi ocho veces mayor que la cubana, es muy similar la proporción de tierra arable, la de tierra dedicada a cosechas permanentes y  la destinada a otras producciones.

 

Los recursos naturales vietnamitas están constituidos por fosfatos, carbón, manganeso, bauxita, cromo, petróleo y gas, bosques y su potencial hidráulico.  Mientras que Cuba cuenta con cobalto, níquel, hierro, cromo, cobre, sal, madera, petróleo y tierra arable. 

 

En lo referente a la producción de petróleo y gas los datos y estimados que brinda la misma fuente son los siguientes:

 

 

 

Producción- petrolera:

VIETNAM                                                    CUBA

 

319,500 bbl/día (2007)                  50,850 bbl/día (2006 est.)

Consumo - petrolero:

271,100 bbl/día (2007 est.)          150,000 bbl/día (2006 est.)

Exportaciones petroleras:

315,700 bbl/día (2007)                            0 bbl/día (2006)

Importaciones petroleras:

271,100 bbl/día (2007)                   98,100 bbl/día (2005)

Reservas comprobadas de petróleo:

600 millones bbl                            750 millones bbl

 (1º.Enero 2006 est.)                      (1º. Enero 2006 est.)

Producción  gas natural:

6.860 millones de m cúbicos         1.058 millones m cúb.

 (2007 est.)                                      (2006)

Consumo- gas natural:

6.860 millones de m  cúbicos         1.058 millones m cúb.

 (2007 est.)                                       (2006)

Exportación - gas natural:

0  m cúbicos (2007 est.)                  0 m cúbicos (2006)

Importación- gas natural :

0 m cúbicos (2007)                          0 m cúbicos (2006)

Reservas-  comprobadas gas natural:

184.700 millones de m cúbicos       67.890 millones m cúb.

(1º. Enero 2006 est.)                          (1º. Enero 2006 est.)

 

 

Como puede observarse, Vietnam produce seis veces más petróleo que Cuba, pero consume casi el doble de lo que consume la Isla. Las reservas de petróleo cubanas comprobadas son superiores a las vietnamitas, aunque son inferiores las de gas natural, cuya producción se consume totalmente en ambos países. No obstante, Vietnam reclama  las Islas Spratly, en el Mar de la China meridional, en disputa con varios países de la región, donde se calculan potenciales reservas de petróleo y gas.

 

El modelo político no difiere

 

Cuatro meses antes que en Cuba, en abril de 1992, se aprobó una nueva constitución en Vietnam que igualmente mantuvo los principios de las anteriores, variando las referencias ahora obsoletas al campo socialista o la Unión Soviética. Se reafirmó en ellas el rol central del Partido Comunista así como el sistema de organizaciones autorizadas por éste.

 

En ambos casos se volvió a proclamar el compromiso de construir el socialismo, aunque se ha señalado que en Vietnam desde entonces se ha reducido el peso de la ideología a favor del desarrollo económico.

 

No obstante, aunque en ese país asiático se ha incrementado el nivel de competitividad industrial y su producto interno bruto sigue creciendo, son muy bajos los índices de libertades económicas según estudios de la Heritage Foundation y el Wall Street Journal.

 

Por su parte, el Banco Mundial considera que todavía son muy altas las trabas burocráticas para hacer negocios en ese país

 

¿Qué ocurre entonces en el aspecto de las libertades civiles?  Para Reporteros sin Fronteras, Vietnam ocupa el lugar 162 de 169 posibles en cuanto al respeto de la libertad de prensa. 

 

Pero por otra parte en el 2006 el Departamento de Estado de Estados Unidos reportó amnistías y reducciones de condenas. Además de los reos comunes beneficiados esa decisión incluyó a varios activistas políticos y religiosos. Un año más tarde, en mayo de 2007, Amnistía Internacional alertaba de la condena a varios años de prisión a los opositores pacíficos, Le Nguyen Sang, médico, al periodista Huynh Nguyen Dao y al abogado Nguyen Bac Truyen. Siguiendo la misma táctica que en Cuba, se encarcelan a unos y se liberan a otros., por lo que en Febrero salió en libertad la escritora Tran Khai Thanh Thuy, pero el gobierno continúa manteniendo presos o bajo arresto domiciliario a otros activistas pacíficos.

 

Mientras esto sucede en Vietnam, son engañosas las señales de la Sucesión en Cuba. Después de nombrar a uno de sus más firmes seguidores como Ministro de las FAR, un Raúl Castro vestido de civil prometía ponerse solo en contadas ocasiones el uniforme militar. Como flamante Presidente del Consejo de Estado se puso un traje en la entrevista con el número dos de la Santa Sede, el Cardenal Bertoni, y recibió así al Presidente de Mozambique, Armando Emilio Guebuza.

 

Pero a continuación, rodeado de los Comandantes de la Revolución, retomó el uniforme de General de Ejército en tres conmemoraciones políticas: la fundación del III Frente por Almeida; la del II Frente comandado por él y en el 130 Aniversario de la Protesta de Baraguá. Cuando se esperaba una fachada civilista, Raúl Castro se desmarca mostrando la espada, hasta tal punto que ordenó a Machado Ventura, su Primer Vicepresidente, que hace muchos años viste ropa civil,  volver a ponerse el uniforme.

 

Se filtran medidas del gobierno encaminadas a eliminar prohibiciones calificadas por el general Castro de absurdas, y de inmediato el Director de Granma escribe un artículo donde coloca entre comillas la palabra prohibiciones y expresa su preocupación de que algunos crean que esas decisiones resuelvan, “necesidades domésticas acumuladas, espirituales o que tengan un reflejo automático en el consumo.”¿Se quiere más claridad?  Las “medidas” no van a resolver nada esencial. No son siquiera "cambios tácticos", como las califica el Sr. Caleb McCarry, coordinador del Departamento de Estado para la Transición en Cuba.

 

Raúl Castro no tiene que hacer ni dos, ni tres. Le bastaría con hacer un solo Vietnam a la medida, con algunas libertades económicas, sin poner en peligro el control político que ha demostrado que es suyo y de sus generales.

 

No tiene a su favor la ventaja de los vietnamitas con Ho Chi Minh, muerto hace casi 40 años y momificado en su mausoleo de Hanoi, pero si sus planes son de reformas, Fidel Castro, el mayor obstáculo para realizarlos, cada día influye menos en la Isla.

 

Nadie se imagina una guerrilla de talibanes criollos suicidas, enfrentados al Ejército y dispuestos a inmolarse en favor del inmovilismo.

 

¿Qué espera Raúl Castro para hacer algo serio?