Cubanálisis El Think-Tank

             ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

 

 

 

     Antonio Arencibia, La Coruña, España

  

 

 

                               

                                                                                                                                                            

 

LA REVOLUCIÓN ENERGÉTICA DE EEUU REPERCUTE EN EL RESTO DEL MUNDO (II)

 

La lucha por el mercado asiático

 

Según el professor Igor Tomberg, jefe de Investigaciones en Energía y Transporte de la Academia de Ciencias de Rusia, “el elemento más relevante en estos momentos, que desgraciadamente no recibió mucha atención en el Foro de Países Exportadores de Gas [de Moscú], es la lucha por los mercados de gas de Asia, que ya ha comenzado” [10].

 

Después del desastre de Fukushima se ha producido el cierre de otras plantas nucleares en países que son importantes consumidores energéticos, lo que junto al incremento de la demanda de gas licuado en América Latina y el Medio Oriente ha provocado cierta escasez. Por eso dos grandes economías competidoras, China e India, han elevado el precio del gas nacional para garantizar el suministro del gas importado. Mientras China lo ha incrementado en más de un 15 por ciento promedio, India prácticamente lo duplicó.

 

Como consecuencia, los precios más altos ya han empezado a provocar el desvío de las exportaciones hacia esos mercados asiáticos en detrimento del europeo [11]. Y en respuesta a esa típica maniobra mercantil para incrementar la oferta, entra en juego Estados Unidos, que ya aspira a que esa dinámica región del globo sea el principal cliente de su GNL de esquisto que empezará a exportar a partir del 2015.

 

¿Quiere esto decir que Rusia quedará fuera del negocio asiático por el incremento de ventas de GNL? Para nada, pues como reportaba Reuters el pasado jueves, Vladimir Putin declaró en Siberia que Rusia tiene la intención de jugar un papel importante en el abastecimiento a la región Asia-Pacífico.

 

En este sentido, la agencia noticiosa recuerda que en junio la petrolera Rosnef firmó un acuerdo con China para incrementar la entrega de petróleo a un millón de barriles diarios. A esto se le suma la información del diario ruso Vedomosti de que Gazprom ha destinado $ 38,000 millones para la licitación del gasoducto “Poderío Siberiano” que llevará gas natural a la nueva planta de gas licuado de Vladivostok, en la costa rusa del Pacífico [12].

 

Visto lo anterior, hay que señalar que no obstante los avances y presiones de la Unión Europea por frenar el monopolio de Gazprom sobre los precios del gas, Rusia seguirá siendo un abastecedor energético fundamental, tanto del Viejo Continente como de Asia, debido a sus enormes reservas, su ubicación euroasiática y su sistema de extensos gasoductos.

 

Cambios en México

 

Después de analizar el impacto de la Revolución del Gas de Esquisto en las grandes economías, es imprescindible abordar que significado está teniendo para los países de América Latina y el Caribe.

 

En la primera parte de este trabajo se planteaba que las compras de gas a México de Estados Unidos en el año 2012 se habían reducido a menos del uno por ciento con relación al 2007. Ahora se puede plantear el reverso de esta situación, pues desde el 2008 al presente se ha multiplicado la importación por México de gas norteamericano en un 92 por ciento.

 

En ese sentido los especialistas consideran que en poco tiempo los vecinos del sur empezarán a absorber una décima parte de la producción de gas de Estados Unidos mediante gasoductos, y a un costo menor que el gas licuado, y aducen que una de las razones para ello es que México, entre otros cambios importantes en el sector energético, está dejando de generar electricidad con petróleo y lo ha sustituido por gas [13].

 

Además, el nuevo presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha prometido impulsar una reforma que modifique el artículo 27 de la Constitución que reserva al Estado la propiedad de los hidrocarburos, para que se permita la inversión privada en la estatal Pemex (Petróleos Mexicanos).

 

Gas de Bolivia para Brasil y Argentina

 

Durante el Foro de Moscú de dirigentes de países exportadores de gas (FPEG) estuvo presente el mandatario boliviano Evo Morales, pero la cobertura que le dio la prensa a su viaje a Rusia no estuvo relacionada con el Foro, sino con su regreso a La Paz, cuando se produjo un grave incidente diplomático al prohibir varios países europeos el tránsito de la nave presidencial que lo conducía.

 

Poco, o casi nada, podía aportar Morales en una reunión que ya vimos se basaba en el diferendo entre Rusia y Europa por los precios del gas, puesto que Bolivia, gran productor de gas natural, solo lo vende a Brasil y Argentina. Por otra parte hay que recordar que después de asumir la presidencia en enero del 2006, Evo Morales nacionalizó el sector del gas, obligando a las compañías extranjeras a renegociar, lo que afectó a la brasileña Petrobras, la francesa Total, al consorcio hispano argentino que formaban entonces Repsol e YPF y a otros grandes inversionistas.

 

Después de firmados nuevos acuerdos entre la estatal boliviana YPFB y Petrobras, Brasil se ha convertido en el principal importador, recibiendo en el 2010 el 80 por ciento de las exportaciones de gas del país andino. Argentina, por su parte, aunque produce más gas natural que cualquier otro país suramericano es también el mayor consumidor, por lo que es también importadora de grandes cantidades y se ha convertido en el segundo destino del gas boliviano [14].

 

Para cumplir los compromisos contraídos por Bolivia de abastecer a Brasil, se construyó el gasoducto (GASBOL) que une a los dos países, que al ser terminado en el año 2000 se convirtió en el mayor de América del Sur. Para abastecer a Argentina, además del emplear el viejo gasoducto YABOG, los presidentes Evo Morales y Cristina Fernández inauguraron el Gasoducto de Integración “Juana Azurduy” (GIJA), en junio del 2011.

 

Hay que puntualizar que Bolivia se encuentra sometida a las presiones de dos grandes vecinos, Brasil y Argentina, que compiten entre sí para que les priorice el suministro de gas natural. A esto se le suma que por su atraso tecnológico, la nación andina ha estado desaprovechando por décadas valiosos componentes de su gas natural. 

 

Por eso, independientemente de los absurdos políticos y las declaraciones obtusas del presidente Evo Morales, hay que reconocer como un paso significativo el proyecto de industrialización de los hidrocarburos bolivianos que empezó el pasado mes de mayo con la inauguración de una planta separadora de líquidos en el Departamento de Santa Cruz, con la que Bolivia producirá dos valiosos tipos de gasolina y GLP (gas líquido del petróleo) para uso doméstico [15].

 

Promesas incumplidas sobre gas venezolano 

 

De la presencia de mandatarios de América Latina en el FPEG de Moscú puede decirse que la menos legítima fue la de Nicolás Maduro, y no solo por causa de sus discutidos y escasos votos de ventaja en las presidenciales del pasado 14 de abril, sino porque tampoco representaba en aquel cónclave a un país exportador de gas.

 

Según algunos estimados Venezuela posee las segundas mayores reservas de gas natural del hemisferio occidental, pero consume más de lo que está produciendo. Lo curioso del caso es que el mayor consumidor venezolano es PDVSA, pues el gas natural se “re-inyecta” en los pozos petroleros para ayudar en la extracción del crudo. Debido al declive productivo de muchos campos petroleros venezolanos, desde el 2005 se ha incrementado en más de un 50 por ciento la reinyección de gas natural [16].

 

Con ese alto consumo industrial, a pesar de sus enormes reservas, Venezuela tiene que importar gas de Colombia en estos momentos. Pero como escribe José Toro Hardy en El Universal de Caracas, la verdadera causa es que:|

 

[…] durante los últimos 14 años Venezuela paralizó el Proyecto Cristóbal Colón, que lo hubiese transformado en un gran exportador de gas. Después degradó dicho proyecto a uno mucho más chucuto [deficiente] al cual se le dio el nombre de proyecto Mariscal Sucre […] Algún tiempo después se anunció que al oeste de la Península de Paraguaná una empresa española [Repsol] había encontrado una gigantesca reserva de gas natural no asociado […] Pero del gigantesco proyecto al oeste de la Península de Paraguaná, que se sepa, aún no ha salido ni un pie cúbico de gas, como tampoco del Mariscal Sucre. De paso, hace muchos años se construyó un gasoducto para exportar gas a Colombia. El gasoducto está en operación pero en sentido inverso al cual fue diseñado [17].

 

En efecto, una rápida revista a titulares y notas de prensa de la época de Chávez revelaría grandes planes incumplidos en el sector del gas. Desde el 2008 el difunto caudillo se enfrascó en el desarrollo de reservas de gas que se habían descubierto en aguas nacionales. La exportación de gas se calculaba para el 2014 sobre la base de la participación en grandes proyectos de los principales consorcios de gas mundiales. Pero algunos se han paralizado o atrasado, como Campo Dragón, donde en el 2010 se hundió una plataforma semi-sumergible, o el conocido como Cardon IV, que desarrolla PDVSA junto a Repsol y la italiana ENI, que no empezará a producir hasta el 2014.

 

Los actuales dirigentes del chavismo han iniciado con retraso el empleo de gas natural para generar energía eléctrica. Esto, que se ha hecho también en México, supone la costosa construcción de una red de gasoductos en Venezuela y la compra de grupos electrógenos a gas.

 

Por todo lo anterior, uno de los más prestigiosos think-tank británicos, The Economist Intelligence Unit, ha vaticinado recientemente que “la producción de gas natural de Venezuela seguirá marchando muy por detrás de las necesidades del país” [18].

 

¿Habrá repercusiones en Cuba?

 

Aún sin entrar en el contexto específico del problema cubano, cualquier país puede verse afectado si no se mueve con rapidez ante cambios tan serios en precios, suministros y desarrollo de tecnologías como los que ha producido en el mundo la Revolución del Gas de Esquisto de Estados Unidos.

 

En diciembre del 2005, cuando ya se estaba avanzando en la tecnología de extracción de gas y petróleo de ese tipo, Fidel Castro ordenaba una “Revolución Energética”. Aquel plan del Comandante le hizo exclamar con su inmodestia típica que “habrá un antes y un después de la Revolución Energética de Cuba, de la cual podrán derivarse lecciones útiles para nuestro pueblo y para los demás pueblos del mundo”.

 

En consecuencia, se implementaron en la Isla medidas bastante contradictorias: por una parte, la compra de “grupos electrógenos diesel y de fuel-oil”, y por otra parte reconocer que se debía producir “mayor cantidad de electricidad en base a gas natural, que es definitivamente mucho más económico que generar con productos derivados del petróleo” [19].

 

Indiscutiblemente, el plan de Fidel Castro de vender de forma obligatoria a la población “modernos módulos de cocción” y sustituir los “refrigeradores, ventiladores, hornillas y calentadores de agua” por electrodomésticos comprados en China, ha fracasado.

 

En este año el gobierno neocastrista se ha visto obligado a cambiar lo establecido ante el alto costo para las familias del empleo de parrillas y arroceras eléctricas en la cocción de alimentos. Según un artículo al respecto, de dos periodistas independientes, “[e]l Banco Mundial estimó que el año pasado, los cubanos gastaban 160 pesos al mes en electricidad, casi el 40 por ciento del salario promedio” [20]

 

Por eso se han dado pasos para la venta liberada de gas doméstico, pero como en todas las medidas de Raúl Castro, hay un “poco a poco”: primero se hará un plan piloto en Isla de Pinos. El anuncio le correspondió hacerlo a Marino Murillo, quien dijo que se aplicaría el pilotaje durante el 2013. Según el artículo de los periodistas independientes cubanos, hasta el mes de enero pasado ciertos núcleos familiares recibían solamente “dos cilindros de gas licuado de petróleo, GLP, al año, pagando un precio subsidiado de siete pesos cubanos”.

 

Se sabe que en los últimos años se ha incrementado la producción de gas natural en Cuba. Según datos de la Administración de Información Energética de EEUU, en el 2011 se produjeron casi 38 mil millones de pies cúbicos, aunque según esa fuente ha descendido de los volúmenes de 50 mil millones p/c producidos en 2008 y 2009.

 

Como no tenemos datos del uso del gas producido, no sabemos la proporción de su utilización en la industria, si se emplea o no para la generación de la electricidad, si se está empleando o no en la “reinyección” de pozos petroleros en declive, o qué por ciento se destina a la población, pero lo que sí sabemos es que la norma bajo el régimen de los Castro en este último medio siglo es que las decisiones siempre priorizan los intereses del Estado por sobre los de los individuos y las familias.

 

Si a esto le añadimos el fracaso de las prospecciones petroleras en aguas profundas de Cuba, el “tabú” castrista a producir etanol en la desmantelada industria azucarera, y la imposibilidad de un incremento de las subvenciones por parte de los chavistas, es evidente que pasará mucho tiempo antes de que los cubanos se puedan beneficiar de los niveles de vida y las ventajas tecnológicas que ya son asequibles para grandes mayorías en muchas otras partes del mundo.

 

Notas

 

[10] Igor Tomberg, The Gas Summit in Moscow: What Has Been Left Unsaid? Strategic Culture Foundation on-line journal, 06.07.2013.

 

[11] India, China gas reforms open door to more imports, Reuters, July 4, 2013.

 

[12] Russia can find niche in Asian gas market: Putin, Reuters, July 17, 2013

 

[13]Keith Schaefer, A Surprising New Twist in the U.S. Natural Gas Market, www.oilprice.com, 01 July 2013.

 

[14] U.S. Energy Information Administration, July 24, 2012; August 23, 2012.

 

[15] Morales inaugura planta y da luz verde a la industrialización del gas, Diario La Razón, La Paz, 11 de mayo de 2013.

 

[16] U.S. Energy Information Administration, October 3 2012.

 

[17] José Toro Hardy, Una opereta en varios actos, El Universal, 9 de julio de 2013.

 

[18] Argentina/Venezuela gas: Gaseous plans, The Economist Intelligence Unit, June 26th 2013.

 

[19] Revolución Energética, Centro de Información para la Prensa, www.revolucioncubana.cip.cu

 

[20] Carlos Rodríguez y Laura Paz, Gobierno cubano pone a prueba reforma energética, Institute for War and Peace Reporting,  25 Jan 2013.