Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS 

                                                      por Antonio Arencibia

CUBA: CON LA VISTA PUESTA EN EL FUTURO INMEDIATO

 

 

A fines del mes de enero se empezaron a apreciar señales de una especie de retorno a medias de Fidel Castro al gobierno efectivo. Su hermano, formalmente a cargo de sus funciones, empezó un proceso de desvanecimiento de los primeros planos. A medida que se especulaba en torno a la “recuperación” de salud del dictador se hacían más escasas las declaraciones y apariciones públicas de Raúl Castro. Muchos veían en esto el fin de la interinatura de Raúl y su regreso a funciones de control militar del país, y concluían que tal situación favorecía la tendencia continuista de los “talibanes” criollos frente a las reformas dentro del sistema propugnadas por los “raulistas”.

 

No había que ser ni optimistas ni agoreros, sino observadores de los pasos del régimen de La Habana,  para comprobar que el canciller Pérez Roque, (que había sido ridiculizado en público poco antes por el General Castro), iba resurgiendo como protagonista durante un periplo por India, Vietnam y China, en el que era portavoz de notables acuerdos económicos.

 

Paralelamente, Carlos Lage seguía representando a Cuba en las negociaciones con Chávez al encabezar una importante delegación, que acordó la creación de 12 nuevas empresas mixtas con Venezuela. Más tarde, durante la firma en La Habana de los convenios de la VII Comisión Intergubernamental, Lage estuvo junto a Raúl y el Ministro de Energía y Petróleo venezolano, Rafael Ramírez, en la presidencia. Recientemente, como vicepresidente del gobierno, Lage  representó a Fidel Castro en Barquisimeto en la V Cumbre de la Alternativa Bolivariana para Las Américas, (ALBA), que no pudo realizarse en La Habana.

 

El factor tiempo en marcha

 

A pesar de las expectativas, Castro no ha reaparecido en público, ni el 2 de diciembre, ni en la conmemoración oficial de su 80 cumpleaños ni en la movilización nacional por el Primero de Mayo. Como en una parodia del cuento se dice una y otra vez que Castro regresa, y como no sucede (pero nos sabemos el final), entonces queda la duda de si de veras “viene el lobo”. Pero el tiempo se ha convertido en un elemento crucial para el régimen. El ‘Secreto de Estado’ que ha generado la provisionalidad de los últimos nueve meses, está obligado a revelarse en uno u otro sentido

 

Las especulaciones de los medios masivos internacionales al respecto, no han llegado al desinformado hombre de a pie en la Isla, pero es evidente hasta para el último de los ciudadanos, que no bastan fotos, videos o artículos para sustituir a quien hizo de su sempiterno protagonismo una agobiante presencia en los hogares cubanos. La supuesta teledirección telefónica de Fidel Castro es inefectiva.  El hombre que se caracterizó durante décadas por la micro dirección del país está ajeno a los detalles y eso lo hace errar el tiro como se evidenció en su insistente intervención en el asunto del etanol.  De lo cual se desprende que para mantener el poder la nomenklatura cubana requiere cada día más una definición: si no de gobierno, por lo menos de gobernante.

 

Esto es especialmente valido en la esfera internacional.  Los chinos tuvieron una entrevista reciente con el caudillo en receso  donde le entregaron una carta con los votos de Hu Jintao por su recuperación, pero de inmediato transmitieron saludos verbales del líder asiático a Raúl Castro en la reunión de trabajo.

 

Por otra parte no basta que se retrate Carlos Lage ataviado con una banda alegórica en la reunión del ALBA con Chávez, Evo Morales y Daniel Ortega. Por ahora es una deferencia a su jefe incapacitado de asistir ni siquiera a una reunión en su propio país, pero en lo adelante, el nivel de los compromisos que se adquieren va a requerir que Cuba esté representada por un mandatario en propiedad.

 

Tras tantos meses de ausencia de Fidel Castro, lo adecuado hubiese sido un viaje del general Castro a Venezuela. Esto señalaría además que todo está bajo control en la Isla, pero aunque a Raúl le gustaría buscar un pretexto para no ir a reírle las gracias al Coronel de Sabaneta, no parece querer quitarle la vista de encima a otros aspirantes a “herederos”, no puede dejar de observar como se controla a la ciudadanía ni puede confiarse en que sus subordinados manejen “adecuadamente” serias situaciones, como las ocurridas en diciembre y  mayo - en Oriente y La Habana-, con reclutas de las Fuerzas Armadas.

 

La dinámica de los plenos

 

Durante la primera etapa de su interinatura, después de un par de meses en que se resistía a aparecer en funciones de principal dirigente, Raúl impulsó un proceso de críticas dentro del sistema que se reflejó en la prensa oficialista. Simultáneamente empezaron a celebrarse Plenos del Partido Comunista de principios de octubre a fines de diciembre de 2006 en ocho de las catorce provincias del país, en seis de los cuales –según lo publicado- se repetían los viejos clichés de criticar sobre todo aspectos subjetivos: indisciplinas, falta de exigencia, etc. y destacar los "logros" energéticos, de salud, esperanza de vida, etc.

 

Pero en Cienfuegos y en Provincia Habana las direcciones provinciales del Partido Comunista sí hicieron énfasis en los planteamientos de Raúl Castro de la necesidad de erradicar irregularidades en la comercialización de los productos agrícolas, en sus precios de venta a la población y resolver el atraso en el pago de deudas a los productores por entidades estatales.

 

Como vemos, el respaldo del PCC a las tibias iniciativas del 2º. Secretario, se centró en la periferia de la capital y en una provincia como Cienfuegos, que parece tender a la modernidad. Los jerarcas de provincias lejanas, ya sean Pinar del Río u Oriente, siguieron en lo suyo, poco dispuestos a arriesgarse en movimientos “atrevidos” o prematuros hasta tanto se confirmase una sucesión oficial de Raúl que no se producía. Todo seguía una especie de partitura, hasta que se suspendieron repentinamente las reuniones provinciales del Partido durante más de tres meses.

 

Alarcón prepara el andamiaje

 

Pero a mediados de abril se reanudaba este tipo de actividad con un sorprendente segundo pleno en Pinar del Río, seguido a fines del propio mes por el primer pleno de Matanzas, ambos con el estilo y temas similares a los de antes de la operación de Fidel Castro.

 

Para explicarnos la reanudación de las reuniones provinciales del PCC, aunque sea con el viejo formalismo partidista, hay que abordar la cuestión de las “elecciones” del Poder Popular de fines del 2007 y enero del 2008. La organización de la votación a nivel nacional recae en Ricardo Alarcón y requiere de considerables recursos y coordinaciones para movilizar a una ciudadanía hastiada del inútil ritual, y su importancia explica el celo de Alarcón ante la prensa extranjera en los últimos nueve meses al insistir en que la Asamblea Nacional del Poder Popular es el marco oficial de cualquier sustitución en la Jefatura del Estado y el Gobierno, acorde con la llamada “legalidad socialista”.

 

Desde la institucionalización de 1972, orientada y casi impuesta por los soviéticos, siempre quedó claro que el Gobierno Revolucionario en vigencia desde 1959 iba a ser sustituido por un aparato mucho mas complejo pero que también se sometía a las órdenes absolutas del dictador. El problema fundamental hoy en día es si Fidel Castro está o no capacitado para reelegirse como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y por lo tanto todo el andamiaje tiene que prepararse por si tiene que ocurrir un cambio de jefatura. Esto es válido no solo para Raúl Castro sino para cualquier otro que ocupe  cargos de los muchos que detenta Fidel Castro y que pueda dejar vacantes.

 

Y aquí volvemos a los plenos del PCC. Antes que se haga pública cualquier modificación en la reunión de enero del 2008 de la Asamblea Nacional, esta habrá sido tomada en el seno del Partido Comunista. Por ello puede esperarse una conferencia partidista previa o una reunión ampliada del Comité Central en el caso de que se oficialicen cambios en enero.

 

El gobierno silencioso de Raúl

 

El 2º.Secretario del PCC y Ministro de las FAR aprendió el arte de trabajar en la sombra después de la connotación alcanzada por los fusilamientos de Oriente en 1959. Se acostumbró a  resurgir en determinadas coyunturas en función de defenestrador político de antiguos protegidos o subordinados cumpliendo órdenes de su hermano. Sabe aparecer y desaparecer de la vista pública por largos períodos de tiempo y ahora está jugando sus cartas para evitar una crisis de gobernabilidad. Por eso el Primero de Mayo, no solo presidió el acto central en la capital cubana, sino se hizo retratar junto a Ramiro Valdés.

                                                                                                    

Se ha hablado mucho del pacto entre el General de Ejercito y el Comandante de la Revolución y se ha especulado sobre la terminación del mismo, pero esta aparición juntos en la tribuna es una señal pública de unidad de los “históricos” en el poder, ante la ausencia de Castro, como ocurrió durante el desfile militar del 2 de Diciembre pasado.

 

 

 Al pasar a un segundo plano ante el creciente protagonismo noticioso de su hermano convertido en articulista inveterado del Granma, Raúl Castro no ha abandonado las ideas que sustentara públicamente respecto a lo que debe arreglarse dentro del fallido sistema vigente pero ha tenido que disponer de otros medios para que no haga crisis. 

 

De esto no hay mejor evidencia que un artículo del 5 de mayo del órgano oficial del PCC, mucho más importante para la población que las peroratas sobre el etanol y los alimentos que escribe el convaleciente Castro. Vale la pena citar el resumen que la periodista Raisa Pagés hace de las declaraciones de Orlando Lugo, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños:

 

“No hay pagos fuera de término a los campesinos por parte de los ministerios de la Agricultura y del Azúcar, se aumentaron los precios por quintal a la papa, café y coco y evalúan subir los de leche, carne de res y cítrico para la industria.”  

           

¿Y esto cuándo y cómo ocurrió?

 

Pues sin fanfarria y en el seno del Consejo de Estado, del que el presidente de la ANAP (Asociación Nacional de Agricultores Pequeños) forma parte y que en ausencia de Fidel, preside Raúl Castro. No hay que olvidar que el movimiento campesino fue hechura del II Frente y no solo gozó de la atención directa de su Comandante, sino que sus fundadores, como “Pepe”Ramírez, procedían de ese frente oriental.

 

Como señala esta información de la periodista Pagés, debido a “daños climáticos” a la cosecha de papas en Provincia Habana, se subió el precio del quintal hasta 30 pesos, por lo que según Lugo, “no ha ocurrido una debacle económica en las cooperativas paperas”. Quien esto escribe, que sabe del papel de ese tubérculo en el abastecimiento a los hogares habaneros, puede añadir que se trató de atenuar una gravísima situación social en la capital.

 

Como noticia compensatoria para los habaneros de la mermada cosecha de papas, el dirigente del ANAP  dijo que el próximo 12 de mayo, vísperas del Día de las Madres, se hará una feria gigante en las calles aledañas al estadio Latinoamericano y acudirán cooperativas ubicadas en la zona comprendida entre Pinar del Río y Ciego de Ávila,

 

No cesan los retos

 

El gobierno interino de Raúl Castro, se ha tenido que ocupar en silencio, de los problemas alimentarios de verdad, en vez de las hipotéticas cosechas del Tercer Mundo que su delirante hermano teme se conviertan en etanol. Pero también el Consejo de Estado va a tener que abordar temas mucho más dramáticos, y no nos estamos refiriendo al otorgamiento de una condecoración póstuma al oficial muerto durante la operación para frustrar el secuestro por dos soldados de un avión para viajar a Estados Unidos. Se trata de la expectativa que hay sobre cual será la sentencia de los tribunales militares cubanos en este caso.

 

Según declaró al respecto a la agencia de prensa alemana DPA, Elizardo Sánchez Santa Cruz, coordinador de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, “[L]a aplicación de la pena de muerte sería un gran retroceso en el tema de los derechos humanos”, pero dijo confiar en que no será finalmente aplicada porque “el contexto internacional no favorece el endurecimiento” de la política de sanciones.

 

En este contexto es válido traer a colación las observaciones que el politólogo Juan Benemelis hiciera a quien esto escribe:

 

“…aunque estamos muy centrados en el análisis de la dinámica de las vertientes grupales [en pugna por el poder],  el entorno es cada vez más importante. Cada mes que pasa es más difícil para Raúl y no se resuelven los problemas de la población. Para cuando sea muy tarde para Raúl […] la respuesta estará en los cuarteles y en la calle”