Cubanálisis El Think-Tank

             ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

 

 

 

     Antonio Arencibia, La Coruña, España

  

 

 

                               

                                                                                                                                                            

 

AÑO 2015: GRANDES Y PEQUEÑOS ACTORES EN EL TEATRO MUNDIAL

 

El propósito de este trabajo no es adivinar lo que sucederá en el año que ahora empieza, sino solamente mostrar cuales son las principales tendencias económicas y políticas en curso. Algunas de ellas son bastante conocidas por formar parte de nuestro entorno, pero hay otras más lejanas en espacio o información que también pueden impactarnos. Habrá abundancia de cifras y datos porque hay que fundamentar los principales indicadores. Se presentará en forma de resumen como se proyectan algunas de esas tendencias y de qué manera afectan o benefician a países grandes y pequeños en el año que comienza. Cada epígrafe agrupará varios temas interrelacionados.

 

La economía mundial se desacelera

 

Nadie discute que seguiremos viviendo bajo la hegemonía supranacional del capital financiero, que es el primero en subir al bote salvavidas en caso de crisis. Ciertamente, el desarrollo económico de los países de Asia y el surgimiento de una fuerte clase media en países de América Latina, como Brasil, no puede desvincularse del libre flujo de capitales y mercancías, aunque ya se advierte el peligro social que representa la gran desigualdad de ingresos en todos los continentes, y que es más evidente en los superpoblados países asiáticos.

 

Por su papel preponderante, los mercados de bienes y valores y los mercados monetarios continuarán siendo el motor o el freno ante cualquier cambio o nueva tendencia. Un ejemplo reciente en sentido negativo es el tremendo declive del rublo que está borrando las aspiraciones rusas de que su moneda sea una divisa internacional estable. En sentido contrario, y debido a que Estados Unidos está saliendo de la crisis global del 2008 antes que otras naciones, el dólar vuelve a ser la divisa más apreciada al ganar un 10% de valor sobre el euro en el último semestre del 2014, debido a la debilidad de las economías de Europa y Japón y a un crecimiento del 5 por ciento del PIB estadounidense en el tercer trimestre de este año, el mayor desde igual etapa del 2003.

 

Según muchos gobiernos europeos el euro está sobrevalorado, y por eso los analistas de Goldman Sachs vaticinan que su depreciación se prolongará, al menos, dos años, y puede llegar a bajar hasta situarse a la par con el dólar. Esto traería como resultado una mayor competitividad, ya que se abaratarían los precios de venta e incrementaría la exportación de mercancías europeas, elemento necesario para salir de la crisis que ya afecta a Francia y ralentiza la economía de Alemania.

 

Los líderes de China, la segunda economía planetaria, dicen que se ajustarán a la “nueva norma” y por eso aminorarán la velocidad de crecimiento en el próximo año. Lo que pasa es que China no puede seguir siendo la fábrica del mundo cuando hay una contracción de importantes mercados en Europa y en América Latina.

 

El Banco Nacional Suizo cree que se avecina una guerra entre las divisas y en consecuencia ha dictado una medida inusitada: la aplicación de una tasa de interés negativo de un 0,25% anual a los depósitos bancarios en ese país. Este impuesto les protege de la caída de valor del rublo, y del yen japonés, y trata de garantizar la estabilidad de su moneda, el franco suizo.  Con esto se empiezan a cambiar las reglas del juego para quienes atesoran sus riquezas en bancos suizos y evaden impuestos en sus países de origen, pero lo más preocupante es que crea desconfianza en los mercados donde se teme que sea un signo de que otra crisis financiera se esté gestando.

 

Estamos viviendo una guerra energética

 

Los países sunitas miembros de la OPEP acordaron no rebajar la producción petrolera para que la caída de precios afecte a Irán y a Estados Unidos. El primero, porque es un enemigo religioso (chiita), y el segundo porque es un rival en potencia ya que se ha librado de la dependencia petrolera externa con su tecnología del gas de esquisto y se prepara a exportar hidrocarburos. No contentos los sauditas con mantener su elevada producción petrolera, están ofreciendo su petróleo en Asia para enero a un precio de $1.50 menos el barril en comparación con el de diciembre. Esto no es otra cosa que un dumping para eliminar o bloquear competidores, acción que en Estados Unidos se toma como una declaración de guerra comercial por parte de sus viejos suministradores árabes.

 

La caída sostenida de los precios del barril de petróleo tipo Brent ha sido de 115 a 60 dólares, casi un 50% menos de julio a diciembre de este año, lo que hace incosteable la producción de gas de esquisto (shale gas) en Estados Unidos y la explotación del petróleo en las arenas bituminosas (tar sands) en Canadá y afecta en esos dos países incluso a compañías petroleras de tecnología tradicional que ya han anunciado recortes en sus inversiones de capital y despidos masivos de trabajadores. No obstante, hay que apuntar que la abundancia de gas y petróleo, y la tecnología para aprovecharlos, constituyen una garantía para el futuro de esos dos países de América del Norte.

 

Las naciones más afectadas por la caída del precio de los hidrocarburos son Rusia y Venezuela, cuyas monedas se han depreciado significativamente. Hay otros países que resultan  perjudicados aunque en menor grado, como Brasil, Argentina, e incluso Canadá, cuyo dólar se valora a una muy alta correlación con el precio del petróleo.

 

Debido a las sanciones económicas de Occidente por la anexión de Crimea, Rusia se ha acercado a China, acordando el suministro de hidrocarburos a gran escala y a largo plazo. Pero Pekín no va a depender solo de su vecino como proveedor energético y está construyendo más de 25 reactores nucleares. El objetivo es  prescindir del  carbón que actualmente se emplea para producir el 80% de la generación eléctrica, pero es la causa principal de la enorme contaminación que caracteriza al gigante asiático. Como con cada dólar que cae el precio del barril de crudo China se ahorra 2,000 millones cada año, no se puede dudar que presione a Rusia y a Venezuela para reajustar los acuerdos firmados de suministros petroleros a largo plazo.

 

La nueva amenaza del Estado Islámico cambia alianzas

 

Se está llevando a cabo una alianza táctica puntual entre Estados Unidos e Irán para  eliminar el peligro del Estado Islámico (EI). Las operaciones semi-secretas en territorio iraquí han sido reportadas por fuentes israelíes que señalan que fuerzas iraníes de la milicia popular Basij combaten al EI junto a las milicias Kataib Hizbolá de Iraq y que son las que guardan Bagdad y las ciudades chiitas del sur del país.

 

Las monarquías del Golfo (Arabia Saudí, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Catar) enfrentan la amenaza de los yihadistas en sus países y la influencia creciente de Irán en la región y acaban de anunciar la formación de una policía antiterrorista común y una fuerza naval conjunta. Esos países sunitas quieren evitar el contagio de la llamada Primavera Árabe, y consideran que Obama erróneamente apoyó a la Hermandad Musulmana en Egipto, una amenaza que hubo que eliminar.

 

En Iraq el EI está siendo enfrentado por otra nueva alianza esta vez entre tropas chiitas del ejército nacional y combatientes kurdos, que tratan de impedir que los yihadistas se sigan apoderando del petróleo del Kurdistán Iraquí, cuya venta muy por debajo de los ya bajos precios del mercado le están reportando ingresos de unos 2 mil millones de dólares.

 

La crisis de Rusia y sus peligros

 

Una visión simplista sería creer que la economía de Rusia está hoy en crisis debido a las sanciones que le han impuesto Estados Unidos y la Unión Europea por su anexión de Crimea y el apoyo a los separatistas del este de Ucrania. No se puede negar la afectación de las sanciones pero el elemento demoledor es el desplome de los precios de los hidrocarburos que afecta a un país, que a pesar de haber abandonado el comunismo hace más de 20 años, mantiene una frágil estructura económica muy dependiente de las exportaciones de petróleo y gas.

 

Por eso el rublo se ha deteriorado sin importar la subida de intereses del 10,5 al 17 por ciento decretada por el Banco Central de Rusia el martes 16 de diciembre, ni la venta de divisas fuertes por el Ministerio de Finanzas de Rusia para sostener su moneda. El Kremlin que dice disponer en tesorería algo más de 400 mil millones de dólares, en lo que va de año ha vendido más de 80 mil millones de dólares para estabilizar la moneda, lo que se ha logrado parcialmente en Navidad al subir a 52 rublos por dólar. A ello ha contribuido que el gobierno implantara de forma silenciosa medidas de control monetario, con supervisores en las principales oficinas bancarias y limitando la cuantía de los cambios de divisas.

 

La baja de la moneda rusa está afectando también a las exrepúblicas soviéticas de Asia Central y el Cáucaso, siendo Armenia, Georgia, Kirguistán y Tayikistán las más golpeadas porque reciben millones de dólares anuales desde Rusia por concepto de remesas de cientos de miles de sus nacionales que allí trabajan y por esa causa han tenido también que devaluar sus monedas. Por si esto no fuera poco el dictador de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, exigía a Putin que el comercio con Rusia se lleve a cabo en lo adelante en dólares o euros, en vez de rublos. Y el efecto dominó se ha extendido a los países del Este europeo de mayores lazos comerciales con Moscú. Pero debido a que el PIB de Rusia es solo un 2,7 por ciento del mundial y que su peso comercial global es de alrededor del 1,7 por ciento, la repercusión de un hipotético desplome de su economía no puede afectar sustancialmente a Europa Occidental ni al resto de las principales economías del mundo.

 

Pero aún sin llegar a la debacle, las perspectivas de Rusia son muy sombrías. Nada menos que Alexei Kudrin, aliado de Putin desde su época en San Petersburgo, y ex-Ministro de Finanzas entre el 2000 y el 2011 ha criticado acerbamente al Primer Ministro Medvedev por el manejo de la economía y ha advertido que a los precios actuales del petróleo el PIB el próximo año se contraerá al menos en un 4 por ciento, la inflación subirá del 9.4 actual a un 15 por ciento, y las agencias internacionales calificarán el crédito ruso a nivel de bonos basura. Esta situación va a reducir notablemente la influencia que hasta hoy ha tratado de ejercer Rusia como potencia mundial.

 

Como Putin está explotando el viejo chovinismo “gran ruso” y exige mantener influencia en lo que fuera el imperio soviético, muchos analistas están advirtiendo que la situación geopolítica en Europa se agravará si se toma la decisión de admitir la entrada de Ucrania en la OTAN porque la reacción del Kremlin sería de tipo militar. Probablemente para evitar una mayor confrontación, el presidente Obama ha declarado que no aplicará en estos momentos una ley del Congreso que le permite incrementar las sanciones contra Rusia.

 

Las amenazas a la UE

 

La unión monetaria no ha sido posible entre los 28 estados miembros de la Unión Europea (UE), pues solo 18 conforman la zona del euro. Los demás deben adoptar el euro de forma paulatina en los próximos años, excepto el Reino Unido y Dinamarca que optaron por excluirse de la nueva moneda. Esta diferencia refleja las tendencias centrífugas en la UE, (el euroescepticismo), que abrazan partidos nacionalistas con diverso respaldo electoral, como son: el Frente Nacional en Francia; el UKIP o Partido por la Independencia del Reino Unido; la Liga Norte en Italia y el Partido de la Libertad de Austria. A estas fuerzas que amenazan a la unión en su conjunto se le suman las de movimientos separatistas que afectan la unidad nacional interna, siendo los casos más críticos los de Cataluña en España, Escocia en el  Reino Unido y Flandes en  Bélgica.

 

Con España saliendo a duras penas de una desastrosa situación económica y Francia en plena crisis, ahora es Alemania, la llamada “locomotora” de la Unión Europea, la que acaba de plantearse a la baja el crecimiento para el próximo año, de un dos por ciento pronosticado en junio a la mitad, solo el uno por ciento. Desafortunadamente la canciller Ángela Merkel sigue imponiendo una política de equilibrio presupuestario a ultranza que prioriza el recorte de gastos sociales de los estados miembros y condiciona a la baja los salarios como fórmula para salir del endeudamiento, que solo se autoriza para sanear las instituciones bancarias. Como resultado el crecimiento en conjunto de la economía europea es de un 0.2 por ciento. Por ese camino, y caso que se cumplan las predicciones de incremento de las exportaciones por mayor competitividad, dada por una baja del euro con relación al dólar estadounidense, se necesitan al menos dos años para que la UE  presente un crecimiento sostenido en su conjunto.

 

España no acaba de cuadrar con Iberoamérica

 

Al entuerto político que enfrenta la península (la voluntad separatista de la Generalitat catalana y el auge del populismo de izquierda que amenaza al bipartidismo) se le suma una cuesta arriba en lo económico, donde lo más significativo es un altísimo índice de desempleo muy difícil de superar en dos o tres años. A pesar de la presencia en Veracruz (México) de Felipe VI, el nuevo rey, en la Cumbre Iberoamericana, la cancillería española estuvo marcada por la ausencia de los jefes de estado de izquierda, como los de Argentina, Brasil, Venezuela, Nicaragua y Bolivia. La explicación más generalizada es que se debe a que disponen de otros foros como Unasur o CELAC para dilucidar sus asuntos, e incluso cada dos años se reúnen con la Unión Europea, pero lo cierto es que los países del ALBA, con excepción de Ecuador, le dieron la espalda a la cumbre.

 

Raúl Castro no solo no asistió a Veracruz sino que tampoco recibió al Ministro de Exteriores de España, el primer ministro del gobierno de Mariano Rajoy en visitar Cuba.  Pero el desaire no solo fue con Madrid, sino después con Bruselas, pues a los pocos días el régimen de La Habana posponía la ronda de conversaciones con la Unión Europea prevista para inicios de enero en la Isla, y que debería incluir el tema de las libertades democráticas. La causa de esos retraimientos se supo cuando se hicieron públicos los acuerdos de restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Ahora la UE en su conjunto quedaba descolocada. Pagaban el precio de haber cambiado en 1996 su tradicional colaboración y negocios, por la Posición Común contra la dictadura, a propuesta del entonces presidente del gobierno español José María Aznar. Dieciocho años después, cuando están revocando esa posición, el Palacio de la Revolución les deja bien claro que prefieren negociar directamente con el jefe (Washington) antes que con los segundones de Europa.

 

En Venezuela (según Maduro) todo es culpa de conspiraciones

 

Nicolás Maduro ha reconocido que los ingresos petroleros de Venezuela han disminuido en un 40 por ciento. Como en diciembre la agencia Fitch ubicó la deuda venezolana en la bajísima categoría triple C, y advirtió la posible suspensión de pagos (default), el líder chavista acusó a las agencias de calificación de orquestar una maniobra para cerrar el crédito al país. En su afán de culpar de todos los males a Estados Unidos, lo acusó de haber desatado una “guerra de mercado” contra los países exportadores de petróleo, mediante la “inundación del mercado con técnicas que destruyen”, dijo, refiriéndose a la fracturación  hidráulica (fracking), que se ha desarrollado en Norteamérica.

 

Para el sucesor designado por Hugo Chávez, cuando Venezuela no sufre guerras económicas hay planes de magnicidio en marcha, y siempre es culpa del gobierno de Estados Unidos. Pero a veces se le suelta la lengua y dice la verdad, como ocurrió en La Habana durante la Cumbre por el X Aniversario del ALBA, donde reconoció que en el plano económico entre los miembros de ese bloque “cada quien anda por su camino”, y dijo claramente que seguir “cada quien por su lado está condenado al fracaso”. Quien administra esa utopía chavista echando mano al tesoro nacional de Venezuela hacía un diagnóstico realista de lo inviable de la Alianza Bolivariana.

 

En el marco de sanciones a quienes violaron los derechos humanos de manifestantes opositores en Venezuela, el Congreso de Estados Unidos acordó prohibir la entrada al país a 56 funcionarios chavistas y el bloqueo de sus eventuales bienes. Parece que comienza el segundo embargo norteamericano a un país de América Latina en toda su historia, y está ocurriendo en momentos en que hay infundadas esperanzas de que se levante rápidamente el aplicado hace más de cincuenta años al régimen castrista.

 

Cuba y Estados Unidos: ¿cuándo llegará?

 

En Cuba, con Venezuela en declive y el capital extranjero aguantado, solo se esperaba la solución biológica y la salida pactada en el 2018, pero ha ocurrido el inesperado restablecimiento de plenas relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y el régimen de La Habana, tras largas negociaciones secretas. Desde antes de salir a la luz los acuerdos había extrañas señales. Algunos se preguntaban por qué la SINA estaba otorgando visas a muchos cubanos hasta por cinco años, algo que sería normal si la Isla estuviera en pleno pos-castrismo. Quizás algunos de los asesores de Obama creían que había que evitar de cualquier forma que a la muerte de Fidel Castro ocurriesen graves disturbios en la Isla, una sublevación militar y la migración ilegal masiva, como se ha estado vaticinando reiteradamente en la prensa miamense. Finalmente, el inquilino demócrata de la Casa Blanca ha tomado una decisión que no tiene tanto que ver con la opinión de los gobernantes latinoamericanos o las resoluciones de la Asamblea General de la ONU, y más con garantizar un grado de “normalidad” en Cuba que no afecte la seguridad de sus fronteras. Por eso ha dado su reconocimiento a la dictadura militar neocastrista para que siga instrumentando los cambios económicos dentro del orden social más estricto.

 

Aunque no se ha implementado la reglamentación de las medidas anunciadas por la Casa Blanca, ya está bien clara la oposición de la mayoría republicana en ambas cámaras del Congreso a la  apertura iniciada por Obama. Por lo tanto, los aspectos claves del embargo siguen codificados en la Ley Helms-Burton, y no pueden ser modificados con órdenes ejecutivas que son susceptibles de anulación por el Tribunal Supremo o bloqueo mediante nuevas leyes. Pero ello no ha impedido que en la prensa norteamericana, y muy especialmente la de Miami, se haya estado especulando sobre los posibles efectos económicos de este “deshielo”. El problema es que estamos en el reino de lo condicional. Se afirma que habrá ventas de smartfones norteamericanos en Cuba si el régimen se abre a la Internet. O que se venderán decenas de miles de galones de pintura para los descascarados edificios habaneros si la dictadura prioriza ese maquillaje por encima de traviesas ferroviarias o de otros insumos autorizados.

 

Es desacertado predecir lo cotidiano, ya que no es ahí, sino en la esfera macroeconómica, donde el régimen ha empezado a dar pasos concretos. Por eso está haciendo el striptease de su contabilidad, y enseña lo que antes era riguroso Secreto de Estado. Según el corresponsal de Reuters en La Habana, se ha hecho público un saludable superávit de 1,000 millones de dólares en el año que termina, gracias a las remesas familiares y a la reexportación del petróleo que recibe de Venezuela. El despacho de esta agencia noticiosa británica (cuya principal actividad es proveer información a los mercados financieros) advierte que la “transparencia” es el requisito exigido por las instituciones y grupos financieros internacionales para que se materialicen inversiones y se le otorguen créditos a la dictadura. Y para abrirle el apetito a los acreedores del Club de París, algún alto funcionario del régimen ha mostrado a diplomáticos occidentales un supuesto informe oficial donde aparecen 10 mil millones de dólares como reserva en divisas.

 

Claro que antes de que se inicie el flujo de capitales extranjeros que la cúpula neocastrista considera del orden anual de dos mil quinientos millones de dólares, los inversores y prestamistas deben tener en cuenta donde los van a colocar. Y no estamos ante un problema menor, sino algo que parece insoluble, planteado el 20 de diciembre por Raúl Castro ante la mal llamada Asamblea Nacional, y es el reconocimiento de que la economía es “la principal asignatura pendiente” del régimen. Asignatura pendiente, es la que -como cualquier profesor o estudiante sabe- se ha suspendido, es decir, que desde hace más de medio siglo los castristas viejos o nuevos están desaprobados en materia económica. Así que mientras Marino Murillo, el “zar de la economía”, trata de armar a toda prisa sobre el papel un nuevo modelo socio-económico la población cubana tiene que hacerse a la idea de que el progreso y el bienestar material palpable no se van a alcanzar a corto plazo.

 

No puedo cerrar este esbozo de tendencias sin decir que en el campeonato de las especulaciones sobre el futuro de la Isla, el ex canciller mexicano Jorge Castañeda se ha llevado la palma con un artículo titulado “Los cambios que vienen de Cuba” [reproducido esta semana en Cubanálisis en la sección Cuba en la Prensa Mundial]. Los demás han tratado de especular sobre posible cambios económicos, pero Castañeda se ha dejado arrebatar por una injustificada euforia democrática, o lo traiciona su declarada filiación de hombre de izquierda, cuando afirma “apuesto doble contra sencillo que muy pronto veremos cambios políticos y en materia de derechos humanos de gran envergadura en Cuba”. Creo que se ha equivocado de medio a medio, y que por ahora no habrá en Cuba libertad de opinión, de reunión, de protesta pacífica, y tampoco libertades sindicales, como el derecho a huelgas por reivindicaciones salariales o de condiciones laborales. Más adelante, quizás en el 2018, cuando pasen los grandes funerales y se cumpla la promesa de jubilación de Raúl Castro, ya se verá si una buena “piñata” a lo sandinista mantiene a los generales en sus cuarteles, y puede empezar a partir de entonces el proceso político que permita la verdadera democracia en Cuba.

 

FUENTES

 

Brett Arends, Will 2015 see a currency war? Market Watch, Dec. 24, 2014.

 

Ex-Finance Minister Kudrin Offers Gloomy Prediction for Russia, The St. Petersburg Times, Dec.23, 2014.

 

US-Iranian military cooperation secretly expands in Iraq, DEBKAfile, December 16, 2014.

 

Western Firms Slash Russia Investment Over Ruble Fall, Reuters, Dec. 19 2014.

 

$60 Oil Would See Russia's Economy Shrink 4.5 Percent Next Year – Central Bank, Reuters, Dec. 15, 2014.

 

China needs clear strategy to help Russia, Global Times, December 17, 2014.

 

David Brunat, Felipe VI ante su primera prueba de fuego en la Cumbre Iberoamericana, El Confidencial, 6 de diciembre de 2014.

 

España quiere presencia de Cuba "al máximo nivel" en Cumbre Iberoamericana, ABC, Nov 26, 2014.

 

Antonio María Delgado, Unos 56 funcionarios del chavismo enfrentarían sanciones del senado de EEUU, El Nuevo Herald, diciembre 8 de 2014.

 

Charting a New Course on Cuba, The White House, Office of the Press Secretary, December 17, 2014.

 

The Two Latest Energy Boom Contenders, Oil & Energy Insider, 19/12/2014.

 

Jorge Castañeda, Los cambios que vienen de Cuba, El País, 20 de diciembre de 2014.

 

Marc Frank, Cuba avanza hacia la transparencia en búsqueda de inversiones y créditos, Reuters, 25 de diciembre de 2014.